Archivo de la categoría: Ivan Fandiño

@Taurinisimos Programa 38 – Juli en Valencia. Previo Fandiño en Madrid, Feria de San Marcos 2015.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 27 de Marzo de 2015. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar, Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII y José González @JoseNinoG.

Actualidad Taurina. Comentarios sobre carteles de Aguascalientes 2015. Triunfos de “El Juli” y Leo Valadez en Valencia.

Análisis sobre la encerrona de Iván Fandiño en Madrid. Previo a la corrida de Piedras Negras en Texcoco y triunfo de Sebastián Castella en Tijuana.

Faena de Iván Fandiño en Madrid 2013 al toro “Grosella” de Victoriano del Río.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 3 de Abril de 2015 a las 7pm a través de http://www.radiotv.mx

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

Anuncios

Néstor Garcia: Iván es un torero independiente y está jodido pero queda toda la temporada por delante.

De SOL y SOMBRA.

Eran las palabras de su apoderado Néstor García en el programa de El Toreo 99.9 Valencia Radio. Néstor quiere que nadie dude que queda mucho Iván Fandiño ,que ha sido un tropiezo evidente por las ciurcuntancias pero que la temporada es larga y los toreros dicen las cosas con los trastos y pronto confirmará todo lo que Néstor ha dicho en el programa.

Néstor todavía está digiriendo la tarde, la presión , el que las cosas no salieran bien como se lo esperaban. Todo ha sido difícil, menos la hazaña de haber llenado la plaza. 

Esto si que ha sido un triunfo, lo que se consiguió esa tarde , lo malo es que los toros no ayudaron en nada porque ninguno embistió. 

Iván es un hombre de retos y ésto para él suponía un reto , Iván no es conformista y quería algo más. 

Está jodido, porque es un hombre responsable, se concentró para la ocasión , bajó 6 kilos , no ha salido a ninguna parte, desde que vinimos de la temporada de América. 

Es normal que si las cosas no han salido bien , pues él esté mal, pero yo digo que queda toda la temporada por delante y toreará en todas las plazas. Su objetivo es el de seguir creciendo y siempre seguirá intentando nuevas cosas.

El Torero

Iván Fandiño ha utilizado la red social Twitter para hacer sus primeros comentarios tras su encerrona, en un acontecimiento que colgó el cartel de No Hay Billetes

El torero de Orduña, haciendo referencia a la falta de triunfo en una apuesta tan importante, ha escrito:Gracias a todos los que confiáis en mi, no es momento de lamentos, es hora de levantarse y buscar la próxima batalla.

El torero no utilizaba la red del pájaro azul desde el pasado 23 de marzo, cuando escribió el siguiente mensaje: ‘Soy el dueño de mi destino y el capitán de mi alma. Y mi alma ya sólo busca soledad y silencio. Hablamos el 29M’

Opinión: Una tarde de toros

 

Por Natalia K. Denisova

Domingo de Ramos. Un día tan señalado de la Semana Santa quedó abierta la temporada de toros en la Plaza de las Ventas. Enhorabuena. Ahora todos tenemos una ocupación para la tarde del domingo: los aficionados van a la Plaza, los antitaurinos también porque son parte de la tradición milenaria, y los demás, pues, siempre les queda el fútbol.


¿Qué es torear? Yo no lo sé. Y menos sé cómo abordar la tarde que nos había regalado Iván Fandiño. Las crónicas periodísticas no dejaron de ser confusas: unas demasiado técnicas, otras…ni siquiera esto. Para evitar los errores en una materia tan efímera y confusa como es el arte de torear, hay que ir a lo esencial, a lo básico que es el toro, el torero y el público.

