Radar Taurino: Embrujo y Talante.

 

Alejandro Talavante

Vuelve la normalidad aparente a la Plaza México. Lo anterior, dado que venimos de dos jornadas en las que el toro se hizo presente pero faltó remate torero al cartel. Ello no permitió, como ahora sí, denominar como infaltables tales jornadas. Ustedes disculparán pero para mí el cartel de este veintitrés es imperdible, pues en él se encuentre el impulso que requiere esta Temporada Grande.

Por: “Puntillero”

Son doce los festejos celebrados para cumplir formalmente con el derecho de apartado. Hemos llegado. Cierto, ni la totalidad de los anunciados ni de las ganaderías comprometidas han venido, pero es lógico, habrá más festejos.

Sin embargo, la calidad está aquí y ahora. Salvo la corrida que abrió el año, los aficionados han contemplado dos festejos que han mantenido el interés y que incluso derivó en una magnífica entrada el domingo pasado. Ambos con el Toro presente.

Pero, con debido el respeto a los alternantes de los mencionados festejos, el cartel del próximo domingo en La México es el que en lo personal reviste el mayor interés. En él confluyen dos triunfadores de la presente temporada con un torero polémico, contradictorio, odiado y querido, además de un intrigante encierro que no tiene la fama de ser fácil.

Debo de mencionar que San Isidro no ha sido uno de los hierros que más ilusión me haga verle lidiar. Soy sincero. Recuerdo que la última vez que lidió un encierro completo en la Plaza México, en el regreso de Miguel Espinosa “Armillita” y la confirmación de alternativa de Cayetano con “El Payo” hubo cierta desilusión al ver anunciada en substitución al hierro hidrocálido y no poderse lidiar el encierro de Arroyo Zarco.

Pero ya lo hemos mencionado durante esta Temporada, los toros no deben salir a poner las cosas fáciles, a “dejarse” o “prestarse” tal como no lo hizo aquel toro “Arte Puro” de San Isidro que por ello encumbró tras gran faena a “El Payo” Y luego, a los ocho días, un astado nada estridente pero con un gran fondo que descubrió “El Fandi” se conjuntó para un faenón de dos orejas que solo la ceguera de Miguel Ángel Cardona impidió valorar justamente. Este, llamado “Guadalupano” tuvo bravura y la fortuna de encontrar en ese momento, al igual que “Arte Puro” un lidiador de altura.

Me aventuro a dar un pronóstico, cosa compleja en los toros. Esta corrida contrastará con las de Real de Saltillo y Rancho Seco, claro está, la procedencia y la personalidad de cada ganadero serán palpables en la presencia y juego de los que se correrán en La Monumental el próximo domingo y estoy seguro que no por menos grandes, serán menos serios.

Captemos el concepto, que de ello depende no caer en absurdos denominativos como “torismo” Las corridas de toros son eso, serias o terciadas, nunca “toristas” Yo no podría expresarme diciendo que existen encierros “becerristas” o “novilleristas” o peor aún “toreristas” No caigamos en puerilidades taurinas.

Así que San Isidro, con ese toro número cuarenta y dos que tantas razones históricas nos trae a la cabeza, lo mismo que el veinticinco, me gusta para que eleve el misterio gris de su capa al nivel de los ya mencionados “Guadalupano” y “Arte Puro” Dos nombres célebres y con redundancia. Adivinen ustedes porqué.

No sé si haya “regalo de reyes” quizá una nueva amapola roja o un “Chocolatero” regreso a la Plaza México justo tres años después para “El Pana” Y así tiene que ser. Incógnita hasta el último momento puesto que con “El Pana” nunca se sabe. Menos en La México. Quizá como me dijo ayer por la tarde mientras comía acabada la faena en el campo bravo: “Saque la regadera”

Esa “falta de seriedad” tan reprochada por muchos, ha quedado en entre dicho de manera múltiple en el pasado reciente. Sobre todo, cuando por una vez en su vida, el de Apizaco fue el matador de toros de sus sueños en esa resurrección en la que “El Pana” fue “Rey, Mago y Conquistador” de una plaza en la que, al menos como novillero, ha sido toda una leyenda.

