Archivo de la categoría: Santander

Todos a hombros en Santander en nutrida y triunfal jornada taurina

Roca Rey en Santander.

Madrid, 28 jul.- El exitoso y rotundo cierre de la feria de Santander, con Padilla, Talavante, Roca Rey y el mayoral de Jandilla a hombros, y el triunfal mano a mano entre Paco Ureña y Román en Valencia han sido los titulares de la jornada taurina de hoy, en la que ha habido también triunfos destacados por toda España.

Como los del Cid y Manuel Escribano en Tudela (Navarra), el de David Mora en Almadén (Ciudad Real) y de la rejoneadora Ana Rita y los diestros Javier Conde y Julio Benítez en Algodonales (Cádiz), donde resultó herido el banderillero Fernando Tello.

Cinco corridas de toros, una de rejones y cuatro festivales se celebraron hoy en España. Estos son los resultados:

CORRIDAS DE TOROS

=================

VALENCIA.- Media entrada- Seis toros de Luis Algarra, desiguales de volumen pero de buena y seria presentación en general. Salvo el cuarto, de escaso fondo aunque noble, la corrida dio muy buen juego en su conjunto, bien por su calidad y nobleza o por su exigente casta, como el quinto, premiado con la vuelta al ruedo en el arrastre, y el sexto.

Paco Ureña, oreja, vuelta al ruedo tras petición de oreja y dos orejas. Román, oreja, silencio y oreja.

Entre las cuadrillas, Pedro Iturralde destacó en una buena vara al quinto y Raúl Martí y El Sirio saludaron tras banderillear al cuarto.

Antes del paseíllo, el presidente de la Diputación de Valencia, Antonio Gaspar, hizo entrega al ganadero Álvaro Domecq de una placa conmemorativa del 25 aniversario del indulto de su toro “Gitanito” en esta misma plaza.

SANTANDER.- Última de feria. Lleno. Cinco toros de Jandilla, mal presentados, sin cuajo ni remate. Inválido, el chico primero; más escaso aún el tercero, sosote; mansote el cuarto; extraordinario el cuajado quinto; el sexto, de pocas carnes, también excelente para la muleta, y premiado con la vuelta al ruedo. Y uno de Vegahermosa, segundo, de pocas carnes, muy noble y con duración.

Juan José Padilla, oreja en ambos. Alejandro Talavante, ovación y dos orejas tras aviso. Roca Rey, dos tras aviso y dos orejas con petición de rabo.

TUDELA (NAVARRA).- Un tercio. Toros de Guadalest, aceptablemente presentados y de juego desigual. Los mejores, los dos primeros; Sin raza y a la defensiva, el tercero; blando el cuarto; soso el quinto; y descastado y muy deslucido, el sexto.

Manuel Jesús “El Cid”, oreja y dos orejas. Manuel Escribano, dos orejas y oreja. Juan del Álamo, oreja y silencio.

ALMADÉN (CIUDAD REAL).- Casi tres cuartos. Dos toros de Luis Terrón para rejones, manejables, y cuatro de Manuel Blázquez, desiguales de presentación, con el quinto sangrando por el pitón derecho. Nobles, con clase, pero sin fondo. Algo mejor el quinto.

La rejoneadora Lea Vicens, silencio y oreja con petición de la segunda. Sebastián Castella, ovación tras aviso y oreja con petición de la segunda. David Mora, dos orejas y oreja.

ALGODONALES (CÁDIZ).- Tres cuartos. Un toro para rejones de Prieto de la Cal, bravo y bueno; y cuatro en lidia ordinaria de Soto de la Fuente, terciados y manejables.

La rejoneadora Ana Rita, dos orejas. Javier Conde, oreja y dos orejas. Julio Benítez “El Cordobés”, cuatro orejas.

El banderillero Fernando Tello resultó cogido por el tercer toro, que le propinó una cornada de la cara posterior del muslo derecho, de pronóstico reservado. Trasladado al hospital Serranía de Ronda tras ser asistido y estabilizado en una UVI móvil.

