LA PUERTA DE PUERILES – Novena de Temporada de Novilladas 2010

Dificil camino

La liturgia de la corrida, la sucesión de ritos, se vio reducida a los aplausos frenéticos, las mentadas, el desconcierto y el abandono de la afición y la torería en medio de un carrusel de becerros despuntados, estrechos y mansos en un esmirriado festejo.

Por: PUNTILLERO De SOL Y SOMBRA.

Si tan solo los cronistas tuviéramos las mismas facultades de los Jueces de Distrito, que cuando encuentran causales de improcedencia siquiera pueden entrar al estudio de fondo de una solicitud de amparo, podríamos refugiarnos en la figura del sobreseimiento taurino.

Así, podríamos ahorrarnos la pena de relatar la sucesión de improcedencias taurinas, es decir de todos y cada una de los hechos taurinos ocurridos ayer en la Plaza México que se alejan completamente del concepto al menos clásico que tenemos de un festejo taurino.

Durante cuatro horas de festejo encontramos un caballo de picar, de la última fila, que desmonta al salir al paseo a su jinete botándolo cerca de las rayas frente a cuadrillas, un horroroso toro para rejones al que procedía devolver por manso, una torera sin sitio, un niño metido a fuerzas de novillero, un novillero que deja la faja en el ropero del hotel y una Autoridad que tarda años en reaccionar cuando el mundo hoy es igual a la reacción en tiempo real.

Todo esto aderezado por una banda que nunca falla y que ayer desentona en el “Novillero” del quinto toro, así como en uno de sus números fuertes: “En er Mundo” Ayer hasta la banda del maestro Vázquez falla, menos mal estaba “La Chiclanera” porque si no era también para haberlos apuntillado.

Una afición que, maltratada por los “coyotes” que acomodan las barreras exigiendo con una torpeza proverbial y de mal modo las entradas, se encuentra completamente confundida. Es charanguera y distraída, representando con ello un terrible marco al cual la lluvia amenazante lluvia ya tampoco se da coba e increíblemente no acudió.

Así, tras las torpezas y los nervios iniciales, tras cinco años Emiliano Gamero regresó muy preocupado por “torear” sin toro y por pegar gritos a las cuadrillas ante su casi nula disposición a lidiar con el caballo con un manso. Insisto en que había que devolverlo, era imposible el primer tercio donde hubo hasta cuatro rejones sin autorización previa el último.

Pero en banderillas trazó momentos importantes sobre todo cuando se puso cerca, esa era la clave y Gamero para sorpresa personal lo consiguió, más todavía en la banderilla de dentro afuera, en el terreno del manso. Ahí lo bordó. También en los siguientes alfileres de colores en los medios donde lo arriesgó todo.

El jinete descubrió la necesidad de tener un concepto claro y principalmente, hacer bueno lo que decía ese puntillerazo de lujo Macario Castelán “Gallinito”: “El toro no le hace daño al que está cerca” Quizá hace menos, Maestro. El rejoneador ayer lo mostró. Incluso al descabellar. Tras preguntar: “¿Es con la pierna derecha?”, no se había colocado tan cerca, luego sí, fulminó certero a manso carmelita. Necesita proseguir en ese concepto claro.

Después la cosa se puso difícil con el viento y el nulo avance de Lupita López descoordinada y enganchada con las telas, el exigente novillo primero de Chafik se lo puso de a cuartos y anduvo en todos lados menos donde debió, en los medios. Tras el sainete de su segundo, no pasó de desapercibida con el sobrero también de Handam que era para consagrarse, tan chico que le perdonó todo. Retroceso de Lupita que ha toreado poco y se ve que ha entrenado menos.

Michelito se anuncia como novillero pero mata erales. Mal comienzo para el “futuro” de una fiesta que necesita rejuvenecer a partir del novillo y el toro serios no con lo de ayer, aún contando con la simpatía del público. Horriblemente presentado su lote, sospechosos de pitones y de sorteo. Fatal. Peor es ver a un chicho con aptitudes e inteligencia hacer un esfuerzo que no fructifica, tiene en su mente una faena pueril en una plaza y en un nivel que mínimamente exige un concepto taurino más maduro.

El arte es nuestra madurez, aún los niños prodigios mejoran con el tiempo, Michelito viene a hacer en La México lo mismo que en los pueblos, así lo que no puede ser… además es imposible. Dos erales de consagración y otros dos borronazos. Vuelta robada.

En el Reino del Bajonazo Thomas Cerqueria no debería ser el soberano. Se empeña en serlo y así puede pasar de ser un prospecto interesante a quedar en uno más. Más aún si toma parte en este tipo de festejos. Aún así, con el capote superó lo de hace ocho días. Dos chicuelinas martinistas, más de negro y oro con el primero de Michelito. Incluso sale con ellas el sol.

Pero la mansedumbre del tercero volvió a nublar el cielo de la afición y de la torería, era imposible. Y en el último envió nuevos besos franceses con la capa pero los besos de enamorados no son para la mansedubre de los cabestros disfrazados de toros bravos. Aún así creo que Cerqueira dudó demasiado y abrumó al manso que requería espacio como lo demostró con la tanda que pegó frente a matadores.

Y claro, como culmen se queda el sainete regulatorio de la Autoridad. Un juez que no sabía qué hacer y que su demora en la decisión tomada, al final la correcta, hicieron confundir más al ya desorientado público. Si el toro se inutiliza durante banderillas, se devuelve o se apuntilla pues el espada en turno no está autorizado a usar el estoque y se sustituye.

Así fue, solo que entre tantas dudas, novillera incluida… el público pierde.

Primero la paciencia, luego el tiempo, después… Van nueve y la afición, casi todas las lleva perdidas.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Novena de Temporada de Novilladas 2010. Menos de un cuarto de entrada en tarde nublada y con viento. Sol durante la lidia del tercero de los de a pie. Público variopinto y distraído.

7 novillos, 1 para Rejones de Villa Carmela (Divisa Negro, Gualda y Grana) esmirriado, estrechísimo y muy manso; 4, de San Martín (Divisa Morado y verde) el cuarto de lidia ordinaria como sobrero. Primero y sexto chicos, cuarto bis y quinto abecerrados y sospechosos de pitones; y 3 de Juan Huerta (Divisa Oro, plata y negro). Disparejos de presencia, cómodos de cabeza salvo el cuarto que se rompió la pata derecha en el segundo tercio, el segundo abecerrado y sospechoso de pitones. Mansos y débiles. El primero fue el más enrazado del encierro.

El rejoneador Emiliano Gamero (Campero andaluz azul marino) División al saludar desde el tercio. Lupita López (Tabaco rubio y oro) División tras aviso y División tras aviso. Michelito (Turquesa y oro) Palmas tras aviso y vuelta protestada tras dos avisos. Thomas Cerqueira (Negro y oro) Palmas y Silencio tras aviso.

Destacó enormemente Cesar Morales (añil y blanco) al picar formidablemente al cuarto novillo de lidia ordinaria.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s