Manuel Ramírez de la Torre, Juez de Plaza en Aguascalientes Hospitalizado.

Manuel Ramírez de la Torre (derecha) aquí recibiendo su ratificación como Juez de Plaza.

Tras presidir el pasado sábado la primera corrida del Festival de Calaveras 2011 en la Monumental, el Juez de Plaza se alistaba para una intensa semana taurina que incluyen dos festivales y la corrida de toros del próximo sábado en la capital hidrocálida.

De SOL Y SOMBRA – Aguascalientes.

La tarde de este lunes ha ingresado al Sector Privado del Hospital Hidalgo en Aguascalientes capital el Juez de Plaza Manuel Ramírez de la Torre luego de presentar un cuadro grave que ha resultado en un derrame cerebral que según ha podido saber De SOL Y SOMBRA aún está siendo valorado.

El siempre activo e importante taurino hidrocálido se ha reportado inicialmente con fatiga en su domicilio hasta que comenzó a agravar su situación y fue trasladado por sus familiares al mencionado nosocomio ubicado en el centro de la ciudad.

Manuel Ramírez de la Torre se encuentra en el área de terapia intensiva donde su estado está siendo continuamente vigilado a la espera del diagnóstico definitivo que indique el procedimiento médico a seguir durante las siguientes horas.

Más allá de cualquier especulación de carácter taurino en lo inmediato respecto a su posición habrá que aguardar, se espera que tan destacado personaje continúe como hasta ahora y desde que se presentó la eventualidad consciente y que cualquier consecuencia sea aminorada lo antes posible.

Cabe destacar que Ramírez de la Torre, de 59 años de edad, se ha destacado en el medio taurino de la ciudad de Aguascalientes no solo como Juez de Plaza sino como asesor taurino en diferentes momentos de la organización de la Feria de San Marcos, así como un decidido partidario de la Escuela Taurina en la ciudad.

Igualmente, es sabido que Manuel Ramírez de la Torre ha sido parte de los impulsores del reciente Decreto por el cual el ejecutivo estatal ha protegido la Fiesta de los Toros, acto de cuya presentación fue partícipe.

Desde aquí en De SOL Y SOMBRA hacemos votos por su pronta recuperación.

Twitter: @Twittaurino.

Anuncios

El Ocaso de un Rey – Apertura de la Temporada en Mérida.

Derechazo de Juan Pablo al sexto de la tarde.

Cómo el día a la noche, los reyes se suceden unos a otros de manera cíclica y periódica, algunos duran en su mandato años, lustros, décadas; otros menos afortunados son víctimas de los vaivenes del poder. Existen dos tipos esencialmente, el soldado y el heredero. Al heredero lo ha hecho rey la sangre; sin importar si tiene o no talento para serlo, lo es. Al soldado, en cambio, lo ha hecho rey el pueblo.

Por: Marco M. Bastarrachea. De SOL Y SOMBRA. Mérida.

En los toros las dinastías son una cosa rara. Pocos son aquellos que heredan los tronos que sus padres conquistaron y procuraron como los soldados que eran y logran llenar el vacío dejado por sus sucesores. En los toros algunos reyes son soldados, no herederos.

Así lo es el “Zotoluco”, un soldado de a pie que a base de jugarse la vida por sus seguidores, se ha convertido en rey de no pocos. Así lo recibió la afición emeritense en el Coso de Reforma ayer domingo en la primera del apartado: como un rey.

Aclamado desde el principio, por un momento pareció ser aquel que hace apenas un lustro retacaba los tendidos al conjuro de su nombre, eso deseábamos todos, eso desea él. Como súbditos confortados por el regreso del Rey, los emeritenses le aclamamos con la emoción de un niño ante el regreso del padre largamente ausente. No juzgamos, no preguntamos el “por qué” de su ausencia. Sólo nos cabía regocijarnos ante su regreso… poco sabíamos en aquel momento del desenlace de la tarde.

Improvisado mano a mano entre Eulalio López “Zotoluco” y el joven Juan Pablo Sánchez, la solera y la novedad. Tres cuartos de plaza hablan fuerte y claro sobre el poder de convocatoria de “Zotoluco” y el compromiso de los aficionados emeritenses para con la fiesta brava. Los castellistas se ausentaron. El festejo comenzó con tres minutos de retraso y durante el paseíllo se pidió un minuto de aplauso en memoria del maestro Antonio Chenel “Antoñete”. Claro, sólo se enteraron los que se encontraban alrededor del palco de la autoridad, la megafonía falló toda la tarde.

Se respiraba la expectativa que antecede a las tardes grandes y en un arrebato de honesta emoción unánime, “Zotoluco” fue sacado a saludar a los medios de la plaza recibiendo una fuerte y calurosa ovación por parte del público yucateco, lo mismo sucedió con el joven hidrocálido y saludo desde el tercio.

Abría plaza “Jabalí”, con 511 kg, negro listón –como todo el encierro salvo por el quinto berrendo. “Zotoluco” realizó un recibo por delantales que se convirtieron en verónicas para rematar con media. El burel ofreció una breve pelea en varas sin emplearse debidamente en el caballo, el puyazo fue severamente trasero y rectificado en el mismo encuentro ante las protestas del público.

Nada memorable en banderillas, debilidad del toro que fue a tierra en las tres ocasiones. Sin brindar, Eulalio comenzó la faena por el derecho, obteniendo escasos resultados, dos tandas que resultan poco lucidas ante la corta y rebrincada embestida del toro. Al final dibuja siete naturales, destacando el cuarto por su belleza y despaciosidad, el público agradeció con palmas. Luego de intento por derecha el de Azcapotzalco cambió el ayudado por el acero para dejar un pinchazo y posteriormente un bajonazo desprendido que fue severamente protestado. Silencio.

Volvía Juan Pablo Sánchez tras su paso español. Mecido recibo por verónicas a “Ruiseñor” de 495 Kilogramos. Revolera impecable. Manifiesta flojedad del burel en varas y banderillas.

Brindis al público que acoge al joven torero con calurosas palmas recordando aquella faena que le abrió la puerta grande en febrero de este año. Juan Pablo extrajo agua de un pozo que parecía seco, un toro tenía con embestida rebrincada, sin clase, y derrotes al final. Pero el hidrocálido viene con gasolina y dispuesto a pelearle el lugar a su competidor directo en la baraja de figuras jóvenes, Arturo Saldívar. Se arrimó, como se arriman los que tienen hambre de toreo, sin tremendismo, con honestidad quizá sin altas cotas en arte pero con verdad siempre.

