“Tlaxcala No Os Debe Vasallaje” – Fiasco de Xajay en La Ranchero.

img_0913
Sergio Flores manda al natural al muy discutible toro de Xajay lidiado en Tlaxcala. Foto: SuerteMatador.com

La Afición de la Plaza “Jorge Aguilar” alza la voz para decir abiertamente lo que todo el tendido piensa, lo que todo el mundo quiere hablar… pero que nadie se atreve a preguntar, “Cuarenta y dos ganaderías en Tlaxcala, ¿Qué no hay algo mejor?” No. Parece que al taurinísimo militante se le acaban las ideas con el fracaso absoluto, regalo incluido de Xajay en tarde cara de boletaje, de casi lleno en el tendido pero de decepción total. Flores se impone y Castella padece la trampa de la mansedumbre a la que se auto somete matando esta clase de birrias. Ni pa’l caldo.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Tlaxcala.

Sí, nos hemos quejado de la falta de bravura en los tendidos.

Esa que, pese a todo, parece no irse de Guadalajara. La misma que está muriendo en La México, que formó a muchos aficionados en su tendido pero que se pierde entre el porrismo y la cargada. La reflexión en el aficionado durante el festejo, principalmente del lado de Sol, es llama y pulso de la Fiesta, si se muere, la corrida estará perdida.

Para siempre.

No obstante, desde el centro del Imperio parece revivirse el antiguo reto Mexica a Tlaxcala: “Que el gran Señor de México era Señor Universal de todo el Mundo, que todos los nacidos eran sus vasallos, que á todos los había de reducir para que le reconociesen por Señor, y que á los que no lo hiciesen por bien y dalle la obediencia, los había de destruir, asolar sus ciudades hasta los cimientos y poblarlas de nuevas gentes.”

Así lo dicta la Historia de Tlaxcala de Diego Muñoz Camargo.

Y la propia Tlaxcala, su afición, callada otras veces, despierta con bravura en cuanto siente el puyazo trasero que implica, no tanto el precio tan caro de los boletos, sino la decepción de ver que en la mismísima capital del antiguo Señorío, aquella que por nadie fue enseñoreada, se cuela la más lastimera y falta de trapío escalera del encierro de Xajay.

No basta con el flaco y feo castaño aldinegro que abre plaza y decepciona a Castella tanto como el francés, enfundado en un vestidazo de áureas crucetas y seda turquesa, a la multitud que tristemente ve como ordena nulo puyazo y cambio de tercio con dos pares, dos que muestran la inutilidad de la Autoridad y del propio astado con el que Sebastián se dobla y hace pasar componiendo su tranco, en momentos ligando.

Pero que toda su insistencia se rompe al manifestar su impotencia luego de pinchar.

Estrella la emoción en la trampa de la debilidad.

Entonces la mesa se sirve a Sergio Flores al que el paisanaje mira sereno con un xajay anovillado. Este segundo de mejor hechura tiene lastimera y fea cabeza. Inyección por puyazo, quite combinado con remate muy lucido, solo dos pares con la protesta a la Autoridad que no se hace esperar, irónica y lacónica. Luego Flores despliega, tras innecesarios péndulos, claridad y largueza con las dos mejores tandas de toda la tarde, una por cada lado.

Completas, bien trazadas, muy largas, sobre todo al natural, dos rotundos donde la tela, en plenos medios, con trazo perfecto, liga y encadena el remate, encienden la pasión y la entrega de la gente… solo apagada por la casta rota del astado.

Pincha Flores.

Mas que al toro, la ilusión de la gente.

Que reacciona en el siguiente turno del tlaxcalteca y éste, tras embarcar a la media altura con la derecha, queda sin oposición que le ataque. Se arrima e invade los terrenos del mejor presentado del encierro que, tras derechazos, aflige y con la agresividad apagada, es avasallado tras capetillina y Flores se descara al grado de desplantarse.

Mata bien y sobreviene la única oreja.

Tenemos entonces que toda la Plaza, localidad Campanario incluida, se vuelca todo el festejo contra la corrida, desde la lapidaria “¡Toro chico, Fiesta chica!” hasta preguntar por los dos pares “¿Qué ‘fregadera’ es esta?” y, principalmente, sobre el brindis al ganadero al que Sergio Flores, de modo por demás inoportuno, dedica el sexto, un anovillado burel con el que se dobla con buen trazo y orden pero el que, en el cambio de mano genuflexo, se rompe para siempre su instinto de ataque.

Y cómo será de lastimoso el hecho que el propio Flores chabacanamente empieza a invadir terrenos para equivocarse en su afán bullanguero de dar el cambiado en lo corto siendo levantado y peligrosamente volteado. Tras revisión, regresa a castigar por bajo al xajay con poder y quitárselo de encima con tres cuartos caídos.

El gentío se anima con el regalo de Castella.

Lástima que sea de Xajay, así lo refleja el tendido.