El toro. Los mejores y los más peligrosos eran los toros elegidos para el desafío de Fandiño. ¿Han cumplido con lo prometido?, ¿fueron los mejores que podían elegirse? Nos perderíamos, como hacen la mayoría, si empezáramos a contar kilos y años, porque lo cierto es que no hay toros grandes ni chicos, no hay toros buenos ni malos: sólo hay un toro, el que está en la plaza y con el que hay que lidiar. Han sido distintos los morlacos, pero todos, los siete incluido el de recambio, tenían una característica parecida: la mansedumbre. Parece que ya nos está pasando la factura la búsqueda afanosa de un toro cómodo para el torero. Sin exclusión, los siete de la tarde eran peligrosísimos en su recelo y mansedumbre. Si esta característica antes todavía daba al torero la oportunidad de lucir una buena lidia, ahora ya no, además las frecuentes caídas hacen cuestionar el régimen alimenticio de estas alimañas que no pueden con el esfuerzo físico que requiere la lidia.

El torero, al contrario, lució un físico bien preparado para la tarde agotadora de seis toros. No en vano Fandiño ha pasado meses en su granja extremeña preparándose para el reto. Él mismo nos descubrió que pasaba días de duros entrenamientos, aislado del mundo sin ver la televisión ni leer libros. Sin duda, merece alabanzas su rechazo de los medios de comunicación cansinos y vanos, mas lo que vale para un soldado raso como Alonso de Contreras, es decir el “irse a los montes” y disfrutar de la soledad sin una hoja para leer, no es suficiente para el torero que no sólo es un atleta sino alguien que requiere de mucho conocimiento. El mejor torero es el que sabe torear los toros más diversos, además, es él quien asume la responsabilidad de dar una buena o mala lidia que termina por hacer buenos o malos a los toros. Muchos son los aciertos de Fandiño con los toros de ayer, pero puede dar más. Así las cosas, un libro de Gregorio Corrochano no le vendría mal en su finca extremeña.

No podemos olvidar al otro protagonista de la tarde que es el público. La expectación creada fue muy grande, tan grande que casi desbordó la Plaza. Pero, por cierto, no era el tipo de espectadores para los cuales Pepe-Illo escribió su Tauromaquia, es decir “espectadores instruidos a fondo en los fundamentos elementales de la tauromaquia” y que quieren saber más porque el conocimiento “hace mucho más grata la diversión”. Cansados, después de una larga sentada en la Plaza, los “aficionados” canalizaron “su mala leche” contra el diestro que sin esta presión, equívoca muchas veces, lo tuvo difícil. Pocos han visto el triunfo principal del espada: salir ileso después de pasarse la muerte por cintura durante más de dos horas.

En fin, aquí queda esbozada la inauguración de la temporada del 2015. No tiene que desalentarnos ni crear grandes ilusiones. Nos servirá para aprender mucho y quizá para remediar los errores que no han podido evitar ninguno de los tres protagonistas de la fiesta.

Vía: http://www.elimparcial.es/noticia/149629/opinion/Una-tarde-de-toros.html

Fandiño llenó la plaza pero perdió la apuesta de su vida.

Fandiño llenó la plaza pero perdió la apuesta de su vida

Por Carlos Ilián.

Era una machada, un gesto sin precedentes, pero a Iván Fandiño le fallaron cinco de los seis toros y le fallaron sus recursos mentales para sobreponerse a una tarde que se torció sin encontrar los resortes toreros para enderezarla. Hubo más nervios que templanza y Fandiño en la tarde más importante de su vida estuvo líneal, sin encontrar el toro a medida, porque aquello fue un saldo ganadero, del que se libra, sin excesos, el de Escolar, aunque fuera del tipo de la casa, por un tercio de varas que encandiló a la gente. Y acabó de hundir a Fandiño porque la gente de puso de parte del toro que gazapeó y nunca humilló, aunque repitió de lo lindo.

