Radar Taurino – La Caja de las Pesadillas. La Veda Taurino-Televisiva.

El Toro de la Televisión. Sí embiste.

La noticia es un témpano de hielo que golpea la endeble goleta. Sin ataque ni contraataque queda la afición taurina mexicana ante la imposibilidad de contar con la televisión satelital para la Temporada taurina europea 2012. Tal situación no es más que ejemplo, una vez más, de maltrato a todo lo que no sea balompié, situación que muestra otra vez como en la telefonía celular, en algunas escuelas privadas y en la televisión pagada, el cliente no tiene la razón.

Por: Luis Eduardo Maya LoraDe SOL Y SOMBRA.

Sencillo y al punto, para México este año no habrá festejos taurinos vía satélite. Y esto, sin más, necesariamente es un fracaso.

Si la culpa es de unos u otros, si de una agencia, una empresa o una emisora, hoy carece de la menor importancia. Pero como el hecho es que por alguna extraña razón lo que tardó en construirse, al menos en su cimiento, varios años, sin más se derrumba, tenemos el mínimo derecho a conocer qué pasó. Así, acaecidos los hechos, miremos las consecuencias previo desahogo de una consideración previa a manera de antecedente.

El que esto suscribe alrededor de 2006 tuvo una conversación con el entonces zar de Sogecable, Carlos Abad. Entre otros temas, se mencionó la necesidad de dar a conocer las opciones que el aficionado americano tenía para acceder al contenido taurino de la cadena del entonces denominado Canal Plus.

Recuerdo la explicación amablemente concedida sobre la necesidad de contar con un receptor de la señal, es decir, para acabar pronto, el imperioso requerimiento de contar con la voluntad de la cadena satelital nacional –SKY- para acceder desde América al contenido generado en Europa. Es decir, se necesitaba un proveedor de señal satelital en México para ver las corridas. Esto no sucedió sino hasta la Temporada 2010 y comenzando en Abril con la Feria de Sevilla.

Sin embargo, en aquel momento el propio Abad y sus colaboradores pusieron a disposición de los aficionados la opción de internet, con la posibilidad de poder ver en vivo las Ferias Taurinas previo pago. No obstante, esto no ocurrió sino hasta 2008, llegando para afortunadamente quedarse.

El reacomodo del toreo con la ascensión de Morante -2007 y la famosa portagayola de Sevilla- “El Juli” – en ese mismo año con su faena a “Cantapájaros” en Madridy posteriormente Manzanares y Talavante, revelaron al aficionado mexicano la posibilidad de poner el máximo nivel del Toreo dentro de la oferta televisiva de paga. Así, desde ese momento, la Temporada europea se convirtió en un artículo de primera necesidad para el aficionado taurino mexicano.

Si a todo esto sumamos que desde 2008 el arribo de los novilleros mexicanos a España –“El Payo” principalmente con su gran faena a “Abejorro” de La Quinta en Madrid- potenció el interés de la afición respecto a la televisión, la presión taurina

Televifílicos en plena plaza.

superó la resistencia por parte de la televisión satelital en México de ignorar, como siempre ha hecho, el espectáculo taurino.

Pero, como todos sabemos, hubo de pasar aun una Temporada para que SKY apostara por traer, como desde 2006 se había sugerido, los toros en vivo y en directo. O sea, para que comprase los derechos para utilizar la señal del ya llamado Digital Plus a fin de distribuirlo en México con un costo que para la gran mayoría de los taurinos interesados en adquirirlo no representó un esfuerzo mayor.

Sin caer en petulancias, no es arriesgado decir que el precio a los que se ofertó el paquete taurino televisivo estos dos últimos años resultaba verdaderamente costeable para los aficionados y, a priori, rentable para la cadena televisiva. Aquí viene la primera de varias disyuntivas.

¿Ha sido verdaderamente negocio para SKY esta historia llamada: “Ferias Taurinas”? Sobre todo a ese costo tan accesible para sus suscriptores. De ser así, no habría razón para no ligar la tercera temporada taurina: hay un mercado, hay una demanda y, por descontado, un retorno de la inversión.

Entonces, solo una mano que vea al espectáculo con disgusto. De ser así, se mezcla lo personal con lo profesional. Error grave. Peor aun, es posible que la subida del costo de los derechos a favor de Digital Plus, habría imposibilitado a SKY continuar con la programación taurina.

Uno de los errores de la televisión de paga en México es la falta de atención hacía su clientela. Guillermo H. Cantú bien nos dijo alguna ocasión que hacer mercadotecnia no era otra cosa más que dar a la gente lo que la gente quiere. ¿Acaso sabemos lo que la gente quiere? Todos los indicios apuntan a que la petición es “Ferias Taurinas” Pero nada lo documenta.

Como el oficio es vender indiscriminadamente, la misión es colocar paquetes televisivos al instante, sacar el costo y no abonar en el futuro. Al ser esto una simple ilusión hoy resulta que podría haber en televisión por cable -que no satelital- podría transmitir “algunas corridas sueltas” mostrando con ello proclividad al oportunismo, dejando de lado la necesaria acción de establecer un plan definido –ya no digamos presupuesto- para transmitir festejos taurinos en México.

Más allá de conceptos televisivos –altos en su realización, artísticos en su despliegue, valiosos en sí mismos y, por supuesto, con celeridad y profundidad, nunca planos- el espectáculo visual de Digital Plus ha sido un deleite para el aficionado que tiene que tragar la estática, morosa y plana realización televisiva mexicana.

