Archivo de la categoría: Santander

Santander Feria de Santiago 2016 – Corridas de Toros

De S y S.

La Feria de Santiago de Santander contará este año, del 24 al 30 de julio, con cinco corridas de toros, una de rejoneo y una novillada con picadores, y la presencia, en su vuelta a la capital cántabra, de Enrique Ponce, El Juli, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante, entre otros.

El alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, que ha estado acompañado del presidente del consejo de administración de la plaza de toros, Constantino Álvarez, y de los toreros Juan del Álamo y Gonzalo Caballero, ha presentado en rueda de prensa, en el Palacio de la Magdalena, los carteles de esta feria, que cuenta con un presupuesto para contratación de toreros y ganaderías de 864.000 euros.

De la Serna ha reconocido que no es ‘la persona más taurina de la ciudad’, pero ha resaltado que la Feria de Santiago es parte de la historia de la capital cántabra, y genera ‘un impacto económico de 7 millones de euros’.

Respecto a la moción, aprobada por el pleno municipal con los votos de la oposición, para retirar la actual subvención municipal de 100.000 euros a la feria, De la Serna se ha mostrado ‘un poco más optimista’ respecto a esa situación, aunque ha dicho que no puede desvelar más.

‘Ha sido importantísimo lo que las peñas taurinas han hecho manifestando su compromiso con la Feria de Santiago’, ha añadido también, respecto a ese acuerdo plenario y a la reunión posterior de los presidentes de las agrupaciones taurinas para tomar medidas en apoyo a la feria.

El alcalde ha señalado que ‘la cosa puede experimentar un cierto giro desde el punto de vista político, no como consecuencia de acciones del Ayuntamiento’, sino por la manera en que las peñas han expresado la importancia de esta feria.

‘Cada euro que pongamos en esto retorna 70 para la ciudad y no hay ni un solo espectáculo en Santander en el que se genere un retorno de estas características: ni conciertos, ni espectáculos culturales. Aunque no sea taurino, mal alcalde sería si dejara que acabara la feria’, ha apostillado el regidor municipal.

El presidente de la empresa municipal que gestiona la plaza de toros Álvarez ha explicado, respecto a los carteles, que “los puestos son limitados”, y que, en algunos casos, no ha habido acuerdo económico con los toreros o ha existido incompatibilidad entre los matadores y las corridas. Ha señalado, asimismo, que se ha intentado llevar a cabo ‘un relevo generacional’, y ha apuntado que son nuevos los novilleros Luis David Adame y Rafael González, y debutarán como matadores Ginés Marín, Roca Rey y Gonzalo Caballero. Recordó, por último, que los matadores que salieron por la puerta grande en 2015 repiten este año.

Constantino Álvarez señaló, por último, que se ha reducido el gasto en contratación de toreros y ganaderías, que fue de 943.000 euros, y se ha hecho un ‘reajuste’ en el precio de abonos y entradas.

Los carteles de la Feria de Santiago son los siguientes:

Domingo, 24 de julio. Espectáculo de rejoneo. Andy Cartagena, Leonardo Hernández y Lea Vicens (toros de Sánchez y Sánchez).

Lunes, 25. Morante de la Puebla, Alejandro Talavante y Ginés Marín (toros de Núñez del Cuvillo).

Martes, 26. Enrique Ponce, Juan del Álamo y Roca Rey (toros de Miranda y Moreno).

Miércoles, 27. Novillada. Alejandro Marcos, Luis David Adame y Rafael González (novillos de José Cruz).

Jueves, 28. El Juli, Miguel Ángel Perera y Roca Rey (toros de Garcigrande).

Viernes, 29. Juan Bautista, David Mora y Gonzalo Caballero (toros de El Tajo y La Reina).

Sábado, 30. Manuel Escribano, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante (toros de Adolfo Martín).

Anuncios

COSO DE CUATRO CAMINOS DE SANTANDER: 125 AÑOS

El 25 de julio de 1.890 se inauguró la actual plaza de toros de Cuatro Caminos con un aforo inicial de 11.700 localidades, tras sucesivas remodelaciones en aras de mejora de la comodidad, la última en 2003, se redujo hasta las 10.045 localidades que constituyen el aforo actual.

