Imágenes impactantes de un encierro inolvidable

Foto: Alex Walloschke
Caminando por la calle…. ¿yo te vi?

Fotos: Pablo Lasaosa.

Toros que se caían y volvían sobre sus pasos, embestidas a un lado y a otro, corredores que no sabían cuántos animales habían pasado, cornadas en todos los tramos del encierro. En definitiva, el segundo encierro de Sanfermin 2016 de Cebada Gago fue una carrera para recordar por lo peligroso y por lo inusual de muchas de las situaciones que se vivieron.

Las cosas comenzaron a torcerse ya en Santo Domingo, con la cornada recibida por un veterano corredor pamplonés. Al paso de los toros por el Ayuntamiento, algunos espectadores parecían pedir calma a los toros, quizá sabedores de lo que estaba a punto de suceder.

Después se sucedieron los atropellos, las embestidas, las cornadas, los toros que se cruzaban en sentido contrario, las heridas en brazos, piernas, abdomen, los revolcones, los intentos de alejar a los toros tirando a los animales del rabo o, como no, los que no se enteran y creen que un encierro es una fiesta muy divertida exenta de peligro. De todo hay. De todo hubo.

Fotos del segundo encierro de Sanfermin 2016

 

Foto: Pablo Lasaosa

Foto: Alex Walloschke

Foto: Maite H. Mateo

 

Anuncios

¿La Fiesta en Paz? Alemán Magnani no deja la Plaza México y tampoco da la cara

Lo hemos repetido: el poder conmina a creer, sólo falta que el desempeño de los poderosos acabe de convencer.

Antecedentes. La creciente debilidad e ineptitud de los gobiernos tradicionales animó al poder privado a tomar derroteros de excesiva autorregulación respaldada por esos gobiernos, que vieron en las nuevas alianzas más beneficios personales, así fuera a costa del desarrollo, identidad y autoestima de los pueblos que pretendían gobernar.

El neoliberalismo entonces ya no disimuló su voracidad insaciable, falso libre mercado, monopolios, hiperconsumismo, inversiones extranjeras indiscriminadas, endeudamiento, autorregulación irresponsable sin sanciones –recordemos que los gobiernos seudodemocráticos son sus socios– y privatizaciones, con la falacia de que la administración privada es más eficiente. Como en los toros pues.

Este apocamiento-complicidad del Estado redujo al mínimo sus responsabilidades regulatorias en lo económico, social y cultural, dejando en manos de sus poderosos socios privados, nacionales y extranjeros, la capacidad de decisión del rumbo de los países, a costa de lo que fuera, con tal de conservar privilegios, aumentar ganancias y quebrar empresas públicas.

Para ello el grueso de las naciones latinoamericanas, incluido México, se plegó a las recomendaciones del Consenso de Washington –otro eufemismo de imposición económica e ideológica–, aumentando su dependencia y no una cooperación verdadera e iniciando la degradación o prohibición de expresiones culturales desaprobadas por ese consenso, entre otras la tradición taurina.

Estos 23 años de autorregulada, frívola y supuestamente perdidosa gestión de la Plaza México a cargo de Miguel Alemán Magnani y Rafael Herrerías Olea, sin que ningún gobierno federal, de la ciudad o de la delegación Benito Juárez se animara a meterlos en cintura, es decir, a hacerlos cumplir el reglamento taurino para justificar la licencia de funcionamiento otorgada, no permiten explicaciones claras. Extrañas cifras lo impiden y la transparencia sale sobrando.

Por eso ambos personajes, después de ser anunciados en la emisión anterior, dejaron plantados a los conductores del positivo programa del Canal Once Toros, sol y sombra,que desde sus inicios ha procurado llevar la fiesta en paz, sin molestar a nadie, sino sumando esfuerzos para que las cosas algún día cambien por sí solas y no por efectos de señalamientos sustentados y oportunos.

“Desgraciadamente nos cancelaron… No han podido asistir, Miguel ha tenido que salir al extranjero… La afición de México tiene que darle vuelta a la página, a la empresa anterior, a este tipo de cosas que nos hicieron a ustedes, a nosotros, de no venir, es un poquito como se manejó siempre la empresa no pensando en terceros, nos da mucha pena que no hayan venido…”, se lamentaban los conductores.

