Archivo de la categoría: Jerez

¿Dylan, Springsteen? José Tomás .

José Tomás saliendo a hombros

Por Agustín Rivera y Fernando Ruso.

Es la tercera vez que escribo de una corrida de José Tomás. Y la segunda que veo. Las anteriores jugué en casa, en La Malagueta: 2009, 2014 (la última que toreó en España). Ahora llego a Jerez. A la Feria del Caballo llega la sabiduría del silencio del josetomasismo, una fiebre sin antídoto. Una pasión irracional. La revolución del toreo encarnada en este hombre de 40 años.

Taquillas de la Plaza de Toros

La Plaza de Toros está en la calle Circo. Al mediodía la reventa está a 150 euros. Hace dos días, a 500 euros. En Jerez se han cumplido a rajatabla las órdenes del Banco Central Europeo. Ayer a 200. Media hora antes podrías entrar en la plaza apenas pagando 50 euros.

– ¿Quiere una entrada?

– ¿Cuánto vale?

– Usted no quieres entradas. Lo único que quiere es preguntar.

El hombre, muy trajeado, se va deprisa detrás del puesto de chucherías con sus entradas sin vender. Ahora acosa a un hombre con chaqueta y una señora que lleva un traje de flores.

Seguridad en el exterior de la Plaza de Toros

Frente al tendido 6 puedes ver entradas enmarcadas en el Santiago Bernábeu, una foto en el campo del Liverpool. Mucha futbolería. Y toros, porque el restaurante se llama Tendido 6. Nadie es local. Un señor de Almería está muy orgulloso de que su provincia natal votó contra la autonomía andaluza. Una pareja de Santander (ella vestida de faralaes) prueba el rabo de toro. El postureo tampoco se quiere perder la corrida. Los policías locales toman posiciones. Van a caballo, para no desentonar con el ambiente, y no tienen ni idea dónde colocar las vallas. Les van a hacer falta para los antitaurinos…

No puede ser cierto. De repente entra en la cafetería del hotel un treintañero en pijama de invierno. Son las cuatro de la tarde y dice que no podía dormir. “Es muy aburrido dormir la siesta”. Pide un gin-tonic y se sienta con un par de parejas de Madrid. Roberto Pérez Gómez, de 32 años, farmacéutico de Las Rozas, peregrina desde 2008 a donde vaya Tomás. Ha visto 11 orejas, un indulto y un rabo. También en México. No estuvo en Aguascalientes, donde sufrió una grave cogida en 2010.

“Si no llueve y el viento no viene del sur, que venga de frente para que no se le estropee ni la muleta ni la Puerta Grande”, explica. Lo dice él que le vio torear en Nimes, una de sus cumbres en el toreo. Y en Cataluña, en la última corrida en la Monumental de Barcelona. Roberto verá la corrida en sombra (bueno sol no había) y fila 6.

Joaquín Sabina aparece con su familia en el hall del hotel Los Jándalos, situado apenas a 500 metros de la plaza. “Mira yo no he ido a ver ni a Dylan ni a Bruce Springsteen fuera de España y por José Tomás sí lo he hecho”, dice, sonriente. Está feliz, con su voz profunda, destilada de sonidos de madrugada y acordes de silencio. De rancheras y canciones desesperadas en la cancha del Boca Juniors.

Joaquín Sabina admirador de José Tomás

Los antitaurinos intentan boicotear la corrida. Están en su derecho de protestar, de reivindicar que para ellos el toreo y matar a un animal es un asesinato. Pero si los toreros se quieren jugar la vida y la gente paga un dineral por ver un espectáculo, sin duda sangriento, también lleno de estética, deberían armar ruido, como lo hicieron delante de la puerta 12, con gritos de “asesinos toreros y taurinos” y “luego diréis que somos 5 o 6”. Pero que dejen que a los que les gusta los toros disfruten con José Tomás, Juan José Padilla y José Mari Manzanares. Esta terna de hoy.

Antitaurinos antes de la corrida de José Tomás

José Tomás tiene paciencia. Está concentrado en el callejón que para él puede ser la antesala de la muerte. O del triunfo en la capital del vino sureño. En esta ciudad del quejío flamenco, cuna de gitanos, donde nació Lola Flores, de estampas tópicas en medio de un ambiente conservador y al mismo tiempo cosmopolita con apellidos británicos, los privilegiados del callejón se hacen fotos con él. E incluso le piden autógrafos.

