Archivo de la categoría: Jerez

Jerez: Padilla se va a lo grande en el discreto regresó de Morante

Juan José Padilla se despide a lo grande ante sus paisanos. Penoso e impresentable encierro de Juan Pedro Domecq. En la foto Morante.

Por Pepe Reyes.

La despedida ante sus paisanos de Padilla y el anuncio del retorno a los ruedos de Morante en esta última tarde del ciclo jerezano despertó un inusitado interés entre los aficionados, hasta el punto de colgarse el cartel de «no hay billetes» varios días antes de la cita.

Unos que vienen y otros que se van, unos regresan y otros se retiran, la eterna danza del toreo, su propio e inevitable devenir representado en vivo en la corrida de este sábado.

Una terna rematada de matadores, que levantó la lógica expectación pero, como en tantas otras ocasiones, lo acontecido después en el ruedo no respondería a las desbordadas expectativas.

La contrastada clase de Morante, la profundidad de Manzanares, el poderío de Padilla necesitan enemigos de mayor enjundian y agresividad para que sus cualidades puedan ser valoradas en su justa medida.

Abrió plaza un toro de pobre presencia que, tras salir suelto a las primeras llamadas, embistió con humillada suavidad al capote de Padilla, quien meció la verónica con despaciosidad y fue desarmado en su galleo posterior. Simulada la suerte de varas, verificó el jerezano un tercio de banderillas compuesto por dos pares al cuateo y un tercero de dentro a fuera. Tras sufrir una colada al inicio del trasteo, instrumentó series en redondo, en cuyo transcurso su oponente mostraba un recorrido cada vez menor. Más ajustado resultó su toreo al natural, más suave y más largo. Sin emargo el toro, ayuno de casta, perdería pronto el brío en sus acometidas y tendió a buscar la huida. Un arrimón final junto a tablas constituyó valeroso preámbulo de una estocada desprendida.

Con dos arrebatadoras largas cambiada de rodillas rescibió Padilla al cuarto del encierro, el que sería el último ded su carrera profesional en el coso de su localidad. Un quite variado puso continuidad a su labor capotera, preámbulo de un nuevo tercio rehiletero, que resultó variado y muy aplaudido el último par al violín. Con el amor propio de un principiante, Juan José Padilla citó de hinojos desde los medios y dibujó una tanda completa de derechazos. Ya de pie, prosiguió con su toreo en redondo, en el que ligaba los pases y los alargaba en pos de una profundidad que la movilidad del toro le otorgaba. A medida que éste perdía gas, mayor era el denuedo de Padilla por agradar, extremo que conseguiría a base de molinetes, desplantes, manoletinas…Puso fin a su labor con una estocada tendida y una gran ejecución del volapié.

La reaparición de Morante

Reapareció Morante dibujando con garbo la verónica al recibir al colorado que hizo segundo y que no prolongó sus embestidas por ninguno de los pitones. Molestado el de La Puebla por el viento, hubo de omitir el quite pretendido. A pesar de que a penas se picó, el toro arribó al último tercio con evidentes problemas de tracción, lo que sumado a su total ausencia de casta, convirtió en imposible el esfuerzo de Morante para arrancarle un solo muletazo. Con dos pinchazos y una estocada caída puso fin al primer compromiso de su retorno. En el que no estuvo ni bien ni mal, simplemente no pudo estar.

Al quinto lo recibió con cuatro mecidas verónicas, lentas y esculpidas, que remató con una airosa larga cordobesa. Desistió del quite ante la desabrida embestida de la res a media altura y tomó la franela para encontrarse la misma cirunstancia. Toro sin raza e inmóvil con el que a penas pudo esbozar algún muletazo suelto con cierta enjundia y calidad. Gran esfuerzo de Morante que sacó agua de un pozo seco. Dos pinchazos y una estocada pusieron rúbrica a su labor.