Merece un capítulo aparte el tercio de varas de Israel de Pedro, colosal en la forma de tirar el palo y sujetar en lo alto aquella embestida feroz desde 30 metros. En este toro Iván Fandiño tenía que arriesgarlo todo pero dejó el órdago para los dos últimos. El quinto, de Victorino se partió una mano y el sobrero de Adolfo desbordó por su mala baba al torero. Para colmo el sexto, el último cartucho, un toro de Palha que se arrancó tres veces de largo al caballo, se rajó en la muleta y para colmo desarrolló aviesas intenciones. Así se llegó a un final lamentable con almohadillazos y el torero fuera de sí.

Fandiño jugó muy fuerte y la valiente apuesta terminó en ruina.

Domingo de Ramos

Toros: Plaza de Madrid. Primera corrida de la temporada.Toros de PARTIDO DE RESINA, ADOLFO MARTÍN, CEBADA GAGO, JOSÉ ESCOLAR, VICTORINO MARTÍN Y PALHA (4), excepto el de Escolar, muy blandos y bajitos de casta.

IVÁN FANDIÑO (5): de gris plomo y oro. Estocada que atraviesa y dos descabellos (silencio). Pinchazo hondo atravesado y dos descabellos (silencio). Estocada trasera y descabello (silencio). Media estocada y dos descabellos. Un aviso (pitos). Dos pinchazos y estocada (silencio). Pinchazo, pinchazo hondo y descabello (pitos).

Leer más: Fandiño llenó la plaza pero perdió la apuesta de su vida – MARCA.com

Domingo de Ramos en Madrid: La tarde “histórica” de Fandiño fue una debacle sin paliativos.

Tanto se había engordado el globo con los seis toros de la ganaderías más temibles para Fandiño que se agotaron las entradas. En gran parte por un público absolutamente desconocedor ni por lo más remoto entendido. Si esta corrida se hubiera celebrado dentro del abono isidril, el escándalo hubiera tenido grandes proporciones y televisada en directo, hubiera causado a Fandiño un daño irreparable. Jamás en mi vida fui testigo de un recital de impotencia y hasta de pánico escénico e insolvencia  profesional a ningún torero con cierto rango acreditado. Jamás. Tuve que frotarme los ojos para creer lo que estábamos viendo. Y estas cosas pasan cuando se exageran los triunfos y se quiere hacer creer a la gente que estamos ante un diestro realmente importante. Claro que solo tuvo suerte con el primer toro de Adolfo Marín. Pero se le escapó porque no sabe lidiar ni torear adecuadamente a toros con fuerza limitada aunque sea muy noble. Lo demás fue una cuesta abajo terrible porque en la segunda parte de la corrida, Fandiño perdió totalmente los papeles, mostrándose impotente e incapaz de resolver nada e incluso de medio taparse. Una pena. Lo siento muchísimo pero así fue. Y, por cierto, ¿donde estaban ayer los exigentísimos reventadores del tendido 7?: Calladitos como muertos

 Madrid. Plaza de Las Ventas. Domingo 29 de marzo de 2015. Primera corrida de la temporada. Tarde enmarañada y templada con lleno total.

Seis toros de otras tantas ganaderías, muy bien presentados según los tipos de sus encastes, que salieron por este orden: El primero de Partido de Resina, resultó prácticamente inválido.  El segundo de Adolfo Martín, muy noble aunque blando. El tercero de Cebada Gago, sin fuerza y a peor por mal lidiado y fatalmente toreado. El Cuarto, de Escolar Gil, manejable de más a menos y arruinado al final. El quinto, de Victorino Martín fue antirreglamentariamente devuelto tras encojarse en banderillas. El su lugar se corrió un sobrero de Adolfo Martín bastante peor que el titular. Finalmente, el sexto fue de Palha, muy deslucido y a peor por mal lidiado y fatalmente  tratado

Único Espada, Iván Fandiño (plomo y oro): Pinchazo, estocada trasera caída y descabello, silencio. Corta trasera atravesada y descabello,  silencio tras leve división. Estocada y descabello, silencio. Pinchazo hondo tendido saliendo rebotado y siete descabellos, aviso y pitos sin saña. Dos pinchazos y tendida, aviso y leve división. Dos pinchazo y estocada, bronca general

Finalizado el paseíllo se guardó un minuto de silencio por las víctimas del desastre aéreo y Fandiño fue obligado a saludar una gran ovación que, a la postre fue la única que escuchó en toda su tarde. En el tendido del 2 bajo aparecieron media docena de antitaurinos con ganas de armarla pero fueron rápidamente detenidos por la policía en medio de una monumental bronca contra esta clase de gentuza. Uno se ello recibió un golpe en la cabeza con un bote de alguna bebida lanzado por algún espectador.

