Archivo de la categoría: Barcelona

¿La Fiesta en Paz? Cataluña o la centenaria sordera de un centralismo sin imaginación

Por Leonardo Páez.

Muchos pensaban que los políticos ineptos y los funcionarios impresentables eran privativos de la sufrida Latinoamérica, pero con el reciente sainetazo entre la comunidad autónoma de Cataluña (32 mil kilómetros cuadrados, siete y medio millones de habitantes y 20 por ciento del producto interno bruto del país) y el gobierno español con sede en Madrid, la necedad mutua y el diálogo de sordos adquiere rango de globalizonzos.

La añeja insensibilidad de la oxidada corona española y luego sus leales gobiernos democráticos postfranquistas no data de hace algunas décadas, sino de siglos, casi cinco para ser precisos. En 1526 se dieron en la Ciudad de México los antecedentes de la actual corrida de toros y en 1529 fueron instituidas de manera oficial, cobrando auge desde el siglo XVI, cuando Juan Gutiérrez Altamirano, primo de Hernán Cortés, trajo reses bravas de Navarra a su Hacienda de Atenco, en el actual municipio de Tenango del Valle, estado de México, que a la fecha ostenta el honroso título de la ganadería de lidia más antigua del mundo y cuna del primer ídolo mexicano de los ruedos, Ponciano Díaz.

Pero en 300 años de férreo coloniaje en el continente inventado, como observó Edmundo O’Gorman, “A América no la descubrieron, la encubrieron. Sus culturas, su organización social, sus criterios políticos, sus mitos, sus símbolos, sus religiones…” al decir de Germán Arciniegas, a sucesivos monarcas les dio exactamente lo mismo que su fiesta de toros arraigara o no en los vastos territorios conquistados, desaprovechando las inmensas posibilidades de una industria agropecuario-taurina, cultural e identitaria. Sobraban el oro y la plata, no la sensibilidad.

A partir del siglo XX, ya sin colonias que explotar, los taurinos peninsulares descubrieron la mina de oro que representaba ir en invierno a hacer la América, es decir, a torear a buen precio, con más comodidad que en España, alternantes modestos en general y ante públicos menos exigentes. De nuevo, la falta de empatía y de visión taurina de la antigua metrópoli impidió darle a la tauromaquia en los países americanos la importancia que sus posibilidades expresivas y de espectáculo demandaban, descuidando la crianza de reses de lidia y la capacitación de públicos y aspirantes a toreros que, convertidos en figuras competitivas, enorgullecieran al paisanaje. Prefirieron asociarse con la burguesía criolla de tres o cuatro países, sin valorar el potencial taurino de sus respectivos pueblos.
Con la Cataluña taurina se repitió la misma actitud de insensibilidad y soberbia, pues el éxito alcanzado por el empresario Pedro Balañá Espinós en la posguerra civil, tanto en la Plaza Monumental (20 mil localidades) como en el coso de Las Arenas (15 mil), ambas en Barcelona, fue mirado con recelo y envidia por el resto de los sectores, incluido Madrid.

Como suele ocurrir, a los sucesores de Balañá no les interesó conservar el brillo taurino alcanzado y desacreditaron lo acreditado, cediendo las plazas a concesionarios mediocres. Las Arenas, luego de 34 años ociosa, fue convertida en centro comercial, mientras las monumentales de Barcelona y Tarragona contemplaban impotentes, en 2010, la prohibición de las corridas lograda por separatistas disfrazados de animalistas. Transcurridos seis años, el Tribunal Constitucional anuló la ley catalana que prohibía las corridas de toros, pero el apoyo del centro a la fiesta en Cataluña fue demasiado tarde.

Publicado en La Jornada 

Anuncios

Opinión: «Ara no toca»

20170919-112851.jpg

Por Ángel González Abad.

Hoy, hablar de toros en Cataluña es como zambullirse en un oasis de paz, como bajar a una trinchera para evitar tanto fuego. Y es que si hay que elegir entre el desafío secesionista, entre el incumplimiento drástico de la ley y entre la búsqueda de la libertad perdida, yo me quedo con seguir avanzando por recuperar el derecho a vivir una pasión que estos mismos políticos que ahora se mofan de la legalidad, prohibieron de forma unilateral.

Ahora que ya han conseguido una profunda ruptura social, avanzan en ese camino a ninguna parte sin que les importen las consecuencias que van a sufrir los siete millones de catalanes, que ya están sufriendo. Y todo aferrándose a esa presunta legalidad que emana del Parlament, vanagloriándose del apoyo del pueblo catalán.