José Tomás concentrado en el callejón

Cuando sale José Tomás son las 19.36 horas. El toro escarba. Este toro es hijo de un semental indultado en Algeciras… sin Consejo de ministros. Lanudo se llama y es colorado. Bravísimo. Ya lleva un par de banderillas rojiblancas, del Atleti, ese homenaje anticipado a la final de la ‘Champions’ en San Siro, que no en San Isidro, donde Tomás ya no torea…

Tomás, que no le brinda el toro al Rey Juan Carlos I sino a la Plaza, despliega un reportorio de soberbios estatuarios; esta quietud extrema, indefinida e Infinita. Como si le hubieran disecado de urgencia. Mete los riñones y el toro pasa muy cerca de su figura verticalísima. “¡Uy, uy!”. De un modo suave, con una gran exigencia técnica, da seis muletazos. Suena el pasadoble ‘Manolete’, su modelo de pasión.

José Tomás toreando

Esto va a cámara lenta. No valen las prisas, ni las risas. Hay naturales, pases de pecho y molinetes. La mano muy baja y la frente muy alta. Mirada que desafía y unos pies juntos, matrimoniados en la excelencia del toreo. Mata al toro de suerte natural. Eleva las puntillas y Lanudo cae al albero. Pañuelos y más pañuelos. Primero, luego otro. Y el tercero. Una tremenda pañolada de dos orejas y rabo. Vuelta al ruedo y el capote sigue ahí en medio del ruedo, esperando al Maestro. Con paciencia y mucho viento.

La lluvia continúa con parsimonia, como si el cielo quisiera homenajear la vuelta pródiga del diestro de Galapagar. El segundo toro sale al ruedo a las 20.55 horas. Pesa 500 kilos y se llama ‘Guerrita’, como el torero cordobés que acuñó la frase “No hay quinto malo”, relata Juan Ramón Romero (narrador vibrante, extorero, malagueño) en el Carrusel Taurino de Canal Sur Radio. Y tanto que no lo hay. Justo en ese momento, salta la gran noticia esperada. La mejor: liberan a los compañeros Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre tras casi un año de secuestro en Siria.

Este toro no da tanta ‘Guerrita’ como se esperaba y eso que Tomás lo intenta. Otra vez con su temple, otra vez con su silencio, otra vez con su arte. Con la espada acierta de un modo contundente. Curiosa paradoja: ‘Guerrita’ nació en noviembre de 2011. Exactamente la misma fecha en la que nació el primogénito de José Tomás. La muerte certificada ante el público del toro y la vida del vástago del Maestro unidas en esta atardecer de toros con la ganadería Núñez del Cubillo desplegando toda su artillería.

José Tomás acaba la faena

En el hotel Los Jándalos, situado apenas a 500 metros de la plaza, ya se está tomando un ‘pelotazo’ Joaquín Sabina. “Es muy difícil que se repita una faena tan completa y un toro tan noble. Eso ya no ve”, proclama su voz desgarrada. Quiero escribir en los bares, he ido a verlo a Perú y él vino a Argentina en la cancha de Boca. Sabina sigue con su sombrero Panamá. Su hija llega. “Papá, que tenemos que coger un taxi”. Todavía no se va. Clientes del hotel se hacen fotos con Sabina, ese que canta.

José Tomás saliendo a hombros

Y en la Puerta Principal (como se denomina oficialmente) unas 500 personas se arremolinan en torno a Tomás, que sale a hombros. La docena de policías es insuficiente. Un chico, que lleva una camiseta que dice ‘The best day of my life’ se hace ‘selfies’ con el torero de un modo compulsivo, automático, como si no hubiera mañana. ¿Saldría alguna imagen enfocada? Una mujer cae delante de la avalancha de fotógrafos. Emoción y miedo por quedar aplastada ante semejante marabunta. La furgoneta de José Tomás está a 25 metros de la puerta. Y arranca. La lluvia es cada vez más intensa, como la locura, el delirio de los josetomasistas que saben que su ídolo lo ha vuelto hacer. Con 40 años.

Anuncios

3ª de feria en Jerez. José Tomás acabó con el cuadro

Puerta grande para José Tomás
¿Novillero?

