Olor a Tarde Grande – Horas Previas de la Corrida de Mérida.

La Merida en horas calladas a la espera de la llegada de los toreros. Foto: Bastarrachea.

Recuerdo cuando era pequeño que en mi casa se hablaba de toros con cierta regularidad, la cual se incrementaba y desembocaba en furor los días previos a cualquier festejo taurino, ya sea en Mérida o en sus alrededores, festejo al cual no podía faltar la caravana familiar.

Por: Marco M. BastarracheaDe SOL Y SOMBRA. Mérida.

Entre las frases que recuerdo con mayor particularidad es la que mi abuelo hasta la fecha utiliza cuando siente que el universo taurino conspira para que sucedan las cosas bien: Huele a tarde grande.

Hoy en la Plaza de Toros Mérida huele a tarde grande, lo cual no significa nada más que eso, expectación. En otras palabras: el Domingo habrá o un éxito rotundo ó un fracaso inusitado. ¿Por qué? Simple: huele a tarde grande, y nada exacerba la felicidad o el enojo de las aficiones más que la expectativa.

Bernaldo de Quirós, allá en la República Mexicana se escribe con “S” aquí lo escribimos con “Z”, bajó sus toros en La Mérida, nada del otro mundo.

Permítanme repetirlo: nada del otro mundo… y eso es bueno porque significa que están por arriba de lo que se había lidiado en la Mérida en las dos tardes de a pié que anteceden. Son, sin temor a equivocarme, los toros mejor puestos de la temporada. Al menos tres de ellos, los otros tres están “justitos” de presentación, lo cual se agradece y causa expectativa.

A mi en lo particular no me importa si los toros son de Bernaldo de Sinkehuel o de Palomeque siempre y cuando se muevan y embistan. Y para eso tendremos que esperar al domingo.

Los toros están enteros, eso es un hecho, no como aquellos toros que pidiera Castella para la inauguración de la temporada, que estoy convencido que estaban despuntados, como casi todo lo que torea en México el joven francés. Eso pasa cuando no vienen las grandes figuras, generalmente salen toros enteros al ruedo.

Pero en este caso en particular el cartel se encuentra rematado por los cuatro costados. Es apetecible y lo mejor: es 100% mexicano. “El Pana”, torero de leyenda, del mote romántico, el vino y las mujeres. Que lo mismo puede volcar la plaza boca abajo con un trincherazo que enardecer a propios y extraños con cosas a veces no propias de la tauromaquia.

Un torero antiguo, de esos que simplemente ya no hay y los que hay ya no torean. Para mi en lo particular, será un gusto –siempre lo ha sido.- ver al “Brujo de Apizaco” hacer el paseíllo en la Mérida, tal vez porque cuando él ya esté toreando con Manolo y David, podré decirle a mis hijos y a mis nietos: “Yo vi torear al Pana” Independientemente de si pueda o no ser yo un seguidor de su tauromaquia, que no lo soy.

Por el lado artista, un torero de casa, uno que ya se ha ganado a Mérida en tres tardes triunfales, uno que no es pero puede ser… porque tiene todo para ser. Juan Pablo Sánchez regresa a Mérida por derecho propio, porque ha cuajado una gran faena por naturales en la primera tarde de esta temporada, porque demostró en la México que tiene las credenciales suficientes para oficiar en parroquias y catedrales por igual y porque ha despertado expectativa en la afición, no sólo emeritense sino mexicana.

Será un gusto ver a Juan Pablo torear con muñecas y cintura en un rompimiento que es lentamente delicioso cuando en su corte de torero se manifiesta, y porque si sigue así, llegará a ser una gran figura del toreo. Ojo con este muchacho.

Finalmente Saldívar. Y así lo escribo porque no hay más presentación para un torero que ha sabido rebasar por el carril derecho a sus compañeros que parecía que se le pondrían muy por adelante y no ha sido así.

Un torero que tiene una técnica indiscutible, que conoce, cual etólogo, al animal que se le planta y que, si bien a veces se arrebata en trances que son lo mismo fascinantes que espeluznantes, manda en el ruedo con singular firmeza.

Un torero al que le ha costado más que a otros toreros, que ha picado piedra y que se ha arrimado como otros –concretamente me refiero a “El Payo”. No se arriman ni se arrimarán. Con su tauromaquia que es más efectista que artista, logra atrapar a propios y extraños con un ángel particular que lo hace, hoy, el “front runner” de la baraja mexicana.

Finalmente la empresa de Alberto Bailleres entró en sus cabales y se acercó a miembros conocidos de la sociedad yucateca para “tocar base” y atraer de nuevo a las aficiones que después del ridículo de “El Zotoluco”, decidieron ausentarse. Encabezados por Elías Farah, el equipo de relaciones públicas de la empresa hidrocálida cambia el acento norteño por la musicalidad del acento yucateco y despierta interés nuevamente en los sectores más elitistas de nuestra sociedad, lo cual me hace pensar que la empresa no está tan sorda como creíamos.

También es pertinente decir que existirá de nuevo una banda de música como en temporadas pasadas y no 4 instrumentistas famélicos como había sido en las tres corridas anteriores, malos por cierto, muy malos. Y finalmente, que los vendedores se vana callar durante la faena y se van a sentar, como siempre había sido.

Lo anterior son promesas, el lunes les platicaré que tanto fue y que tanto no, pero hoy mientras escribo esta humilde columna, les repito que: Huele a tarde grande.

Twitter: @Bastarrachea.

Post Scriptum:

Sobre lo acontecido en la tarde del 1º de enero en Mérida y Motul debo decir lo siguiente: los ¾ de lleno en la Plaza Mérida y el 90% de lleno en los tendidos de Motul –con 5600 y 6800 localidades respectivamente.- demuestran una cosa: Público hay, nomás hay que saber como llegarle. Y sobre el hecho de que ambas corridas fuesen a la misma hora el mismo día debo decir que fue un acto deliberado de la empresa de Motul por demostrar que van enserio, y lo lograron.

Pero también Espectáculos Taurinos de México, demostró que tales desplantes no le hacen cosquillas y que ellos seguirán, cada quien en lo suyo. Al final del día, aunque ellos mismo no lo puedan ver porque a veces no incapaces de ver sus propias narices, ambas empresas salieron ganando, en lo moral y en lo económico, y por supuesto también ganó la afición yucateca.

3 Comentarios »

  1. Tanto Juan Pablo Sánchez como Saldívar han venido mostrando que tienen con qué bordarle una faena a un buen toro, el Pana, el último romántico del toreo, con su sola presencia y la esperanza de ver uno de sus trincherazos épicos es motivo suficiente para que las expectativas en torno a la tarde de mañana estén mas que justificadas, el nombre de Bernaldo de Quirós genera también sus propias expectativas en el aficionado.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s