No fue esta la primera plaza de toros que tuvo Santander pues hubo otras dos anteriores; la primera plaza estable se construyó en la década de 1840 en la actual calle de San Luis, detrás de la calle Burgos. La segunda plaza se inauguró el 4 de agosto de 1.859 con una corrida en la Cúchares y El Tato se encerraron con astados salmantinos de Veragua y Rodríguez y tuvo vida hasta 1.890 en que se inauguró la actual.

Todo ello da fe de la tradición taurina de Santander que pese a pasar por altibajos, actualmente se encuentra totalmente consolidada. El arquitecto fue Alfredo de la Escalera y la construcción se hizo sobre obra de mampostería, ladrillo, hierro y madera, rematada con una arcada de estilo mudéjar. El ruedo tiene un diámetro de 51 metros y consta de tendidos y dos gradas.

La primera corrida de toros fue del Conde de la Patilla y la lidiaron Cara Ancha y Luis Mazzantini que repitieron actuación el día 27 del mismo mes de julio. La tercera corrida fue una encerrona del diestro Guerrita que lidió seis toros del Marqués de Saltillo, aunque en realidad solo fueron cinco pues el último se lo cedió al sobresaliente Miguel Almendro.

En 1.913 se celebró la llamada corrida monstruo que tuvo repercusión nacional ya que en realidad fueron tres corridas de toros en una: la primera a las 10,30 de la mañana en la que Vicente Pastor, Cocherito de Bilbao y Torquito lidiaron astados de Benjumea; la segunda fue a las 3,30 de la tarde con toros de Parladé para Machaquito y Joselito y tras esta se celebró la tercera con toros del Marqués de Saltillo para Ricardo Bamba y El Gallo. Las principales figuras de cada época se dieron cita en Cuatro Caminos, desde Joselito, Machaquito y Vicente Pastor hasta los Curro Romero, El Viti, Diego Puerta, el otro Joselito y los más actuales, José Tomás, Ponce, El Juli, El Cid…

Y esta es a grandes rasgos la historia de esta plaza, más que centenaria, histórica a la que deseamos larga vida y sea respetada por los mandamases de cada época sean del color que sean.

Cañaveralejo
Julio 2015

Santander: Ponce se inventa un triunfo ante una impresentable corrida de Nuñez del Cuvillo

Como en Sudamerica se debió de haber sentido Castella con los novillitos que se lidiaron en Santander.

Santander, 22 jul.- Enrique Ponce fue el triunfador de la tarde de hoy en Santander, gracias a una actuación magistral en la que se impuso a un lote de pocas opciones para inventarse dos faenas, que, a la postre, le permitieron salir por la Puerta Grande.

25 AÑOS DE MAGISTERIO

¿Cómo abrir una puerta grande atrancada por un lote de dudosas cualidades, con un segundo absolutamente imposible? La respuesta es Ponce.

El primero tuvo déficit de cuello y de pitones: cornicortísimo, y con la carita lavada, además, en su estrechara de sienes. El quite de Ponce, dos verónicas y larga, marcó lo que iba a ocurrir: todo había de ser muy medido, que no andaba sobrado de energías ni de profundidad en el viaje.

Parecía ser ese toro prototípico para Ponce: el “toro medio”. Y en la segunda serie diestra, empezó la Fiesta, rompiendo la viga del animal en dos redondos curvilíneos rematados en la cadera, mientras la cintura del diestro acompañaba con su proverbial gracia. El burel empezó a protestar en la siguiente ronda, pero el temple fue el presupuesto que permitió el toreo ligado, que brotó de nuevo.

Al natural, hubo tres de tronío. Luego, uno de esos cambios de mano eternos. Y más naturales, con explosión en el final ligando dos con un molinete y uno de pecho al ralentí. Aunque el animal iba a menos, la faena fue a más.

El cuarto no tuvo alma. Andarín, sin celo, desprovisto de clase, se venía a empellones, dando tarascadas. Tan tosco era, que hasta a Ponce le tropezó la muleta en alguna ocasión, porque la única forma de intentar el milagro era a media altura, y por ahí soltaba mucho la cara.

Enrique quería la puerta grande de una plaza que siempre le trató con dureza, y de ahí que se extendiera y terminara inventándose una faena que se antojaba imposible.

La seriedad del encierro no mejoró con el segundo, gacho, aunque con rizos en la frente. La suerte de varas fue un trámite, y no es que Castella quisiera dejárselo crudo: es que ‘Miraflores’ perdía las manos continuamente. Y, efectivamente, en un pase del desdén en el inicio del trasteo de muleta, volvió a caerse.