Oreja para Manzanares

Perdió las manos el tercero cuando Manzanares le bajó las suyas al recibirlo de capa y después se cambiaría el tercio sin recibir castigo alguno en varas. El alicantino, muleta en mano, lo pasó por amboa pitones, al tiempo que aguantaba rebrincamientos y una embestida desesperadamente anodina del enemigo. Toro descastado y faena sin chispa ni sustancia que aburrió sobre manera al respetable. Un pinchazo hondo y un descabello pusieron fin al despropósito. Al novillote que cerraba plaza, lo veroniqueó a distancia y la lidia transcurrió rauda y soporífera. El trateo muleteril, planteado en los medios, consistió en una sucesión de pases espesos por ambos pitones frente a un enemigo sin entrega y acometiendo a sobresaltos. Un gran volapié de Manzanares puso fin al festejo.

Fuente: La Voz de Galicia

Dicen que para Morante, Jerez se le hacía el escenario idóneo porque no hay problemas de presidentes y veterinarios y el tipo de toro jerezano era el soñado para la ocasión.

Pero el destino le tenia otra jugada al de la Puebla, como bien apunto el crítico Zabala de la Serna: La figura de José Antonio irradiaba cuando apareció por el portón de cuadrillas. El vestido de torear de corte antiguo era un espectáculo en sí mismo. Negro y cuajadísimo de oro con pequeños cuadros florales. Inspirado en un terno de 1870 de Enrique Vargas “Minuto”. Las frondosas patillas de hacha, que se presumían sólo invernales, aún ilustraban su cara.

Al final la decepción del gentío que desbordaba la plaza fue mayúscula.

“No era esto, no era esto”, repetía la gente desconsolada al abandonar la remozada plaza. La obra más lograda, desgraciadamente, de Morante de la Puebla en su reaparición.

Anuncios

Morante reaparece este sábado en Jerez

Por Paco García.

La vuelta a los ruedos este sábado en Jerez de la Frontera del diestro sevillano José Antonio ‘Morante de la Puebla’, después de que en agosto del pasado año decidiera cortar la temporada, centra el interés taurino del fin de semana, en el que igualmente destaca la corrida de toros con el hierro de Miura que, también este sábado, lidiarán en la localidad sevillana de Osuna con Manuel Jesús ‘El Cid’, Daniel Luque y Pepe Moral.

Las combinaciones más destacadas de toros y toreros de esta semana en España son las siguientes:

Jueves, 10 de mayo

Jerez de la Frontera (Cádiz). Toros para rejones de Fermín Bohórquez para Fermín Bohórquez, Pablo Hermoso de Mendoza y Guillermo Hermoso de Mendoza.

Las Ventas (Madrid). Toros de Fuente Ymbro para Joselito Adame, Román y José Garrido.

Viernes 11

Jerez de la Frontera (Cádiz). Toros de Núñez del Cuvillo para El Juli, Alejandro Talavante y Roca Rey.

Las Ventas (Madrid). Toros de Pedraza de Yeltes para Manuel Escribano, Daniel Luque y Jiménez Fortes.

Sábado 12

Jerez de la Frontera (Cádiz). Toros de Juan Pedro Domecq para Juan José Padilla, Morante de la Puebla y José María Manzanares.

Osuna (Sevilla). Toros de Miura para Manuel Jesús ‘El Cid’, Daniel Luque y Pepe Moral.

Yecla (Murcia). Toros de Torreherberos y Torrehandilla para Finito de Córdoba, Emilio Laserna y José Ramón García “Chechu”.

Talavera de la Reina (Toledo). Toros de Ganadería del Tajo y La Reina para Enrique Ponce, Morenito de Aranda y Roca Rey.

Andújar (Jaén). Toros de Fermín Bohórquez y Manuel Blázquez Guerrero (Blázquez y Rein) para la rejoneadora Lea Vicens y los diestros Manuel Díaz ‘El Cordobés’ y El Fandi.

Valencia. Novillos de Gómez de Morales (Hnos. Clemares Pérez-Tabernero) para Cristian Climent, Jorge Isiegas y Carlos Ochoa.

