Archivo de la categoría: Murcia

Enrique Ponce: «Hay que ser torero dentro y fuera de la plaza»

Por F. Ojados.

Enrique Ponce realizó una vigorosa defensa de la fiesta y de los aficionados a los toros en una alocución en la que aseveró que es un torero comprometido con su profesión, después de inicar su intervención con un reconocimiento a la labor de años de actividad del Club Taurino de Murcia, entidad que calificó como «historia del toreo».

Citó a su abuelo Leandro, quien le enseñó que «hay que ser torero dentro y fuera de la plaza, y además parecerlo». Y sobre esa base defendió un espectáculo que está recibiendo ataques de sectores antitaurinos y que, en opinión de esta figura, «la Fiesta es el mayor aspecto identificativo de España para el resto del mundo». Hizo hicapié en el ‘leit motiv’ y título de su pregón: ‘El toreo, camino de vida’: «La tauromaquia es verdad porque es movimiento de vida», afirmó.

Guiños a Cartagena y Lorca

No faltaron en el pregón las referencias a Murcia, «coherencia adaptada a los tiempos que respeta su cultura su pasado y mira al futuro» y a su feria, a lo que representan los toros en la Región y en sus plazas, con recuerdo a su bautismo de sangre en Cieza y con un guiño a Cartagena y Lorca y la reivindicación de sus plazas, y puso en valor a los toreros de esta tierra.

Su defensa filosófica del espectáculo contrarrestó los argumentos antitaurinos con referencia a la sangre, «que es parte de la vida y su exhibición es impactante, porque es la vida lo que se escapa por la ruptura abrupta, la sangre es tributo que pagamos los que nos enfrentamos a los toros, la sangre del toro en la declaración externa de la bravura; esa condición que le hace embestir hasta entregar su vida y provoca al hombre para exponerse ante el toro de una forma total», para incluir una frase de Lorca: «El duende vive en las últimas habitaciones de la sangre». «El toro es distinto al resto de animales porque embiste sin ser un depredador al uso, sin necesitarlo para comer», afirmó el torero, quien afirmó que hoy día el toreo es «apasionada entrega a través de una sensibilidad de rango casi espiritual».

El acto, presentado por el periodista sevillano José Enrique Moreno tuvo un aderezo musical, con la guitarra de Carlos Piñana y las obras que interpretó la Orquesta Sinfónica. 

Un grupo de antitaurinos protestó en la entrada del Auditorio.

Publicado en La Verdad 

Anuncios

Murcia 2014: Una feria más compacta.

murcia

Por Francisco Ojados.

El centenario coso de La Condomina acogió ayer el acto de presentación de la feria taurina de Murcia 2014, que se celebrará desde el 10 al 16 de septiembre, con siete días seguidos de festejos taurinos.

La presentación, que se llevó a cabo en los bajos de la plaza de toros, tuvo como ponente principal al representante de la empresa Toros Sureste, Ángel Bernal Manzanera, acompañado por sus hijos y socios en la empresa, Ángel y Rocío Bernal Barnuevo, y por el presidente del Colegio Oficial de Periodistas, Juan Antonio de Heras, encargado de presentar la Corrida de la Prensa, que en esta edición cumple cien años, incorporándose al cierre del acto el consejero de Cultura Pedro Antonio Sánchez.

El comienzo del evento consistió en la presentación al público del cartel anunciador de los festejos taurinos septembrinos, una obra del fotógrafo Conrado Abellán que cayó muy bien entre los asistentes. Se trata de una imagen con tres toreros haciendo el paseíllo sobre un fondo albero, realmente armónica.

En cuanto a la feria en sí, de lo más llamativo es el cambio en su estructura y fechas, en relación a lo que se venía haciendo en las últimas décadas. Desaparece la feria partida y se convierte en un ciclo compacto. Conforme explicó el empresario, los festejos taurinos, uno de los grandes motores de la feria de septiembre, si no el que más, se integran en los días de más actividad cultural de la feria. Comenzará con dos festejos sin picadores, en modalidad de clase práctica, en la que actuarán los alumnos de las Escuelas Taurinas, para ir in crescendo, el viernes 12, con la novillada con picadores -que se recupera tras su eliminación en el ciclo de 2013-; seguir con una gran corrida de rejones y cerrar con las tres corridas de toros que soportan la programación de la feria taurina, a celebrar entre el domingo 14 y el martes 16, día grande en Murcia con la Romería de la Fuensanta.