¿Toro es Toro? Foto Arjona para Aplausos.

Acorde a lo que tenía delante, Castella muleteó en línea recta, dándole mucho sitio. Fue capaz de llevarle cosido a los flecos en labor técnicamente importante pero de importancia relativa dada la poca entidad de su antagonista.

El quinto fue el más claro y franco, y Castella atacó desde el inicio con sus clásicos pendulazos. Luego, dos series en redondo inmaculadas, ligadas y aterciopeladas. Cercanías, carrusel desde los costillares, circular, desplante y el público feliz. Oreja para él.

El tercero daba antes con el morro que con los pitoncitos que gastaba. Aplomado de salida, feble, hasta que empezó a dar oleadas de manso hacia la acorazada de picar. Caos en el ruedo. Ante semejante buey de carreta, el matador alicantino compuso una faena en la que hubo más cites que muletazos.

Primorosa fue la lidia del sexto, que tuvo mucho clase y ese tranco de más, aunque con la fuerza justa. Inició Manzanares tanteando en dos diestras cortas. Cuando se decidió a atacar por la misma mano, el toro respondió y permitió la explosión estética.

Bajó la cosa con la zurda. De vuelta al pitón derecho, extraordinario para el torero, la faena volvió a cobrar jerarquía plástica, incluso cuando lo aliviaba por arriba. Con dos orejas en la mano, se lió a pinchar.

FICHA DEL FESTEJO.- Toros de Núñez del Cuvillo, muy mal presentados. El sexto, el mejor, tuvo mucha clase y larguísimo recorrido; el primero, repetidor sin ir hasta el final; segundo, débil; un mulo el tercero; el cuarto fue brutote, sin clase; el quinto, noble, se apagó pronto.

Enrique Ponce: estocada desprendida (oreja tras aviso); estocada y descabello (oreja tras aviso).

Sebastián Castella: estocada desprendida (ovación); media atravesada y tendida (oreja).

José María Manzanares: tres pinchazos, metisaca, pinchazo y casi entera tendida (silencio tras aviso); y dos pinchazos, casi entera y tres descabellos (silencio tras dos avisos).

Rafael Rosa y Luis Blázquez saludaron tras parear al sexto.

La plaza rozó el lleno en los tendidos.

Ponce. Foto de Arjona para Aplausos.

Fuente: http://www.radiointereconomia.com/2015/07/22/enrique-ponce-se-inventa-un-triunfo-de-puerta-grande-en-santander/

Valencia: Y la luna le canta a Miguel Abellan.

DSC_7629
Foto Aplausos.com

Valencia, 24 de julio de 2014. Cuarta de feria. Nocturna. Toros de Las Ramblas, justos de presentación y de juego desigual. Juan José Padilla, silencio en su lote. Miguel Abellán, oreja y dos orejas. El Fandi, oreja y palmas. Entrada: Casi dos tercios en noche agradable.

De SOL y SOMBRA.

Épica noche la protagonizada por Miguel Abellán en Valencia. Tras sufrir una soberana páliza, salió de la enfermería para estoquear al quinto al que cortó dos merecidas orejas. Abellán fue prendido cuando ejecutaba unas manoletinas tras una faena de muletazos ligados y redonda de principio a fin. Dos orejas cortadas a ley.

Con su primero, cortó una merecida oreja, pues dejó constancia de su pundonor y raza en faena de entrega.

El Fandi paseó un trofeo del tercero, un toro bravísimo en los primeros tercios, que salió al ruedo con muchos pies y al que el granadino pegó hasta cuatro largas cambiadas de rodillas.

Y todavía siguió embistiendo el de Las Ramblas, aunque ya agotado de tanta entrega y sin apenas recorrido, a la muleta de un Fandi populista, que le dio la “fiesta” que el público le pedía.

Juan José Padilla fue el único de la terna que se fue de vacío en noche tan propicia. Apenas estuvo cinco minutos delante del primero, que acusó hasta pararse dos fortísimos puyazos.

El cuarto tampoco duró demasiado, pero hasta que huyó rajado a tablas hizo una espectacular pelea en varas, en la que derribó con fuerza en dos de los tres puyazos que tomó.

