Archivo de la categoría: Fotografía Taurina

@Taurinisimos 122 – Entrevista: Alfredo Acosta. Recuerdo Valente Arellano. Museo Taurino Morelia.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 11 de Agosto de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Actualidad Taurina.

Presentación en Morelia del Libro “Los Toros 500 Años. Prohibición y Defensa” de Marco Antonio Ramírez VIllalón.

Clip: Un Paseo en el Museo, Museo Taurino – Centro de Convenciones Tres Marías, Morelia, Michoacán.

Invitado de Lujo: Alfredo Acosta Chávez, 40 Años de Torero, 40.
Recorrido por la vida taurina del novillero, banderillero y maestro de toreros.

Recuerdo de Valente Arellano Salum en el 33 Aniversario de su fallecimiento. Faena en Aguascalientes, Videoteca: Alfredo de la Rosa.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 11 de Agosto de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Anuncios

@Taurinisimos 111 – Feria de San Isidro, 2017. Gines Marín, Puerta Grande. Entrevista Luis Francisco Esplá.

Programa @Taurinisimos de @RadioTVMx del viernes 26 de Mayo de 2017. Conducen Miriam Cardona @MyRyCar y Luis Eduardo Maya Lora @CaballoNegroII.

Producción Miguel Ramos. Operación Abraham Romero.

Actualidad Taurina. Plaza de Toros Monumental de Las Ventas, Madrid, San Isidro 2017. Semana Taurina.

Puerta Grande, Ginés Marín.

Faenas de Sebastián Castella, El Juli, Antonio Ferrera, Alejandro Talavante, Diego Ventura, Jesús Enrique Colombo. Toro “Hebrea” de Jandilla, vuelta al ruedo.

Enlace Jonathan Aguilera desde Madrid, Periodista Taurino.

Entrevista Luis Francisco Esplá con Luis Ramón Carazo.

Recuerdo. 1997 José Tomás y “Corchito” de Alcurrucén, Puerta Grande. XX Aniversario.

La próxima emisión de #Taurinísimo será el próximo viernes 2 de Junio de 2017 a las 7 pm (Mex) a través de http://www.radiotv.mx

#EsperamosSuOpinión.

Twitter: @Taurinisimos.

Mail: taurinisimos@gmail.com

FB/Taurinísimo

Morante en la intimidad 

Morante posa frente al espejo con un habano en la boca. Marcelo del Pozo.

Por Rubén Amón. Fotos Marcelo del Pozo.

El puro, el habano, no es una excentricidad de Morante de la Puebla, ni una impostura de “torero original” que busca distinguirse en el callejón. Morante se distingue en la originalidad de la tauromaquia. Y en la concepción del toreo no como un oficio, sino como un misterio de consagración integral. Se torea como se es, decía Belmonte. Se es como se torea, apostilla Morante en el esmero de los rituales y de la integridad.

Morante es torero siempre, pero las imágenes de Marcelo del Pozo, estéticas, estáticas, esenciales, retratan precisamente el trance de vestirse. La mutación de hombre a héroe. El viaje del hotel a la plaza, hombres solos en compañía de hombres solos. Penetra la cámara en la estricta intimidad. Supondría una transgresión al silencio y al recogimiento si no fuera porque Morante no parece percatarse de que lo están escrutando. Fuma un habano porque es su costumbre. Y porque la combustión del tabaco, la ceniza, identifican la antiquísima liturgia del fuego y la catarsis.

“Me ayuda a relajarme el puro”, confiesa a EL PAÍS. “Me gusta el tacto, el sabor, la estética. Me envuelve la humareda. Me distrae. Y hasta me marea. Por eso tengo que tener cuidado. Y me acompaño de una bebida azucarada. El puro me hace compañía”.

Se purifica Morante en cada bocanada. Igual que el agua en cada sorbo. Igual que el botijo que Morante recoge entre sus manos. Como debía hacerlo Rafael El Gallo. Arcilla mojada. Tierra húmeda. Sosiego a la garganta que se ha quedado seca por el miedo. O por el respeto al misterio eucarístico que anuncian los agudísimos clarines. Maestro, la hora, le dice Juan Carlos, su mozo de espadas, entre la rutina y la solemnidad.

