Archivo de la etiqueta: cornada mortal ivan fandiño

¿La Fiesta en Paz? Ivan Fandiño, ¡hasta siempre! 

Ivan Fandiño. Foto APF.
  • Ecuador taurino, presente
  • En Venezuela, el toreo ausente

Por Leonardo Páez.

Daos prisa porque me estoy muriendo, fueron las últimas palabras del torero vasco.

Falleció ayer el encastado matador vasco Iván Fandiño Barros (Orduña, Vizcaya, 29 de septiembre de 1980) –único diestro al que nunca le interesó brindarle al monarca Juan Carlos– en el Hospital de Mont de Marsan, Francia, tras la cornada en el costado derecho que le propinó el toro Provechito, de la ganadería española de Baltasar Ibán, cuando intentaba un quite en el primer toro de Juan del Álamo; cayó y fue corneado en el suelo, durante la corrida celebrada en la población de Aire Sur L’Adour, en el suroeste francés. Fandiño había cortado la oreja de su primero. Completaba el cartel Thomas Duffau.



Es el destino pero, también, el gusto de la afición francesa por la bravura sin adjetivos, no por el tonelaje, y por los toros en puntas, más esos aciagos 30 o 40 kilómetros que separan una población sin servicios médicos especializados de otra que cuenta con éstos. Ahora vendrá la sucesión de justificaciones de esa tauromaquia ventajista y comodona, tan cara a los que figuran y quienes, por lo mismo, seguramente morirán en su cama y sin zapatos. Daos prisa porque me estoy muriendo, fueron las últimas palabras de Fandiño.

Comentaba un académico venezolano que así como Adriano, quien no obstante haber sido emperador no se le subió el cargo a la cabeza y se permitió cuestionar, nunca prohibir, el circo romano y sus espectáculos antes que por sanguinarios por monótonos, al presidente venezolano Hugo Chávez le entró la ventolera de prohibir, en 2009, la función taurina en el coso Nuevo Circo de Caracas, no por animalista, sino por nacionalista, luego de ser informado de que el único diestro venezolano de nivel internacional que queda es Leonardo Benítez.

¿Para qué sirve, entonces, esa plaza, si propietario y concesionarios no pueden sacar nuevas figuras venezolanas?, cuenta el académico que preguntó Chávez indignado. Pues para que cada año vengan toreros europeos a triunfar y a ganar dinero. ¿Qué acá no hay toreros?, replicó. Sí, pero no son figuras, presidente. Fue entonces que éste, sin sopesar las posibilidades de reglamentar y reactivar la mejor tradición taurina de Venezuela en favor de los diestros nacionales, del público y de la economía, ordenó remozar y destinar el Nuevo Circo de Caracas como espacio exclusivo del pueblo y excluir la función taurina, cancelando así la posibilidad de sanear la colonizada tradición taurina de Venezuela. A toro pasado, los imprevisores taurinos locales y europeos lamentaron tan autoritaria cuanto explicable medida.

Por ello alegra que dos diestros ecuatorianos, el matador Mariano Cruz Ordóñez y el novillero Julio Ricaurte, ambos de Riobamba, se encuentren en México, dándole curso a sus respectivas carreras; el primero, retomando sitio tras interrumpir el paso fino que mostrara desde novillero en ruedos sudamericanos y españoles, y el segundo, avecindado en Aguascalientes y acumulando fechas y triunfos en plazas de su país y de México, como recientemente en Huamantla y Ambato.

¿Por qué urge que las empresas apoyen a los buenos toreros latinoamericanos? Para tener más y mejores argumentos cuando despistados pero influenciables gobernantes prestan oídos a promotores internacionales del animalismo utilitario y las compasiones falsas o identifican prohibiciones con soluciones. La tradición taurina de los países de la región requiere de una meditada revisión y valoración de sus respectivas ofertas de espectáculo para que, unidos, inicien el repunte definitivo de una fiesta de toros latinoamericana profesional y competitiva.

Publicado en La Jornada

Anuncios

Orduña llora la muerte de Iván Fandiño

De SOL y SOMBRA.

Iván Fandiño que tras su muerte es  recordado por todos, también se supo ganar a su pueblo, Orduña (Vizcaya).  Fue chupinero en las fiestas de 2015 y siempre estuvo disponible para ellos, demostró que la tauromaquia no entiende de procedencias ni de ideologías. El bar de Carmele, con varias fotos de sus corridas, lo recuerda. “No esperábamos esto”, lamenta. 

Los suyos le recuerdan como una persona sociable y cariñosa que se atrevió prácticamente a todo.

Pero tambien los Toreros y políticos españoles lamentan muerte de Iván Fandiño, quienes se unieron este domingo para lamentar la muerte del torero, tras una grave cornada durante una corrida en la localidad francesa de Aire-sur-l’Adour.

“Nuestro sentido homenaje y nuestro recuerdo para Iván Fandiño, gran figura del toreo”, escribió la Casa Real española en su cuenta de Twitter sobre el torero, conocido por su valentía.