Parte médico de Miguel Abellán: “Contusión torácica en hemitórax derecho. Contusión en miembro superior derecho y costilla del mismo lado. Consciente y orientado. Problable fractura-fisura costal. Pronóstico reservado. Trasladado al Hospital Casa de Salud para estudio radiológico. Firmado: Cristóbal Zaragoza”.

TARDE BOCHORNOSA EN SANTANDER

Por El Guerra.

Abrio la tarde un vaco porque no sabiamos si era un toro en verdad el de Garciagrande, eso si el vaco era docil y descastado, parecia uno de esos animalitos que se les da cuerda para que vayan  y vengan sistematicamente.

A ese animal descastado e inofensivo El Juli le vio su buena condición desde el principio, lo brindó al público y comenzó un trasteo encorvado, a mil por hora y con gran velocidad lo mato de un sartenazo trasero y como estaba en una plaza de segunda, pero que ayer parecia de quinta le dieron dos orejas. Con el cuarto, que era otro vaco pero mas retacado de kilos, el de San Blas anduvo nuevamente ventajoso y vulgar pero esta vez muy poco efectivo con la espada.

Perera que esta en un gran momentó esta temporada, pego cualquier cantidad de muletazos a dos animales inofensivos, muy anovillados y a cada uno le tumbo una oreja. Ureña tambien se unio a la fiesta con dos trasteos irregulares en donde apenas dejo aflorar sus buenas maneras, pero en cambio dejo en evidencia su falta de ritmo y sitio.

En resumen lo sucedido en Santander el dia de ayer no fue de segunda, fue mas bien de quinta.

Santander. Cuarta de feria. De fraude, flojera y otras inquietudes.

img_64992

Santander. Cuarta de la Feria de Santiago. Se lidiaron toros de Montalvo, terciados de presentación. El 1º, deslucido; el 2º, noble y de calidad, aunque le fallan las manos; el 3º, manejable y mirón; el 4º, inválido; el 5º, mansote, complicado y con transmisión; y el 6º, deslucido por flojo. Casi lleno.

Morante de la Puebla, de mandarina y oro, estocada perpendicular, descabello (silencio); dos pinchazos, estocada (pitos). José María Manzanares, de azul pavo y oro, media (silencio); estocada (oreja). Juan del Álamo, de verde manzana y oro, tres pinchazos, media (silencio); estocada trasera, aviso (silencio).

Por Patricia Navarro.

A Juan del Álamo le vimos inquieto por triunfar. Devoraba paso a paso el camino que le conducía al éxito. Y en ese paso a paso, mientras se consumía la tarde minuto a minuto, segundo a segundo nos encontramos con un torero fibroso, todopoderoso, capaz, resuelto, asentado y encajado que se pasó la embestida del tercero por la barriga para hacerle viajar hasta el final. Esa era la ley. Eso era lo que teníamos delante y en esa conjunción Juan del Álamo en su paraíso dejó tandas diestras sobradas y algunas al natural de mayúsculo trazo. Era toreo bueno al que quiso acompañar, envolver, aliñar. Y por ello esa faena al toro tercero de Montalvo, que viajaba largo, pero que medía y miraba antes de hacerlo, que pasaba medio metro del cuerpo, pero había que llevarlo hasta allá, la envolvió con toreo accesorio, de rodillas, desplantes sin demasiado concierto. Nos desnortó de su concepto, pero encantó al público, al que si no hubiera sido por la espada se hubiera llevado de calle.

El de megafonía, cada tarde interrumpiendo a la hora precisa a la que el torero debe salir a saludar (si procede) es de traca también. Treinta segundos después y el bien que anuncia será impartido. Se encajó a torear el sexto como si fuera el último tren, pero el Montalvo tenía los viajes contados. Y al poco, qué poco, no le aguantaron las manos en pie. La imagen era tristona y el arrimón del torero de órdago. Le pudo despuntar el oro del vestido con el pitón sin inmutarse. Aunque lo vergonzoso por engañoso lo vivimos en el cuarto. El segundo turno de Morante. Al salir el toro del caballo rodó cual pelota para no levantarse. Le costó, a gusto estaba ahí. No se sostenía en pie. Sacó el pañuelo blanco el presidente. ¡Para adelante el festín, aunque sea un simulacro! Como era obvio, nada pudo hacer José Antonio Morante. Segundo toro que se birlaba al público. Y en la misma tarde.

