La Casa del Jabonero – Resbalón y Caída de Santa María de Xalpa, Oreja a Silveti.

Triunfa Silveti en la Plaza México.
Triunfa Silveti en la Plaza México.

Tumbo y fuerte sacudida recibe la Temporada con el petardo, de nuevo por manso, del ganado que tras baile de corrales, no completa siquiera un encierro de seis. El único que apenas “pasa” es el remiendo de La Joya que abre plaza con el que Fermín Rivera muestra su gran momento, cualidades y calvario al torear sobradamente con temple pero matar, desconcertantemente, con deficiencia. Sin opción alguna “El Payo” abrevia mientras la suerte, eterna compañera, no abandona del todo a Diego Silveti que corta oreja por gran estocada recibiendo.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Plaza México.

Si no se cae, en la casa del jabonero, uno resbala.

En esto se ha convertido la Plaza México, más que los jaboneros de Santa María de Xalpa, han sido dos, segundo y tercero, más otros tantos melocotones, todos de infausto recuerdo, el resbalón de cada ocho días, la caída de cada turno en La México, es la mansedumbre, la que no distingue entre castaños y negros, diría Gerardo Diego: “Son los toros, tremendos//Negros de pena, cárdenos, berrendos.” Hoy inunda a todos y no importa pelaje. Antes iba y venía hoy habita en la Plaza, se acomoda tranquila noche y día.

Pero no nos confundamos.

Se vive mejor, a pesar de todo, en la Plaza.

Y prueba de ello es que los casi diez mil que acudimos aun mantenemos la ilusión y razones hay para ello, una es el primer espada, Fermín Rivera.

Como por arte de casualidad, nada parece tener esta empresa planeado, tanto Rivera como el toro de La Joya que lidia, aparecen para mejorar el cartel e incluso para sorprender a propios y extraños. Se palpa al inicio de la tarde, con la luz declinante cayendo tenue y el silencio de la importancia en el tendido, que el festejo comienza bien pero no contamos con que el astado, montado y serio por delante, apenas salir, sale resbalando del toril.

Fermín responde con el capote y lo hace quizá de la mejor manera que le hemos visto lancear a la verónica, recoge en plenas tablas y avanza, templando con la mano de salida mandona hasta más allá de las rayas. La México corea y rompe fuerte con la media, vertical y a pies juntos.

Luego el picotazo acostumbrado, apenas dice algo con el caballo.

A fuerza de ser franco, los mandiles del quite de Rivera han tenido arte, sumados a su ritmo, despaciosidad y, principalmente, caricia a la embestida, ha andado con el toro. Empapa al flojo astado a las telas, cosa que crece gracias a la muy importante adición a su cuadrilla de Alejandro Prado que brega con ritmo, prontitud –que no es igual a rapidez- al negro toro que desplaza en banderillas.

Pero que protesta al finalizar el segundo tercio y se lo piensa con la muleta.

De ahí que los doblones tengan autoridad, se palpen en ellos la fuerza de la expresión riverista y la rotundidad de su mando. Fermín deja tres cromos en tres muletazos rodilla en tierra y desahoga con el de pecho. La faena consiste en el consentir e insistir del torero contra el frenar del toro que, cuando se decide, es toreado verticalmente con largueza, ligazón y abandono con la derecha.

Con la izquierda, Fermín luce, utiliza la altura correcta, donde encela y traza con toda la extensión de sus brazos. Al natural construye en dos tandas valiosas y con la derecha reafirma la clase de su toreo, bien rematado alternadamente que solo se detiene con el uso de la espada. Incluso es avisado.

Para frustración de todos.

De él mismo. Saludos tras el ya mencionado.

Porque sería la única oportunidad real de los toreros.

El más toro, jabonero sucio, es el segundo, lastimado de los cuartos traseros. El reaparecido Juez Braun, tan exquisito y estricto en la semana, se convierte en uno más de cuantos hay en la Plaza que no está al pendiente ni viendo lo que ocurre con el toro que tras apretar a “El Payo” con el capote por el lado izquierdo, comienza a descoordinarse tras el puyazo, “Payo” luce al bregar y rematar con media tras el puyazo, pero el toro prosigue su mala condición en banderillas donde Rafael Romero queda enganchado. Malamente.

La Autoridad ya no es garante del espectáculo, como el Juez no devuelve como procedía el de Querétaro se encuentra con un toro que no se desplaza molestia causa en él, encuentra el proceder pero el astado no puede más que quedarse abajo por necesidad.

Aun queda un trincherazo y frustración.

Mayor aun con el quinto un astado, chico, soso y sin un ápice de casta con el que García, notoriamente molesto por la imposibilidad de fuerzas del astado que rueda por la arena en banderillas, colore su rostro con enojo, abrevia para bien de todos y despacha al manso con buena estocada. Esto mismo debe hacer Fermín con el cuarto, espantoso, andarín de horrible cabeza, tan fea que no debe haberse lidiado. Empeña el potosino pero es tan lamentable el cabeceo que pese a algún muletazo suelto, no merece la pena mayor esfuerzo.