Le vemos casi desnudo. Le vemos en la intimidad. Sin gomina ni abdominales de atleta. “Abandonao”, podríamos decirle

“El miedo, la preocupación… Pesan. Y pesan más todavía en Sevilla. Porque es mi casa. Trato de distraerme antes de torear. Y me río o se me ocurren tonterías. Para despistar lo que llevo aquí dentro. Para distraer el murmullo de las entrañas. Me he echado la feria a mis espaldas. Y necesito reírme para conjurar el miedo”.

Y la capilla. El silencio. La oración al santo que corresponda. Y a la virgen de esclavina protectora. Pecadores de luces. Gentes antiguas. Y modernas por idéntica razón. El cielo de Sevilla es el mismo. Será el mismo, acuchillado por el giraldillo, bóveda de La Maestranza, eco de las plegarias que Morante balbucea sin convicciones. La capilla no es un lugar de fe. Es un refugio. Un templo del silencio.

Se anuncia por cuarta vez esta tarde en La Maestranza. Y vendrá al hotel a buscarle La Macarena. Una vieja furgoneta que perteneció a Los del Río. La Macarena, claro. Provista de pocos lujos y de un “loro” a la antigua usanza cuyos altavoces hacen resonar flamenco antiguo. “Porque el toreo y el flamenco se parecen mucho. La tierra, la danza. Me motiva, inspira. Y pongo la música a todo volumen. Como si ya estuviera interiorizando el compás de la verónica”, explica Morante con el arte a flor de piel.

No está concentrado Morante. Se concentran los futbolistas o los cirujanos. Morante está absorto, absorbido. Morante esta solo. Y se acuerda sin acordarse de Ringo Bonaventura, “cuando suena la campana te quitan hasta el banquito”, decía el púgil.

Y suenan los timbales con la impertinencia de la percusión remota. El fuego, el agua, el tambor, la cal. Morante en su eufonía. Y en su rechazo a las convenciones. Le vemos casi desnudo. Le vemos en la intimidad. Sin gomina ni abdominales de atleta. “Abandonao”, podríamos decirle. Y se abandona Morante, es verdad, pero se abandona cuando torea. Cuando se hace incorpóreo y cuando vemos en sus muñecas el temple de una estirpe a la que representa como si fuera el último torero. O el primero.

Por eso le concede dignidad a la escena de vestirse de luces la presencia de Pepe Luis Vázquez. Patriarcado del toreo sevillano. Manos de seda. Corazón de león… del mago de Oz. Y mago él mismo en el poder de la sugestión que Morante ha heredado. El hilo del toreo, escribía Pepe Alameda. “El arte de birlibirloque”, escribía Bergamín.

Y tiene Morante un ejemplar del libro, como el breviario del cura. Y como el vademecum del farmacéutico. Se lo sabe de memoria. Y de memoria se define a sí mismo Morante como un pesimista, porque no hace otra cosa que perseguir la alegría.

Entiéndase la contradicción. Compréndase el miedo al que Morante replica desde la sonrisa. “Al miedo se le puede engañar o despistar, pero no transijo con la superstición. Me he criado con ella, he crecido con ella. A ella he recurrido. Y he descubierto que la superstición es una gran mentira”. Palabra de un torero de verdad.

Imágenes impactantes de un encierro inolvidable

Foto: Alex Walloschke
Caminando por la calle…. ¿yo te vi?

Fotos: Pablo Lasaosa.

Toros que se caían y volvían sobre sus pasos, embestidas a un lado y a otro, corredores que no sabían cuántos animales habían pasado, cornadas en todos los tramos del encierro. En definitiva, el segundo encierro de Sanfermin 2016 de Cebada Gago fue una carrera para recordar por lo peligroso y por lo inusual de muchas de las situaciones que se vivieron.

Las cosas comenzaron a torcerse ya en Santo Domingo, con la cornada recibida por un veterano corredor pamplonés. Al paso de los toros por el Ayuntamiento, algunos espectadores parecían pedir calma a los toros, quizá sabedores de lo que estaba a punto de suceder.