El otro fue el de Manzanares, el segundo, desde que salió por toriles se vio que el Montalvo no apoyaba bien de las manos delanteras. Tampoco es tan importante, debieron pensar los responsables. Y al toro, que tuvo una calidad tremenda pero cogido con alfileres, le aguantaron en el ruedo. Manzanares no le apretó nunca, le cuidó y le cuidó hasta hacerle faena. El quinto fue un toro manso, complicado, se coló en varias ocasiones, y con transmisión. Insistió Manzanares en el trasteo y como esta vez resolvió pronto con la espada paseó el único trofeo de la tarde. Lo de Morante con el deslucido primero fue un aperitivo. Sólo que luego con un inválido nos quedamos sin almorzar. Y esta vez era de manual.

Leer más: De fraude, flojera y otras inquietudes – La Razón digital http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/6985139/toros/de-fraude-flojera-y-otras-inquietudes#Ttt1iY5kCv8Luawg

Prevaleció la cantidad sobre la calidad, con Fortes de infarto en Santander.

Prevalecio-cantidad-calidad-Fortes-Santander_TINIMA20140722_1121_5

Poco que contar en el tercer festejo de abono de la Feria de Santiago de Santander, un espectáculo en el que prevaleció la cantidad sobre la calidad, y en el que se vio a un Jiménez Fortes de infarto, a pesar de que Juan José Padilla cortara una oreja y Antonio Ferrera diera una vuelta al ruedo.

De SOL y SOMBRA.

Poco que contar en el tercer festejo de abono de la Feria de Santiago de Santander, un espectáculo en el que prevaleció la cantidad sobre la calidad, y en el que se vio a un Jiménez Fortes de infarto, a pesar de que Juan José Padilla cortara una oreja y Antonio Ferrera diera una vuelta al ruedo.

FICHA DEL FESTEJO.– Toros de El Puerto de San Lorenzo, correctamente presentados, colaboradores pero sin chispa, faltos de un punto de casta. El primero duró dos series en redondo; el segundo tuvo buena condición pero poca fuerza; el tercero iba y venía sin transmitir; cuarto, bueno cuando se le hicieron la cosas bien; quinto, sosote; y sexto, deslucido.

Juan José Padilla: estocada algo trasera (oreja); y media tendida y ocho descabellos (silencio tras aviso).

Antonio Ferrera: estocada caída (palmas tras aviso); y estocada trasera y descabello (aviso y vuelta al ruedo tras petición).

Saúl Jiménez Fortes: media muy tendida, pinchazo, casi entera arriba y dos descabellos (silencio tras aviso); y pinchazo y casi entera (palmas tras aviso).

Tras la muerte del tercer toro, ingresó en la enfermería de la plaza Saúl Jiménez Fortes, que fue intervenido de “herida en cara anterior del muslo derecho que afecta a piel y tejido muscular subcutáneo. Tras limpieza de la misma, se procedió a suturar planos musculares y piel. Pronóstico leve. El diestro retornó al ruedo durante la lidia del quinto”.

La plaza tuvo tres cuartos de entrada.

MUCHO METRAJE, POCO CONTENIDO

La corrida duró dos horas y cuarenta y cinco minutos. Teniendo en cuenta que no se devolvió ningún toro a los corrales y que únicamente recorrieron el anillo Juan José Padilla, que cortó una oreja del primero, y Antonio Ferrera, que dio una vuelta al ruedo en el quinto, el metraje del espectáculo fue excesivo.

Ello se debió al empeño de los matadores en prolongar faenas que nunca remontaron el vuelo. Lo único que se elevó hacia las alturas celestes fueron las gaviotas que detectaron la comida que algunos espectadores de los tendidos de sol habían arrojado al ruedo.

Jiménez Fortes cobró en dos ocasiones. Anunció que venía dispuesto a todo en un quite por chicuelinas de infarto al tercero, que ya se le había vencido en el saludo a la verónica. El toro acudía al engaño como por compromiso, sin terminar de entregarse.

Fortes le enjaretó no menos de cuarenta muletazos, ninguno de los cuales quedará para el recuerdo. Fue una labor deslavazada, sin mando sobre el animal que, en el arrimón final, le prendió por el muslo derecho, infiriéndole un puntazo. Fue atendido en la enfermería y retornó al ruedo con un pantalón vaquero en lugar de la taleguilla.