Muchos de estos políticos se cargaron de un plumazo las corridas de toros en Cataluña, una prohibición que revocó el Tribunal Constitucional. Una sentencia que no hizo falta que desde el Govern nadie se saltara a la torera, como ahora están haciendo con toda la batería que les llega desde el Supremo, la Fiscalía o el propio Constitucional. Fue el mismo propietario de la plaza Monumental quien recurrió a aquella frase acuñada para la historia por el mesías Jordi Pujol: «Ara no toca». Bueno, Balañá III dijo exactamente «de momento, no», que viene a ser lo mismo, al cabo la misma fuente política. Y los aficionados con un palmo de narices.

En esas siguen, contemplando todo este desiderátum mientras la temporada avanza en todo el entorno taurino. Del coliseo galo de Nimes hasta la ribera del Ebro en Logroño y dentro de unos días en la Misericordia de Zaragoza. Allí recalará ese exilio catalán que no se resiste a dejar morir una afición y que cada año cumple con la liturgia de la tauromaquia fuera de Cataluña.

Pero paciencia a los aficionados, que «ara no toca», ni toros… ni ley.

Publicado en ABC

Rocafort 235, un palco en Las Ventas


Por Ángel González Abad – Los martes, toros

Sigue la Feria de San Isidro en la madrileña plaza de Las Ventas con sus más y sus menos -más menos que más, a tenor de los resultados-, y el ciclo mas importante de la temporada tiene seguidores en todo el mundo. Hasta en Cataluña, en donde no son pocos, los que gracias a la televisión mantienen viva su pasión por la Fiesta.

Pero hay un lugar en donde un granado grupo de aficionados acuden cada día con la misma ilusión que si emprendieran camino de la Monumental barcelonesa en tarde de relumbrón. En la calle Rocafort, en el 235, en pleno centro de la Ciudad Condal, se abre un palco catalán en Las Ventas, en donde se vibra con el rito ancestral de la corrida de toros.

La sede de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña se convierte en una prolongación del coso madrileño, en una ilusión por estar en la Monumental. El aplauso, el análisis y hasta la crítica a lo que se cuece cada día de toros en San Isidro, no se escapa a un grupo de aficionados que representan fielmente a la afición de Barcelona. La que hubiera obligado a saludar al finalizar el paseíllo a más de un torero, como tantas y tantas tardes sucedió aquí. Aficionados que han sentido como suyos los triunfos de Ginés Marín y Antonio Fererra, que han paladeado la bravura del jandilla “Hebrea” ante Sebastian Castella, y que se han decepcionado a la vez por tanta falta de casta en los toros lidiados hasta el momento.

En Rocafort 235, sigue abierto ese palco de Las Ventas que acoge la voz y, sobre todo, el sentimiento de una afición que no se resigna a quedarse ni muda ni ciega, porque la razón y la justicia les arropa, aunque la realidad política y socioeconómica se empeñe en negársela.

En Rocafort 235, se abre cada tarde de San Isidro, un palco en Las Ventas.

Fuente: ABC 

Balañá cierra cines y sigue sin abrir la plaza de toros: todo un récord.

La Familia Balaña se niega a abrir la Monumental por oscuras razones.

Por José R. Palomar:

“El amor” del imperio Balañá por el cine, queda de manifiesto cuando ha cerrado varias salas en los últimos años, concretamente el histórico Urgell (cuyo aforo era el mayor de Barcelona: casi 2.000 localidades)…El avispado empresario lo vendió hace tiempo. Y los nuevos propietarios han creado un supermercado de nombre Bonpreu. 

Recordemos que hace unos meses, la Academia del Cinema Català (un “nido” de independentistas), premiaba a Pedro Balañá por su “faceta de distribuidor cinematográfico”. Histórica la foto en que aparecía junto a la antitaurina Colau (uno ya no sabe si es más anti taurina ella, o él), en las escalinatas del Palacete Albéniz. 

Volviendo al tema Urgell, lo más curioso es que el rótulo ha ido a parar…a un contenedor, según recogía nuestra compañera Imma Sust el pasado jueves en El Periódico de Catalunya”. 

El edificio del cine Urgell ocupa la manzana que comprende las calles Borrel, Urgell, Sepúlveda y Florida blanca. 

Pedrito Balaña ¿un caso perdido?

“Ante ese letrero iluminado” – señala-muchos espectadores hicieron colas para ver “Lawrence de Arabia”, “Tiburón”, “Allien” y “En busca del arca perdida”. Un rótulo que constaba de once letras blancas sobre hexágonos negros. 