Tres cuartos de acero en perfecto sitio, al encuentro y con una ejecución admirable que puso al burel patas arriba en un parpadeo. Una fuerte petición sucedió al espadazo pero el Juez decidió guardarse la oreja y el público premió a Juan Pablo con una vuelta al ruedo. En lo personal queda el regalarle unos lentes al Señor Juez.

“Venadito” fue protestado por un sector del público ante su falta de trapío. “Zotoluco” abrevió el recibo. Dos puyazos y palmas para el picador. Desafortunado tercio de banderillas precede a la que sería la mejor faena del capitalino previo al naufragio que ya contaremos.

Quizá por la división que suscita por lo engatillado y reducido de los pitones del burel, el público no apreció los primeros tres derechazos del diestro, un derroche de técnica y oficio. Atornillado, con el compás levemente abierto, adelanta la pierna correctamente y carga la suerte. “Zotoluco” da tres muletazos una cátedra de toreo clásico, evocando una estampa que se antoja antigua y al mismo tiempo atemporal.

Entendió a su enemigo. Lo doblego a media altura e imperceptiblemente le fue bajando la mano en dos tandas breves pero de temple y poderío. Por la izquierda dibujó tres naturales sufriendo desafortunado enganchón en el tercero; regresó a la mano diestra en dos series, la última de particular temple y belleza aunque sin la precisión técnica de los primeros trazos. Ha toreando para el toro, con la sentida ovación al final de la serie.

Aire otorga el toro en el cite a media distancia para prender la embestida del burel en un derechazo de casi perfección técnica. Pero al bajar la mano, el toro acusa falta de fuerza y pierde las manos para el desencanto de la multicéfala asistencia. “Zotoluco” que sabe que está en Mérida, se cruza con el afán de arrancar una serie progresiva que remato el pase de pecho ejecutado a la perfección. Con ese ímpetu repitió la serie por derecha acompasando al toro con su muleta y logrando el momento más sentido de la lidia que desató la emoción del público. La faena está hecha, a falta solo de la estocada.

Como si el toro supiera lo que se esperaba de él, se igualó casi por instinto mientras el silencio sepulcral –que en América sólo se aprecia en el coso emeritense de Reforma- inundó el coso. Pinchazo. Pero el público, aun emocionado por la faena, aguardó en silencio y entonces el capitalino propina un bajonazo que no pudo estar peor colocado porque el toro no era más ancho.

Y así como el día se pierde en la noche en un solo momento, el amor se diluía en el segundo bajonazo de la tarde, que parecía firmado por una suerte de “julipié”. Dobla el astado casi inmediatamente, no por la efectividad de la espada sino por la falta de fuerza general de la corrida. Y como colofón oscuro a la faena, siete puntillazos ampliamente protestados. Sí, siete. Palmas al diestro.

Salió “Calavera” con 502 Kg, número 15 en los costados, el más feo y anovillado del encierro. En un recibo de particular belleza y templanza, cinco lances a pies juntos se dibujaron en el ruedo, templanza y ejecución irreprochable. Puyazo en buen sitio sin emplearse mucho en el caballo. Tercio de banderillas sin incidentes ni particularidades salvo por el muy templado tercer par.

Juan Pablo quería más y lleva al toro a los medios. Pero el toro no logra pasar completamente. Peligro sordo en su embestida pero le arranca cuatro derechazos de media altura y un pase de pecho. Pero lo único bueno se agota pronto. Nada por la izquierda, el toro simplemente no lo tiene y se defiende de fea manera, al grado que tras dos doblones de buena ejecución, hizo por el torero quien libró el percance pero decidió abreviar atinadamente. Silencio tras desigualdades con el acero, bajonazo incluido.

A reserva de consignar lo ocurrido en el quinto, al sexto Juan Pablo le recibe en verónicas sentidas coreadas por el respetable. Con alegría empuja y es picado correctamente. Deslucida la cuadrilla da trámite en banderillas.

Comenzaba Juan Pablo con doblones genuflexo bien ejecutados. Pitón difícil el derecho. Con la muleta en la izquierda comenzó una faena con momentos de singular belleza y temple. Esencialmente izquierdista, cinco series de naturales de Juan Pablo hacen olvidar a la Monumental lo pasado –que referiré adelante. Demostró porque merece ser. Cinco series y con ello la faena está hecha. Nos tenía en la palma de su mano y  las dos orejas en la bolsa.

Entró a matar con decisión, pero adelantó la espada demasiado antes que el engaño y dejó un pinchazo en lo alto que la gente lamentó profundamente. No hubo reclamo porque hubo honradez. Sin prisa igualó y al todo por el todo, de frente y entre los pitones dejó la estocada. Así se matan los toros.

Tocó pelo Juan Pablo pese a que el toro se amorcilló brevemente y rodó acusando los efectos de la casi perfecta ejecución de la suerte suprema. A mi juicio, un pinchazo en buen sitio no empaña una buena faena si la estocada final es de libro. A juicio de la mayoría de la concurrencia también, pero el Juez de Plaza quiso jugar al protagonismo y consiguió una fuerte bronca con consignas, fuertes pero ciertas. Oreja con fuerte petición de la segunda. Bronca al Juez. Arrastre lento discutido.

Y lo del quinto. “Faisán” con 491 kilos, berrendo, marcado con el número 50. Relativo poco peso pero mejor estampa –ojo, no trapío. El público comenzaba a caer en el escepticismo cuando el burel se emplea con un pellizco de bravura, bajando la cabeza augurando una posible faena. Palmas para el Picador. Esforzado el segundo tercio.

Necesario a veces es perder pasos para permitir el alivio del toro. El capitalino, entre varios intentos, sólo consigue una desazonada serie por derecha rematando con el pecho. Cambió a la izquierda y el toro, que ya estaba más que acabado, aburrido; no pasó ni una vez. Zotoluco” cayó en la desesperación y un sector del público, injustamente creo, tomo partido con el toro, como si el de Fernando de la Mora fuese bueno. Injusta me pareció la reacción del público.

Se hizo evidente entonces el naufragio. Ya sin la cabeza fría y dejando a un lado todo el oficio de sus años, todo se descarriló. Se aburrió el toro, se desesperó el torero y se molestó el público con la sinfonía de trapazos desesperados, aquellos que le aclamaban pasaron a guardar silencio ante realidad que se desenvolvía en el ruedo. Luego los reclamos y consignas contra del torero condenando su falta de entrega fueron unánimes.

