Colombia: Susto para José María Manzanares y triunfo para Guillermo Valencia 

Por Gonzalo I. Bienvenida.

La celebración de los 60 años de Cañaveralejo se vio truncada por el percance que sufrió José María Manzanares. El toro le cogió de lleno en plena faena. La violencia de los derrotes se toparon una y otra vez sobre el cuerpo del alicantino que se quedó inmóvil en el ruedo. El toro le había avisado en dos ocasiones, pasando más cerca de la cuenta. Manzanares se recompuso con algunas muestras de dolor y todo quedó en un susto. Aun así fue trasladado a la clínica Imbanaco donde descartaron fractura alguna.

José María Manzanares había recibido con lentas verónicas al playero toro de César Rincón que hizo cuarto. Ya en el remate puso en apreturas al alicantino con un arreón en el que casi se lo lleva por delante. Tras el torero inicio, Manzanares confió en la humillación del toro pese a que recurrentemente se colaba. Muy asentado y templado Manzanares en todo momento hasta que recibió el duro volteretón. Con serenidad volvió a la cara del toro extrayendo una última tanda redonda. Se enfrió el público con la misma velocidad con la que se había calentado con aquellas verónicas. La fuerte ovación fue correspondida por un sentido saludo de Manzanares antes de ser trasladado a la clínica. El primer toro de su lote soseó en demasía impidiendo el lucimiento.

La tarde se la llevó Guillermo Valencia en el día de su alternativa. El torero número 166 que da Colombia a la fiesta brava. Comprendió de principio a fin al buen primero de Las Ventas del Espíritu Santo que humilló con clase aunque le faltó un punto de chispa. Desarrolló buenas condiciones el toro de RincónValencia las aprovechó con inteligencia. El valeroso quite precedió a una estática faena. Muy encajado, entregado, con garra, el toricantano conquistó a los asistentes. La estocada yéndose con todo detrás de la espada fue la guinda que le puso en sus manos las dos orejas.

Con el que cerró la tarde también se mostró a buen nivel Valencia. Fue un mansurrón encastado que obedeció a las telas de Valencia. Lo intentó todo con mucha afición el torero de Popayán. Se le pidió con fuerza una oreja pero el pinchazo previo a la estocada desprendida llevó al presidente a no conceder el trofeo. Un presidente que en ocasiones pasa de la parroquia y en otras la escucha exageración, ya que el segundo toro de la tarde lo devolvió a los corrales en el tercio de banderillas por las protestas continuadas debidas a su escasa presentación. Incomprensible.

Viejos aficionados le recordaban a Cayetano aquella Navidad que pasó en Cali con sus padres cuando sólo era un niño. Una foto de Cayetano de niño sentado junto a su hermano Fran en la barrera de Cañaveralejo y protegidos por Carmina Ordóñez refresca la memoria. El madrileño sólo pudo firmar un bello recibo capotero al tercero y un excelso inicio con la muleta rodilla en tierra en el que incluyó un lento cambio de mano que hizo vibrar a Cañaveralejo. Después el toro desarrolló guasa. Se quedaba en la cintura, a penas pasaba.

El quinto de la tarde resultó un toro cambiante. Exigió mucho a Cayetano que a base de una buena colocación, toques preciso y temple extrajo lo mejor del animal. En ocasiones resultaba tardo, en otras arrollaba. Cayetano se armó de paciencia y desarrolló una labor muy acertada, con grandes momentos de máxima estética con el pecho por delante, la suerte cargada y el trazo del muletazo curvilíneo. De uno en uno, sí. Pero cada uno monumental. Se fue detrás del acero y logró una merecidísima oreja.

LAS VENTAS DEL ESPÍRITU SANTO | José María Manzanares, Cayetano y Guillermo Valencia

Plaza de toros de Cañaveralejo. Jueves, 28 de diciembre de 2017. Terecera corrida de la Feria de Cali (Colombia). Goyesca. Toros de Las Ventas del Espíritu Santo, justos de presentación y faltos de raza en líneas generales. El 1º fue noble (a la postre el mejor de la tarde), al 2ºbis le faltó brío, el 3º no tuvo recorrido, el 4º fue reservón, el 5º desrazado y el 6º manso con transmisión.

José María Manzanares. Pinchazo y estocada (saludos). En el cuarto metisaca profundo y estocada, Aviso (saludos).

Cayetano. Pinchazo, estocada y tres descabellos. Aviso (silencio). En el quinto, gran estocada (oreja).

Guillermo Valencia, que tomó la alternativa. Estocada (dos orejas). En el sexto, pinchazo y estocada desprendida (saludos tras petición).

Guillermo Valencia salió a hombros.

Publicado en El Mundo 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s