Archivo de la categoría: Colombia

Feria de Manizales 2018: Ponce y Juli mano a mano

De SOL y SOMBRA.

La empresa Cormanizales ha cerrado una Feria de Manizales que se desarrollará entre los días 7 y 12 del próximo mes de enero y en el actuarán los diestros españoles Enrique Ponce, El Juli, López Simón, José Garrido, Ginés Marín y Román además de los franceses Juan Bautista y Sebastián Castella y el peruano Andrés Roca Rey. La amplia representación colombiana estará comandada por Luis Bolívar.

Los carteles de Manizales son los siguientes:

– Domingo 7 de enero.- Toros de Dos Gutiérrez para Luis Bolívar, López Simón y José Garrido.

– Lunes 8 de enero.- Toros de Santa Bárbara para Juan Bautista, Ramsés y Ginés Marín.

– Martes 9 de enero.- Novillos de Achury Viejo para Sebastián Cáqueza, Andrés Bedoya y Santiago Fresneda.

– Miércoles 10 de enero.- Toros de Paispamba para Leandro de Andalucía, Román y Juan de Castilla.

– Jueves 11 de enero.- Festival. Astados de Ernesto Gutiérrez para Enrique Ponce, Pepe Manrique, El Juli, Sebastián Castella, Luis Bolívar y Roca Rey.

– Viernes 12 de enero.– Toros de Juan Bernardo Caicedo para Sebastián Castella, José Arcila y Roca Rey.

– Sábado 13 de enero.- Toros de Ernesto Gutiérrez para Enrique Ponce y El Juli, mano a mano.

Twitter @Twittaurino 

Anuncios

José Tomás decide no torear en Colombia 

José Tomás.

De SOL y SOMBRA.

El torero José Tomás que reaparecerá el próximo 12 de diciembre en La Plaza Mexico, ha decidido no torear  en Bogotá (Colombia) este año, esto lo ha confirmado la empresa Corporación Taurina Bogotana a través de un comunicado.

“En respuesta amable y oportuna, el apoderado de José Tomás nos comunica que el diestro madrileño de Galapagar no estará en la temporada colombiana 2018″, reza la nota.

Felipe Negret, que recientemente ha sido reelegido como empresario de La Santamaría, había anunciado su intención de “hacer todo lo posible” para llevar a José Tomás a Bogotá, una ciudad en la que lo taurino está despertando un importante y arduo debate social.

Cinco años después, de que la Corte Constitucional revocó la prohibición, permitiéndose nuevamente la celebración de festejos taurinos, la fiesta brava necesitaba de un revulsivo, por lo que ante esta problemática el empresario del coso bogotano intento llevar a José Tomás, pero la respuesta del torero de Galapagar ha sido un rotundo no.

Nuevamente José Tomás el redentor de la fiesta para muchos, sigue dando de que hablar en lo negativo, mientras que  su proxima temporada 2018 continúa siendo un misterio.

Twitter @Twittaurino

Feria de Cali 2017 – Corridas de Toros 


Cuando hay seriedad hay profesionalismo, ejemplo de esto es la empresa de Cali que con una anticipación de 3 meses da a conocer los carteles de su feria.

Lo contrario a la seriedad de la empresa de Cali, sería la empresa de la Plaza México, que faltando tan solo un mes para que finalicé el tiempo que le marca la ley para que comience su temporada grande, todavía no da a conocer el elenco y los carteles que compondrán su temporada.

Señores empresarios, después no se quejen cuando los tendidos estén llenos de cemento, como esta sucediendo en la discreta temporada chica, que ha sido un  despropósito en términos artísticos y económicos. 

Los tiempos y las formas son claves para el éxito de una temporada taurina, el año pasado les quedo demostrado.

Pero parece que no aprenden…

De SOL y SOMBRA

Feria de Cali 2017: Ponce, Roca Rey y Castella, entre las figuras para celebrar los 60 años de Cañaveralejo.

La Plaza de Toros de Cali celebrará sus 60 años de existencia con seis corridas en cuyos carteles aparecen figuras de la talla de Enrique Ponce, José María Manzanares, Andrés Roca Rey, Sebastián Castella y Luis Bolívar, entre otros, pero sin mexicanos en el elenco.

La noticia fue entregada este jueves por el presidente de la Plaza, Alfonso Otoya Mejía, quien argumentó que Cali realizará una de las mejores ferias con la conformación de estos carteles de primer nivel, para la celebración de una fecha tan especial como los 60 años de Cañaveralejo.