“Mérida te queda grande” gritaban los aficionados más asolerados, los más nuevos pitaban y escupían consignas en contra del matador, los incondicionales tenían el rostro desencajado. ¿Qué le ha pasado a nuestro rey? Se preguntaban unos a otros sin podérselo explicar.

El toro también se aburrió y dobló con dos pinchazos superficiales. Es evidente que fue por su falta de fuerza y no por que estuviese herido de muerte, el Juez se preparaba para emitir el 1er aviso y fue entonces que el toro volvió a ponerse en pie.

Ya armado con el descabello y ante la bronca generalizada, Eulalio escuchó el primer aviso casi al mismo tiempo que intentaba descabellar, cosa que consiguió hasta el cuarto intento; era total el clamor y la zozobra.

Un rey ha sido destronado. Y no por uno nuevo o un soldado que el pueblo haya elevado a esa categoría, sino porque el pueblo que lo encumbró y coronó ahora reniega de él. “El rey en turno” dirían algunos, “el mandón de la fiesta mexicana” dirían otros y el resto que le reventarían por no concordar con su tauromaquia, pero hoy en Mérida todos estuvieron de acuerdo en algo: hay un trono vacante, el que ocupó indiscutiblemente por una década, Eulalio López “Zotoluco”. Al menos ayer, quien ha levantado la mano ha sido Juan Pablo Sánchez.

Twitter: @Bastarrachea.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Mérida, Yucatán. Primera corrida de la Temporada Grande. Mano a Mano. Tres cuartos de entrada en tarde nublada.

6 toros, 6 de Fernando de la Mora (Divisa amarillo y blanco) Mal presentados en general, escasos de casta y fuerza. Juego desigual, destacaron el tercero y el sexto por su nobleza. Eulalio López “El Zotoluco” (Tabaco y oro) silencio, palmas y bronca. Juan Pablo Sánchez (Turquesa y oro) Vuelta al ruedo con fuerte petición y leve bronca al palco, silencio y Oreja con fuerte petición de la segunda con bronca a la autoridad.

NOTA. En la Monumental de Mérida no suena la música durante la faena de muleta y suele guardarse silencio durante la misma.

Continúa imparable “El Zapata” nuevo triunfo en León, Gto.

El Zapata

Por El Guerra

Uriel Moreno “El Zapata” triunfa en todos lados, ya sea en corridas o festivales, esta imparable. Hoy fue el triunfador del festival que se celebro en la plaza de toros portátil de la Feria Western en León.

“El Zapata” realizo una faena variada y emotiva, principalmente en el tercio de banderillas con el novillo “Pintasolo”,  donde emociono al público que se dio cita en el festejo.

Con el capote, Moreno dejo algunos buenos lances y con la muleta dio una lección a sus alternantes con pases largos y templados, que aumentaron el júbilo de los asistentes.

Resumen del festejo:

León, Gto.- Plaza portátil en la Feria Western. Lleno. Novillos de Xalmonto, buenos en general. El rejoneador Rodrigo Santos: Palmas. Uriel Moreno “El Zapata”: Dos orejas. “El Capea”: Oreja. Ismael Rodríguez: Silencio. Arturo Macías: Ovación. El aficionado Patricio Pons: Palmas. Twitter: @Twittaurino

2ª de la temporada en Guadalajara: Cuando El Payo lo quiera…Y qué buen torero es César Jiménez

El Payo; Tuvo una actuacion irregular con su primero para superarse en su segundo astado, al que le cuajo una gran faena.

Por Francisco Baruqui

Guadalajara, Jal.- Tarde bonita, luminosa, sin viento y espléndida de temperatura, para una entrada de un cuarto de plaza – con el aforo de los consabidos dieciséis mil -, con la clausura de los Juegos Panamericanos y mucha gente en el estadio y más, mucha más, muchísima más sentada frente al televisor.

Así, me motivaba ver la corrida de Los Encinos, una ganadería que lleva la afición por delante del criador Eduardo Martínez Urquidi, quien conformó un encierro de pelaje cárdeno en distintas tonalidades, con crianza pero terciado y sobre todo, faltos los ejemplares de trapío por lo cómodas, aunque sí astifinas cornamentas, que daba desproporción al volumen de la corpulencia.

Astados muy justos de fuerza, varios doblando los remos en cuanto se les bajaban los engaños, con la negativa derivación de poca transmisión por su falta de emotividad y brío. Tuvieron que ser aplicados en el castigo en varas con el monopuyazo, uno solo y a cambiar haciéndoseles sangre apenas para descongestionar.

Lo que sí, toros que dieron espléndidas facilidades para los de a pie, dadas sus condiciones de acometidas claras, pastueñas, con son y la cualidad grande de la fijeza que desbordaron en embestir con calidad y clase. Ay, con más fuelle lo que hubiesen sido…

Dos del mismo hierro y divisa, uno de lidia ordinaria y el primer sobrero que lo substituyó fueron estrellados en los burladeros en el quinto sitio, escuchándose el chasquido de la fractura del cuerno. ¡Cuán peligrosos son algunos peones con el capote, más, mucho más, muchísimo más que con un fusil en las manos…! ¡Bah..!

Fernando Ochoa no cambia. Y claro, cómo lo cambió Joselito Huerta cuando lo llevaba. De ser un torero con sello personal y buena expresión en sus inicios, cuando, creo yo que hacía el toreo que él sentía, al de grito fuerte en los cites, de punta de muleta y sobrado el pico en el pitón contrario despegándose a tope en lugar de embraguetarse, pudiendo caber un vagón entre la res y el coleta en una forma ventajista que muy a la contra le va que es el de hoy. ¡Cuánta diferencia, que sí..!

Con el primero pudo haberse puesto en lugar de chaquetilla una bata de enfermero dada la invalidez del bovino que tenía bondad terminando de entera para ciertos pitos. Se llevó el premio gordo del cuarto, un toro cuajado al que demeritaba de imponencia su pobreza de defensas, pero con un estilo y una clase de excepción pues metía el morro haciendo “el avión” permitiéndole al torero colocarse sin apremios, dándole, repito, todas las facilidades para una faena tan larga como despegada con algunos momentos lucidos pero, debo decirlo, sin estar a la altura de la calidad grande del “encino”. Trasteo de más a menos que terminó con pinchazo en el primer envite y estocada tres cuartos en sitio escuchando un aviso para… Para saludar. Esto a un ejemplar de orejas, pues, ya…

Luego de una campaña española dura como siempre son, de la que salió exitoso con triunfos muy relevantes, –¡Cómo estuvo en San Isidro con Puerta Grande..! Y en otras plazas de primera categoría consolidando cartel, el torero madrileño César Jiménez, que había tocado pelo en su anterior actuación en éste coso tapatío años atrás, ha brindado una actuación haciendo gala del dominio del oficio, lo que le permite ya desbordar su arte interior llegándole fuerte a los tendidos, entendiendo las condiciones de sus toros para desarrollar dos faenas bien planteadas, con trazo y estructura.