Y enérgicos añadían: “Redefinir el toro que se lidia en la Plaza México… desde luego no aspirar a un toro como el de Guadalajara, pero sí aspirar a un toro bien presentado… No queremos que sea el toro más grande de la república, queremos que sea el mejor toro de la república con sus cuatro años cumplidos… Pueden empezar a darse cosas interesantes en esta nueva etapa de la Plaza México con Javier Sordo…”

Pero de bravura y de señalar la responsabilidad en cuantos se despacharon durante dos décadas con su fraudulenta autorregulación taurina, nada. Así que mejor darle vuelta a la página, como en todo en este aguantador país.

Por Leonardo Páez.

Publicado en La Jornada

Al abordaje en Perú

Roca Rey.

Por Jesús Zarate.

La empresa mexicana Casa Toreros desembarcó el martes en Lima, Perú, y no se trata de una aventura menor, sino de una apuesta de gran calado en tierras sudamericanas.

En sociedad con Juan Manuel Roca Rey, los mexicanos Pablo Moreno y Juan Pablo Corona son los encargados de administrar los destinos de la legendaria Plaza de Acho, una de las catedrales mundiales del toreo y que habrá de celebrar sus 250 años de existencia en la próxima edición de la Feria del Señor de los Milagros.

Casa Toreros, con algo así como 107 festejos organizados y más de 500 mil espectadores con boleto pagado, se presentó ante los medios de comunicación en Lima, para ratificar su hoja de ruta de hacer fiesta para el pueblo y con el pueblo, con el objetivo de atraer al público joven que desconoce la fiesta de los toros.

La Feria del Señor de los Milagros 2016 se realizará del 6 de noviembre al 4 de diciembre.

Los empresarios presentaron el elenco de matadores compuesto por nombres de primer nivel como Enrique Ponce, Morante de la Puebla, El Juli, José María Manzanares, Manuel Escribano, Alejandro Talavante, Daniel Luque, Joselito Adame, Alberto López Simón, Ginés Marín y los peruanos Andrés Roca Rey y Joaquín Galdós, también tendrá presencia una cuadrilla de recortadores.

En la misma ceremonia se dio a conocer la operación de la Academia Taurina Andrés Roca Rey, que será dirigida por Luis Miguel Rubio, el primer maestro del matador.

Casa Toreros da un paso más para distinguirse como una de las empresas innovadoras en el rancio espectáculo taurino y sobre todo pone la muestra a otras muchas organizaciones con más años en el negocio.

Tanto Pablo Moreno como Juan Pablo Corona expusieron su compromiso con la afición de Lima para dar corridas a la altura de esa plaza, habrá mejoras en las instalaciones y descuentos a los aficionados que lleguen de otras zonas del país; bien por Casa Toreros.

Otro que hace las cosas bien es el novillero Luis David Adame, quien abrió la Feria de San Fermín en Pamplona con el corte de tres orejas, una actuación que ratifica su potencial.

Fuente: Milenio

Juan del Álamo: Esta es una carrera de fondo y esto puede dar muchas vueltas

San Fermín lo espera. El toreo salmantino asegura sentirse “muy contento e ilusionado” para afrontar lo que va a ser una temporada “tremendamente importante tras su paso por Madrid”.

Por JAVIER FERNÁNDEZ-CABALLERO.

Juan del Álamo vuelve al ataque. El torero salmantino se enfrentará el domingo a un encierro de Pedraza de Yeltes en la Feria del toro de Pamplona. Sin duda, una cita crucial en una temporada en la que lleva dos orejas consecutivas en Madrid –en la goyesca y en la corrida de la Prensa- y en la que necesita el tercer zambombazo para que fructifique su hazaña. A pesar de todo y de su falta en algunas Ferias. Paseará en el coso navarro junto a Curro Díaz e Iván Fandiño. Esto narra antes de su compromiso.

Juan, ¿cómo se encuentra tu mente y tu cuerpo antes de pisar, un año más, una plaza de la importancia de Pamplona?

Me encuentro bien, en un momento de mucha madurez, además la temporada tiene una importancia tremenda por lo que pasó en Madrid. Por todo ello estoy muy motivado e ilusionado. Ahora mismo estoy con todas las ilusiones puestas y con muchas ganas de refrendar ese gran momento en el que me encuentro.

Dos orejas se sumaron, en el mes de mayo, al rosario de apéndices que llevas cortados en la plaza de Madrid sin conseguir una Puerta Grande que ya se está convirtiendo para Juan del Álamo en un mito, ¿qué repercusión moral y contractual han tenido esas tardes?