Muy espectacular cornamenta exhibió el primer toro, de Partido de Resina, antes Pablo Romero.  Cornalón donde los haya, cárdeno y lamentablemente sin fuerza desde que salió hasta que murió a manos e Fandiño que apenas logró lucirse en el primer capítulo de su tarde pretendidamente histórica.

Buen saludo a la verónica de Fandiño al segundo, de Adolfo Martín. Muy noble de salida. Luego, desiguales toro y torero en el galleo por chicuelinas. También flojo, le aliviaron la suerte de varas y no hubo quites. Lucidos los peones aunque sin nada especial, Fandiño bridó la faena al público en los medios y desde allí citó al toro que tomó sumiso la muleta en tres pases y el de pecho con la derecha. Muy fijo y noble el animal, Fandiño forzó la hondura de los siguientes muletazos y el toro no lo aguantó desluciendo la segunda ronda. Al natural, sin mando ni temple, resultó desarmado y estos inconvenientes perjudicaron las en principio muy nobles embestidas del burel. Solo uno bueno dio en medio de varios intentos frustrados. Más con la derecha apurándolo todo sin que hubiera unanimidad de pareceres entre el público. Unos a favor y otros en cuenta. Mal al insistir para casi nada en un momento tan malo. Se le fue el toro y la oreja que debió saber ganar. Lo mató demasiado tarde de estocada corta trasera tendida atravesada y descabello. Silencio tras leve división.

De Cebada Gago fue el tercero, colorao de muy buenas hechuras. Un bello ejemplar. Huyó pronto de capotes y, antes de hacerlo del de Fandiño, le hizo un feo extraño. A partir del susto, el de Orduña tomó precauciones aunque por lo muy huidizo del animal apenas le dio opción de lucirse con el capote. Se picó solo.  El primer puyazo lo tomó en el caballo contrario. Fandiño lo llevó al de tanda para el segundo con excesivos capotazos y permitió que le pegaran muy fuerte. ¿Por ver si así dejaba el animal de irse de una lado a otro? El toro esperó y se dolió en palos. Bien Curro Robles.  Noble por el lado izquierdo, al dar Fandiño el segundo natural, el toro cayó a la arena. Otra vez en pie, más con la zurda sin unidad ni apenas alguno decente. Otro toro sin fuerza, mal lidiado, excesivamente castigado y otra ruina de faena en sucesivos intentos de prolongarla con la gente ya a la contra en su mayor parte. Lo mató de estocada trasera y descabello, silencio sepulcral.

El cuarto, un hermoso galán cárdeno obscuro de Escolar Gil, se dejó en las vibrantes verónicas de saludo que Fandiño recetó demasiado cerrado en tablas. Distraído este toro, Fandiño lo colocó de lejos ante el caballo y, aunque fue sin celo, apretó mucho al sentir el hierro, quedándose encelado por dentro. Mas lejos aún lo puso para el segundo puyazo y el toro se desentendió poniendo a todos en ridículo porque a este segundo fue al paso tras distraerse. Quite por chicuelinas muy ceñidas de Fandiño en los medios que también resultó en parte frustrado con una muy suciamente tropezada. Saltó un espontáneo y enseguida fue detenido. Euforia general en banderillas con ganas de que la corrida se fuera arriba de una vez tras una primera parte tan deslucida. Muy bien los rehileteros que saludaron una gran ovación. Fandiño empezó la faena por bajo con la derecha. Dos muletazos y a las rayas para intentar los redondos, otra vez sin suerte ni aciertos. Se movió demasiado el matador de Orduña, el toro le vio, le desarmó y por poco le coge al desbordarle. No hubo arreglo posible. Más pases enganchados, más respingos y a peor el trasteo que tampoco pudo tomar vuelo al natural. Por el izquierdo, tardeó el de Escolar y, aunque en algún muletazos metió la cara, en los demás, no. Muy empeñoso Fandiño pero torpísimo, dio la impresión de impotencia y de estar a merced de su oponente. Más a derechas sin posible arreglo sino todo lo contrario. Qué petardo más grande, señores. Pinchazo hondo tendido resultando rebotado y casi herido en la cara, y siete descabellos con aviso y pitos. E increíble ovación al toro en su arrastre.