Sin relevancia mayor de capote, con la muleta, luego de descalzarse las zapatillas, algo que habitualmente viene haciendo para y cuando se siente que la va a armar, desbordarse en el toreo por abajo con las dos manos y por ambos lados encelando, templando – mucho temple tiene el matritense -, y con un sitio envidiable que le permite colocarse en el terreno adecuado reponiendo lo mínimo, ligar las series muy reunido y con ritmo para rematar con sendos pases de pecho que le valieron el batir de palmas. Despenó al segundo de entera tendidilla y desviada para saludos y…

Vendría con el quinto el calvario de los despitorrados, dos encinos estrellados en los tableros de los burladeros – en mi largo peregrinar taurino no recuerdo algo así -, para al fin, enfrentar al segundo sobrero de Marco Garfias que acusó mansedumbre pues intentaba irse de los engaños, pero dócil a la vez, empleando César el acoso, mostrando recursos y habilidad para hacerse del moro, cuajándole una obra larga con momentos muy lucidos por la templanza que imprime en sus muletazos, con unos naturales soberbios que le valieron el batir de palmas. Profesional, estando en matador de toros, estuvo en similar nivel, contando con la nobleza del garfieño, pero también con la falta de emotividad poniéndolo todo el diestro que cobró, luego de intentar matar recibiendo sin la colaboración del burel, pinchar primero, sepultando la hoja tres cuartos que bastó para ovación. Buen cartel deja Jiménez pues encaja en el gusto de la afición guadalajarense. ¿Repetirá..?

He creído en “El Payo” desde verle de novillero en una tarde Isidril con una corrida – vaya seriedad que tuvieron los de La Quinta -, captando toda la atención de los aficionados de Las Ventas, llevándose una cornada y sin tocar pelo pero… Pero cómo se le ovacionaba que ahí estaba un torero… Un torero, para mí, de excepción. Un chaval con empaque, con personalidad, con sello propio y una expresión pletórica de arte por la cadencia con la que hace su toreo, y un valor cabal que me hace seguir esperanzado de que se haga una figura importante. La más, sí, de México y para los ruedos del mundo…

Su plaza sigue siendo Guadalajara. Aquí ha triunfado cortando apéndices y… Y habría repetido el triunfo de no andar tan perdido con los aceros, los largos para estoquear y los cortos para descabellar…Sin cosas mayores con la capa, con el tercero tuvo una actuación intermitente, entre claros altibajos, dándome la impresión de que no, no se sentía, fincando su labor en la mano derecha para pasar la negra matando de tres pinchazos, ya que se queda en la cara, no se pasa en la reunión haciéndome ver que mira más a la cara que al morrillo, y descabello al sexto golpe siendo avisado. Empero…

Cuando la luz de las lumbreras regaban el ruedo al caer de la noche, en el que cerró tarde, volvió Octavio García a ser “El Payo” que creo puede llegar a ser. Poniéndose en el sitio desgranó su arte en series muy bien ligadas de ayudados por abajo con la derecha, acompañando muy reunido y aplicando sus muñecas y el quiebre leve de su cintura, lado diestro por el que fincó su faena sin ¡Atención..! emplearse, con la zurda, y con el temple que el rubio artista tiene, poniendo emotividad e impactando en el público que le coreaba. Tuvo su obra continuidad, pero, insisto, por un solo lado cuando el de Los Encinos se había definido también por el izquierdo para haberlo cuajado por ahí. Finalizó con manoletinas y, con las orejas casi en las manos, anda…

Cuatro viajes y otros tantos descabellos con otro aviso del palco… Con todo, veo en Octavio García “El Payo” al torero que tiene todo para encumbrarse, si su afición, su ambición y los deseos de superación lo motivan, y llegar a ser la figura de México. Cosa, pues… Que lo determine y… Y determinando, decida.

Ficha

Plaza “Nuevo Progreso”. Menos de media entrada. Cinco toros de Los Encinos, bien presentados, manejables en su conjunto y debiles, y uno de Marco Garfias (5o., sobrero bis sustituto de dos de Los Encinos que se despitorraron). Fernando Ochoa: Silencio y ovación. César Jiménez: Ovacion tras aviso y ovacion. Octavio García “El Payo”: Silencio y leves palmas tras aviso.

Corrida de Aniversario en Monterrey. La miel y la hiel en el toreo – Indultitis aguda no deseable

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Gran tarde de toros hemos presenciado en Monterrey dándose el histórico acontecimiento de un doble indulto en la misma corrida, cosa que no había sucedido en el coso regiomontano. Considero que hoy ha sido una tarde para crear afición a la fiesta de toros, ya que se ha podido disfrutar de muchos detalles importantes dado el buen juego de los de Mimiahuapam. Sin embargo, tengo que decir que al aficionado de tiempo, así como al nuevo aficionado hay que instruirlo y no confundirlo ya que para que se otorgue un indulto no olvidemos que el toro debió haber mostrado una gran cantidad de cualidades en todos los tercios de la lidia y no solo en la faena de muleta.

Por: Ernesto F. Valdés Treviño

El cambio de horario llegó y con ello se inició el paseíllo con el ruedo “pintado” De Sol y Sombra de una interesante tarde de toros con un cartel juvenil teniendo a un torero de la tierra como primer espada, a un tapatío y a un hidrocálido como segundo y tercer espada respectivamente.

Juan Antonio Adame realiza bonito saludo capotero y un vistoso quite por chicuelinas antiguas después de que “Aviador” un bonito cárdeno, alunarado, burraco y caribello ha recibido castigo con la vara. El público conocedor de que Adame es un gran banderillero le solicita que coloque los palos. Gran solvencia, ya de sobra conocida en esta plaza, es lo que Juan Antonio demuestra colgando los 3 pares reglamentarios de garapullos. Brinda al “Pequeño Gigante” el matador de toros en retiro, el maestro Eloy Cavazos quien se encuentra en una barrera de sombra acompañado de toda su familia.