Las Ventas (Madrid). Toros para rejones de Fermín Bohórquez para Raúl Martín Burgos, Rui Fernandes, João Moura hijo, Leonardo Hernández, João Telles y Andrés Romero.

Domingo 13

Valladolid. Toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla, José María Manzanares y Alejandro Talavante.

Las Ventas (Madrid). Toros de Hdros. de Baltasar Ibán Valdés para Alberto Aguilar, Sergio Flores y Francisco José Espada.

Osuna (Sevilla). Toros para rejones de Luis Terrón Díaz para Andy Cartagena, Diego Ventura y Lea Vicens.

Los Barrios (Cádiz). Toros y novillos de Toros de El Torero para Manuel Escribano, David Galván y el novillero José Ibáñez.

Fuente SER

Feria del Caballo de Jerez de la Frontera 2018 – Corridas de Toros

De SOL y SOMBRA.

Morante de la Puebla reaparecerá en los ruedos el próximo 12 de mayo, en el tercer y último festejo de la Feria del Caballo de Jerez de la Frontera (Cádiz), cuyos carteles han sido dados a conocer oficialmente por la empresa Funciones Taurinas.

Este es el gran atractivo de un serial, que comienza el próximo 10 de mayo y finaliza el 12 de mayo.

También destaca el cartel de feria, el festejo de rejones, en donde Pablo Hermoso de Mendoza actuará junto a su hijo, Guillermo Hermoso de Mendoza, y el jerezano Fermín Bohórquez, que reaparece.

Estos son los carteles oficiales de la Feria del Caballo 2018 de Jerez de la Frontera (Cádiz):

Jueves 10 de mayo.- Rejones. Toros de Fermín Bohórquez para Fermín Bohórquez, Pablo Hermoso de Mendoza y Guillermo Hermoso de Mendoza.

Viernes 11 de mayo.- Toros de Núñez del Cuvillo para Julián López, El Juli, Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey.

Sábado 12 de mayo.- Toros de Juan Pedro Domecq para Juan José Padilla, Morante de la Puebla y José María Manzanares.

Twitter @Twittaurino

Juan José Padilla se despide de Jerez el 12 de mayo con Morante y Manzanares

De SOL y SOMBRA.

Juan José Padilla, en el año de su retirada de los ruedos, nos confirmaba ayer el cartel de su última actuación de luces en la plaza de toros de Jerez de la Frontera, el patio de su casa, que será en el curso del abono de Feria del Caballo el próximo 12 de mayo, sábado de feria.

El torero de Torres Blancas estaba ayer en Barcelona, donde había acudido al tanatorio barcelonés de Sants para presentar sus condolencias a la familia Balañá por el fallecimiento de Pere Balañá Forts. Desde allí, donde había viajado también el ganadero y rejoneador Álvaro Domecq Romero, nos confirmó el cartelazo de esta corrida del abono jerezano en la que abre plaza junto a Morante de la Puebla y Manzanares.

Ya informamos que Padilla toreará un par de festivales en Andalucía en febrero, en Vera y La Campana, éste último en homenaje al banderillero Emilio Fernández, y en este mes previo a su arranque de la temporada española, que será en marzo en la plaza de toros de Castellón en la feria de La Magdalena, tiene apretada la agenda porque viaja a Ecuador para torear en la Feria de Ambato los días 11 y 12, amén de la intensa preparación campera a la que se somete este torero.

Juan José Padilla está muy ilusionado con esta cita en Jerez y con ese cartel en el que se lidiarán toros de los hierros de Juan Pedro Domecq. El torero nos dijo que está viviendo un año muy especial con su despedida de los ruedos en el que la tarde dedespedida en Jerez va a ser un hito en una temporada muy intensa y emotiva.

Publicado en el Diario de Jerez

La primera será en Jerez

Morante de la Puebla iniciará su nueva etapa en la Feria del Caballo.

Por Álvaro R. del Moral.