FESTEJO DE REJONES

==================

PORZUNA (CIUDAD REAL).- Lleno. Dos toros de Hermanos Gallón -segundo y quinto- y cuatro novillos de Gloria García Montero-Ríos, de buen juego en conjunto.

Raúl Martín Burgos, ovación y dos orejas. Andy Cartagena, cuatro orejas. Rocío Arrogante, ovación y dos orejas.

FESTIVALES

==========

SEPÚLVEDA (SEGOVIA).- II memorial Víctor Barrio. Media entrada. Novillos de Monte la Ermita, desiguales de presentación y juego.

Jesús Martínez “Morenito de Aranda”, dos orejas. Joselito Adame, oreja. Fortes, oreja. Alberto López Simón, dos orejas. El novillero Carlos Ochoa, oreja.

CAMPOFRÍO (HUELVA).- Festival a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC). Dos tercios. Novillos de El Parralejo, de juego desigual. Destacó sobremanera el quinto, de nombre “Sacaperras”, que fue indultado.

Emilio Silvera, silencio. Javier Jiménez, dos orejas. Lama de Góngora, oreja. Los novilleros: Sergio Páez, silencio; José Ruiz Muñoz, dos orejas y rabo simbólicas. Emilio Silvera, hijo, oreja.

NOMBELA (TOLEDO).- Más de media. Novillos de El Freixo, de buen juego.

Miguel Abellán, cuatro orejas. Rafael Cerro, oreja y dos orejas.

NAVARREDONDILLA (TOLEDO).- Media entrada. Novillos de Julio Aparicio, manejables.

Francisco José Espada, dos orejas y ovación. El novillero Daniel Barbero, oreja y dos orejas. EFE

Publicado en La Vanguardia

Anuncios

Santander: Vergonzosa corrida de Matilla y bronca para Morante que sale escoltado de la plaza por la Policía

Morante de la Puebla recibió una bronca bíblica a la muerte del cuarto DAVID S. BUSTAMANTE para El Mundo.

Por Juan Antonio Sandoval.

Santander, 27 jul.- El salmantino Alejandro Marcos salió hoy a hombros en la sexta de feria en Santander, una tarde marcada por la impresentable corrida que lidió los tres hierros de los Matilla y en la que Morante de la Puebla salió de la plaza escoltado por la Policía Nacional tras inhibirse frente a su inválido segundo.

Encapotado el cielo. Nublado también el criterio del equipo veterinario y del presidente que aprobaron un encierro impresentable. Sin pitones, ni trapío. Ni para una plaza de carros.

Escaso de todo fue el toro que abrió la tarde. Llevaba la negación hasta en el nombre. “Ateo”, de poco cuajo, que abría la cara, estaba inválido. Y puede que tuviera más taras, a juzgar por cómo se encogía. Dos causas había para devolverlo a los corrales. El presidente, incomprensiblemente, lo mantuvo en el ruedo. El público tampoco lo protestó. Y era para quemar la plaza. Morante abrevió.

La cabeza que lució el segundo era impresentable. Por inexistente. Por roma. Era para un festival. Aunque derribó en varas, perdía las manos continuamente. Además se derrumbó con estrépito en cuanto Manzanares comenzó a pasarlo de muleta en línea recta. Intentó “tangar” al público poniéndose por ambos pitones. Y a otra cosa.

Hizo tercero un cuasi novillete con los cuatro años recién cumplidos. Manso además. Una serie diestra de Alejandro Marcos muy compuesta bastó para que dijera basta. Echó el freno. No así su matador, que incluso le arrancó naturales de mérito, sorteando los trallazos del torillo. Se tiró a matar en rectitud total. Tanto que se llevó un pitonazo en la pechera. Oreja a la voluntad.

Verónicas de manos altas de Morante trataron de romper al alza la segunda mitad del festejo. Olés roncos. ¿Era para tanto? Cuatro años exactos tenía el de Peña de Francia, que no se soltaba de las telas. Y al fin se cabreó el público. Pero no fue por cuestiones relativas al encierro. Resultó que Morante decidió abreviar.