Pero algo sabrá este hombre, que entre varios de sus “errores” recientes está salirle al toro a estas alturas de su historia. Rodríguez nunca le ha hecho asco a nada. Y ahí estuvo el resultado de venir con la seria corrida de Los Encinos quince días después del triunfo o un año más tarde con Morante y los cinqueños de Los Ébanos. Se ve que los árboles no le traen la mejor de las suertes.

Las armas de “El Pana” son (sí señores “estadísticos” tranquilos, será el más veterano de la historia en partir plaza en La México) precisamente su largo, larguísimo colmillo, su andar despacio, que en La Monumental siempre cuenta, y algo que ni sus más fervientes detractores han podido jamás negar, su personalidad. Juega a la contra su edad, su contrariedad, su falta de ritmo y, en muchos momentos, su indecisión. Si repasan, son los mismos argumentos que se daban en enero de 2007.

Y ese año resucitó. No solo en La México sino con los faenones de Tlaxcala, de Guadalajara y, principalmente, lo corrobora el amo del “Quinto Toro” Don Héctor Castillo Abreu, Autlán de la Grana, una tarde de Carnaval con Guillermo Martínez y Manzanares, “Y ‘El Pana’ tan tranquilo desayunaba ostiones por la mañana” dice el Señor Castillo, el de la poderosa mirada y testigo de excepción de esta historia.

Ojalá y no gane la anécdota; la calandria, el puro o el sarape mal liado en el paseo, sino la suavidad del derechazo, largo y bueno, a pies juntos. Ojalá y podamos, cosa difícil, vislumbrar su toreo de capa y el cuarteo por el lado izquierdo, con eso que dice Don Héctor ha de tenerse para ser torero, esa moneda única que Rodolfo tiene y que aún parece poder cambiar.

“Los grandes toreros de la historia han sido verticales, no escuadrados. Silverio Pérez es la excepción y es tan grande que su escuela nace y se muere con él” José Jiménez Latapí decía esto en los cincuentas y es una sentencia severa y válida. En contraste técnico con el de Tlaxcala, vuelve a La México el torrente del valor y el arte a ritmo de río desbordante y en tono agua de mar, que responde al nombre de Alejandro Talavante.

Es la verticalidad una asignatura enclavada en el origen del torero. Pero ya lo dijimos, abandonó el “alter ego” tomasista tras encontrar esa “Alma Gemela” que deshizo la intriga de la temeridad vertical a partir de torear con “la cintura quebrá y empiná la frente” reafirmando que el arte (insistimos) no es el agua estancada de una laguna sino la tumultuosa de un torrente al que nada detiene, mismo que desfiló ante nuestros asombrados ojos en la cuarta corrida de este serial.

La vuelta de Talavante es un suceso que aún jugando el encierro la de malas, sugiere un nuevo milagro. Veremos si la desigualdad de la antigua resaca se supera con la majestad de la nueva ola, que nos hace llevar la ilusión a tope, como resultado de conjuntar el valor y el arte, la combinación más explosiva en el toreo. Apuesta el extremeño por San Isidro que, esta vez, esperemos quite el agua diluyente de bravura y ponga el sol indispensable para que germine el arte del toreo.

Y vuelve Arturo Saldívar tras la tarde guadalupana donde alcanzó un triunfo. En medio de dos toreros de tremendo sello, el de Aguascalientes cuenta con clase y claridad de ideas, la juventud y el favor de la ilusión de los aficionados. Ahora seguramente añadirá el deseo y el hambre de ser que en Teocaltiche, su tierra de adopción, demostró también con un encierro de la propia San Isidro.

Todo servido, bocado de cardenal, en un cartel en el que, diría la antigua publicidad hotelera: “Solo falta Usted”.

Perderse a Talavante por no querer a “El Pana” o perderse a “El Pana” porque no hay un bombo que cante a los demás alternantes incide de nuevo en el supuesto de lesa afición torera. Más cuando la Temporada Grande se encuentra delante del ser o no ser, de la latente e insistente posibilidad de romper a bueno.

Y no olvidemos, que la historia no parece historia cuando pasa delante de nuestros ojos.

Twitter: @CaballoNegroII.

1 comentario »

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s