La primera será en Jerez. Así lo anunciaba ayer el semanario especializado Aplausos dando carta de naturaleza a los insistentes rumores –aventados por el propio matador– que situaban el arranque de la temporada morantista en la Feria del Caballo. Morante será el eje del cartel de la despedida de Juan José Padilla ante sus paisanos junto a José María Manzanares, torero de la empresa, y los toros de Juan Pedro Domecq. La fecha, eso también parece seguro, será el sábado, día 12 de mayo, en la yema del ciclo jerezano.

Ese compromiso alejaría definitivamente al diestro cigarrero de las galas abrileñas. Pero Morante sí estará en Sevilla en la temporada 2018. Ya firmó el famoso contrato en su propia casa, en la que recibió al empresario Ramón Valencia para escenificar su rúbrica sobre el escritorio que había pertenecido a Joselito El Gallo. Eso sí, habrá que esperar hasta la feria de San Miguel para contemplar su figura recortada en la puerta de cuadrillas del coso del Baratillo. Además lo hará, previsiblemente, en las dos tardes del ciclo septembrino que este año podría estar epilogado por una de las novilladas con picadores incluidas en el abono.

El diestro de La Puebla también habría escogido ya las dos ganaderías que estoqueará en esos dos compromisos: serían las de Juan Pedro Domecq y la de los hermanos Matilla. Parece que una de las premisas irrenunciables para anunciarse en Sevilla es no abrir plaza, además de evitar las cámaras de televisión que sí estarán presentes en abril. En esa tesitura Ramón Valencia podría abrir uno de los festejos otoñales con el doctorado de un novillero –el nombre de Alfonso Cadaval, cercano a la empresa, suena con fuerza– y otro con un torero de mayor antigüedad que Morante como Ferrera, Padilla o… Pepe Luis. De terceros espadas suenan los nombres de Manzanares y Roca Rey.

Hay más datos: Morante no se dejará televisar. Ni en Sevilla ni en ninguna parte. Será una de los condicionantes irrenunciables del diestro cigarrero, que le excluye de ferias y plazas –Valencia, Madrid, Bilbao, Zaragoza– en las que es habitual la presencia de las cámaras de la plataforma Movistar Plus. ¿Qué pasará después de Jerez? Manolo Lozano, flamante apoderado del diestro de La Puebla, ya había asegurado que se tratará de una temporada corta, de no más de 25 festejos. Ya sabíamos que terminaría en Sevilla el 30 de septiembre. Ahora también sabemos que se iniciará en Jerez el 12 de mayo. La intención de Lozano pasaba por unirse a las estrategias de José Tomás que también prepara algunos bolos en 2018. Se pensó en un mano a mano en Jerez que, visto lo visto, no ha podido ser. La guerra del Divino de Galapagar suele ser por su cuenta. Aún queda él por mover ficha.

Publicado en El Correo Web 

FERIA DEL CABALLO 2018: Morante de la Puebla reaparecerá en Jerez

2 genios 2
2 genios 2 en La Plaza México.

Por Zabala de la Serna.

Ante los micrófonos de Canal Toros, Morante de la Puebla dejaba caer con cierto misterio el nombre de la plaza que acogerá su reaparición: “Jerez está muy cerca de Sevilla”. Morante respondía así a la pregunta del periodista en el callejón de la Monumental de México.

El torero de La Puebla dijo adiós a la temporada y a los ruedos a mediados de agosto. Como una forma de liberarse de las cadenas del apoderamiento exclusivista del grupo mexicano de Alberto Baillères

Las explicaciones de José Antonio Morante -que si el toro de hoy es muy grande, que si veterinarios y presidentes van contra el espectáculo- fueron cortinas de humo que escondían el verdadero motivo de su decisión.

La prueba es que antes de que la afición terminase de asimilar su despedida y una temporada sin Morante ya anunciaba el genio de La Puebla su regreso con un nuevo apoderado: Manolo Lozano, a sus 87 años, con toda su inteligencia, experiencia e ingenio a cuestas, dirigirá una campaña diferente (sin televisión y breve).

Publicado en El Mundo 

¿Dylan, Springsteen? José Tomás .

José Tomás saliendo a hombros

Por Agustín Rivera y Fernando Ruso.