El quinto fue del siempre esperado Victorino Martín. Se batieron palmas antes de que saltara el ruedo. Un muy serio cárdeno que buscó tablas y se asomó al callejón. No fue de los que enseguida meten la cara por abajo y Fandiño pareció un naufrago con el capote en el saludo. El toro empujó mucho y derribó en el primer puyazo. Le dieron estopa de paso.  Fue alegre al segundo. Y la gente con el toro, como antes sin prestar ya atención al matador que ni siquiera hizo un quite. El tercio de banderillas se cubrió entre protestas por lo encojado que pareció estar el animal. Fue devuelto antirreglamentariamente. En su lugar soltaron un sobrero de Adolfo Martín. Cárdeno conipaso con más cara que cuerpo. En el recibo, Fandiño pareció un principiante indocumentado. El toro tampoco ayudó. Recibió duro castigo en varas. En vez de hacer un quite, Fandiño puso al toro de lejos y como fue, la gente encantada. Esta vez no le castigaron. Pero perdió las manos antes de ser banderilleado. Bien Miguel Martín en palos. Fandiño, pareció perdido y sin saber qué hacer. Corriendo delante del toro, quitándose asustado en los cites e impotente e incapaz de medio meter al animal en la muleta. Con tal actitud e ineptitud el toro empeoró poniéndose imposible. Y Encima, pinchó y repinchó (dos y tendida). Pititos. Esto mismo lo hace cualquier figura y se arma tal escándalo que hay que suspender el festejo en pleno tumulto.

El último toro fue de la ganadería portuguesa de Palha. Salió huidizo. Larga cambiada de rodillas y  destemplado capoteo del diestro vasco. Y la gente, tragando. ¿También la prensa esta noche y mañana?  Ni orden ni el más mínimo concierto en la lidia de este postrero ejemplar. Fandiño volvió a poner al toro de lejos al también y para colmo inválido. ¿Para taparse él? Pero el toro fue al caballo y por poco derriba. Otra vez de lejos y a matarlo en varas. ¡Qué escándalo, señores¡ Y otra vez sin hacer el quite. Los peones volvieron a estar lucidos en banderillas. Fueron los únicos salvables de la tardecita de marras. La faena de Fandiño fue otra demostración de impotencia y de vulgaridad absoluta. Trapazos, aliño y esta vez la bronca no pudo contenerse. Debería haberse cortado la coleta tras matar a este sexto tan desgraciado.

Fuente: De Toros en Libertad.

LAS VENTAS: Iván Fandiño, el héroe derrotado

No triunfó, pero el torero demostró que es posible otra fiesta de los toros.

Por Antonio Lorca.

Una monumental división de opiniones despidió a Iván Fandiño cuando el torero atravesaba el ruedo de la plaza al final de la corrida en la que había lidiado con escasa fortuna seis toros de hierros legendarios. Pero lo hizo con paso firme y convencido, seguramente, de que había realizado la mayor gesta de su vida, sin suerte, sin recompensa y con el sabor de la derrota en los labios.