Ángel Bernal fue desgranando los carteles de uno en uno, y se complació con la recuperación de la novillada con picadores del viernes 12, que definió como un festejo con muchos matices interesantes. En primer lugar porque se lidiarán utreros de Fuente Ymbro, cuyo ganadero, Ricardo Gallardo, ha salido a hombros de la Maestranza de Sevilla este año, y luego por los novilleros actuantes, ya que se le da oportunidad al murciano Pablo Belando, se incluye a una de las grandes figuras del segundo escalafón, como es el sevillano de Góngora, y porque cierra el cartel el calasparreño Filiberto, el novillero de la Región que más ambiente tiene y que cuajó una sensacional actuación en esta plaza en el festival a beneficio de la Asociación Española contra el cáncer.

Respecto a la corrida de rejones del sábado 13 es el mejor cartel que se puede anunciar en este momento. Como viene siendo norma de la casa se han reseñado para la ocasión los toros de Fermín Bohórquez, que torearán a caballo los tres rejoneadores más punteros: Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Ventura y Sergio Galán, que viene de un gran triunfo en Las Ventas de Madrid, al cortar tres orejas y ser el único rejoneador que ha salido a hombros en la Feria de San Isidro.

Tres corridas con figuras

Respecto a las combinaciones de las corridas de toros, el cartel del domingo 14 fue valorado por Bernal como un cartel muy del gusto del público de Murcia. Ese día se lidiarán toros de Hermanos García Giménez, decisión del empresario tras valorar su juego en el Festival del Cáncer de 2013.

Tanto ésta como las otras dos corridas de toros han sido objeto de seguimiento en el campo y en palabras del organizador se ha tratado de buscar ganaderías en buen momento. En cuanto a la terna que estoqueará el encierro de los ‘hermanos Matilla’ abre plaza un veterano ilustre como Enrique Ponce, en plenitud, al que acompañarán un torero espectáculo que tiene su buena legión de partidarios en esta plaza como David Fandila ‘El Fandi’ y alicantino José Mari Manzanares, que por su concepto de torero de arte y mediterráneo es de los preferidos de esta afición.

La tarde del lunes 15 será la de la corrida de la prensa, que celebra su centenario. Tendrá el honor de abrir el paseíllo el gran triunfador del año pasado, el murciano Rafael Rubio ‘Rafaelillo’ que ocupa por méritos propios un lugar de honor en la feria. El del barrio del Carmen se medirá a dos figuras que pese a su juventud atesoran experiencia, como el francés Sebastián Castella y el extremeño Alejandro Talavante, quien en los últimos años se ha encontrado con la inspiración en el albero de La Condomina. Para la ocasión se ha reseñado una corrida de toros de la ganadería triunfadora de la Feria de San Isidro, la de Parladé, propiedad de Juan Pedro Domecq.

Pondrá broche al ciclo, el martes 16, otra corrida de toros en la que vuelve una ganadería que está sumando triunfos y de las preferidas por las figuras, como es la de Victoriano del Río, y en la que estarán presentes El Juli, una de las grandes del momento, y Miguel Ángel Perera, gran triunfador de la pasada feria de San Isidro, en la que sumó cinco orejas y dos salidas por la puerta grande. Por delante remata el cartel Finito de Córdoba, torero veterano que está realizando una notable temporada.

Otro de los titulares que dejó la presentación fue la bajada en el precio de las entradas, que en los tendidos de sol descienden a la mitad respecto al año pasado, mientras que en la sombra bajan entre el 5 y el 10 %, en tendido y grada respectivamente.