El diestro madrileño cortó un rabo a un gran ejemplar de una magnífica corrida de Núñez del Cuvillo en su reencuentro con los ruedos españoles en una tarde lluviosa y desapacible

Por A.R. Del Moral Publicado en El Correo de Andalucía

Había llegado el día ansiado. El torero que había alentado el fugaz renacimiento taurino de la plaza de Jerez estaba dispuesto a hacer el paseíllo. El mismísimo rey emérito había descendido a las orillas del Guadalete para no perderse el evento. No importaron las dudosas entendederas de los que autorizaron una feroz manifestación antitaurina a la hora del festejo. Pero parece que hay que ir acostumbrándose a ir a un espectáculo legal y protegido entre una lluvia de insultos. Cosas de los tiempos…

Una pancarta extendida en un tendido de Sol –viva España, su monarquía y la fiesta nacional– sirvió de desagravio de la afrenta pero, una vez más, tenía que salir el toro. El encargado de partir plaza era el flamante triunfador de la reciente Feria de Abril. Padilla navegó como pez en el agua –estaba en el patio de su casa– y sorteó en primer lugar un precioso castañito al que quiso parar por tafalleras. Tocaron a banderillas y jerezano salió renqueante del primer par; marró en el segundo y volvió a fallar en el tercero. Visiblemente mermado de facultades tomó un cuarto par y resultó prendido dramáticamente. Se lo llevaron a puñados a la enfermería y la lidia quedó parada inexplicablemente con el toro cerrado en un burladero.

Finalmente salió el torero con un vendaje en la cabeza, brindó al viejo rey y se empleó en una faena animosa que no logró apurar la exigente bravura del animal. Con el cuarto, otro gran animal, tiró de artillería aunque dio la impresión de no andar en plenitud de facultades. Mejoró el tono con los palos y soltó la traca con nueve derechazos, nueve, hincado de rodillas. En la faena, como en botica, hubo de todo y hasta dos orejas al calor del paisanaje pero la gente ya estaba hablando de la pedazo de corrida de toros que había echado la familia Cuvillo.

Había llegado el turno del Divino. Su reencuentro con Jerez se selló con un segundo de preciosas hechuras al que recibió con un frito variado de verónicas y chicuelinas. El lío llegó con el capote a la espalda, esperando al toro en la distancia larga. El astado anunciaba buen aire y la cosa, a mil por hora, se inició por emocionantes estatuarios, siguió por redondos algo enganchados y explotó por naturales de otro mundo, dichos a cámara lenta. La faena había reventado por ese lado a pesar del viento inclemente. Los ayudados altos, plenos de desmayo, pusieron la firma y la gran estocada el pasaporte definitivo al rabo que cortó. Al toro le dieron la vuelta al ruedo. El quinto, más brutín y desigual no permitió reeditar el milagro aunque la cosa se animó gracias a la prodigiosa mano izquierda del madrileño que acabó toreando a placer hasta que el bicho se rajó. La estocada fue de libro.

Manzanares evocó a su padre en un quite por chicuelinas de manos bajísimas en el que se sintió más allá de la forma. El toro embestía de cine y el alicantino se mostró elegante, templado y hasta brillante pero no siempre reunido ni intenso con un animal que exigía otra apuesta, más allá de los buenos modales y los bonitos momentos. Eso sí, lo mató recibiendo con contundencia de maestro. La estocada merecía las orejas. Al salir el sexto ya había caído la noche. El astado mantuvo la altísima media del encierro. Manzanares, esforzado, anduvo en la órbita.

 Fuente: http://www.detorosenlibertad.com/?p=49416

Jerez: Pendientes del cielo ante la reaparición de José Tomás

La reaparición mañana en los ruedos españoles de José Tomás se ha convertido en todo un acontecimiento para el mundo del toreo y para Jerez, cuyos hoteles y restaurantes están desbordados de aficionados, pendientes de que el cielo «eche un capote» para que la lluvia no entorpezca la esperada faena.

Hacía un año y ocho meses que el matador madrileño, consagrado como una leyenda viva del toreo, no se presentaba en los ruedos españoles. En este tiempo sólo ha toreado dos tardes en México, la última el pasado 31 de enero en la Monumental del Distrito Federal, el coso más grande del mundo. Sus 45.000 localidades se vendieron apenas fueron puestas en venta.

Para su regreso a España, José Tomás ha elegido la plaza de Jerez, una de las más antiguas y señeras de Andalucía, que cuenta con apenas 9.500 localidades. En menos de 24 horas volaron en taquilla y en internet los abonos para asistir a la Feria de Toros de Jerez, en cuya última jornada torea mañana José Tomás junto con Juan José Padilla y José María Manzanares.

Se adquirieron entradas incluso desde China y Australia, y desde todos los rincones de Europa. «El impacto es mundial», ha explicado a EFE un miembro de la organización. En Internet aún pueden verse anuncios de venta de entradas para ver a José Tomás por hasta mil euros.