Incluso se tuerce del brazo derecho al pinchar de nuevo

El primero del lote de Diego Silveti ha sido una muestra de lo que va de la Temporada en el tema ganadero, poca presencia, aprovechar la capa para levantar la apariencia, mucha mansedumbre, nula casta, inexistente raza. Se esfuerza el diestro, en blanco y plata enfundado, en las gaoneras con paso atrás y en el intento de derechazos donde el toro o tardea o cabecea en cada tanda.

Mal y de malas.

Entonces sale un cornalón, la definición nos dice poco, y colorado cierra plaza, lo desarrollado de lo pitones no corresponde quizá al desarrollo del cuerpo, sospechoso de pitones, sale con alegría y esto despierta a la Afición que pacientemente ha esperado cinco turnos. Solo que hoy hay demasiado público, gritón, corriente y vulgar y el frito ha perdido taurinismo.

Menos mal, Silveti se ajusta en los lances, brillante cierra con la media verónica y tras el leve puyazo, en los medios se queda quieto en la saltillera, únicamente interrumpida por la mansedumbre del toro que se toca con “El Payo” en la contraquerencia, resbala y se queda, plácidamente echado en la arena. Destaca el remate con la rebolera por detrás y prosigue un fenomenal tercio de banderillas. Solo “El Payo” no se coloca correctamente, a la salida del banderillero.

Como corresponde ante el cambio de terreno.

Con la mansedumbre del astado notoria, Héctor García y, principalmente, Ángel González lucen al colocar pares de tremenda exposición, el segundo de dentro afuera con el toro hacia el toril, deja a la gente emocionada y dispuesta a la faena de Silveti que brinda de forma general y que equivoca por buscar el efecto en la gente y no el desarrollo, a partir de su planteamiento y proceder, con el toro.

Típico y efectista pase cambiado por la espalda que permiten al manso pensarlo mucho desde el burladero de la Porra y dejarle hacer lo que le viene en gana sin someterle. La faena, con pasajes buenos, por ambas manos, destaca al natural en plenas tablas es una muestra de que Diego aun no se impone ni manda, da auténticamente una vuelta al ruedo pues no es capaz de someter y de hacer parar al manso, pasa por toriles y en vez de buscar los tableros como forma de cortar la salida del toro y tapar su ojo contrario con la muleta, acaba su toreo suelto como la condición del toro.

Años pasan para poder igualar.

Entonces lo que ha empezado en la Porra acaba en el sitio opuesto, con una gran estocada a recibir en la suerte natural, momento de gran emoción, con el estoque en su sitio, Silveti vuelve a encontrar la conexión que requiere mantener pero a partir del toreo mejor. No basta con muletear, torear es algo más.

Incluso ante el toro manso, como este cornalón, muestra de la mansedumbre reinante.

Un poco más de casta y habría sido de lio, mayor poder y mejor proceder y Silveti, con ese innegable carisma, aun puede ser lo que hace cinco años apuntaba.

Veremos.

Lo cierto es que el resbalón sufrido, la penosa situación del toro en La México revientan con esta corrida, pues ni “nuestro” toro ni la importación de hace veinte años están funcionando. ¿Qué va a funcionar? Mañana domingo, en fecha por demás histórica, quizá Teófilo Gómez tenga la respuesta.

Si no, puede que el resbalón, ojalá no, acabe en fractura.

Texto: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza México. Temporada Grande 2016-2017. Domingo, Diciembre 10 de 2016. Séptima de Derecho de Apartado. Más de Un Cuarto de Plaza en tarde con viento cambiante y fría a partir del quinto, luz artificial deficiente.

6 Toros, 5 de Santa María de Xalpa (Divisa Verde, Amarillo y Rojo) De encaste Domecq, lidiados a partir del segundo turno y que sustituyen a la rechazada Barralva, anunciada originalmente. Desigual y variopinta, sospechosos de pitones varios de ellos; chicos los lidiados a partir del tercero y hasta el quinto turno. Inutilizado tras banderillas y con una protuberancia grave en el vientre del lado derecho el segundo, indebidamente no devuelto. Mansos todos, protestones y débiles, sin la mínima casta, salvo el cornalón sexto que ha tenido cierta casta junto a una mansedumbre escandalosa; Y 1 de La Joya (Divisa Turquesa, Amarillo y Blanco) indebidamente colocada una divisa diferente; abre plaza, basto aunque con cierta clase en la muleta pese a resultar débil.

Fatal la Autoridad que preside al permitir colocar otra divisa al que abre festejo y no devolver al segundo, claramente afectado de la pata trasera derecha.

Fermín Rivera (Canela y Oro) Saludos tras Aviso y Silencio tras Aviso. Octavio García “El Payo” (Tabaco y Oro) Silencio y Silencio. Diego Silveti (Blanco y Plata) Silencio tras Aviso y Oreja.

Al finalizar el Paseillo se guarda un muy sentido minuto de homenaje en memoria del matador de toros, ganadero, arquitecto y empresario vitivinícola Manuel Espinosa Acuña, Manolo Espinosa “Armillita” fallecido la noche de ayer en Aguascalientes, nuestra mayor condolencia con los deudos de tan notable personaje. Descanse en Paz.

Siguen las cuadrillas enganchadas como Rafael Romero en el segundo. Destaca a la brega en el primero Alejandro Prado que se desmontera tras parear al cuarto, lo mismo Héctor García y, sobresaliente, Ángel González hijo tras parear al sexto.

Doblón formidable de Fermín Rivera al primero.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s