Esa tarde, especialmente en la segunda, hubo momentos muy interesantes, muy buenos. También me sentí muy querido y valorado en algunos puntos de la faena por parte de la afición de Madrid. Ha sido importantísimo para seguir en la lucha que llevo. Puntuar en Madrid siempre es muy bueno e importante de cara a la temporada y esa oreja ha tenido un valor importante.

Conoces la corrida de Pedraza perfectamente porque eres torero de la casa, ¿qué virtudes tiene ese hierro y cómo es el encierro?

No suelo ver las corridas antes de torear, aunque sin querer siempre ves alguna foto. No es como otros años, que he ido con alguna ganadería que apenas conocía. Con Pedraza siempre he tenido desde mis comienzos un entendimiento importante. He cuajado toros. Por ese lado voy a Pamplona con un poco más de seguridad, un hierro que a priori y por cercanía y entrenamientos conozco un poco más. Digamos que he visto nacer y crecer esa ganadería, la conozco mejor que otras ganaderías.

Está cambiando el concepto de Juan del Álamo, ¿en qué lo notas?

Creo que estoy evolucionando. De hecho creo que estoy en el momento bueno porque veo que mi toreo no está tocando techo, tengo muchas cosas que decir y aparte de todo eso estoy creciendo a nivel artístico y profesional bastante. Hace falta que se vea reflejado en la plaza.

¿Sientes que es una injusticia que algunos sectores taurinos y empresariales te eliminen de la baraja de toreros jóvenes que estáis empujando con fuerza?

Bueno, a lo mejor sí lo siento, pero realmente hay que reconocer que hay una baraja importante de toreros jóvenes que puntúan fuerte. Mientras tanto, es lo que toca. Esta es una carrera de fondo y esto puede dar muchas vueltas porque sigo teniendo fe en mí mismo.

Publicado en salamancartvaldia.es

Tercer encierro de San Fermín: Sábado, cuidado con los de José Escolar

Ganadería de José Escolar Gil. IÑIGO ALZUGARAY

De S y S.

Miles de personas inundan las calles de Pamplona. Muchas de ellas participarán en los encierros por primera vez en su vida, lo que provoca que el del sábado sea uno de los más masificados de todas las fiestas. Todo eso acaba traduciéndose en cogidas y numerosos traumatismos.

LAS CLAVES DEL TERCER ENCIERRO
  • Escolar, un extraño debut. José Escolar se estrenó el pasado año en los sanfermines, en un encierro que pasará a la historia después de que uno de los toros se diese la vuelta nada más iniciarse la carrera y volviese a los corrales. Por seguridad y tras varios minutos de incertidumbre, el animal fue trasladado desde los Corrales del Gas hasta la plaza en un camión.  Fue un encierro de tan sólo cinco toros.
  • Los más lentos de 2015. Ningún encierro celebrado el año pasado superó la barrera de los 3 minutos. Sin embargo, los toros de José Escolar fueron los que más tardaron en llegar a los chiqueros, en un tiempo de 2 minutos y 44 segundos.
  • Un sangriento estreno. A pesar de que sólo participaron cinco toros y de que se tratase de una carrera relativamente rápida, los toros de Escolar dejaron 4 heridos por asta en su primer encierro en San Fermín. Es la única ganadería de todas las anunciadas con tantos heridos en el año de su debut.
  • Sábado, un año más. Al igual que en 2015, Escolar correrá en sábado. Es junto a Dolores Aguirre la ganadería que más heridos (4) ha dejado en este día en todo el Siglo XXI.
  • El segundo día más peligroso. El sábado es el segundo día en el que más mozos han resultado corneados (20) en todo el Siglo XXI. Además, en las dos  últimas ocasiones en las que el 9 de julio ha caído en julio ha habido heridos: 4 en 2005 y 1 en 2011.
  • Encierros masificados, más mozos atendidos. Los encierros en sábado son en los que se producen más traumatismos de todas las fiestas. El récord está en 2013 cuando 21 corredores los sufrieron en una llegada dramático con los toros de Fuente Ymbro.
  • A por lo que no ocurre desde hace 22 años. Un encierro celebrado en sábado no baja de los 2 minutos y 30 segundos desde 1994 con toros de Miura. Desde esa fecha, sólo en 12 ocasiones el reloj ha bajado de los 3 minutos.
  • Un día complicado. No se encadenan dos 9 de julio sin heridos desde principios de la década de los 90. Sin ir más lejos, en todo el Siglo XXI sólo cinco encierros celebrados en esta fecha han sido limpios (2003, 2007, 2009, 2013 y 2015).
  • El más lento de la era moderna. Ocurrió el 9 de julio de 2002. El toro Portentoso, de Santiago Domecq, se quedó retrasado en la calle Estafeta, retrocedió sobre sus pasos y acabó entrando en chiqueros después de 11 minutos y 57 segundos. En total, hubo cinco corredores heridos.