El sexto fue el más deslucido del encierro, y quien resultara triunfador de la Feria de Santiago de 2013 hizo un esfuerzo por reeditar laureles, destacando sólo dos verónicas y media muy atalonado y un buen quite con el capote a la espalda.

Los muletazos más despaciosos de la tarde los enjaretó Antonio Ferrera. Fueron dos derechazos al ralentí en la segunda mitad de la extensa faena a su primero, bien hecho, de manos muy cortas pero de nulo poder y que perdía las manos cuando se le obligaba por abajo.

El burel quería coger los vuelos de la muleta, pero su escasez de fuerzas le impedía hacerlo con continuidad. Así que la cantidad de pases anodinos se comió los escasos detalles enclasados que ofreció Ferrera.

El matador extremeño molió a muletazos al quinto, que dejó estar sin más.

La única oreja de la tarde fue a manos de Juan José Padilla, que en primer lugar se topó con un toro de viaje muy noble que sólo duró dos series, en las que fue conducido por las afueras. Fue muy mal lidiado, sangró hasta las dos pezuñas y recibió muchos capotazos, lo que condicionó su juego.

Al cuarto, el diestro jerezano tardó en verlo. Cuando se le dejaba la muleta en la cara y tiraba de él -fue las menos veces-, el animal se entregaba.

Juan Antonio Sandoval.

Leer más: Prevaleció la cantidad sobre la calidad, con Fortes de infarto en Santander http://www.teinteresa.es/espana/Prevalecio-cantidad-calidad-Fortes-Santander_0_1179484077.html#WaQ1HnU1TVb5x5X0

SANTANDER: Feria de Santiago 2014 – Corridas de Toros.

1863513

De SOL y SOMBRA.

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, y el presidente del Consejo de Administración de la plaza de toros de la ciudad, Constantino Álvarez, han presentado este martes en rueda de prensa los carteles de la Feria, que se han elaborado, según De la Serna, bajo la premisa de combinar “el necesario ajuste” en los costes de la organización con el “atractivo” de los festejos, de manera que mantenga “el alto nivel de calidad” que caracteriza este ciclo taurino y lo convierte “en uno de los señalados” dentro del calendario de la temporada de toros en España.

El alcalde ha remarcado que, más allá de su carácter taurino, la Feria de Santiago sigue siendo “un importante elemento de atracción de visitantes” y, en consecuencia, de dinamización económica, especialmente para la hostelería y el comercio. De la Serna ha indicado que, como es habitual en la Feria de Santiago, se ha buscado que estén presentes las primeras figuras y los triunfadores de las principales ferias, así como dar oportunidad a toreros jóvenes y a novilleros, y premiar a quienes han tenido actuaciones brillantes en Santander incluyéndolos de nuevo en los carteles.

De esta manera, participarán en la Feria de Santiago 2014 Miguel Ángel Perera (triunfador de San Isidro), Antonio Ferrera (triunfador en Sevilla), Juan del Álamo (torero revelación de San Isidro), Miguel Abellán, que también ha tenido una actuación destacada en Madrid, y Jiménez Fortes, triunfador de la Feria de Santander 2013, así como El Juli, Morante de la Puebla, El Cid, Juan José Padilla y José María Manzanares.

Asimismo, se ha apostado de nuevo por una corrida de rejones, puesto que este tipo de festejos tienen una gran aceptación entre el público santanderino, en la que estarán presentes Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura y Roberto Armendáriz. Las ganaderías que se lidiarán en la plaza de Cuatro Caminos han sido elegidas buscando unos parámetros de calidad que están por encima de la media para una plaza de su categoría, y que incluirán a los hierros de Parladé (mejor corrida de San Isidro); El Puerto de San Lorenzo (mejor toro de San Isidro) y Montalvo (triunfadora de la feria de Sevilla).

La presencia de la ganadería de Victorino Martín para cerrar la feria sigue siendo otro de los sellos de identidad de la Feria, si bien, en esta ocasión, tendrá un carácter especial, puesto que, con motivo del centenario de la Asociación de la Prensa de Cantabria, y fruto del acuerdo alcanzado entre la asociación y el Consejo de Administración de la plaza de toros, esta última corrida del ciclo será denominada “Corrida de la prensa”, tal como ha anunciado el alcalde, quien ha precisado que será lidiada por los diestros Fernando Robleño, Javier Castaño y Luis Bolívar.