Ni un muletazo natural dio. Tras dejar un pinchazo hondo esperó en los medios a que doblara. La bronca fue de intensidad leve en proporción a las frustraciones que se llevaban acumuladas. La Policía Nacional le protegió de las almohadillas cuando abandonó el ruedo. Un solo escudo bastó.

Al fin se decidió el palco a devolver al también minusválido quinto, de Olga Jiménez. Salió en su lugar un sobrero de la misma ganadería. Igualmente lastrado. Chingado. Que dio con sus huesos en la arena mientras Manzanares camelaba al personal. Que se dejaba camelar.

Ni con la luz artificial que iluminaba el oscuro ruedo era posible ver los pitones del sexto. No tenía. Una brocha coronaba el asta derecha. A la gente le daba igual. Les bastó el buen manejo del capote de Alejandro Marcos en algunas verónicas de recibo. Y el quite por tafalleras.

Siguió un toreo diestro acoplado a la nobleza mansurrona. Largo y profundo. Pero por corto espacio de tiempo, pues se escupió a tablas el animal. Donde al fin le ligó tres naturales, uno mirando al tendido, y el de pecho, de jerarquía. El desplante a cuerpo limpio certificaba las ganas del torero y la nula entidad de lo que tenía delante. Lo pinchó. Pero Cuatro Caminos quería, sí o sí, una puerta grande. Y la consiguió.

FICHA DEL FESTEJO.- Cuatro toros de Hermanos García Jiménez: El chico primero, inválido; el segundo, de romos pitones, impresentable, también tullido; tercero, manso y sin clase; sexto, sin pitones, noble en su mansedumbre. Uno de Peña de Francia, que hizo cuarto, quedó inédito en el último tercio. Y un sobrero, el quinto, de Olga Jiménez, también lisiado.

José Antonio “Morante de la Puebla“, de azul marino y oro: estocada caída (silencio); y pinchazo hondo (bronca). Abandonó la plaza escoltado por agentes de la Policía Nacional.

José María Manzanares, de sangre de toro y oro: dos pinchazos y estocada desprendida (silencio); y estocada desprendida (ovación).

Alejandro Marcos, de malva y oro: estocada desprendida (oreja); y pinchazo y estocada ligeramente desprendida (oreja). Salió a hombros.

La plaza rozó el lleno en tarde con “agua” a partir del quinto.

Publicado en La Vanguardia.

Feria de Santander 2018: Corridas de Toros

De SOL y SOMBRA.

Este miércoles fueron presentados los carteles de la Feria Taurina de Santander que este año transcurrirá desde el domingo 22 al sábado 26 de este mes de Julio.

Los carteles:

Domingo 22 de julio. Toros de Los Espartales para Sergio Galán, Diego Ventura y Leonardo Hernández.

Lunes 23. Novillada picada. Novillos de Zacarías Moreno para Pablo Mora, Francisco de Manuel y Antonio Grande.

Martes 24. Toros de La Quinta para Javier Cortés, Fortes y Román Collado.

Miércoles 25. Toros de Miranda y Moreno para Miguel Ángel Perera, Cayetano y Álvaro Lorenzo.

Jueves 26. Toros de Garcigrande y Domingo Hernández para Enrique Ponce, Julián López El Juli y Ginés Marín.

Viernes 27. Toros de Hermanos García Jiménez y Olga Jiménez para Morante de la Puebla, José María Manzanares y Alejandro Marcos.

Sábado 28. Toros de Jandilla para Juan José Padilla, Alejandro Talavante y Andrés Roca Rey.

Twitter @Twittaurino

Santander Feria de Santiago 2018: Corridas de Toros

Plaza-de-Toros

Todas las toreros del momento estarán en la Feria de Santiago de Santander, que se desarrollará del 22 al 28 de julio, con una corrida de rejones, una novillada con picadores y cinco corridas de toros, un formato idéntico al del año anterior.