La Sexagésima Feria Taurina de Cali comenzará su feria taurina el 26 de diciembre y finalizara el 31 del mismo mes.

El elenco ganadero estará compuesto por las ganaderías de las Las Ventas del Espíritu Santo, Salento, Juan Bernardo Caicedo, Paispamba, Fuentelapeña y Achury Viejo.

El cartel inaugural es encabezado por Juan José Padilla, Sebastián Ritter y Jesús Colombo, quienes lidiarán reses de Paispamba y Fuentelapeña, el martes 26 de diciembre.

Al día siguiente, el 27, irán al ruedo de Cañaveralejo, con toros de Achury Viejo, los matadores David Mora, Alberto López Simón y Luis Castrillón.

El 28 será el turno para José María Manzanares, Cayetano Rivera y Guillermo Valencia, que se enfrentarán con astados de Las Ventas del Espíritu Santo.

El día 29 habrá uno de los principales atractivos de esta feria, el mano a manos entre dos máximas figuras mundiales, el español Enrique Ponce y el peruano Andrés Roca Rey, nuevamente con toros de Las Ventas, del maestro César Rincón.

Miguel Ángel Perera, Luis Bolívar y Alberto López Simón estarán en el cartel del 30, lidiando reses de Salento, y cerrarán la feria Sebastián Castella, Luis Bolívar y Andrés Roca Rey el día 31, con la ganadería de Juan Bernardo Caicedo.

Twitter @Twittaurino 

Bogotá y su referendo taurino 

TIRANOTAURO

Por Aurea Lucia Mera.

Acabo de leer que en Bogotá se tiene previsto para agosto un referendo sobre la autorización o prohibición de las corridas de toros en la plaza de Santamaría. Votar Sí o No.

Jamás me imaginé que el alcalde Enrique Peñalosa se prestara para tal exabrupto. Siempre he tenido de él una magnífica percepción. Un hombre honesto, apasionado por su ciudad, conocedor de ella, siempre con planes ambiciosos y de largo alcance a los que muchísima gente de mirada miope y cortoplacista se opone.

Voté por él en su primera alcaldía —yo vivía en Bogotá—, y esa sucia y desgreñada capital, que no tenía salidero posible, cambió de cara y se transformó. Esa realidad nadie la puede negar. Posteriormente nos hemos encontrado en algunas ocasiones puntuales. Siempre me ha parecido un caballero y un gran señor. Estructurado, de ideas claras y con pasión por hacer las cosas bien.

Por eso no me lo imagino siquiera aceptando o proponiendo un referendo sobre la tauromaquia en Bogotá. Jamás se me pasó por la cabeza que se le ocurriera siquiera esa idea. Una cosa es no ser aficionado taurino y otra muy diferente convertirse en un tiranotauro.

El referendo en sí me parece, aunque no sé nada de leyes, totalmente ilegal, porque no se puede, en una ciudad de ocho millones de habitantes, decidir el futuro de un espectáculo de minorías. Esa es la crónica de la muerte anunciada y el estacazo final y matrero para un espectáculo que muchos consideramos un ritual sagrado. Un arte. Un patrimonio cultural. Una tradición enraizada desde la Colonia. No solamente en Bogotá, sino en toda Colombia, Perú, Ecuador y Venezuela, sin contar España, Francia y México.

Un espectáculo que tiene un aforo de máximo 12.000 espectadores; que se realiza una vez al año en cuatro fines de semana; que mueve la economía en ventas y comercio pintoresco; que le deja a la ciudad dinero contante y sonante porque todo o prácticamente todo se va en impuestos; que da trabajo a muchísima gente que vive del Toro, así, con mayúscula; que mueve turismo y no perjudica a nadie, porque nadie —absolutamente nadie— está obligado a asistir, no puede ser mutilado de un hachazo. Se convirtió de un momento a otro en un asunto con fines y propósitos políticos. Populismo barato. Irrespetuoso de los derechos de las minorías, que además abre una brecha oscura para seguir prohibiendo espectáculos y otras manifestaciones en que se sabe de antemano que ganará la mayoría en contra de la inmensa minoría que defiende sus derechos.

