Sebastián Castella en torero Por El Bardo de la Taurina

Solo asentar que el jueves pasado, dentro del marco de la temporada conmemorativa del setenta aniversario, de la plaza más grande del mundo, que es la de la capital azteca, se registró la que probablemente ha sido la más paupérrima entrada a lo largo de toda su historia, lo que significa que  la caída libre en la que va este  coso, ya solo un milagro la detendrá, el cual no se vislumbra en este serial. Y esto aunque se quiera tapar ya viene afectando a muchos órganos, del otrora robusto albero.

Y aunque económicamente vendrá una entrada jugosa, que será en la que aparecerá José Tomás, a quien en México llaman  ‘Pepe Tomy’, por varias razones, entre ellas que el autor del apelativo, que es el mismo que firma estas letras, lo hizo para diferenciar a aquel torero  que antes se media de tú a tú con todos los de su profesión, pero como ahora piensa y tiene engatusadosa muchos con eso de que posee una corona de ‘príncipe’ imaginaria, pues cuida de que no se la vayan a abollar y por eso actúa esporádicamente, eso sí, con toros de sospechosa edad, diferente peso, bravura mermada y arboladas ídem.

Y a propósito de ese evento que se dará en el país azteca, por cierto bajo un sospechosismo de nota roja, acerca de los boletos que no son generales, ni tampoco están bajo el régimen de los derechos de apartado, lo cual presumiblemente sería como un 60% de los numerados que no salieron a la venta y tampoco saldrán, pues dizque todo el boletaje está agotado, (Reventa la cual en México,¿es ilegal?), la gente se pregunta, si dos toreros van a llenar el embudo mayor con el atractivo de sus nombres ¿Por qué no fabricar todos los demás carteles a imagen y semejanza del que escenificaran ‘Pepe Tomy’ y José Adame?

Y así existirían posibilidades de que no se viera afectada tanta gente que sopea alrededor de la Fiesta de Toros y Toreros. Es que mire usted lector, volviendo al patético escenario de hace cinco días o al de los últimos dos meses, es previsible que cada día la gente se vaya alejando de los tendidos, insisto, por lo desordenado de la confección de los programas, como este domingo que se dio un cartel en el que sin ninguna razón interesante, la empresa incrusto a un rejoneador, sin pensar que la inclusión implicaba que la gente saliera media hora más tarde, lo cual en estas noche de oscuridad, de frió y de temor a la violencia que vive la Ciudad de México, si influyen para que la gente no haga el viaje hasta la plaza.

Sebastián Castella, fue el que aporto cuota de asistentes a los que le correspondióestando en torero en las vertientes del arte, el valor y la honradez, lo cual se le agradeció con una peluda de mucho peso.

Eulalio López ‘Zotoluco’; aquel mexicano que se zumbara en una temporada la camada de Miuras, hoy solo pinceleo con la capichuela en algo que fue como de remembranza del pasado y  en lo demás escribió la ausencia de su presente.

Diego Silveti; demostró que tiene una uniformidad asombrosa en su actuar pues no se sale de su ración que siempre es la misma, esa que no tira fuerte pa’ arriba y que le alcanza para muy poca cosa.

Rejoneador; solo subrayar la mala manera de arrebatarle, jalarle, arrancarle de las manos trabajadoras de su ayuda los rejones, eso es falta de educación, prepotencia y hasta humillación, que ningún ricachón tiene derecho a hacer. ¡Me cachi en la mar salá!

Los bureles infumables, salvo uno con filtro, fueron de una dehesa muy  cómoda que es la de Xajay y la que hoy esa bravura light excedida, la crucificó.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s