Talavante: ¿Qué enseña el toro? Que en la vida, a pesar de todo, no vas a poder decidir, que te equivocarás»

"Algún día toreo como sueño, sobre todo cuando estoy en el campo, alejado de la mirada del público"
«Algún día toreo como sueño, sobre todo cuando estoy en el campo, alejado de la mirada del público»

Por Susana Regueria

Los fríos, los indiferentes, los mediocres no tienen espacio en una plaza de toros. Lo constata Alejandro Talavante, y antes José Tomás, «El Juli», Ordóñez… Mientras tanto los que no salimos al ruedo seguimos pagando lo que abonan los vecinos de este país quijotesco para no dejarse rendir: sudor y lágrimas, peajes de quien sabe que no se gana sin sacrificio. Como nos gustaría (también a los toreros) que por una vez sirviese para algo.

SR: Tan joven y tan veterano ante la afición gallega…

AT: Pues si, es una feria que me afortunadamente es una suerte para mi y también para todos los toreros porque es una plaza que me encanta, es muy caliente con nosotros, muy apasionada y que responde a todo eso lo que hacemos, eso para nosotros como artistas no dejamos de reconocer que es un privilegio porque el público ya de por si te muestra una entrega artística importante, es muy bonita.

SR: ¿Imaginaba a los gallegos más fríos?

AT: (sonríe) Si, es que la verdad es que si, la verdad es que normalmente la gente del norte es un pelín más fría que la del sur y lo esperaba asi pero me ha sorprendido tremendamente la gran fuerza del norte, y dentro de estas plazas Pontevedra es a una de las que más que afecto le tengo, dentro siempre de las plazas del norte, porque es una plaza sin complejos, encaja a toros los toreros que tengan algo que decir y por eso me encanta, y la verdad es que por lo que tengo constatado lo mismo le pasa a mis compañeros, les gusta muchísimo venir aquí.

SR: ¿Qué tal el resultado de la temporada?

AT: Pues la verdad es que muy bien, ha sido una temporada muy bonita para mi, sobre todo porque estoy consiguiendo muchos éxitos y muchos objetivos, es una temporada muy especial para mi.

SR: Tan joven y con tantos éxitos ¿le queda alguno por conseguir?

AT: La verdad es que si, el toreo siempre te propone metas y aunque las consigas te va mostrando otras, siempre queda algo por hacer y eso es lo bonito porque es lo que te obliga a evolucionar, a poder conseguir los sueños.

SR: Antes las figuras de su oficio se imaginaban con un mercedes o un cortijo ¿con qué sueña Talavante?

AT: Bueno, la verdad es que ahora mismo no tengo muchas aspiraciones materialistas la verdad, disfruto mucho con el toreo, lo que sueño quizás tiene que ver con lo que sea de mi carrera, con su repercusión, con saber administrarla y también con vivir cómodamente y con lo que haya ganado en el ruedo, eso sería al final lo que me gustaría.

SR: Me advertía Esplá que tenga siempre en cuenta que los toreros viven rodeados de tontos ¿lo siente así?

AT:(risas) No, que va, hay personas muy brillantes y muy inteligentes, el toreo es un mundo y te encuentras de todo, la verdad es que mi equipo los he seleccionado para mi gusto y con personas que tienen mucha calidad humana, me siento muy bien rodeado y en ese sentido es verdad que me siento impermeable a lo que pueda venir de fuera, intento conectar con mi entorno, estar a gusto para poder sacar en la plaza lo que yo siento.

SR: ¿Qué hace cuando no torea? ¿Se rodea de taurinos o busca desconectar?

AT: Pues la verdad es que paso mucho tiempo solo, tengo una finquita allí en Badajoz y me voy para allá, profundizo en mis entrenamientos y… Soy consciente de que la tarea de torero es una carrera muy sacrificada e igual que cualquier deportista de élite me doy cuenta de que estás en constante evolución, para eso tienes que tener el cuerpo muy entrenado para que después delante del toro salga todo natural. Ahora mismo estoy entregado a mi profesión y es lo único que me absorbe y con lo que más disfruto.

SR: ¿Qué enseña el toro?

AT: ¿Qué enseña el toro? Que en la vida a pesar de lo que aspira un hombre no vas a poder decidir, que te equivocarás o que corres el riesgo de equivocarte, la verdad es que esa es una de las mas grande libertades que puedes tener, aprender a decidir, el toro que ayuda a madurar, te ayuda decidir muchísimo, a elegir, pero después como en cualquier momento en la vida eres tu frente a ti mismo.

SR: ¿Le impresiona la atención de los aficionados?

AT: No, para nada, se lleva bien porque te acostumbras y al final lo ves como algo natural y en cierta medida los toreros siempre han tenido un peso social y eso es a lo que acabas por acostumbrarte.

SR: ¿A qué figuras admira?

AT: A las que han marcado el mundo del torero, como Manolete, Antonio Ordóñez o Manuel Benítez «El Cordobés» y otros muchos que están en activo, me acuerdo ahora de José Tomás o Morante, la verdad es que son gente que ha marcado mi generación que ha venido por detrás y que han marcado la estela por donde debemos seguir.

SR: Torea como soñó que lo haría?

AT: No (sonríe) la verdad es que aún me quedan ideas por concretar y eso es lo bonito, todos los días la lucha diaria por hacerlo, y eso es lo bonito, la lucha por acercarme a lo que siento… Y algún día me acerco a ello, sobre todo cuando estoy en el campo, cuando estoy alejado de la mirada del público y no tengo necesidad del éxito, pero poco a poco lo vas trasladando a la plaza, como eres tu y como quieres interpretar el toreo.

SR: ¿Qué le sobra y qué le falta al toreo?

AT: No le engaño: ahora mismo el toreo tiene un plantel de toreos impresionante, lo que hace falta es darle la verdadera trascendencia de lo que tiene este espectáculo. Usted lo sabe: ahora mismo nadie se juega la vida por nadie y al menos hay que reconocer que los toreros se juegan la vida por un sentimiento, por sacar lo que llevan dentro y nos están transportando a una época en la que eso pasaba, tal vez hay que recuperar eso que llevamos dentro. (Via http://www.farodevigo.es)

Twitter: @Twittaurino

Deja un comentario