Creo que Bogotá tiene asuntos muchísimo más importantes que definir y planificar como para despilfarrar un dinero en algo tan absurdo como un referendo prohibicionista a un espectáculo que se convirtió, desde Petrus Imperator, en el florero de Llorente del populismo barato, la violencia reprimida y las manifestaciones agresivas. Eso sí es malgastar el patrimonio público.

Espero que prevalezcan la cordura y el respeto. Y pregunto: ¿en ese referendo también van a caer los gallos de pelea, el coleo, las corralejas, el boxeo y el circo, o solamente el chivo expiatorio de la arbitrariedad son los toros? ¿Petro salva sus gallos y los taurinos perdemos los toros? ¿Así de ese tamaño es la farsa?

¿Nadie va a defender el derecho de las minorías taurinas… los del derecho de la adopción en parejas homosexuales? ¿Las iglesias cristianas son antitaurinas?

Alcalde Enrique Peñalosa: no le queda bien su tiranotaurismo. Es inexplicable que se deje manosear del populismo. Nunca fue su estilo. Piénselo. Le envío un abrazo envuelto en una muleta y una montera, con un abanico y un clavel.

Publicado en El Espectador 

Hablemos de toros en Cali

Maletilla. Foto por Arjona.

​Por Jorge Restrepo T.

Yo que fui del oficio durante muchos años como directivo de la empresa que programaba las temporadas taurinas en Cañaveralejo, no necesito que alguien me cuente de qué tamaño es la dificultad para conformar carteles atractivos, reseñar las ganaderías que se presuman den buena lidia y, sobre todo, ajustarse a un presupuesto que, desde que la afición se alejó del espectáculo, es una verdadera aventura la contratación de toreros que cobran astronómicas cifras que hay que pagar, llenen o no llenen la plaza.

De allí que considere que el fardo que se echó sobre sus hombros Alfonso Otoya al asumir la presidencia de la sociedad anónima Plaza de Toros de Cali, es una auténtica hazaña en bien de la ciudad y de los que juzgamos a las corridas como la atracción máxima de fin de año.

Como la temporada 2015-1016 fue exitosa en todos los aspectos, Otoya y su junta directiva se propusieron no ser inferiores en la que se avecina, y fue así que el presidente contactó a los apoderados de los mejores coletudos que andan con sus trastos por las plazas españolas, y logró suscribir contratos con las luminarias que harán el paseíllo en la arena de nuestro coso.

No sé cuántos euros o dólares tiene que adquirir la empresa caleña para llenar las bolsas de quienes lidiarán los astados en las seis tardes, del 26 al 30 de diciembre. Vean estas estrellas: José María Manzanares, El Fandi, Roca Rey, López Simón, David Mora, Miguel Abellán, Sebastián Castella, el magnífico rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza en dos tardes, y los colombianos destacados Paco Perlaza, Cristóbal Pardo, Ramsés, Guerrita Chico, Luis Castrillón, Gustavo Zúñiga, y el crédito nacional Luis Bolívar que también irá en dos carteles. El que quiera más que le piquen caña, de donde proviene la linda voz Cañaveralejo.

Pero el esfuerzo que hacen Otoya y sus compañeros de directiva debe tener la única compensación válida: que la gente llene los tendidos, porque ellos nada sacan con que periodistas, como este servidor, los elogien por su buen desempeño, si esa gestión no se refleja en el balance y el flujo de caja solamente surge del público que compra las entradas para sentarse en los tendidos de sol y de sombra.

Y ya que toco el tema de la boletería, qué bueno sería que los aficionados retomen la cultura del abono, como la hubo hasta hace unos años cuando los aficionados adquirían desde marzo los abonos, que se agotaban “en par minutos”, y eso le permitía a la empresa saber con cuanto contaba para montar el espectáculo decembrino. Hoy es una especie de juego de suerte y azar en el que a estas alturas del año se ignora el monto de los recursos, y comienza ‘el parto’ esperando el resultado de la venta de boletería suelta, en la que juegan varios imponderables: que llovió, que hizo sol, que esto y que lo otro, pero los toreros y ganaderos cobran sin considerar ninguno de esos fenómenos atmosféricos.

Hasta el 15 de noviembre, vale decir el próximo martes, están a la venta los abonos. Quien no los tenga, debe acercarse a los puntos de venta para asegurar su puesto, y porque, además, queda con derecho a tener la misma ubicación en futuras temporadas.

Así que quedan cinco días para abonarse y enviarles a Otoya y demás compañeros de junta el mensaje que aquí en Cali hay una verdadera afición que los respalda, con el único respaldo que sirve: abonos comprados.