 

Publicado en el Diario de Navarra.

FERIA DE SAN FERMÍN: El alma dolorida de Javier Jiménez

Javier Jiménez, zarandeado por el tercer toro de la tarde.

Javier Jiménez, zarandeado por el tercer toro de la tarde. LUIS AZANZA

Por Antonio Lorca.

Al joven Javier Jiménez le dolerá el alma durante un tiempo. Lo del alma es por decir algo. Le dolerá la cabeza, el pecho, la espalda, los brazos, las piernas y hasta el dedo meñique del pie. Es lo menos que le puede ocurrir después de la infernal y tremebunda voltereta que le propinó el tercero, que lo dejó inerme en la arena, inconsciente y desmadejado.

Todo ocurrió cuando tras un largo e insulso trasteo de muleta, hincó la rodilla derecha para un pase por alto, momento que aprovechó el toro para levantarlo en peso y lanzarlo por los aires; tras el costalazo correspondiente, volvió a prenderlo como si fuera un muñeco, lo zarandeó con saña y lo lanzó contra la arena. Afortunadamente, hubo tiempo de que llegaran las asistencias, que desviaron la atención del animal. Jiménez, mientras tanto, yacía inmóvil y así lo recogieron y trasladaron a la enfermería, al tiempo que en la plaza quedaba la sensación de que algo gordo podía haber ocurrido. Tomó la espada Eugenio de Mora, pero antes de perfilarse para matar lo avisaron de que Jiménez salía a cumplir con su contrato. Y así fue. Los tendidos lo recibieron en pie, como lo que era, un héroe, y él, sin chaquetilla, la mirada perdida y con dificultades para mantener el equilibrio, mató mal, pero Pamplona le reconoció el enorme mérito de su gesto valiente.

Si los toros de Cebada Gago mostraron su peligrosidad en el encierro matinal, no cambiaron tras el descanso en los corrales. Complicadísimos, en mayor o menor medida, los seis, con facilidad para aprender sus defectos de fábrica, con mucho sentido, de embestida incierta, con la cara alta y las intenciones muy aviesas.

No fue Jiménez el único que mordió el polvo. También resultó volteado Eugenio de Mora por su dificultoso primero, que no aguantó más que una tanda por el lado derecho. Cuando ya sabía latín, lo prendió a la altura del muslo derecho, con la suerte de que el astifino pitón solo alcanzó la tela, lo que obligo al torero a forcejear durante unos eternos unos segundos para deshacerse de la costura. Mató mal porque el toro se puso imposible, y De Mora le cogió respeto. Otra prenda era el cuarto y se limitó a despacharlo tras la oportuna justificación.

No triunfó Moral porque no pudo ser, pero lo intentó de veras, valiente toda la tarde, decidido y empujado hacia un éxito que le hace falta para seguir vistiendo el traje de luces. Se le agradeció su valor y voluntad.

Más recuperado apareció Jiménez ante el sexto; lo capoteó con eficacia, y se plantó con seriedad ante otra prenda. Le robó muletazos enjundiosos y consiguió que, al menos, la sombra le hiciera caso. Pinchó y perdió un más que probable trofeo.

CEBADA GAGO / DE MORA, MORAL, JIMÉNEZ

Toros de Cebada Gago, bien presentados, mansos, deslucidos y peligrosos.

Eugenio de Mora: pinchazo ensartado en los costillares, casi entera baja y un descabello(silencio); estocada trasera y baja, cuatro descabellos -aviso- y el toro se echa (silencio).

Pepe Moral: estocada y dos descabellos (silencio); bajonazo (vuelta al ruedo).

Javier Jiménez: pinchazo -aviso-, tres pinchazos y dos descabellos(ovación); pinchazo y casi entera -aviso- (ovación).

Plaza de toros de Pamplona. 8 de julio. Segunda corrida de la feria de San Fermín. Lleno.

LA CORRIDA DEL 9 DE JULIO

Toros de José Escolar, para Francisco Marco, Juan Bautista y Alberto Aguilar.

Publicado en EL País.