Buen toro que tiene embestidas cortas y que el torero regiomontano tiene que reponer con algunos cuantos pasos hacia atrás el terreno para poder darle la distancia adecuada lo que le resta un poco de ligazón en cada una sus tandas. Es importante señalar que “El Bala” si le da los tiempos de reposo adecuados y descubre que su pitón derecho es el mejor y del cual le extrajo muletazos de gran factura. No por ello al probarlo por su lado izquierdo logró ligarle 3 soberbios naturales llenos de temple. Pinchazo y estocada tendida. Palmas cariñosas.

Y vendría lo mejor para el matador Juan Antonio Adame quien recibe al 4to de la tarde de nombre “Bendecido” negro bragado y salpicado con 505 kgs. de peso con una larga de rodillas pegado a tablas intentando levantar la tarde después de no haber podido tocar pelo con su primer astado. Notable la forma en que el toro acude con codicia y bravura al caballo teniendo una puya en buen sitio. Realiza quite ahora realizando chicuelinas ajustadas adornadas con una revolera y soltando la punta del capote como parte del remate. El público vuelve a solicitar que coloque los palos y Adame accede ya que es un gran rehiletero. Al ritmo de “España Cañí” vuelve a lucir en el tercio de banderillas sobre todo con el 3er par al violín. Y resalto que antes de ejecutar el 2do par el toro se arranca desde tablas mostrando condiciones favorables que presagiaba una gran labor en el último tercio.

Brinda al respetable desde los medios y ahí mismo coloca la montera arriba de sus pies juntos para iniciar con un escalofriante péndulo que prende al tendido. El público solicita música a la banda desde el inicio de la faena, petición que es ignorada. Y “Bendecido” en realidad estaba bendito ya que metía muy bien su carita al buscar el engaño, buen toro repetidor, con transmisión y codicia. “Hay toro y hay torero” grita espontáneamente un aficionado desde el tendido de sol. Obediente a los toques de la muleta de Adame. Redondo invertido y el torero grita acalorado al tendido “va por ustedes señores”. El torero pide la “Virgen de la Macarena petición que es concedida por la banda de música y en el cual el regiomontano despliega una gran técnica y oficio y el cual exprime al astado por ambos pitones. Pases de pecho enormes e intenta cerrar con manoletinas regodeándose sabiendo que tienen enfrente de el a un gran toro de Don Alberto Bailleres.

Cuando ya se disponía a clavar el acero, el juez accede a una petición importante de parte del público para que le perdonara la vida al burel. Grandes cualidades del toro y una gran labor del diestro local han provocado que se haga acreedor a las 2 orejas y rabo simbólicos siendo acompañado en la vuelta al ruedo por Carlos Orozco quien es el representante del ganadero.

El tapatío Oliver Godoy quien recientemente había dejado huella de que va en plan ascendente de su carrera taurina, se presentaba como matador de toros y le tocaba en turno “Fray Daniel” un dije negro bragado listón con 495 kgs. de peso y de inicio tiene un buen recibo con verónicas suaves y una media de cartel. El toro empuja al caballo y si en algo me agradó el encierro de hoy es que varios toros mostraron su casta ante las cabalgaduras. Godoy le realiza un quite después de la vara por gaoneras cerrando con una revolera de arte.

El oriundo de la Perla de Occidente arranca su labor muleteril con un péndulo y un cambiado por la espalda quedándose más quieto que una momia. Vitolinas, muletazos de gran gusto es lo que Godoy aprovecha de las buenas embestidas del astado. Si algo tiene el tapatío es temple en esos brazos ya que llevaba embebido en la franela al de Mimiahuapam. Labor interesante que no corona al pinchar y tener muchos problemas para entrar a matar y después de tres cuartos de estocada un poco tendida, el burel finalmente dobla en la puerta de arrastre.

Y ya con la tarde convirtiéndose en noche y con un indulto a cuestas, vendría el 5to de la tarde de nombre “Gonzalete” de bonitas hechuras siendo un toro negro bragado entrepelado con 515 kgs el mas pesado del encierro bien puesto de cornamenta. Debo decir que el toro fue flojo en varas así que resaltaré lo mejor que sucedió hasta el tercio de muleta.

Oliver Godoy, contagiado de lo logrado por nuestro país en Guadalajara su ciudad y sede de los Juegos Panamericanos que precisamente hoy llegan a su fin, quiso colgarse una medalla de oro y vaya que lo logró. Temple, gran despaciosidad, cariño y sentimiento es lo que nos ha regalado el tapatío en esta Sultana del Norte. Bonitos trazos largos utilizando sus muñecas de manera formidable. Al son de “Silverio”, Godoy se regocija y en complicidad con “Gonzalete” va fabricando una auténtica obra de arte. Unos naturales enormes, si enormes en toda la extensión de la palabra es lo que dibujó en los medios de la plaza derrochando un toreo con sabor a clasicismo antiguo.

El público al estar muy emocionado con lo que había sucedido en el toro anterior volvió a solicitar el indulto y el torero al darse cuenta de la petición del respetable, siguió toreando a placer a un toro noble y repetidor que debió haber coronado su esfuerzo haciendo mención a su profesión de matador de toros jugándose el todo por el todo para obtener esa medalla de oro de orejas y rabo ganadas a pulso. Al final es algo que no sucedió y podemos decir que ha sido más bien un indulto ganado más por la labor del gladiador que por las cualidades del astado, claro está sin demeritar que era un muy buen ejemplar de San Miguel de Mimiahuapam.

Gerardo Adame, joven torero hidrocálido quien recibió la borla de matador de toros recientemente en abril de este año en su tierra durante los festejos de la Feria Nacional de San Marcos 2011 a manos del diestro español Miguel Ángel Perera con el testimonio del también hidrocálido Arturo Macías, fue el torero con el lote menos afortunado de la tarde. Torero con un gran parecido físico al gran Curro Rivera, ha demostrado que tiene escuela y que está en un proceso de maduración interesante ya que cuenta con buenas maneras. A su primer astado, de nombre Sorprendente le realizó un quite de 3 suaves tafalleras llenas de torería y que nos demuestra que el joven diestro estuvo un tiempo por tierras europeas. Desde el callejón, el matador Luis Fernando Sánchez su apoderado le aconseja constantemente sobre detalles durante la lidia. Labor muleteril con algunos enganchones y desarmes es lo que tiene con su primer astado lo cual deberá mejorar en el futuro. Estocada tras aviso. Palmas.

Con el que cerraba el festejo, “Consejero” un negro bragado paliabierto de 490 kgs. Es al que recibe con unas verónicas de gran calidad y una media de pintura. El astado provoca un espectacular tumbo. Quite muy torero con chicuelinas y revolera y rematando soltando la punta de la capa es lo que hace que Adame cause los olés del tendido.