En un esfuerzo de la empresa por facilitar la posibilidad de ir a los toros a la mayor gente posible, el abono en tendido de sol se queda en 73 euros, saliendo cada una de las corridas de toros a 16 euros y la novillada picada a 9 euros. También se mantiene la iniciativa del año pasado del tendido joven, para los menores de 30 años, que se venderá al precio de 40 euros y lo gestionarán a través de la sección joven del Club Taurino de Murcia y de la Asociación Tentadero Murcia.

Ausencia de Tomás y Ureña

En el turno de preguntas el empresario explicó que ha habido contactos con José Tomás, que al torear solo tres corridas este año no estará presente en el 99% de las ferias de España, y tras pasar por Málaga, seguramente no volverá a actuar esta temporada.

Respecto al lorquino Paco Ureña, revelación de la temporada pasada en Madrid y presente en las principales esta temporada, Bernal aseguró que había intención de ponerlo en la feria, y que se le ha hecho un seguimiento en Sevilla y Madrid, pero al contar la feria con solo tres festejos no ha sido posible. Para el empresario es un torero que va a dar alegrías a la afición murciana en forma de triunfos en plazas importantes y con el que espera contar más adelante.

Apuntes de la 15ª Corrida de La Temporada Grande: Oda al Aburrimiento.

image

Por Luis Cuesta De SOL y SOMBRA.

Corrida para el olvido, sin nada que salvar o apuntar realmente porque no hay mayor sufrimiento que un espectáculo taurino de mas de dos horas sin brillo ni grandeza.

Fue tan aburrida la corrida que estos apuntes deberían de destruirse a los dos minutos después de leerse, para que de esta manera podamos olvidar este jueves taurino para siempre.

Aunque parezca mentira, nunca me dejara de impresionar que seis toreros hagan el paseíllo, se enfrenten a una corrida noble y sosona y pasen por La México como almas en pena, con una espantosa frialdad.

El Festejo

La ganaderia de San Lucas propiedad del Arquitecto Ignacio Garcia Villaseñor, que por cierto anda delicado de salud y desde aquí deseamos que se recupere pronto, mando un encierro de bonita estampa, justito de presentación, cuerpo gentil, andares de artista y comportamiento tan delicado como soso.

Una pena porque el encierro tenia hechuras para embestir, pero el resultado no fue el esperado, ya que salvo los corridos en primero y cuarto lugar que se dejaron torear a placer, acudiendo una y otra vez en la muleta, el resto resultaron deslucidos.

El Canelo que confirmaba alternativa se llevo el mejor toro de la noche, un animal bravo, con fijeza y clase en sus embestidas por el piton derecho. Pero el torero coahuilense nunca lo entendió, se empeñó en ponerse en artista, siempre descolocado entre pase y pase, sin cruzarse nunca y su toreo se volvió mudo. El animal siguió embistiendo con nobleza, pero por su poco sitio y recursos daba la impresión de que sus muñecas e ideas se quedaron paralizadas ante la imposibilidad de poderle al de San Lucas.

Humberto Flores, torero veterano de 46 años que regresaba (suponíamos) para buscar triunfar a toda costa y de esta manera revitalizar su carrera, no tuvo suerte ni animo.

¿Porque? Pues porque le pudo la frialdad y la debilidad de su astado, al grado que toro y torero aburrieron al valiente publico que acudió a la Monumental.

Jose Luis Angelino puso banderillas con desigual fortuna y se le vio voluntarioso con un toro que fue de más a menos. Saludo una ovación tras una larga faena.

Cristián Ortega tuvo un toro de triunfo que era ideal para lo poco que torea y su falta de sitio. Sin embargo no lo aprovecho del todo, se quedó corto y su faena a pesar de haber sido por momentos aseada y correcta, fue algo incolora e insípida.

De esta manera se fue otro toro importante del encierro mientras que algunos en el tendido y redes sociales se esforzaban por encontrar una justificación a lo que no la tiene: que si no torean, que no hay que ser tan exigentes con ellos, que hay que apoyarlos, etcétera.

Voy rápidamente a poner un ejemplo, hace ya algunos años un torero olvidado con muy pocos festejos toreados en sus ultimas temporadas, se presento en un jueves taurino de oportunidad. Su situación era tan difícil en ese momento que estaba pensando en el retiro para enrolarse a las filas de los subalternos.