El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, envió asimismo sus “condolencias a la familia y amigos del torero”, al calificar en su cuenta de Twitter de “triste noticia” la muerte de Fandiño, luego de dos paradas cardíacas en la ambulancia que lo llevaba al hospital de Mont-de-Marsan.

El ministro español de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, calificó la muerte de “triste pérdida”, mientras que la presidenta de la Comunidad de Madrid, la conservadora Cristina Cifuentes recordó “tantas tardes (que) nos regaló arte y valentía en Las Ventas”.

Los compañeros de Fandiño también mostraron su tristeza.

“Querido Iván, TORERAZO, Siempre te recordaré en esas tardes compartiendo la gloria del toreo, Dios te tenga en su GLORIA!”, escribió en Twitter Enrique Ponce, mientras que Alejandro Talavante señaló: “El cobarde muere mil veces, el valiente solo una. Descansa amigo”, junto a una foto de Fandiño.

Twitter @Twittaurino

El médico que asistió a Iván Fandiño: “Era imposible salvarle la vida”

Ivan Fandiño brindado un toro a Victor Barrio, otro compañero fallecido en el ruedo.

El torero vasco, fallecido a los 36 años, sufría daños “irreversibles” en el hígado, el riñón y pulmones.

De SOL y SOMBRA.

El jefe de servicios y portavoz del hospital “Layné” de Mont de Marsan, suroeste de Francia, el profesor Poirier, ha asegurado que era “imposible” salvar la vida del diestro Iván Fandiño, que, aunque no falleció en el acto, los daños que sufría en hígado, riñón y pulmones eran “irreversibles”.

Todavía no se ha emitido ningún parte médico oficial que detalle el alcance de la fatal cornada que acabó ayer con la vida del torero vasco en la ciudad francesa de Aire Sur L’Adour.

En declaraciones al diario Sud-Oest, el doctor Poirier, que iba con el diestro en la ambulancia en el momento en el que se certificó su fallecimiento al no poder reanimarle de un segundo paro cardiaco, desvela que ni en la enfermería de la plaza ni en el hospital se hubiera podido hacer “nada” para salvarle la vida.

“El torero presentaba en el abdomen tres litros y medio de sangre negra, proveniente de las glándulas hepáticas, señal de que el hígado había reventado a causa de la cornada, que también rompió la vena cava, lo que le produjo en severo derrame interno”, explica el médico.

“Cuanto entró a la enfermería ya lo hizo prácticamente sin pulso. Era imposible tomarle la tensión arterial de lo débil que la tenía. La muerte era instantánea. Era imposible hacer nada por él. Ni en la enfermería de la plaza ni en el hospital hubiera habido forma de salvarlo”, concluye Poirier.

La defunción fue certificada alrededor de las 21:30 de la noche, hora española, casi noventa minutos después del fatal percance.

Los restos mortales de Iván Fandiño, de 36 años, aún permanecen en el hospital de Mont de Marsan, donde ya han llegado sus padres, Paco y Txaro, y su esposa, Cayetana García Barona, y a lo largo del día será traslado al tanatorio de Amurrio (Álava).
La muerte de Fandiño es la segunda de un torero español en lo que va de siglo después de la de Víctor Barrio, justo ahora que se va cumplir un año del trágico suceso en la plaza de toros de Teruel.

Twitter @Twittaurino

Muere Ivan Fandiño al sufrir perforación de pulmón 

FOTO ATP.


Iván Fandiño no pudo soportar la gravedad de las heridas, tras ser embestido por el toro en una corrida en Francia

De SOL y SOMBRA.

Vaya triste notica que se dio en el mundo del toro este sábado, ya que el torero español Iván Fandiño perdió la vida, luego de que un toro de la ganadería de Baltasar Iban lo embistiera pegándole una cornada mortal  en el lado derecho del torax perforandole el pulmón.

El gesto de dolor de Iván Fandiño transmitía toda la gravedad. Cuando se zafaba y cuando lo recogieron las cuadrillas y sus compañeros de cartel, Thomas Dufau y Juan del Álamo. Dufau escucho la voz de Fandiño: «Daos prisa porque me estoy muriendo».

El torero entró consciente y con vida a la enfermería de la plaza. La crispación terrible en su rostro por el dolor. Fue intervenido en primera instancia y, al comprobar la gravedad de la cornada, los médicos decidieron trasladarlo al hospital de Mont de Marsan, donde ya no pudo llegar con vida. Según algunas fuentes, hubo que reanimarle de un primer paro cardíaco. Pero antes de llegar al centro hospitalario sufrió una segunda crisis de la que ya no se recuperó y murió en el nosocomio Mont de Marsan, desatando los mensajes de oración y resignación para la familia de Fandiño.

Twitter @Twittaurino

Iván Fandiño y Victor Barrio dos toreros muertos en la plaza en este siglo

De S y S.

Fotos: IROZ GAIZKA AFP-PHOTO.