Como detalle curioso, al momento de brindar la muerte de este toro a Luis Quijano ganadero de La Playa, este ya se movía de su lugar y un aficionado le avisó que iba a ser “requerido” por el matador. Inicia con seis estatuarios a pies firmes y un pase desdesñoso. Entendiendo al toro, Gerardo Adame cita al toro de largo dándole distancia mientras suena “Pelea de Gallos”. Poco a poco, tiene que acortar distancias y se embragueta provocándole tener la franela enfrente de la cara del toro que por momentos piensa refugiarse en tablas. Sufre una voltereta sin consecuencias mientras realiza cambiados por la espalda de gran factura.

Vuelve a tener algunos enganchones en la parte final de su labor. Manoletinas ya en la parte final mientras un aficionado le grita imprudentemente: “Manolo, ¿Por qué te fuiste?”. Y justo al entrar a matar entierra el estoque mientras es prendido de manera violenta provocándole 2 cornadas al diestro aguascalentense siendo llevado por sus compañeros a la enfermería de la plaza.

De algo si estoy seguro, gallardía y un valor encomiable es lo que demuestra este torero de la Tierra de la Gente Buena. Como reflexión nos queda resaltar que siempre que se asiste a una corrida de toros, el peligro y la muerte es algo que ronda constantemente dada la naturaleza de la propia Fiesta, si no existieran estos factores nada de esto sería igual. Esperamos la pronta recuperación del joven torero Gerardo Adame, quien hoy probó la hiel y extendemos la enhorabuena a los matadores Juan Antonio Adame y Oliver Godoy, así como al ganadero Alberto Bailleres quienes han probado la miel por los triunfos obtenidos el día de hoy.

Ficha del Festejo: Plaza Monumental Monterrey Lorenzo Garza. Asistencia: un cuarto de entrada en tarde agradable. Toros de San Miguel de Mimiahuapam ganadería guanajuatense de Don Alberto Bailleres González Divisa: Morado y amarillo. Bien presentados y de buen juego en su conjunto destacando 4to y 5to que fueron indultados. Juan Antonio Adame: (Azul pavo y oro) Pinchazo y estocada tendida (palmas), 2 orejas y rabo simbólicos tras indulto y silencio en el que mató por Gerardo Adame Oliver Godoy: (Celeste y oro) Pinchazo y estocada tendida (palmas), 2 orejas y rabo simbólicos tras indulto y Gerardo Adame: (Grana y oro) Estocada desprendida (palmas) y herido al entrar a matar a su segundo.

Incidencias: Esta corrida correspondía a la celebración del 74 aniversario de la plaza Monumental Monterrey que debió celebrarse en agosto pasado y que había sido suspendida. Los matadores Oliver Godoy y Gerardo Adame realizan el paseíllo desmonterados. Entrega de reconocimiento al maestro Eloy Cavazos por sus 45 años de alternativa por parte de Francisco Díaz Martínez gerente operativo de la Plaza Monumental Monterrey. Además, Roberto García Ramírez en representación de sus amigos del tenis también hacen de entrega de reconocimiento al matador en retiro de Guadalupe, N. L.

El matador Gerardo Adame fue trasladado al hospital después de recibir 2 cornadas una en el periné y otra en el pene. El ganadero Juan Pablo Bailleres compartió la salida a hombros junto con los matadores Juan Antonio Adame y Oliver Godoy.

Twitter: @Netonn

Fotos y Video: @rickyvargas11

“Signos y Contrastes” – Talavante a Hombros en Tiempos Extras Hidrocálidos.

Derechazo de Talavante a su primero en Aguascalientes.

El culto a la muerte encuentra en Aguascalientes una reedición, en modo otoñal, del derroche abrileño. Cosa que celebramos. Mirar a la muerte a los ojos como hacen ayer los toreros siempre trae consigo emoción y por supuesto esperanzas para el futuro más cercano.

Por: Luis Eduardo Maya Lora – De SOL Y SOMBRA. Aguascalientes.

Seguramente la entrada, que habría tenido que ser mejor, era la esperada por la Empresa de la Monumental que cierra su sección general. La gente sigue llegando tarde a los toros. Insistimos en el tema. Ojalá se tomara conciencia que al acto de la corrida hay que acudir aún antes del inicio. Como en misa.

Algo placentero es Aguascalientes en Calaveras. La ciudad de Posada más en calma y con mayor amplitud, siempre conserva el mismo aire taurino. Y en eso recuerdo el nombre de la columna de Alameda, en el viejo Heraldo de México, por ello en “Signos y Contrastes” apreciamos la tarde.

Y lo importante, subrayando, es que sale el Toro en Aguascalientes.

El begoña para rejones que abre plaza es una muestra de seriedad. Las hechuras, si bien no las más agradables, captan la atención y el respeto de la media entrada. Gastón Santos, con su acostumbrada corrección y porte, clava dos veces arriba pero a contra querencia. Juega en sentido contrario a la condición corraleada del toro, como debe ser, pero da la impresión que ésto al cárdeno le sienta terriblemente.

Un tercer rejón antecede un difícil segundo tercio. Apenas cuatro banderillas que incluyen par a dos manos con la ya descrita complicada condición de “Calaveras”, situación que hace que Gastón exponga incluso de más al matar mal luego de brindis al Gobernador Lozano que produce la misma división con la, finalizada, que es juzgada su labor por el tendido.

Indicador importante en una fecha como esta es ver lidiar un encierro como el hierro de Celia Barbabosa, nombre de aquella mujer de campo, eterna luchadora y casi el último eslabón de la primigenia casa de la cabaña brava mexicana. Esto es relevante aún más porque a pesar de que en el cartel hay una figura, el trapío del toro no decrece.

Si tan solo se hubiese hecho ruido a lo anterior… Contrasta el trapío del lote de Alejandro Talavante. Así lo queríamos ver apuntábamos la semana pasada.

Y así lo vemos, delante de un serio y fino toro de la divisa guanajuatense al que faltan las fuerzas. No obstante, clave es como en plenos medios la cintura juega en momentos desde el embarque e incluso hasta el remate del muletazo. El ahogo del toro impide ver algo más pese al esfuerzo del extremeño. Mal con la espada, la cosa queda en aplausos.

El trapío del cuarto es para destacar. Sin demasiados kilos, preciosamente“Agua Miel” nombrado, se trata de otro fino toro, de pitones reunido y que deja la esperanza, aún tras sus dos primeros y confusos tercios, de que va a embestir. Mala la brega en banderillas. Agradecemos el capotazo largo y claro, por favor. Talavante se va al tercio tras brindis general.