Se marchó Fandiño, pero quedó en la plaza el aroma de un héroe; vencido, pero un héroe cuya gesta debiera marcar un antes y un después en la moderna tauromaquia. Una heroicidad es llenar la plaza de Las Ventas en pleno mes de marzo. Esa es una hazaña reservada para muy pocos. Otra, y no menos importante, es encerrarse con seis toros de las ganaderías más temidas por la torería andante, nombres que asustan con solo nombrarlos; y una tercera, si cabe, salir por su propio pie de la plaza, que no es poco.

No triunfó. Bueno, si triunfa con los toros que le tocaron en suerte, lo suyo hubiera alcanzado el nivel de una epopeya verdaderamente histórica. Pero Fandiño ha demostrado algo muy importante: que es posible otra fiesta de los toros, basada en la emoción del protagonista fundamental de este espectáculo; ha demostrado que el aficionado está cansado de animales aborregados y moribundos, y que son necesarios héroes de verdad, capaces de apostar por la muerte o la vida, por el éxito más rotundo o el fracaso más discutido.

Por eso, en la derrota más cruel, Iván Fandiño ha firmado una página brillante de su propia historia y para la gloria de la fiesta taurina.

Todo comenzó a contrapelo. Mientras hacía el paseíllo, un grupo reducido de antitaurinos intentó romper el festejo y fue desalojado por la policía. Pero fastidiaron la solemnidad del primer acto, que sería su pretensión. Después, el primer toro de Partido de Resina, guapo como él solo, se agotó pronto y se paró en el tercio final. Brindó el segundo al respetable, al que veroniqueó con hondura pegado a tablas, pero el animal de Adolfo Martín solo aguantó la primera tanda con la mano derecha. Deslucido y malaje el de Cebada Gago. Sorprendió el cuarto, de José Escolar, en su embestida larga al capote del torero, y protagonizó un espectacular tercio de varas con la colaboración de Israel de Pedro, que dejó dos buenos puyazos. Sorprendió la aparición de un espontáneo que fue reducido con eficacia y rapidez por la cuadrilla. Acudió con alegría en banderillas y permitió el lucimiento de Javier Ambel con el capote, y de Jarocho y Víctor Martínez con los garapullos. Pero demostró finalmente que su carácter era áspero, correoso y sin brillo. El quinto, que se lució también en varas, fue devuelto por lesión, y el sobrero de Adolfo, que acudió con presteza al picador, desarrolló mala clase al final. El último, de Palha, sorprendió gratamente en el picador y se rajó completamente después.

Fandiño estuvo, es verdad, por debajo de lo esperado. Encorsetado, atolondrado a veces, sin frescura con capote y muleta; mal, muy mal, con la espada, y evidenció lo mucho que pesa Madrid. Todo eso es cierto. Como lo es que en su derrota hay que reconocerle que solo un héroe es capaz de jugársela como él lo ha hecho. El muy serio compromiso de Fandiño no debería caer en saco roto.

GANADERÍAS / IVÁN FANDIÑO

Toros: 1º, de Partido de Resina, manso y flojo; 2º, de Adolfo Martín, noble y descastado; 3º, de Cebada Gago, manso y soso; 4º, de José Escolar, bravo y deslucido; 5º, de Victorino Martín, devuelto al lesionarse una pata; 6º, de Palha, bravo y deslucido; sobrero de Adolfo Martín, bravo y deslucido.

Iván Fandiño: pinchazo, estocada que asoma, dos descabellos y el toro se echa (silencio); media atravesada y dos descabellos (silencio); estocada atravesada y un descabello (silencio); media y un descabello —aviso— y cinco descabellos (algunos pitos); dos pinchazos y estocada (silencio); dos pinchazos y un descabello (división de opiniones).

Plaza de las Ventas. 29 de marzo. Inauguración de la temporada. Lleno de “No hay billetes”. Se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas del reciente accidente aéreo.

Fuente: El País.

Todo listo para la histórica gesta de Fandiño de este domingo en Las Ventas.