Las reservas de hoteles y restaurantes volaron de la misma forma que las localidades. «El 23 de febrero pasado, en cuanto se supo que José Tomás reaparecía en Jerez, comenzaron las llamadas, todo se completó», ha comentado a EFE el director de un hotel de cinco estrellas del centro de la ciudad.

Los restaurantes también se han visto desbordados por las reservas y es ya difícil encontrar una mesa para este fin de semana en Jerez de la Frontera. Especialmente en Tendido 6, un establecimiento taurino que en alguna ocasión ha tenido en sus mesas al propio José Tomás.

A pesar de que desde hace tiempo este fin de semana está completo, el restaurante aún recibe más de cien llamadas diarias preguntando si es posible cenar este sábado, según su encargado.

Entre los aficionados que no han querido perderse este acontecimiento taurinoestará el Rey Juan Carlos. La afición que tanto ha corrido para asegurarse un asiento en la plaza mañana, está ahora pendiente del cielo.

Previsión meteorológica

La Agencia Estatal de Meteorología apunta a que hay un 85% de probabilidades de lluvia esa tarde, pero todo el mundo espera que a partir de las 19.00 horas el cielo se abra para disfrutar de la esperada corrida. La expectación que ha creado la reaparición de este torero, un matador que se prodiga poco, no ha movido un ápice el hermetismo que suele rodearle.

Hay quienes lo han visto estos días tentando en fincas cercanas a Medina Sidonia. «No sabemos donde está. A veces los toreros vienen a este hotel, o nos enteramos si están alojados en otro, pero esta vez no. Puede que él esté alojado en casa de algún amigo», dice el responsable de otro hotel de Jerez, una ciudad que se siente orgullosa de volver a ser el centro de atención del mundo de los toros.

Publicado en http://www.lavozdigital.es/cadiz/jerez/lvdi-pendientes-cielo-ante-reaparicion-jose-tomas-jerez-201605061253_noticia.html

Cayetano Rivera: “Sigo siendo el mismo torero de siempre”

Cayetano Rivera durante la presentación de la Feria del Caballo de Jerez. CRISTO GARCÍA

La reaparición de Cayetano Rivera Ordóñez es la gran novedad de los carteles taurinos de Jerez de la Frontera (Cádiz) para la próxima Feria del Caballo, que organiza la empresa Funciones Taurinas y que se desarrollará del 14 al 16 de mayo.

El torero madrileño Cayetano Rivera Ordóñez ha manifestado previamente a la presentación de los carteles que su reaparición es consecuencia del buen estado en el que se encuentra. “Lo más complicado ha sido decidir dar el paso adelante para reaparecer. Sin embargo, sigo siendo el mismo torero de siempre, ahora me encuentro en un momento muy bueno aunque sin obviar la responsabilidad que significa volver a una profesión tan arriesgada como es esta“.

Respecto a su motivación para volver a vestirse de luces, el torero asegura que “con el toreo no se puede hacer planes. Cuando te llama… o te atrapa o te escapas, pero a mí me ha atrapado y he sentido la necesidad de volver a sentir“.

Además ha señalado que para él “reaparecer en Jerez es muy importante por ser una ciudad netamente taurina por sus gentes, por sus palmas y por tener una de las aficiones más importantes de toda la geografía taurina“.

Fuente: http://www.cope.es/detalle/sigo-siendo-el-mismo-torero-de-siempre.html?id=2015040922170002

Siguenos en Twitter https://twitter.com/Twittaurino

Feria de Jerez 2015 – Reaparece Cayetano

De SOL y SOMBRA.

Tras un breve paso por la universidad y una faceta como empresario restaurantero, Cayetano anuncio este año su deseo de volver a torear en Ronda, pero antes vestirá el traje de luces por primera vez desde su retirada en la Feria de Jerez.

Su regreso sera el sábado 16 de mayo con Enrique Ponce y El Fandi para lidiar un encierro de Juan Pedro Domecq.

El ciclo jerezano -que constará en esta edición de dos corridas de toros y una de rejones-  arrancara el jueves día 14 coincidiendo con la campaña de despedida de Fermín Bohórquez. El rejoneador jerezano hará su último paseíllo en su tierra para actuar en un mano a mano con Pablo Hermoso de Mendoza en la lidia de seis toros de la ganadería propiedad de su familia.

El viernes 15 se celebrara la primera corrida con Juan José Padilla, Morante de la Puebla y Manzanares con una corrida de Núñez del Cuvillo.

La feria taurina también contará con un festejo de promoción y el domingo día 17 habrá una clase práctica de toreo que organiza la empresa conjuntamente con la Escuela Municipal de Tauromaquia.

Con información de Aplausos.