No vale la pena ver a Sebastián Castella salir a perseguir mansos, además de fea estampa como su horrible segundo. Que se defiende y con el que luce a pies juntos en mandiles pero con el que toma la decisión, además de la petición autorizada de los dos pares, de irse por alto quedándose quieto pero con el sentido del toro para arriba y el francés incomodado con las vueltas contrarias y la huida a las tablas del astado.

Luego el despropósito de la Banda. Cuando Castella se las arregla para hacer pasar al bonito quinto, entrepelado y girón, con el capote, principalmente en la chicuelina inaugura su faena con preciosos pases en el mismo sitio por alto pero con el toro, para variar, roto de tranco y de casta.

Pero la inoportuna música rompe el ambiente de seriedad y es pitada.

Lástima que coincide con el desarme que destroza la faena.

Del cual el francés no se recuperaría ya, ni la noche, ni la empresa, curiosamente tlaxcalteca y ganadera que trae una dehesa en horas bajas, tal como lo refleja el tendido que no perdona al también empresario de La México al cuestionarle el modelo actual de la Plaza capitalina.

De esperanza la vuelta de Castella luego de finiquitar al horrible astado de regalo.

Y de pronto se fue la luz.

Hasta el capote de paseo del francés desapareció…

Nunca ha sido fácil para los soberanos del Anahuac visitar Tlaxcala. Peor aun, imposible ha sido enseñorearla.

Por eso, nos dice Muñoz Camargo que Tlaxcala no consintió sino al contrario, contestó aquel reto Mexica del siguiente modo: “Señores muy poderosos: Tlaxcala no os debe vasallaje, ni desde que salieron de las siete cuevas, jamás reconocieron con tributo ni pecho a ningún Rey ni Príncipe del Mundo, porque siempre los Tlaxcaltecas han conservado su libertad; y como no acostumbrados á esto, no os querrán obedecer, porque antes morirán que tal cosa suceda como está por consentir.”

Finaliza la respuesta tlaxcalteca.

Que con Tlaxcala ni con la Fiesta se juega, menos se avasalla.

So pena de repetir, tristemente, el curso de la historia.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Tlaxcala, Tlax. Gran Feria de Todos los Santos 2017. Día de Muertos. Jueves, Noviembre 2 de 2017. Segunda de Feria. Casi lleno en tarde agradabilísima de clima, afición exigente principalmente en el tendido de sol, dura por momento. Mal el Juez de Plaza al cambiar los dos primeros turnos con solo dos pares a instancias de los propios espadas. Fatal hacer sonar un cambio de tercio para que salgan los picadores al no ser ni costumbre de la Plaza ni considerarlo así el Reglamento. Se va la luz de la Plaza al finalizar el festejo.

7 Toros, 7 de Xajay (Divisa Verde y Rojo) El séptimo de regalo. Escandalosa escalera de feas hechuras por bastas y la mayoría de feas cabezas. Mansa y descastada, débil sin fondo claro de bravura, salvo, en un momento, el segundo de la tarde que se desfondó tras dos tandas, una por cada pitón. Todos volteando contrario. Espantoso el de regalo, horrible mulo que no tuvo mas que arreones.

Sebastián Castella  (Turquesa y oro) División, Pitos, Silencio y Vuelta en el de Regalo. Sergio Flores (Obispo y oro) Ovación, Oreja y Ovación.

Mal las cuadrillas en colocación y precisión al clavar y picar en la mayoría de los turnos.

Anuncios

2 comentarios en ““Tlaxcala No Os Debe Vasallaje” – Fiasco de Xajay en La Ranchero.”

  1. Definitivamente nadie en su sano juicio va a asistir a un lugar en el cual, de antemano, sabe que lo van a estafar, a ROBAR. Por eso tantos y tantos aficionados nos “hemos retirado” de las plazas, porque estamos hartos de las fregaderas de los quesque empresarios y las quesque figuras. Y hay luego “periodistas” como el tal Rafael Cue y el tal Murrieta y los de enfrente que chillan y chillan pidiendo que vaya uno a la plaza…. Y todavía se atreven a ponerle “tache” a la afición por no ir a la plaza…. Tales por cuales, como ellos no pagan su entrada… Es preferible que se acabe la fiesta…

    Atentamente:
    UN NEGATIVO, que solo quiere largá y largá

    Me gusta

  2. Cómo ganaderos/empresarios tendrán algo que decir el Contador y el Arquitecto de “esto” en Tlaxcala.
    Hace par de semanas atrás misma historia en Pachuca, no con el francés sino con el peruano, con quien todavía no se “arreglan” para La México.
    A los publicrónicos que nos regañan por ‘negativos’ les pregunto
    ¿Hay que ir a la plaza a apoyar estos ‘esfuerzos’?
    ¿Hay que ir a la plaza a sabiendas del tipo de animal que IMPONEN las 3/4 figuras?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s