El autor del cartel es el artista santanderino Francisco Díaz, que ha realizado una extensa y variada obra como pintor, cartelista, grabador e ilustrador que le ha reportado más de medio centenar de premios y reconocimientos tanto en nuestra comunidad autónoma como en otras ciudades de España. Su obra pictórica se ha centrado en la captura del paisaje de Cantabria, especialmente de Santander que ha sabido plasmar con un estilo muy personal, y que define la imagen elegida para ilustrar la Feria de Santiago 2014 como “un cartel diferente y vanguardista que aúna la modernidad del lenguaje plástico y la técnica utilizada (aerógrafo), con la tradición de una fiesta ancestral como es la de los toros”.

Para la compra de entradas y abonos, habrá una taquilla única, situada en la propia plaza de toros. La venta de abonos fijos y jubilados con carné de abonados se hará los días 9 y 10 de julio. Los nuevos abonados y jubilados sin carné de abonados podrán comprar sus abonos los días 11 y 12 de julio, mientras que las entradas sueltas para todos los festejos se podrán adquirir a partir del 14 de julio. El horario de la taquilla será de 9 a 21 horas, en horario ininterrumpido, para la venta de abonos y entradas sueltas anticipadamente. El mismo día de la corrida, la taquilla estará abierta desde las 11 hasta las 14 horas y, por la tarde, dos horas antes de la corrida.

Carteles de la feria

Domingo, 20 de julio: corrida de rejones Ganadería: Ángel Sánchez y Sánchez Rejoneadores: Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura y Roberto Armendáriz Lunes.

21 de julio: novillada Ganadería: Juan Pedro Domecq y Parladé Novilleros: José Garrido, Fernando Rey y José Ruiz Muñoz Martes.

22 de julio: corrida de toros Ganadería: El Puerto de San Lorenzo Toreros: Juan José Padilla, Antonio Ferrera y Jiménez Fortes Miércoles.

23 de julio: corrida de toros Ganadería: Montalvo Toreros: Morante de la Puebla, José María Manzanares y Juan del Álamo.

Jueves, 24 de julio: corrida de toros Ganadería: Garcigrande Toreros: Julián López “El Juli”, Miguel Ángel Perera y Paco Ureña Viernes.

25 de julio: corrida de la Beneficencia Ganadería: Alcurrucén Toreros: Miguel Abellán, El Cid y Joselito Adame Sábado.

26 de julio: corrida de toros Ganadería: Victorino Martín Toreros: Fernando Robleño, Javier Castaño y Luis Bolívar.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2163337/0/#xtor=AD-15&xts=467263

SANTANDER: Puerta Grande para Bolívar con los Victorinos.

20130727-205949.jpg

De SOL y SOMBRA.

Luis Bolívar, si el mismo Luis Bolívar desangelado del pasado San Isidro, abrió hoy sorprendentemente la puerta grande de Santander, tras cortar dos orejas a una interesante corrida de Victorino Martín.

Ayer Bolívar se sacudió la apatía y la frialdad que lo había perseguido durante las ultimas dos temporadas y demostró que todavía posee buenas maneras y un oficio bien trabajado.

El colombiano dejo ayer afortunadamente a un lado los ventajismos, el pico, las dudas y pudo cortarle una oreja a su primero tras una gran estocada.

Pero donde sorprendió a la afición del Puerto de Santander fue con el sexto del encierro, al que le instrumento una faena templada con reposo (algo que también sorprendió) ante un gran toro de Victorino.

Sin embargo Bolívar se quedo algo corto en su quehacer y de no ser por el gran estoconazo, el resultado hubiera sido otro.

Una oreja finalmente le concedió el palco, para que el moreno diestro sumara dos y pudiera salir en hombros por la puerta grande.

Javier Castaño le corto una oreja al quinto, un toro bravo para una muleta firme, como la de Javier. Su primero lo puso por momentos en apuros y solo fue silenciado.

Francisco Marco cumplió con su lote.

FICHA DEL FESTEJO: Toros de Victorino Martín, bien presentados aunque con desigual juego, destacando el quinto y sexto por su clase.

Francisco Marco: Silencio en su lote
Javier Castaño: Silencio y oreja.
Luis Bolívar: oreja y oreja.

La plaza registro tres cuartos largos de entrada.

Fotos: Arjona para http://www.aplausos.com

20130727-210009.jpg