El equilibrio entre matadores consagrados y jóvenes valores vuelve a ser la identidad de la Feria de Santiago que han presentado en rueda de prensa la alcaldesa de la ciudad, Gema Igual, y el presidente del Consejo de Administración de la Plaza de Toros de Cuatro Caminos, Constantino Álvarez.

La pregunta que nos hacemos en De SOL y SOMBRA es ¿donde están los hermanos Adame tras sus triunfos en Madrid? ya que poco a poco se dan a conocer los carteles de las ferias importantes del verano y los mexicanos no aparecen.

Los carteles:

La feria comenzará el 22 de julio con la corrida de toreo a caballo, con seis reses de Los Espartales, para Sergio Galán, Diego Ventura y Leonardo Hernández.

El lunes 23 tendrá lugar la novillada picada en la que se correrán seis utreros de Zacarías Moreno que lidiarán Pablo Mora, Francisco De Manuel y Antonio Grande.

El martes 24, Javier Cortés, Fortes y Román harán el paseíllo para enfrentarse a seis toros de La Quinta.

El 25 de julio, Día de Santiago, se lidiarán cuatreños de Miranda y Moreno que estoquearán Miguel Ángel Perera, Cayetano y Álvaro Lorenzo.

El jueves 26, Enrique Ponce, El Juli y Ginés Marín están acartelados con el encierro de Garcigrande y Domingo Hernández.

El viernes 27, Morante de la Puebla, José María Manzanares y Alejandro Marcos matarán la corrida de Hermanos García Jiménez.

La feria concluirá el sábado 28 con los toros de Jandilla para Juan José Padilla, Alejandro Talavante y Roca Rey.

Twittaurino @Twittaurino

TOROS SANTANDER: Incontestable triunfo de Ginés Marín como fin de feria en Santander

Ginés Marín.

Por Juan Antonio Sandoval.

Santander, 29 jul (EFE).- El diestro Ginés Marín descerrajó la puerta grande del coso de Cuatro Caminos tras cortar tres orejas a su lote de Luis Algarra, mientras Enrique Ponce cuaja y pincha al noble cuarto, en lo que fue el último festejo de la Feria de Santiago de Santander.

FICHA DEL FESTEJO.- Ocho toros de Luis Algarra, con dos sobreros jugados como sexto bis y ter, desiguales de presentación. Sin poder ni entrega el primero; noble el segundo; extraordinario por el pitón derecho el tercero; muy noble el cuarto; soso el quinto; el sexto, devuelto tras partirse un pitón de salida; le ocurrió exactamente lo mismo al sexto bis; frenado el sexto ter.

Enrique Ponce: media desprendida y muy tendida (ovación tras leve petición); y pinchazo, y media ligeramente desprendida (oreja tras dos avisos).

Cayetano: media tendida y atravesada, y descabello (silencio); y pinchazo y estocada muy tendida (silencio).

Ginés Marín: estocada (dos orejas); y estocada trasera (oreja con petición de la segunda).

En cuadrillas, Iván García y Alberto Zayas saludaron tras banderillear al quinto

Séptima y última de la Feria de Santiago. Se rozó el lleno absoluto en tarde muy calurosa y algo ventosa.

————————

LA PASIÓN POR GINÉS MARÍN

El viento y la cuesta arriba del lomo del primero de Luis Algarra jugaban a la contra en el inicio del último festejo de la Feria. Entre las dos rayas planteó Enrique Ponce la faena de muleta, territorio acorde a la condición del toro: un animal que nunca humilló, siempre a la defensiva y de poco poder.

El habitual milagro poncista de transformar mulos en bravos se demoró más de la cuenta, hasta que llegó una diestra ligada de sutiles toques para manejarlo. Fue la única rotunda.

El burraco segundo también fue altón y de abundante osamenta para cargar sus 595 kilos. Sin embargo colocó la cara abajo ya desde los remates en los burladeros. Acreditó fijeza y obediencia. Nobleza absoluta. Y temple, como en uno de pecho que duró una eternidad. La casta y la transmisión, justas. Por el izquierdo era un jubileo que no llegó a ganar Cayetano, siempre en la corta distancia.