Es la tercera vez que escribo de una corrida de José Tomás. Y la segunda que veo. Las anteriores jugué en casa, en La Malagueta: 2009, 2014 (la última que toreó en España). Ahora llego a Jerez. A la Feria del Caballo llega la sabiduría del silencio del josetomasismo, una fiebre sin antídoto. Una pasión irracional. La revolución del toreo encarnada en este hombre de 40 años.

Taquillas de la Plaza de Toros

La Plaza de Toros está en la calle Circo. Al mediodía la reventa está a 150 euros. Hace dos días, a 500 euros. En Jerez se han cumplido a rajatabla las órdenes del Banco Central Europeo. Ayer a 200. Media hora antes podrías entrar en la plaza apenas pagando 50 euros.

– ¿Quiere una entrada?

– ¿Cuánto vale?

– Usted no quieres entradas. Lo único que quiere es preguntar.

El hombre, muy trajeado, se va deprisa detrás del puesto de chucherías con sus entradas sin vender. Ahora acosa a un hombre con chaqueta y una señora que lleva un traje de flores.

Seguridad en el exterior de la Plaza de Toros

Frente al tendido 6 puedes ver entradas enmarcadas en el Santiago Bernábeu, una foto en el campo del Liverpool. Mucha futbolería. Y toros, porque el restaurante se llama Tendido 6. Nadie es local. Un señor de Almería está muy orgulloso de que su provincia natal votó contra la autonomía andaluza. Una pareja de Santander (ella vestida de faralaes) prueba el rabo de toro. El postureo tampoco se quiere perder la corrida. Los policías locales toman posiciones. Van a caballo, para no desentonar con el ambiente, y no tienen ni idea dónde colocar las vallas. Les van a hacer falta para los antitaurinos…

No puede ser cierto. De repente entra en la cafetería del hotel un treintañero en pijama de invierno. Son las cuatro de la tarde y dice que no podía dormir. “Es muy aburrido dormir la siesta”. Pide un gin-tonic y se sienta con un par de parejas de Madrid. Roberto Pérez Gómez, de 32 años, farmacéutico de Las Rozas, peregrina desde 2008 a donde vaya Tomás. Ha visto 11 orejas, un indulto y un rabo. También en México. No estuvo en Aguascalientes, donde sufrió una grave cogida en 2010.

“Si no llueve y el viento no viene del sur, que venga de frente para que no se le estropee ni la muleta ni la Puerta Grande”, explica. Lo dice él que le vio torear en Nimes, una de sus cumbres en el toreo. Y en Cataluña, en la última corrida en la Monumental de Barcelona. Roberto verá la corrida en sombra (bueno sol no había) y fila 6.

Joaquín Sabina aparece con su familia en el hall del hotel Los Jándalos, situado apenas a 500 metros de la plaza. “Mira yo no he ido a ver ni a Dylan ni a Bruce Springsteen fuera de España y por José Tomás sí lo he hecho”, dice, sonriente. Está feliz, con su voz profunda, destilada de sonidos de madrugada y acordes de silencio. De rancheras y canciones desesperadas en la cancha del Boca Juniors.

Joaquín Sabina admirador de José Tomás

Los antitaurinos intentan boicotear la corrida. Están en su derecho de protestar, de reivindicar que para ellos el toreo y matar a un animal es un asesinato. Pero si los toreros se quieren jugar la vida y la gente paga un dineral por ver un espectáculo, sin duda sangriento, también lleno de estética, deberían armar ruido, como lo hicieron delante de la puerta 12, con gritos de “asesinos toreros y taurinos” y “luego diréis que somos 5 o 6”. Pero que dejen que a los que les gusta los toros disfruten con José Tomás, Juan José Padilla y José Mari Manzanares. Esta terna de hoy.

Antitaurinos antes de la corrida de José Tomás

José Tomás tiene paciencia. Está concentrado en el callejón que para él puede ser la antesala de la muerte. O del triunfo en la capital del vino sureño. En esta ciudad del quejío flamenco, cuna de gitanos, donde nació Lola Flores, de estampas tópicas en medio de un ambiente conservador y al mismo tiempo cosmopolita con apellidos británicos, los privilegiados del callejón se hacen fotos con él. E incluso le piden autógrafos.

