Archivo de la categoría: El Puerto de Santa María

EL PUERTO: Más triunfalismo que otra cosa

Ponce en el Puerto. Foto Arjona.

El Puerto de Santa María (Cádiz), EFE Corrida deslucida de Juan Pedro Domecq la que se lidió hoy en El Puerto de Santa María, que, sin embargo, no impidió el triunfo y la salida a hombros de Enrique Ponce y José María Manzanares.

FICHA DE FESTEJO.– Toros de Juan Pedro Domecq, desiguales de presentación, descastados y sin clase alguna.

Enrique Ponce, ovación y dos orejas.

José Antonio “Morante de la Puebla”, división de opiniones y división de opiniones.

José María Manzanares, ovación y dos orejas.

En cuadrillas, se desmonteraron tras banderillear al sexto Rafael Rosa y Luis Blázquez.

La plaza tuvo tres cuartos de entrada en tarde de calor y levante.

MÁS TRIUNFALISMO QUE OTRA COSA

El primer toro de Ponce se negó a galopar. Poco fuelle pero cómodo para el torero. La apertura del de Chiva por bajo fue una colección de carteles, con un cambio de mano cargado de majestad. Todo quedó ahí. El descastado burel se negó a pasar más.

En el segundo de su lote, a pesar de tener la embestida pastueña y apenas transmitir peligro, Ponce templó con la diestra, espigando la figura. Una serie tras otra mientras el respetable jaleaba. Una faena larga e inédita con la zurda. Mató bien y cayeron las dos orejas, a pesar de no existir toreo fundamental en la faena.

Morante recibió con clasicismo a la verónica a su primer toro. Avanzando despacito, abriendo levemente el compás. Un prodigio. Y una media con otra abelmontada para rematar que crujió la plaza. Sonrisas en el tendido. En la faena de muleta sólo destacaron algunos derechazos como consecuencia de la falta de raza del toro.

Su segundo toro fue un burraco al que volvió a mecer a la verónica. Pinturería y empaque a raudales. Lo llevó al caballo con bellos delantales donde dibujaba medias circunferencias perfectas. Pero todo quedó ahí. También llegó a la muleta sin casta ni movilidad el astado, y el trasteo careció de interés e importancia.

Manzanares logró hacer sonar la buena música de la banda de El Puerto en su trasteo muleteril a un toro chico y con la embestida desordenada, y en el que al torero alicantino le faltó colocación.

El sexto llegó a la muleta con algo de más movilidad. Circunstancia que aprovechó Manzanares para instrumentar muletazos con la diestra donde destacó con los abrochados pases de pecho. Iniciaba las series dándole salida al toro hacia afuera para rematar los dos últimos muletazos con más reunión. Con la zocata solo una serie, con cierto acople, que justifico una faena que fue, quizá, la más maciza de la tarde.

Twitter @Twittaurino

Anuncios