Después se sucedieron los atropellos, las embestidas, las cornadas, los toros que se cruzaban en sentido contrario, las heridas en brazos, piernas, abdomen, los revolcones, los intentos de alejar a los toros tirando a los animales del rabo o, como no, los que no se enteran y creen que un encierro es una fiesta muy divertida exenta de peligro. De todo hay. De todo hubo.

Fotos del segundo encierro de Sanfermin 2016

 

Foto: Pablo Lasaosa

Foto: Alex Walloschke

Foto: Maite H. Mateo

 

El premio Ortega y Gasset de fotografía 2014, es para una imagen taurina

toros_1

Por José Alberto Vázquez Benítez.

El Premio Ortega y Gasset 2014 de periodismo en su rama de Fotografía, ha sido otorgado al fotógrafo español Pedro Armestre, por una imagen tomada durante las fiestas de los Sanfermines en Pamplona el año pasado y difundida por la agencia France Presse. Sin duda, la notica del premio y la foto premiada dejan  con  la boca abierta y el coraje en los hígados a las minorías anti- taurinas pues la imagen premiada muestra a verdaderas multitudes en la fiesta de San Fermín; las calles atiborradas de gente, verdaderas multitudes en las calles y los edificios de 4 y más pisos con sus balcones llenos de fanáticos con blanca vestidura, con faja y pañoletas rojas.

La luz que se cuela en la parte central de la foto logra un efecto maravilloso con los corredores, también de blanca vestimenta en las calles donde literalmente “no cabe alguien más”.

“Era una imagen que tenía en la cabeza desde hacía tres años y que por fin pude hacer desde el balcón de una casa particular. Y desde que se publicó me sentí premiado por la gente, porque gracias a las redes sociales recibí miles de mensajes de felicitación. Aseguró Armestre.

También resulta importante mencionar que el reportaje “Narcotráfico en el corredor centroamericano”, realizado en México por los periodistas Alejandra Sánchez, Pablo Ferri Tórtola y José Luis Pardo, quienes mochila al hombro, recorriendo y escribiendo esta serie haciendo periodismo ambulante a bordo de un destartalado Volkswagen convertido en sala de redacción para por América Latina y México escribir este reportaje publicado en entregas en la sección dominical de El Universal. Este premio correspondió a la categoría  Periodismo Impreso.

En breve y en este mismo espacio, comentaremos sobre los demás premios otorgados y el discurso oficial que ha levantado ámpula sobre las coartaciones a la libertad de prensa.

Via: http://www.e-consulta.com/nota/2014-05-25/cultura/premio-ortega-y-gasset-de-fotografia-2014-para-una-imagen-taurina

Marilyn Monroe de Torera por Earl Moran.

20140508-103855 p.m..jpg

Por El Guerra para De SOL y SOMBRA.

La sesión fotográfica de Marilyn como torera dio de sí un puñado de divertidas ilustraciones muy sexys. Reparen en la longitud y estilización de las piernas de la pin-up pintada por Earl Moran en 1950.

Earl Moran asistía frecuentemente a Tijuana en compañía de sus amigos en busca de diversiones extremas, que a veces incluían asistir a las corridas de toros que se celebraban en la ciudad fronteriza.

Esa afición o atracción hacia la fiesta brava se reflejo en algunas de sus ilustraciones, inclusive Moran estaba tan orgulloso de esas ilustraciones con Marilyn como torera que se fotografió frente a una de ellas para la revista LIFE.

A partir de finales de los años sesenta, Moran se dedicó a las bellas artes pintando cuadros de desnudos más perfeccionados, aunque sin la vitalidad y glamour de sus años de gran ilustrador de pin-ups.

Marilyn Monroe fue encontrada muerta en el dormitorio de su casa ubicada de Brentwood (California) por su sirvienta el 5 de agosto de 1962.

Tenía 36 años de edad cuando falleció.

20140508-103926 p.m..jpg

Twitter @Twittaurino