José Tomás concentrado en el callejón

Cuando sale José Tomás son las 19.36 horas. El toro escarba. Este toro es hijo de un semental indultado en Algeciras… sin Consejo de ministros. Lanudo se llama y es colorado. Bravísimo. Ya lleva un par de banderillas rojiblancas, del Atleti, ese homenaje anticipado a la final de la ‘Champions’ en San Siro, que no en San Isidro, donde Tomás ya no torea…

Tomás, que no le brinda el toro al Rey Juan Carlos I sino a la Plaza, despliega un reportorio de soberbios estatuarios; esta quietud extrema, indefinida e Infinita. Como si le hubieran disecado de urgencia. Mete los riñones y el toro pasa muy cerca de su figura verticalísima. “¡Uy, uy!”. De un modo suave, con una gran exigencia técnica, da seis muletazos. Suena el pasadoble ‘Manolete’, su modelo de pasión.

José Tomás toreando

Esto va a cámara lenta. No valen las prisas, ni las risas. Hay naturales, pases de pecho y molinetes. La mano muy baja y la frente muy alta. Mirada que desafía y unos pies juntos, matrimoniados en la excelencia del toreo. Mata al toro de suerte natural. Eleva las puntillas y Lanudo cae al albero. Pañuelos y más pañuelos. Primero, luego otro. Y el tercero. Una tremenda pañolada de dos orejas y rabo. Vuelta al ruedo y el capote sigue ahí en medio del ruedo, esperando al Maestro. Con paciencia y mucho viento.

La lluvia continúa con parsimonia, como si el cielo quisiera homenajear la vuelta pródiga del diestro de Galapagar. El segundo toro sale al ruedo a las 20.55 horas. Pesa 500 kilos y se llama ‘Guerrita’, como el torero cordobés que acuñó la frase “No hay quinto malo”, relata Juan Ramón Romero (narrador vibrante, extorero, malagueño) en el Carrusel Taurino de Canal Sur Radio. Y tanto que no lo hay. Justo en ese momento, salta la gran noticia esperada. La mejor: liberan a los compañeros Antonio Pampliega, José Manuel López y Ángel Sastre tras casi un año de secuestro en Siria.

Este toro no da tanta ‘Guerrita’ como se esperaba y eso que Tomás lo intenta. Otra vez con su temple, otra vez con su silencio, otra vez con su arte. Con la espada acierta de un modo contundente. Curiosa paradoja: ‘Guerrita’ nació en noviembre de 2011. Exactamente la misma fecha en la que nació el primogénito de José Tomás. La muerte certificada ante el público del toro y la vida del vástago del Maestro unidas en esta atardecer de toros con la ganadería Núñez del Cubillo desplegando toda su artillería.

José Tomás acaba la faena

En el hotel Los Jándalos, situado apenas a 500 metros de la plaza, ya se está tomando un ‘pelotazo’ Joaquín Sabina. “Es muy difícil que se repita una faena tan completa y un toro tan noble. Eso ya no ve”, proclama su voz desgarrada. Quiero escribir en los bares, he ido a verlo a Perú y él vino a Argentina en la cancha de Boca. Sabina sigue con su sombrero Panamá. Su hija llega. “Papá, que tenemos que coger un taxi”. Todavía no se va. Clientes del hotel se hacen fotos con Sabina, ese que canta.

José Tomás saliendo a hombros

Y en la Puerta Principal (como se denomina oficialmente) unas 500 personas se arremolinan en torno a Tomás, que sale a hombros. La docena de policías es insuficiente. Un chico, que lleva una camiseta que dice ‘The best day of my life’ se hace ‘selfies’ con el torero de un modo compulsivo, automático, como si no hubiera mañana. ¿Saldría alguna imagen enfocada? Una mujer cae delante de la avalancha de fotógrafos. Emoción y miedo por quedar aplastada ante semejante marabunta. La furgoneta de José Tomás está a 25 metros de la puerta. Y arranca. La lluvia es cada vez más intensa, como la locura, el delirio de los josetomasistas que saben que su ídolo lo ha vuelto hacer. Con 40 años.