Al medio toro, me refiero en trapío y juego, se le puede plantear el asunto a partir de efectos especiales. Pero cuando la cosa es como ayer, con importancia física como genética, muletear bureles “por la espalda y de repente…” no es lo adecuado. En el comienzo por pases cambiados Alejandro se ve sorprendido. Enmienda al paso y alternando, hay un firmazo torerísimo y el de pecho de subido todo.

Pero “Agua Miel”, a punto de pulque, está a instantes de fermentar las esperanzas. A muchos gusta el aguamiel a pocos el pulque. La cosa está que al segundo muletazo, en ese afán de pegar pases sin dar pasos, Talavante se ve contrariado al grado del doble desarme porque el burel se lo piensa al sentirse estorbado. En el aire de Aguascalientes, con esa sensibilidad de sus entendidos, hay una sentencia, o más

El Trapío, único camino.

bien una verdad que es como un templo: “(Éste toro) Ha sido más de pasos que de pases.”

Solo al final a pies juntos, perdiendo un paso rescata el extremeño ese último tranco del burel. Esa distancia que Alejandro Talavante encuentra solo en cercanías, entrelazan capetillinas que, tras pinchazos, dejan la ilusión en la raya.

El segundo es un caso interesante, “Chamaco” nombrado. Se estrella en el burladero de aguante que truena entre la preocupación general. Descompone su tranco y la lidia, que es mansa ante el montado, acaba refugiándose en la querencia. No obstante, vuelve para intentar derribar a Juan Cobos que pica perfecto arriba aguantando tremendamente en un momento torerísimo. Joselito, correctamente, omite banderillear.

En consecuencia, “Chamaco” crece y cambia en la muleta a bien, justo cuando Adame plantea la cosa en los medios. El interés acrecenta porque, entendámoslo, donde está el toro está la corrida y ésta lo es más cuando más, en todo sentido, es lo que se lidia.

Pese a que el pitón derecho apunta rotura, el fondo bueno del toro reluce al acudir con emoción a la muleta de Adame que se templa al comienzo pero que se acelera en el remate. Joselito embarca bien, corre la mano, pero recorre demasiado rápido en los giros previos al de pecho y el toro busca las rayas.

Atinadamente regresa más allá de las mismas y logra levantar con la mano izquierda, lo mejor de su actuación, porque al aguante suma largueza, el trazo bueno que resulta en la encadenada respuesta del público, en los fulgores de emoción en la arena.

Para la música y José iguala. El necesario silencio llega pero se rompe por un inoportuno grito desde Sol. Tan inoportuno es que el público de Aguascalientes, propenso al relajo usualmente, censura, casi reprocha, la conducta tan categóricamente como la Autoridad que no perdona, retira al inadaptado. Adame no consigue adaptarse y sobreponerse al momento pinchando repetidamente.

Tampoco es con el quinto, de cara menos seria aunque rematado en carnes, manso e insulso. Le recibe a portagayola, lo intenta en banderillas pero en la muleta, entre diálogo con los músicos, reproche de la gente –el terrible tópico de “la de aquí” tiene su casa en Aguascalientes- la faena no pasa de esforzada. Destaca el toreo de aliño pero de nuevo con la espada está sin sitio.

Aún regala uno de El Junco, altísimo y vastísimo, muy corraleado. Lo ha intentado Adame pero a su tarde se la lleva el frío de la noche más larga del año. Ese obscuro manto que Joselito no consigue desenvolver.

Diferencia. Siempre hay diferencia cuando Mario Aguilar baja las manos.

Los “brazos pordioseros” que conjugan belleza y majestad a la verónica con la que saluda al tercero muestran de Aguilar lo mejor que tiene, que es con lo que tiene siempre que contar: el trazo clásico y sentido, bien hecho, el buen hábito técnico que sumado al sentimiento hondo saca igualmente lo mejor de una afición que palpita al corear igual la plomada estática y la broncínea estética de la media que el gran recorte de regreso.

Las plazas de toros alinean su tranco con momentos así. De buenos.

Pena que Mario, así como un tiempo trajo la tafallera en boga, ahora traiga la moda del lance a pies juntos, innecesario quite sin remate ni consecuencia favorable en la lidia pero que sí desalínea a toro y torero. Por eso ocurre que la faena se diluye no obstante Aguascalientes hace que su torero salga al tercio en señal de fiel espera.

Arrea Aguilar al que no detiene el frío inicio del destragado sexto para serenarse, acallar la música en torero detalle y construir de un manso, en su propio terreno, tandas de pundonor y que le hacen salir de su cartabón clásico. Hay momentos, Mario Aguilar está en uno de ellos, en que poco importa cualquier cosa en pos del triunfo. Aún así, hay tres derechazos y un pase de pecho de absoluta categoría que, en contraste con el fondo musical vernáculo, impone la castiza categoría torera.

Pese a la estocada trasera la oreja procede y sobre todo, al igual que consignamos en Pachuca, aún en el último momento, Mario Aguilar descuenta de cara a su compromiso de Todos los Santos en Tlaxcala. Ya lo contaremos aquí mismo.

Y llegaron los regalos. Como adelantada dádiva sale el sobrero de Celia Barbabosa. Talavante no se queda así y se adelanta con la acompasada verónica, lance a pies juntos y remate que nos dejan observar que el nombrado en alusión histórica “Atrevido”, no obstante lo destragado y estrecho, puede caminar.

En los medios y por alto, a pies juntos aguantando, Alejandro Talavante comienza y el burel se enciende hasta repetir alegre. En ese mismo terreno la cintura juega y el brazo derecho manda lo suficiente para extender la embestida en los cambios de mano sumados al natural. Camina torero entre tandas con el toro a más y noble se entrega en la arrucina los cambios de mano fabulosos y las salidas andando.

Se da gusto en los adornos por la espalda, los remates abajo y sobre todo en lo que esperanzas tenemos por ver, la rotundidad de su clasicismo con la izquierda. A la mitad del camino el cárdeno girón se queda, Alejandro le canta previo a tirar despacio y sereno de su embestida y cincelar cuatro naturales plenos y espléndidos de composición.

Ésto, alumbrar el nocturno camino entre el frío pero contando con la pasión, es torear. Y esos cuatro pases, cuando el toro parecía haberlo todo, son muestra inequívoca.