Que haya suerte y nos vemos en Cañaveralejo.

Fuente: El País de Cali

José Tomás y César Rincón, en los planes para la reapertura de La Santamaría


De S y S.

Mientras el alcalde Enrique Peñalosa prepara un proyecto de ley para prohibir las corridas de toros en Bogotá, Felipe Negret Mosquera, quien aspira a ser de nuevo el empresario de la plaza de toros de Santamaría, apuesta por tener a los mejores toreros del mundo en el cartel de reapertura de la plaza, cerrada por orden de Gustavo Petro desde el año 2012.

Negret, gerente de la Corporación taurina de Bogotá, formó un consorcio con los empresarios de la plaza de toros de Manizales para participar en la licitación convocada por la administración distrital. De momento son los únicos aspirantes, aunque varios empresarios españoles y mexicanos han manifestado su interés de participar en el concurso.

“Si el ‘Consorcio Colombia Taurina’ -dice Negret-, gana la licitación, el objetivo de la Corporación Taurina de Bogotá y de Cormanizales será, no solo que retorne la fiesta brava a la Santamaría, sino que, además, se restituya y se respete la libertad de la afición taurina de Bogotá y de toda Colombia”.

El nombre del ganador de la licitación se conocerá el próximo 16 de septiembre, y Negret parte como favorito, por su experiencia de casi 15 años de administración de la plaza de toros.

Casualmente, Negret asumió como empresario de la plaza de toros en el año 2000, cuando Peñalosa era alcalde de Bogotá.

El empresario también ha prometido que en caso de ganar la licitación, la primera corrida que se celebre en la reapertura de la Santamaría “será todo un acontecimiento”, y revela que sus planes iniciales serían tener en el mismo cartel a José Tomás, considerado el mejor torero del mundo, y el regreso por una sola tarde de César Rincón, el torero más famoso de Colombia, quien se retiró de los ruedos en el 2009, precisamente en el ruedo capitalino.

Fuente: Semana

Corridas de toros vuelven a Bogotá

De SOL y SOMBRA.

La Alcaldía de Bogotá informó que pese a que está en desacuerdo con las corridas de toros dará cumplimiento a una sentencia judicial que ordenó el regreso de la fiesta brava a la capital colombiana.

El anuncio fue hecho por la gerente de Protección y Bienestar Animal, Clara Lucía Sandoval, quien en entrevista telefónica con The Associated Press explicó que “tenemos que iniciar una actuación administrativa para la reapertura de la plaza” de toros de Santamaría de esta capital en cumplimiento de una sentencia de la Corte Constitucional de septiembre de 2014.

Cuando en enero de 2012 se posesionó como alcalde de Bogotá, el exguerrillero Gustavo Petro se dio a la tarea de acabar con las corridas de toros en la ciudad con el argumento de que el escenario debía ser utilizado para actos que promovieran la vida y no la muerte. Pero al hacer lugar a un amparo por parte de la Corporación Taurina de Bogotá, que desde 1999 ha organizado las corridas en Santamaría, el alto tribunal protegió el “derecho a la libre expresión artística” y conminó a la administración de la ciudad a la “restitución inmediata” de la plaza de toros para la realización de “espectáculos taurinos”.

Sin embargo, Petro nunca cumplió la orden judicial y hasta el último día de su gestión el 31 de diciembre se opuso públicamente a las corridas. La postura del actual alcalde, Enrique Peñalosa, “es de rechazo total a las corridas de toros y un llamado al Congreso de la República para que legisle en esa materia y se prohíban las corridas en Colombia”, explicó Sandoval.

Pero la Corte Constitucional, el máximo tribunal colombiano en asuntos de la carta magna, “ha dicho que se tiene que restablecer el recinto para las corridas de toros y en ese sentido dio unos tiempos. “Eso es lo que se está haciendo: iniciando los trámites administrativos cumpliendo a la Corte, porque nosotros somos respetuosos del Estado de derecho”, añadió la funcionaria. Sandoval no descartó que la plaza de Santamaría esté habilitada para la próxima feria de Bogotá, que antes de la llegada de Petro a la alcaldía se realizaba a principios de año. Son pocos los países del mundo donde se practica la tauromaquia. Uno de ellos es España, salvo en la región de Cataluña, donde están prohibidas las corridas.