3ª de feria en Jerez. José Tomás acabó con el cuadro

Puerta grande para José Tomás
¿Novillero?

El diestro madrileño cortó un rabo a un gran ejemplar de una magnífica corrida de Núñez del Cuvillo en su reencuentro con los ruedos españoles en una tarde lluviosa y desapacible

Por A.R. Del Moral Publicado en El Correo de Andalucía

Había llegado el día ansiado. El torero que había alentado el fugaz renacimiento taurino de la plaza de Jerez estaba dispuesto a hacer el paseíllo. El mismísimo rey emérito había descendido a las orillas del Guadalete para no perderse el evento. No importaron las dudosas entendederas de los que autorizaron una feroz manifestación antitaurina a la hora del festejo. Pero parece que hay que ir acostumbrándose a ir a un espectáculo legal y protegido entre una lluvia de insultos. Cosas de los tiempos…

Una pancarta extendida en un tendido de Sol –viva España, su monarquía y la fiesta nacional– sirvió de desagravio de la afrenta pero, una vez más, tenía que salir el toro. El encargado de partir plaza era el flamante triunfador de la reciente Feria de Abril. Padilla navegó como pez en el agua –estaba en el patio de su casa– y sorteó en primer lugar un precioso castañito al que quiso parar por tafalleras. Tocaron a banderillas y jerezano salió renqueante del primer par; marró en el segundo y volvió a fallar en el tercero. Visiblemente mermado de facultades tomó un cuarto par y resultó prendido dramáticamente. Se lo llevaron a puñados a la enfermería y la lidia quedó parada inexplicablemente con el toro cerrado en un burladero.

Finalmente salió el torero con un vendaje en la cabeza, brindó al viejo rey y se empleó en una faena animosa que no logró apurar la exigente bravura del animal. Con el cuarto, otro gran animal, tiró de artillería aunque dio la impresión de no andar en plenitud de facultades. Mejoró el tono con los palos y soltó la traca con nueve derechazos, nueve, hincado de rodillas. En la faena, como en botica, hubo de todo y hasta dos orejas al calor del paisanaje pero la gente ya estaba hablando de la pedazo de corrida de toros que había echado la familia Cuvillo.

Había llegado el turno del Divino. Su reencuentro con Jerez se selló con un segundo de preciosas hechuras al que recibió con un frito variado de verónicas y chicuelinas. El lío llegó con el capote a la espalda, esperando al toro en la distancia larga. El astado anunciaba buen aire y la cosa, a mil por hora, se inició por emocionantes estatuarios, siguió por redondos algo enganchados y explotó por naturales de otro mundo, dichos a cámara lenta. La faena había reventado por ese lado a pesar del viento inclemente. Los ayudados altos, plenos de desmayo, pusieron la firma y la gran estocada el pasaporte definitivo al rabo que cortó. Al toro le dieron la vuelta al ruedo. El quinto, más brutín y desigual no permitió reeditar el milagro aunque la cosa se animó gracias a la prodigiosa mano izquierda del madrileño que acabó toreando a placer hasta que el bicho se rajó. La estocada fue de libro.

Manzanares evocó a su padre en un quite por chicuelinas de manos bajísimas en el que se sintió más allá de la forma. El toro embestía de cine y el alicantino se mostró elegante, templado y hasta brillante pero no siempre reunido ni intenso con un animal que exigía otra apuesta, más allá de los buenos modales y los bonitos momentos. Eso sí, lo mató recibiendo con contundencia de maestro. La estocada merecía las orejas. Al salir el sexto ya había caído la noche. El astado mantuvo la altísima media del encierro. Manzanares, esforzado, anduvo en la órbita.

 Fuente: http://www.detorosenlibertad.com/?p=49416