El generoso cuello del castaño tercero hacía presagiar buenas cosas. Ginés Marín así lo interpretó y lo recibió con el capote con ambas rodillas en tierra. Hasta los medios se fue. El encuentro con el caballo de picar fue un visto y no visto. Ni en un tentadero se da tan poco a las vacas.

Con el motor intacto, más con su temple natural, el que traía de la dehesa, lo fue acompasando Ginés, que inició con la máxima de Antoñete del “pronto y en la mano”, toreando en redondo y citando desde la lejanía, pues nada había que probar por el manantial del pitón derecho. Dos tandas magistrales pusieron de acuerdo a Cuatro Caminos, con dos de pecho abrochados en la hombrera.

Se rebrincó “Solterón” en el toreo al natural y, con el animal a menos, la listeza del joven matador le llevó a aprovechar el estado de euforia del público, enjaretar bernadinas e irse rápido a por el acero. Se fue tras él muy despacio. Hasta la empuñadura lo dejó en la que fue la estocada de la tarde y, probablemente, de la Feria. Dos orejas.

Buena lámina tuvo el colorado cuarto, bajo, diseñado para entregarse en los engaños. Ponce lo abrió un poco más allá de la segunda raya. Ahí aconteció todo, en terrenos del 7. Despacito no. Más despacio aún. A cámara súper lenta. Por la mano derecha, en el espacio de un baldosín, se sucedieron series amplias, de finísimo engarce. Los pitones por encima de los lazos de las zapatillas y los costillares, muy sangrados, fundiéndose con la taleguilla.

Hubo naturales de una sutileza infinita. Además, un cambio de mano marca de la casa, la poncina que quedó inconclusa y para resarcirse unos solemnes doblones por bajo como epílogo. La obra de arte consumada encontró el freno de un pinchazo antes de una estocada que tardó en matar.

El abanto y hondo quinto traía unos pitones poco presentables para esta plaza. Cayetano se espesó en quehacer de gran metraje, espesado aún más por la sosería del animal

El sexto se partió el pitón izquierdo al rematar en un burladero. Fue devuelto. En un sorprendente “déjà vu” ocurrió lo mismo con el sexto bis, del mismo hierro, también a los corrales.

Al sexto ter, también de Algarra, lo meció a la verónica Ginés Marín, que dio luego solemnidad a las chicuelinas. Fue un toro frenado en seco. Un buey. Ginés le buscó las vueltas. Y logró dar gusto al público con su arrimón. Hasta la segunda oreja le pidieron.

Fuente: La Vanguardia 

5ª Feria de Santiago: Puerta Grande para El Juli en Santander 


Por Alfredo Casas. 

Concluyó la quinta de la Feria de Santiago con la salida a hombros de Julián López ‘El Juli’. Lo hizo tras cortar una oreja a cada uno de los ejemplares de su dispar lote. De pelo castaño, aleonado, recogido y apretado de carnes el que rompió plaza; negro, algo más armado, montado, largo de manos y viga y voluminoso el que hizo cuarto.

Fijo, noble a más no poder y de almibarada condición, ‘Pocapena’ pudo parecer justo de fuerzas y falto de chispa en el transcurso de los dos primeros tercios. Conocedor como ninguno de las vacadas propiedad de Domingo y Justo Hernández, ‘El Juli’ inició el trasteo de muleta sin atosigar ni molestar a su oponente. Siempre a su altura y a su aire. 

Hasta la tercera serie en redondo no apretó los embroques el madrileño, ni le bajó la mano. Tras un primer fallido intento por el pitón izquierdo, el toro se abrió en exceso y soltó la cara, Julián pulseó y gobernó con la mano diestra las embestidas en series de macizo armazón. Tras un cambio de mano por la espalda, naturales de uno en uno, de enfrontilada y precisa ejecución. Y, entonces, dos nuevas tandas, sometidas y ligadas, en las que atacó a un astado al que él encontró su notable fondo. Recreado en los postreros circulares invertidos, jaleados al unísono por los tendidos, un pinchazo y una estocada desprendida. Oreja al esportón.