Sin embargo esa noche se encontró con Costurero de Garfias, un gran toro al que le cuajo una faena inolvidable, sabedor de que está podía ser su última oportunidad para ser alguien importante en la fiesta, no la desaprovecho. ¿El nombre de ese torero? Manolo Mejía.

Ser o no ser. Punto.
 
Jorge López y Victor Mora batallaron con dos astados infumables, que desarrollaron sentido y fueron muy deslucidos.

Al final uno se queda pensando que sera lo que les ha impedido a estos toreros triunfar en esta plaza o dejarnos algún detalle que no sea para el olvido:

1.- El miedo escénico que provoca esta plaza.

2.- Que su ambición no es tan grande; o que el corazón no palpita al ritmo que exige la cabeza. Porque sin ambición no es posible ser figura y eso tiene un precio que no todos los toreros parecen estar dispuestos a pagar.

Es lo que digo yo.

Para este domingo la empresa anuncia un cartel muy interesante para la 16ª corrida de la temporada, con la “probable” despedida de esta plaza del Pana, Morante de la Puebla y Joselito Adame con toros de Villa Carmela. Sin duda un cartelazo imperdible.

Twitter @LuisCuesta_

El Arte de la Tauromaquia – Magna exposición taurina en Murcia.

La pintura 'Picador', de Mariano Barbasán, forma parte de esta exposición.

 

La Fundación Alfonso Ortega presenta en Cehegín una exposición de veinticuatro pintores y escultores sobre el mundo de los toros. Benlliure, Medina Vera, Julián Alcaraz, Campillo, Lola Arcas, Hernández Cano y Nicolás de Maya, entre los artistas presentes. Tomamos de la edición de “La Verdad” esta interesantísima

Por: PEDRO SOLER | CEHEGÍN. LA VERDAD Murcia.

Sobre todos brilló Goya, quien marca el hito con sus famosos aguafuertes taurinos; pero, antes y después del genio, la fiesta de los toros ha ocupado un amplio espacio en el mundo del arte, gracias a numerosos escultores y pintores que dejaron, a lo largo de su trayectoria, obras de primera calidad.

Esto puede comprobarse en la exposición que la Fundación Alfonso Ortega ofrece en Cehegín, a partir de mañana, en la que se presentan cuadros y esculturas de autores tan notables como Benlliure, Roberto Domingo, Inocencio Medina Vera, Antonio Campillo, Julián Alcaraz…  

La muestra, que ha tenido como comisario a Martin Páez, «es una recopilación muy atractiva de artistas que han dedicado gran parte de su obra a la fiesta de los toros. De hecho, la lidia es una de las Bellas Artes, aunque haya quien se empeñe en afirmar lo contrario; pero recoge una traición de siglos, y en ella existe una técnica, unos estilos. Los más importantes pintores, escultores o fotógrafos han recogido la belleza del mundo de la tauromaquia».

Ya antes de Goya, otros artistas, -entre ellos, Antonio Carnicero, excelente retratista oficial de la Corte- demostraron su atracción por el ambiente taurino. Los artistas del siglo XVIII español, que dan paso, durante todo el siglo XIX, a la

"La Vicara" de Medina Vera.

esplendidez artística que los toros desempeñaron entre escultores y pintores, que hicieron de este ambiente un motivo muy atractivo y bastante ejercitado.

La exposición que presenta la Fundación contiene una unidad temática, pero de muy distintos estilos, gracias a la independencia de cada uno de los veinticuatro artistas presentes, que aportan cerca de cuarenta obras. La escultura del toro, de Mariano Benlliure es «una pieza fundamental» en el mundo artístico de la tauromaquia, acaso porque el famoso escultor supo plasmar la dificultad intrínseca que el animal demuestra en su naturalidad.