También se llevan a cabo en México, Venezuela y Perú, así como en Portugal, Francia y Ecuador.  En Colombia la fiesta taurina se remonta al siglo XIX.

Actualmente hay más de 300 plazas en todo el territorio nacional y se calcula que cada año se realizan un centenar de corridas. Solo en Bogotá la temporada, que se lleva a cabo entre enero y febrero con seis corridas, genera unos 7 mil millones de pesos (unos 2.3 millones de dólares), según la Corporación Taurina.

Publicado en prensa.com

Opinión: Horas bajas del torero colombiano

Fernando Botero desea suerte a Juan de Castilla antes de comenzar el festejo
Fernando Botero apoyando al novillero Juan de Castilla en su encerrona en Medellín

Por Julián Parra Díaz.

La temporada 2015-2016 deja mucho que desear entorno al torero colombiano y todo comienza con la temporada prefería tanto en Manizales como en Cali, cuando desde el mes de octubre en la llamada feria ciudad de Manizales y las corridas antes de la feria en Cañaveralejo, tan solo se cortó una oreja. Pobre balance numérico y artístico de los coletudos.

Pero lo más preocupante es que no se ve acorto plazo a quien seguir. Una tarde mala o menos buena cualquiera la puede tener, pero venimos en esa desesperanza desde hace algún tiempo en Colombia. Y no es que no haya toreros con ganas y buena concepción artística, lo que pasa es que son muy frágiles, necesitan de un toro muy boyante, muy noble, pues el primero que les amusgue las orejas, ahí ya es Troya, su personalidad es débil y carente de tenacidad para sobreponerse, teniendo con que, a las dificultades.

Nuestro torero es víctima de pocas oportunidades por la caída en el número de festejos realizados en el año, mejor dicho, pocas corridas, poco campo, pero luego nos enfrentamos al círculo vicioso de no tener torero porque no hay corridas y no hay corridas porque no hay toreros que lleven público y el empresario no quiebre.

Por eso, los empresarios nacionales han tenido que echar mano de carteles formados solo con toreros extranjeros, lo que no se veía en Colombia hacía mucho tiempo, o la excusa de los mano a mano entre dos figuras del toreo mundial, para hacer atractivas las ferias y al parecer tendrá que seguir siendo así, por lo menos por un tiempo.

Ahora bien, el público que es muy bueno, porque sin importar los carteles sigue asistiendo a las plazas, sacando su dinero para dar cumplimiento con su afición predilecta, se encuentra con muchachos muy bien intencionados, pero con pocos recursos y poco oficio que deja ir toros a diestra y siniestra, sabiendo que los buenos (los toros) escasean en el campo y viene las lamentaciones.

La época en Colombia en la que contábamos con toreros nacionales que daban la cara aquí y allá, es objeto de nuestros mejores recuerdos, como cuando estaban en activo Joselillo de Colombia, Pepe Cáceres, Jaime González “El Puno”, Jorge Herrera, Enrique Calvo “El Cali”, Jairo Antonio Castro, Hernán Alonso, entre otros que más allá de su estilo y clase de toreo, eran diestros con personalidad, carácter que daban pelea a los extranjero con lo que alternaban.

Punto y aparte merece el referido al maestro César Rincón, figura entre las figuras, el más grande de América hasta el presente, reconocido por propios y extraños por su valor, clase y conocimiento del arte de torear, con un azulejo  o placa en Las Ventas de Madrid,  primera plaza del mundo, de donde salió en seis (6) ocasiones por la puerta grande y considerado torero de Madrid, título que se lo otorgan a muy pocos. Es el gran MAESTRO, con gestas acuestas que le ponen sobre su pecho las máximas condecoraciones del toreo mundial.

Pero todos ellos, me refiero a los del pasado, se alejan mucho de los toreros de la actualidad. ¿Qué pasa?, no lo se, pero lo cierto es que los públicos están habidos de que surja alguno para seguirlo, porque lo de hoy dan buenas tardes, pegan buenos muletazos, pero falta continuidad y contundencia en su actuar. Ojalá sea pronto el surgimiento de alguien que llene de ilusión a los aficionados y empresarios, como lo hace el peruano Andrés Roca Rey, con apenas 19 años y que ya cumple con la ley de renovación y esperanza para la fiesta.

Read more: http://www.antena2.com.co/toros/noticias/horas-bajas-del-torero-colombiano-92654#ixzz40YU6LzFj