La muerte hoy del torero Iván Fandiño, a consecuencia de una gravísima cornada en la ciudad francesa de Aire Sur L’Adour, es la segunda de un matador español en lo que llevamos de siglo.

Los últimos fallecimientos de matadores españoles fueron los de Francisco Rivera ‘Paquirri’, en Pozoblanco, Córdoba (1984), José Cubero ‘Yiyo’ en Colmenar Viejo, Madrid (1985) y Víctor Barrio en la plaza de toros de Teruel, en la Feria del Ángel (2016).

A escala mundial, un total de 138 profesionales del toro -36 matadores entre ellos- han muerto como consecuencia de las heridas sufridas en plazas, fincas o tentaderos, desde el siglo XX.

La primera cornada mortal del siglo pasado ocurrió el 13 de enero de 1907 en la plaza de México D.C. y tuvo como víctima al espada Antonio Montes.

Después caerían mortalmente heridas figuras tan relevantes como José Gómez Ortega “Joselito” (Talavera de la Reina, Toledo, 1920), Manuel Granero (Madrid, 1922), Ignacio Sánchez Mejías (Manzanares, Ciudad Real, 1934), Manuel Rodríguez “Manolete” (Linares, Jaén, 1947) y Antonio Mejías Jiménez “Bienvenida” (El Escorial, Madrid, 1975), entre otros.

Cronología de los matadores españoles muertos en los últimos 50 años

José Mata. Cogido el 25 julio 1971 en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) por el toro “Cascabel” (ganadería de Luis Frías) y muerto dos días después.

El portugués José Falcón (11 agosto 1974, plaza Monumental de Barcelona). Cogido por el toro “Cuchareto” (ganadería del Hoyo de la Gitana).

Antonio Mejías Jiménez “Bienvenida”. Cogido el 4 octubre 1975, ya retirado de los ruedos, por la vaquilla “Conocida”, en la finca madrileña de El Escorial, propiedad de la ganadera Amelia Pérez Tabernero. Muerto tres días después.

Francisco Rivera “Paquirri” (26 septiembre 1984, Pozoblanco, Córdoba). Cogido por el toro “Avispado” (ganadería de Sayalero y Bandrés).

José Cubero “Yiyo” (30 agosto 1985, Colmenar Viejo, Madrid). Cogido por el toro “Burlero” (ganadería de Marcos Núñez).

El segoviano Víctor Barrio (9 septiembre 2016, Teruel). Cogido por el toro “Lorenzo” (ganadería de Los Maños).

El vasco Iván Fandiño (17 junio 2017) a consecuencia de una gravísima cornada inferida por un toro de la ganadería de Baltasar Ibán en la ciudad francesa de Aire Sur L,Adour.

Publicado en: El Mundo

Twitter @Twittaurino

Muere Iván Fandiño tras recibir una cornada en Francia

Momento de la cornada.

De S y S.

El torero español Iván Fandiño, de 36 años, ha muerto tras recibir una cornada en una corrida en Aire-sur-l’Adour, en el sudoeste de Francia. El matador, natural de Orduña (Bizkaia), fue cogido por un toro de Baltasar Ibán (la becerra que mató a Antonio Bienvenida era también de esa ganadería), dehesa de El Escorial (Madrid), tras tropezarse con el capote y caer al suelo. Una vez caído, el astado lo empitonó en el costado derecho.

El torero fue prendido en un quite con el capote, momento en el que trastabilló y, una vez en el suelo, el animal le metió el pitón en el costado, a la altura de los pulmones

A toda prisa fue conducido a la enfermería, y desde allí a un hospital de Mont-de-Marsan donde nada pudieron hacer por su vida, certificando su defunción.

El diestro vasco, nació el 29 de septiembre de 1980, se vistió de luces por primera vez en Llodio (Álava), tomó la alternativa en Bibao en agosto de 2005 y la confirmó con Antonio Ferrera y Morenito de Aranda el 12 de mayo de 2009. Era un torero hecho en las capeas, sin tradición familiar en el mundo del toreo, a los que se aficionó con 14 años. Nunca quiso fichar por una casa grande.

En 2016 toreó 34 corridas, en las que logró 34 orejas y 3 rabos. Este año tuvo tres corridas en Madrid, la última el pasado 29 de mayo. Sus anteriores corridas antes de la que ha acabado con su vida fueron en Plasencia e Inca.

Torero de gran personalidad y estilo clásico, se convirtió en imprescindible en las ferias más importantes del mundo. 

El último torero español fallecido por una cornada en el ruedo fue Víctor Barrio, quien murió con 29 años, tras ser corneado en la plaza de toros de Teruel el 9 de julio de 2016. Este, a su vez, fue el primer matador muerto en el ruedo en España desde 1992. A escala mundial, un total de 138 profesionales del toro -36 matadores entre ellos- han muerto como consecuencia de las heridas sufridas en plazas, fincas o tentaderos, desde el siglo XX.