Un diestro tan famoso como Marcial Lalanda, en una tertulia taurina celebrada en Murcia, afirmó: «Pintar o esculpir un torero era fácil; lo difícil es hacerlo con el toro», debido a la complicada anatomía que presenta, cuando se encuentra pacífico en el campo, o en el ruedo pelea por sobrevivir. Frente a la explosiva prestancia del toro, en la exposición se encuentran figuras de toreros, de Antonio Campillo, quien siempre presentó al diestro de un modo más humano y de menor gallardía -otro símbolo del ambienmte taurino-, o de Hernández Cano, que lo colmó de finura esquemática.

Entre los pintores más tradicionales y prestigiosos, Medina Vera, clasificado como uno de los mejores ‘tratadistas’ del mundo de los toros en cualquiera de sus manifestaciones, está presente en la exposición con tres cuadros esplendidos; Roberto Domingo, reconocido mundialmente por sus famosas estampas taurinas sus carteles, como sucedió con el murciano Julián Alcaraz, quien dedicó, prácticamente, toda su labor artística al mundo de los toros.

Sus emocionantes carteles anunciaron las ferias de Sevilla, Bilbao, Cádiz, Murcia…, y han quedado como ‘emblemas de una época’, gracias a su profunda expresión artística y taurina. Si en Murcia se recuerda a Sánchez Picazo como ‘el pintor de las flores’, Alcaraz siempre será evocado como ‘el pintor de los toros’.

Para Martín Páez, la exposición es «un regalo extraordinario y muy interesante. El ayuntamiento de Cehegín debería animarse a colaborar con una entidad que ofrece actividades muy atractivas, pero que también arrastra los problemas propios de unos años difíciles».

Alfonso Ortega confiesa, por su parte, que, al margen de su ostensible afición taurina -el comedor de su casa estaba adornado solo con cuadros de esta temática-, el motivo principal que lo ha impulsado a montar la muestra ha sido el hecho de que se cumple el ciento diez aniversario de la inauguración de la plaza de toros de Cehegín. Afirma que «como aficionado a coleccionar obras de arte, desde hace años, dispongo de una serie de originales de grandes maestros, a nivel nacional e internacional, que ahora pueden contemplarse en la Fundación».

Además de la exposición, bautizada como ‘Veinticuatro artistas en la fiesta de los toros’, se ha editado un facsímil del programa de fiesta de 1901 -cuando se inauguró el coso ceheginero-, patrocinado por la firma constructora Theogin. «Como también poseo del cartel original que se imprimió con motivo de la inauguración de la plaza, firmado por el

'Entrada a los corrales', de Roberto Domingo.

autor, yo tenía ilusión de hacer algo de toros. Y si se tiene en cuenta el interés que hay en mi pueblo por las corridas, la presencia de estos cuadros y esculturas podría convertirse en una cita de la Fundación muy atractiva, puesto que hay obras, que considero de primera calidad, como las esculturas de Benlliure, Bolilla, Campillo, Hernández Cano… o las pinturas de Medina Vera, Julián Alcaraz o Roberto Domingo.

Quería que fuese una exposición distinta a las que estamos acostumbrados». También se expone un abanico del pintor sevillano José Jiménez Aranda, que entraña para su dueño un interés especial -«me lo han pedido para diversas exposiciones, pero no he querido dejarlo», como sucede con ‘El patio de caballos’ y ‘La vicaría’, de Medina Vera.

«Este cuadro muestra a un torero medio adormilado y solo es la reproducción de un fragmento de la obra con idéntico título que pintó Fortuny. Hace muchos años poseía ese cuadro, pero, por consejos de unos y otros, me desprendí de él. Luego, volver a recuperarlo me llevó ocho o diez meses siguiendo el rastro y haciendo gestiones. Deseaba recuperarlo con toda mi ilusión».

Los cuadros de Julián Alcaraz, en los que se contempla, un toro a punto de morir y otro que pasea en el campo, fueron adquiridos a una peña taurina que existía en Málaga.

La última batalla de Ortega pretendía conseguir otra obra de Alcaraz, que recogía los seis toros lidiados en la inauguración de la plaza de toros de Cehegín. «Por una serie de problemas de la familia que lo posee, fue imposible. Ya lo he dejado. Hubiera sido una pieza excelente y muy llamativa para esta exposición».