Tras el toro de la reaparición de Roca Rey, herido en Pamploan durante la Feria del Toro, se corrió un morlaco reservón de salida que, nada más notar la puya de José Antonio Barroso, se dolió hasta tal punto que rompió la vara. Suelto y desentendido en banderillas, Álvaro Montes sudó la gota gorda durante la brega. Por si fueran pocas las dificultades, los arpones de las banderillas descompusieron aún más las acometidas del informal y áspero ‘Apreciado’. Violento y huidizo por el lado derecho, la opción fue el pitón izquierdo, por donde el toro arrollaba, pero al menos se quedaba en la suerte. Toques fijadores y mano de hierro para bajar los humos al bronco manso que, afligido y rajado, terminó buscando las tablas en los terrenos de sol.

Allá que se fue ‘El Juli’ dispuesto a arrancarle la oreja por lo penal. Lo hizo en series de vibrante engarce –no consintió el diestro que el toro encontrara la puerta de huida– y periférica ejecución. Todo por fuera y para fuera. Recursos del toreo. Rubricada la emotiva labor de pinchazo hondo y agarrado y un descabello, el respetable demandó el trofeo hasta conseguirlo.

A las puertas de acompañar a ‘El Juli’ se quedó Miguel Ángel Perera que no ocultó su enfando con la presidencia, tras negarle el usía el apéndice del segundo en el orden de lidia. Fue ‘Borrachín’ un toro, pronto y encastado, de incesantes y enceladas embestidas. Abundante y templado el saludo capotero. Una pantomima el tercio de varas. Y un hierático y vertical quite por saltilleras y gaoneras.

Pases cambiados, muletazos por alto, un cambio de mano y uno de pecho, sin mover un milímetro las zapatillas, para abrir faena. Pausada, templada y profunda la primera tanda de derechazos. Exigente a más no poder la segunda, sin prácticamente soltarlo de los vuelos. Igualmente severa la primera serie de kilométricos naturales, rematados por debajo de la pala del pitón, tras los que el toro comenzó a venirse recto y menos descolgado, provocando dos desarmes que rompieron la armonía. Con el toro venido a menos, un arrimón de órdago hasta el arreón final. Y una estocada trasera y tendida, que necesitó de un descabello. Se pidió la oreja con la fuerza justa y el presidente optó por hacerse el digno. Con la feria que lleva.

Superado el mal trago, el diestro extremeño lidió un voluminoso ejemplar de emotiva movilidad y largos viajes, mientras duró la inercia. Antes de que Perera le armara un gazpacho en la corta distancia, el diestro comenzó empujando y acomodando al toro a su altura en tandas de empastado ritmo y largo trazo. Doblado el toro, Miguel Ángel paseó una oreja. La colocación de la espada será el argumento por el que no se le concedió la segunda.

Completó terna Roca Rey. Visiblemente incómodo frente al tercero, un astado sin ritmo, descompuesto y a la defensiva, que enganchó permanentemente las telas del perueano, Andrés no pudo desquitarse con el ejemplar que cerró plaza. Fue ‘Pillero’ un descastado morlaco que no paró de lanzar gañafones a diestro y sinientro. El público no consintió que Roca porfiara con tan deslucido ejemplar.

La corrida

SantanderPlaza de toros de Cuatro Caminos. Jueves, 27 de julio de 2017. Quinto festejo de abono. Corrida de toros. Tarde entoldada y bochornosa, de abanicos. Lleno hasta la bandera. Cuatro toros de Garcigrande –1º, 2º, 3º y 5º– y dos de Domingo Hernández –4º y 6º– (540, 503, 534, 523, 517 y 555 kilogramos): presentada en dos lotes, terciados los tres primeros, bastos, voluminosos y aparentes los tres siguientes. Justitos de cara. Noble, de buena condición y enclasado el primero; pronto, encastado y con medido fondo el segundo; díscolo, correoso y a la defensiva el tercero; manso, bronco y rajado el cuarto; de mentirosa y briosa movilidad, toro de público, el quinto y descastado, sin clase y topón el que completó el encierro.