Hoy el único bálsamo televisivo no va a levantar el ancla, se queda en el “Puerto de Palos”. De nueva cuenta, por la razón que haya sido, en México quedamos sin acceso de a la excelencia y solo nos queda la casi furtiva opción del internet en los tiempos en que se cree que todo es piracy act y nada difusión de la cultura.

Ahora bien, aun no siendo esto un juicio que develará culpabilidad, solo diremos que no hay “Futuro Taurino” sin televisión. De ser esta veda televisiva originada a partir de una decisión netamente taurina, se está cometiendo el peor de los errores. Si la nefasta hipótesis –ojalá y sea solo teoría- que indica que varios toreros no están interesados en ser vistos en América principalmente por el factor seriedad, se confirma, estaríamos delante del mayor de los absurdos.

Por extremosa, esa hipótesis es falsa.

Entonces solo queda la más práctica, la más al uso, la más mezquina de las razones y que indica que todo está en la gestión dineraria de las empresas y la televisión. Tan legítimo es el derecho de los toreros a regular los dineros cuyas imágenes –televisivas también- generan como el de todo aficionado –que siempre es el que paga- de acceder por el medio que sea a apreciar el espectáculo taurino. Hoy, el futuro aquí, lo que no está en televisión no existe. Ahí están las entradas en las plazas mexicanas cuando Manzanares y Talavante, activistas de la defensa de los derechos de imagen han comparecido.

No se les olvide a los toreros y claro a los empresarios que el dinero que se van a llevar por taquilla en plaza y taquilla en tele viene en los aficionados, ese gremio que trabaja para dejar su dinero en los toros. Lo injusto es que los toreros queden fuera del gran negocio de la tele, pero peor resulta que los aficionados queden fuera de acceder al espectáculo.

Esto se resuelve, como todo derecho de explotación –aquí lo llaman “de imagen”- con pesos y centavos, pero acaso ¿Alguien ha brindado la oportunidad a los aficionados de conocer la razón de la culpa? El “chon lagañas” de la tele tiene una lidia que se resuelve “fácil”: con seriedad por un lado, no vale la pena ofrecer espectáculos sin calidad, empecinados en el toro de la ilusión.

Y, cuando la cosa es a gran nivel, como las “Grandes Ferias” se arregla con dinero y eso, en mi parecer, con el encarecimiento

Televifóbicos a plenitud en 2001.

de los “derechos de imagen” toreriles ha hecho que SKY se quede corto y no admita que no alcanzaron los dineros, que no confió en su clientela que no la estudió ni se preocupó por hacer el mínimo esfuerzo por lograr el objetivo que su clientela le planteó.

Para los “televifóbicos taurinos” la situación es perfecta pero habría que volver a 2009, en el último domingo de noviembre en la Plaza México, cuando la veda taurino-televisiva privó al espectáculo de lograr un objetivo fundamental, hacer nueva afición. Cuando el mano a mano de José Tomás y Arturo Macías no pudo ser televisado, una oportunidad se desperdició.

Todo apunta que 2012, taurinamente, será un año parcialmente a ciegas.

Nadie organiza, nadie frena. Pocos reflexionan y la coba corroe. Habremos de conformarnos con la oficialidad.

El tema es qué hacer con la televisión taurina. Bien decía Mario Puzo: el monopolio es beneficioso, la competencia perniciosa. Y como no hay más opciones, la tele sigue siendo, taurinamente, no un elemento de mejora sino una muestra de cómo los compromisos se cargan los buenos conceptos, las bien concebidas ilusiones. Como en México y en Europa hay solo una opción taurina respecto a la transmisión de los festejos taurinos, solo queda el estoicismo y la templanza.

Afortunadamente, los aficionados siempre encuentran una opción que las plazas de toros son para los taurinos una de ellas pasa hoy en el Canal 6 de Aguascalientes y se llama “6 Toros 6” Y si no, siempre quedará el reclamo.

Ese que no lo compra nadie ni cobra derechos de imagen. Quiera Dios y alguien rescate la “catastrófica situación”, antes de que no se nos haga de noche y los infomerciales nos separen.

Twitter:@CaballoNegroII.

El Toro de la Discordia.

1 comentario »

  1. Como un balde de agua fría inesperado nos ha caído a los taurinos la noticia, apenas a unas horas de que inicie Fallas de Valencia de la ausencia televisiva de transmisiones de la temporada española. Lamentable y sin explicación oficial por parte de SKY, nos deja a la especulación las razones de tal desición, sin lugar a dudas una diferencia tan grande como el Atlántico la calidad y contenidos de las transmisiones por Canal Plus Toros a lo que estamos impuestos a ver los Domingos a las 4:30 (por televisión de paga por cierto). Si fué por el costo, no creo que se haya realizado un estudio serio sobre si era costeable subir el precio del paquete de FeriasTaurinas. Lo que si queda claro es que lo que se había tardado años en ganar y se pierde, cuesta el doble que regrese de nuevo, espero equivocarme. Condenados estamos a buscar alguna pagina en internet donde ver en vivo, en repeticiones o en resumen las corridas, un golpe a la difusión de la fiesta paradógico si hay toreros o empresarios taurinos involucrados en este ayuno taurino al que seremos sometidos, a excepción de «algunas» corridas sueltas que pasarán por Unicable. Parafraseando a un amigo mío, mal anda la fiesta cuando causa más atención lo que sucede (o no sucede) fuera del ruedo.

Deja un comentario