Hay un momento en el último tiempo del muletazo con la izquierda en que se desborda la creciente talavantista. Cuando Alejandro respeta la salida del toro, sobre todo cuando el paso de éste es cansino, el muletazo siguiente deslumbra. Es justo ahí donde ∫e va por detrás de la embestida, embriagado viene el de pecho y un desplante que, como dice una elegante dama en palco, es “como para pintar un cuadro”

Ese aire de la anochecida trae consigo, iluminante, la plenitud.

Como el toro le falta ese pedazo de tranco por lado izquierdo ya no hay nuevos naturales, sino el regreso de su alter ego estoicista en la joselillina en los medios que antecede al cite a recibir cerca de las rayas. Se lo juega Talavante. La suerte de los toreros machos tiene ese riesgo y pincha.

Pero la estocada entera y trasera en el mismo cite no impide la entrega absoluta del doble premio aún sobre lo defectuoso de la espada que quizá condiciona la segunda oreja y que acarrea protesta inicial. Qué importa si la entrega es plena ante el que puede ser el nuevo referente para la Monumental Hidrocálida. Ojalá.

Una objeción. El homenaje de la vuelta al ruedo al toro por lo limitado de su pitón izquierdo, no obstante su lenta, larga y solemne muerte, habría sido exacto de haber quedado en solo arrastre lento. Aún hubo quien pide el indulto. Bien por la Autoridad que no consiente sino aprieta ahora que hace falta.

Un detalle. No dejemos las cosas a mitades. Otra vez al ganadero lo dejan en media vuelta al ruedo. Signos más, contrastes menos hay que torear por enteros, que así como hay medias verónicas que valen por enteras. En ese aire, criar un toro como los cuatro primeros es labor completa, no desigual.

Porque en la desigualdad del contraste de la noche negra y la blanca estrella, encontramos que aún en Calaveras vive la muerte en la vida, reflejo de ello son las plazas de toros. Aguascalientes hace del rito, sucesión, encadenando con ello liturgia que se enclava en signo y se subraya en contrastes.

Algo tan natural que por algo se derrocha en el Toreo. Y siempre por enteros.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza de Toros Monumental de Aguascalientes. Festival de Calaveras 2011. Primera Corrida. Media entrada con cielo claro en tarde agradabilísima y sin viento.

8 toros, 1 para rejones de Begoña (Divisa verde y oro) Tremendamente serio, acusó tiempo en los corrales; 7 de Celia Barbabosa (Divisa azul celeste, amarillo, blanco y rojo) uno de regalo, séptimo de lidia ordinaria. Desiguales de presencia, destacaron en ese rubro los primeros 5 lidiados, serios por delante, bien hechos y rematados en carnes. En juego destacó el segundo en la muleta. El resto con menos cara y algo estrechos. Al séptimo, primer regalo, se le dio la vuelta al ruedo, levemente exagerada. 1 de El Junco (Divisa roja, rosa y blanco)

El Rejoneador Gastón Santos, División. Alejandro Talavante (Grana y oro) Palmas, Ovación y dos orejas con leves protestas en el de regalo. Joselito Adame (Sangre de toro y oro) Palmas y saludos. Mario Aguilar (Rosa y oro) Saludos y oreja. Talavante salió a hombros.

Destacó el tercio de varas de la lidia del segundo, el piquero Juan Cobos ha sido fuertemente ovacionado tras aguantar a plena torería.

Sebastián Castella sale del cartel de hoy en Merida, sufre de influenza

De SOL y SOMBRA

Sebastián Castella se ha caído del cartel inaugural de la temporada en Mérida, Yucatán debido a que tiene influenza, y no una fuerte infección intestinal como se rumoro en un principio, su salida del cartel ya fue confirmada la empresa de la Monumental.

El cartel queda en un mano a mano entre el Maestro “Zotoluco” y la joven promesa del toreo Juan Pablo Sánchez con astados de Fernando de la Mora.

Tambien esta en duda su actuacion en el segundo festejo de las calaveras en Aguascalientes este proximo sabado 5 de noviemebre.

La preventa de esta corrida de Mérida iba por buen camino, pero la empresa devolvera los boletos a los aficionados inconformes con la ausencia de la figura de Francia.

¿Qué es la influenza?
Es una enfermedad respiratoria aguda comúnmente conocida como “gripa” causada por una infección por el virus de la influenza. La enfermedad afecta el tracto respiratorio superior o inferior y se acompaña de signos y síntomas sistémicos como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y debilidad. La enfermedad es común en la temporada invernal.

¿Quiénes pueden ser afectados por la enfermedad y como se produce esta?
La influenza puede afectar a personas de cualquier edad. Aun cuando la mayoría de las personas se curan al cabo de unos días, algunas personas pueden enfermarse gravemente y pueden necesitar ser hospitalizadas. La influenza puede llevar a la neumonía o incluso la muerte.

Twitter: @Twittaurino

Todo un exito el festival taurino de San Luis Potosi; Arturo Macías fue el triunfador

A pesar de que escucho un aviso "El Cejas" ante el clamor popular, corto las dos orejas y el rabo.

Por El Guerra

Todo un éxito artístico y economico fue el festival para ayudar al ganadero Pablo Labastida, al que lamentablemente no pudo asistir debido a su delicado de salud.

Arturo Macías fue el triunfador de la noche al cortarle las dos orejas y el rabo  a un gran astado de la ganadería del Espíritu Santo de nombre “Socio” propiedad del homenajeado. El resto de los alternantes estuvieron en el mismo son triunfal y reflejaron toda su tauromaquia en el albero potosino.

Detalles de la noche: En el corrido en cuarto lugar, “El Cejas” invito a banderillar al “Zotoluco”, al “Payo” y a Joselito Adame que aceptaron la invitacion. En el sexto “El Payo” toreo al alimón con el ” Zotoluco”.  DespuesEl Payo” regreso la cortesia en banderillas e invito a sus compañeros, pero solo Joselito Adame acepto la invitacion del queretano.

Ficha: Plaza de toros El Paseo de San Luis Potosí.  Festival Taurino en honor al ganadero Pablo Labastida. Casi lleno. Ejemplares de Vistahermosa, Carranco, Espíritu Santo, Celia Barbabosa, Fernando de la Mora y Los Encinos. El rejoneador Jorge Hernández Gárate, ovacion. Zotoluco, dos orejas y peticion de rabo. Ignacio Garibay, oreja. Arturo Macías, dos orejas y rabo. Joselito Adame, oreja. “El Payo, ovacion.

Hicieron una buena pega en al segundo intento los Forcados Potosinos, siendo muy ovacionados.

Twitter: @Twittaurino