Julián López ‘El Juli’ (tabaco y oro) Pinchazo y estocada desprendida (oreja tras aviso) y pinchazo hondo, trasero y agarrado, y descabello (oreja). Salió por la puerta grande.Estocada trasera y tendida y un descabello (gran ovación con saludos tras petición) y estocada baja y descabello (oreja con petición de la segunda).

Miguel Ángel Perera (prusia y oro) Estocada trasera y tendida y un descabello (gran ovación con saludos tras petición) y estocada baja y descabello (oreja con petición de la segunda).

Roca Rey (verde hoja y oro) Pinchazo y bajonazo al encuentro y soltando la muleta (silencio) y estocada entera y en lo alto (silencio). 

Incidencias: Destacar entre las cuadrillas las actuaciones de José María Soler, Curro Javier y Javier Ambel Posada, que se desmonteró tras banderillear al quinto.

Publicado en El Diario Montañes

4ª Feria de Santiago: Una buena corrida de Adolfo Martín se va con las orejas puestas en Santander


Por Juan Antonio Sandoval.

Santander, 26 jul (EFE).- Una buena corrida de Adolfo Martín se ha ido con las orejas puestas después de que los tres toreros que hicieron hoy el paseíllo en la cuarta de feria en Santander no acabaran de aprovecharlos convenientemente.

FICHA DEL FESTEJO.- Seis toros de Adolfo Martín, bien presentados, serios y de parejas hechuras. Suavón el primero; desigual, dejando estar, el noble segundo; de buen pitón izquierdo el tercero; notable por los dos lados el encastado cuarto; muy enclasado el nobilísimo quinto; frenado y duro el sexto.

Manuel Jesús “El Cid”: dos pinchazos y estocada arriba (palmas); y tres pinchazos y estocada atravesada (ovación tras aviso).

Paco Ureña: estocada arriba (ovación); y gran estocada (silencio).

José Garrido: pinchazo y estocada desprendida (ovación tras aviso); y casi entera y seis descabellos (silencio).

Cuarta de abono de la Feria de Santiago. Tres cuartos de entrada en tarde agradable.

LOS “ADOLFOS” VUELVEN A CONVENCER

Largo y ensillado, con un valle en mitad del lomo, apareció el primero que salió barbeando tablas. En cuanto se estiró mostró estar hecho cuesta abajo. Y así, acorde a sus hechuras, empezó a humillar desde el primer tercio. Se le picó muy mal, trasero y aplicando tres aguijonazos en el único encuentro con la acorazada.

Mantuvo el ritmo el toro en el medido quite por delantales de El Cid, que lo brindó al público: el indulto de “Madroñito“, del mismo hierro y en la misma plaza, el año pasado, siempre presente.

Fue un ejemplar de la versión más amable de lo de Adolfo Martín, de mayor profundidad por el pitón izquierdo, por donde basó el Cid un quehacer de más a menos con naturales enclasados sólo en los primeros “rounds”.

Más alto de agujas fue el segundo, cárdeno claro, con las puntas de los pitones mirando al cielo, tibiamente ovacionado de salida.

Paco Ureña compareció con la paliza recibida en Valencia retumbando en los huesos. El “adolfo” alternó sedosos deslizares con tornillazos, de ahí el desarme al natural. Sólo una tanta a derechas tuvo jerarquía. De ahí en adelante el trasteo entró en tendencia bajista. Lo mató por arriba.

Horquillón” hizo tercero. Un tío, con dos señores pitones, abriéndolos, desafiante la expresión y con cuajo. En el segundo tercio empezó a colocar la cara con clase en los capotes. Con ese inclinar las sienes como signo de entrega. Hacer el avión le dicen.

Empujó entregado en el caballo. Inició José Garrido de rodillas en redondo y se demoró en exprimir el pitón bueno, el izquierdo. Incluso por ahí hubo intermitencias, con la colocación al hilo del pitón como común denominador.