La encerrona que protagonizará Iván Fandiño este domingo en Madrid está prácticamente lista. Los toros han llegado hoy a los corrales de Las Ventas, los datos de taquilla están casi cerrados, y el torero y su cuadrilla se encuentran ya velando armas a falta de tres días para la histórica tarde.

Este mediodía han sido aprobados por los veterinarios los seis toros que estoqueará el torero de Orduña (Vizcaya), que ya se encuentran enchiquerados en los corrales de la Monumental madrileña, han informado hoy a Efe fuentes de la empresa Taurodelta.

Los toros reseñados son: Medallito, número 24, cárdeno de capa, de la ganadería de Partido de Resina; Garduño, número 63, cárdeno, de Victorino Martín; Camarito, número 263, negro, de la divisa portuguesa de Palha; Cumplidor, número 11, cárdeno, de José Escolar; Primito, número 7, melocotón de piel, de Cebada Gago; y Malagueño, número 14, cárdeno, de Adolfo Martín.

Los únicos astados que quedan por pasar el reconocimiento son los dos sobreros que aguarden en los corrales por si se inutilizase alguno de los titulares, aunque lo que sí se sabe es que pertenecerán a las ganaderías de Adolfo Martín y Palha.

La expectación para la encerrona de Fandiño es “espectacular”, tanto que a falta de tres días tan sólo quedan alrededor de 3000 entradas por vender, por lo que “es muy posible” que se cuelgue el cartel de “no hay billetes” en taquilla, han apostillado las fuentes.

El cartel posee tintes históricos, pues nunca un torero se ha enfrentado a seis toros de diferentes ganaderías de encastes toristas, muy del gusto de la afición de Madrid, en la primera corrida del año en Madrid, por el mes de abril y con toda la temporada taurina aún por delante.

El torero de Orduña (Vizcaya) ha elegido para la ocasión una cuadrilla formada por: Rafael Agudo, Manuel José Bernal, Israel de Pedro, Juan José Esquivel, David Prados y Óscar Bernal, como picadores; Pedro Lara, Miguel Martín, Javier Ambel, Curro Robles, Diego Ramón Jiménez; Roberto Martín, Jarocho; Jesús Arruga, Alberto Zayas y Víctor Manuel Martínez, como banderilleros.

De mozo de espadas ejercerá Teodoro Galán, de apoderado Néstor García y como sobresalientes actuarán David Sánchez, Saleri, y el francés Jeremy Banti.

http://eldia.es/agencias/8021056-TOROS-FANDI-Todo-listo-historica-gesta-Fandino-domingo-Ventas

Twitter @Twittaurino

FANDIÑO: ‘Soy dueño de mi hambre y de mi miedo’

Por: Santiago Aguilar

Iván Fandiño transmite sus sensaciones y sobre todo expresa las marcas que lleva el hombre y el torero tras llevar a cabo una carrera cargada de sacrificio, entrega y triunfos.

¿Cuál es su concepto del toreo?

Entiendo la vida y sobre todo el toreo puro, desgarrado, profundo, auténtico.

¿Su filosofía de vida entonces tiene mucho que ver con esos sentimientos?

Soy dueño de mi hambre y de mi miedo. Desde la independencia y solo con mi espada y mi muleta he escalado posiciones en la vida.

¿Cómo le gustaría que le registre la historia del toreo?

Como alguien que aporto cosas, que dejo su sangre por mantener viva esta gloriosa tradición y sobre todo como un hombre de bien.

¿Quién es el personaje histórico que le llama la atención?

El revolucionario Juan Belmonte que fue capaz de transformar el toreo

¿Una frase con la que logre identidad?

La que dijo Aníbal al cruzar los Alpes: “Encontraré un camino, si no, lo crearé”.

 Via: http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101798474/-1/%E2%80%98Soy_due%C3%B1o_de_mi__hambre_y_de_mi_miedo%E2%80%99.html