Se desperezó la tarde con el vibrante galopar hacia el caballo del cuarto, al que no se le hizo bien la suerte de varas. Esperó mucho en banderillas pero abrió la veda de las emociones desde que El Cid le citó desde la larga distancia.

Pedía sitio “Horquillero“. Cuando se lo dio su matador surgió la emoción del toreo largo y ligado en dos rondas a derechas. En la distancia más corta era menos agradecido y no retomó vuelo el trasteo hasta una zurda abrochada con uno bueno de pecho. Hasta tres veces lo pinchó.

También fue reseñable el empuje en el caballo del quinto, al que le taparon la salida para darle todo el castigo en el único encuentro. Ureña no fue capaz de aprovechar su enclasado ritmo lento, como mexicano. Y lo tuvo por ambos pitones. Sin embargo se tiró con fe tras el estoque y lo dejó arriba.

Complicado resultó el último, acostándose por ambos lados, dejando inédito a Garrido.

Publicado en La Vanguardia 

3ª Feria de Santiago de Santander: De la creación de Talavante al triunfo de Manzanares y Marcos 

Entradón para la 3ª de Santander.

Por Rosario Peréz.

Tan cerca andaba de «Depravado» que Alejandro Talavante se reflejaba en sus pupilas. O viceversa. Traía este toro de García Jiménez la nobleza y la calidad en sus embestidas, aunque se encontraba en el límite, justito de todo… Y de todo le hizo el extremeño con capote y muleta. Unos estatuarios y la zurda pusieron la plaza en ebullición. Sobre su broncínea izquierda siguió, con naturales lentificados y un pase de pecho a la hombrera contraria. Despacioso y con majestuosidad, muy encajado por momentos también a derechas. Sorprendió con una arrucina, un afarolado, las luquinas… Y se atornilló en la arena en un parón mirando al tendido, en una imagen de rememoranzas manoletistas, en blanco y negro. Las bernadinas abrocharon la creación antes de la estocada, pero necesitó del verduguillo y el premio quedó en una oreja. El acero le privó de la salida en volandas con el manejable quinto, en el que ligó hasta media docena de molinetes.

Sí cruzó la puerta grande Manzanares, arrebatado en el importante «Fanfarrón», que regaló grandes embestidas entre otras más informales. Tal vez por ello faltó a veces conjunción, aunque hubo muletazos superiores por ambos pitones, en los que el alicantino barrió la negra arena, y profundos pases de pecho en una emocionante obra, sellada con un espadazo recibiendo que le otorgó las dos orejas. Antes había exprimido con estética al renqueante segundo, que sangró mucho en varas.

Alejandro Marcos, que tomó la alternativa con un «Esaborío» que se movía a altas revoluciones, salió a por todas en el más cuajado y buen sexto. Faena de arrojo y ambición, con pasajes ilusionantes. Ni el pinchazo le privó de sumarse a la fiesta para marcharse a hombros en la variada e interesante corrida de los tres hierros de Matilla.

FICHA

PLAZA DE TOROS DE SANTANDER. Martes, 25 de julio de 2017. Tercera de Feria. Lleno aparente. Toros de Olga Jiménez (1º y 4º), Hermanos García Jiménez (2º, 3º y 5º) y Peña de Francia (6º), de variada presencia y juego; ovacionados 4º y 6º.

JOSÉ MARÍA MANZANARES, de burdeos y oro. Pinchazo y espadazo. Aviso (silencio). En el cuarto, estocada recibiendo (dos orejas).

ALEJANDRO TALAVANTE, de lila y oro. Estocada y dos descabellos. Aviso (oreja). En el quinto, pinchazo, estocada y tres descabellos. Aviso (silencio).

ALEJANDRO MARCOS, de purísima y oro. Pinchazo, estocada contraria tendida y estocada caída. Aviso (silencio). En el sexto, pinchazo y estocada defectuosa (dos orejas).

Publicado en ABC.