MONUMENTAL

Y a todo esto, también la Monumental de toros sigue cerrada… El sector taurino nacional apenas abre la boca… Y no creo que ahora, con la pléyade del grueso de empresarios ocupados en las ferias de Valencia, Sevilla y la recién anunciada San Isidro en Madrid, estén muy preocupados por la plaza de toros de Barcelona. Como escribí en su momento, se han perdido varios meses, desde que se dio a conocer la sentencia del T.C.

Don Pedro Balaña, el único y verdadero taurino del imperio.

Mucha América, mucha comida rimbombante, premios y trofeos por doquier, y alguna declaración de “buenas intenciones” sobre “lo ya sabido”, que de nada sirven (bueno, si acaso para que el plenipotenciario, y algunos deseosos de protagonismo, se hagan la foto…). Sí me queda la curiosidad de saber cómo fue esa curiosa reunión con Pedrito en su despacho para “pedirle que abriera la plaza” ¿Estaban convencido de que les iba a hacer caso…?

Publicado en Diario Crítico 

La hora de un verdadero empresario taurino

Tras la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado 20 de octubre, que anuló la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, aprobada por el Parlament en julio de 2010, se abrió la posibilidad de que una plaza tan señera como la Monumental volviera a abrir sus puertas. Estaba en manos del empresario taurino y propietario del coso barcelonés Pedro Balañá. 
Hace dos días, esta posibilidad se vio truncada cuando éste anunció que no volvería a organizar corridas de toros por la situación «política, jurídica y social» que vive Cataluña. 

Es cierto que la tauromaquia ha sufrido una verdadera persecución en la que se han mezclado dos componentes explosivos: los llamados animalistas y el nacionalismo que buscaba erradicar cualquier vestigio de cultura o tradición españolas, ocultando que hay partes de Cataluña donde los toros están muy arraigados, de manera que los «correbous» sí quedaron indultados de la prohibición. 

Ahora bien, si el mayor empresario taurino renuncia a abrir las taquillas de la Monumental, podemos decir que, ahora sí, los toros han muerto en Cataluña. 

La situación agónica que vive la fiesta necesita que todos los sectores de la familia taurina colaboren con el mismo objetivo: toreros, ganaderos y empresarios. 

Sin duda que Colau hará todo lo posible para impedir que vuelvan las corridas a Barcelona, pero es obligación del primer empresario taurino de la ciudad, ahora que las cosas vienen mal dadas, ponerse delante del toro.

Publicado en La Razón.

#CatalunaEsTaurina: La Noticia a Nivel Internacional – Spanish Court Overturns a Ban Against Bullfighting.

La Monumental de Barcelona libre de prohibición.
La Monumental de Barcelona libre de prohibición.

Dejamos aquí el artículo del famoso periódico neoyorquino donde se recoge la noticia relacionada con la protección de las corridas de toros en España y el pronunciamiento al respecto que hace el Tribunal Constitucional español. Esta es el primer pronunciamiento del Poder Judicial al respecto de la intención prohibicionista, lo dejamos en su idioma original citando al autor y fuente para todos los efectos requeridos.

Por: Ralph MinderTHE NEW YORK TIMES. BARCELONA, Spain.

The Constitutional Court of Spain overturned a ban against bullfighting on Thursday that had been approved by lawmakers in Catalonia six years ago, a decision that simultaneously outraged separatists in the region and animal activists.

The court voted 8 to 3 against the Catalan ban, finding that lawmakers from the region could not prohibit a practice that the justices said was enshrined in the cultural patrimony of the Spanish state.

In its ruling, the court said that regional politicians in Catalonia and elsewhere could regulate bullfighting and introduce specific measures, but that they could not ban it outright. The decision is not necessarily the final word, but any appeal against the constitutional court’s decision would also most likely have to be made before European courts.

Catalan politicians vowed on Thursday to never allow bullfights to return to Catalonia, without even mentioning a possible appeal.

The Catalan regional Parliament voted in 2010 to ban bullfighting, on the grounds that it represented unjustified cruelty to animals.

The ban was welcomed by animal rights activists as their most significant victory in Spain, and they were outraged by the reversal on Thursday.

“Taunting and killing bulls for entertainment is a brutal anachronism that the Catalan Parliament quite rightly voted to ban six years ago,” Joanna Swabe, the Humane Society International executive director for Europe, said in a statement, adding that overturning the ban was “morally retrograde.”

At the time the ban was approved, however, the issue had become wrapped up in the broader debate over Catalan independence, and bullfighting aficionados condemned it as politically motivated.

The vote in the Catalan Parliament came only one month after the Constitutional Court struck down part of a Catalan autonomy statute that had been approved by the region’s 5.5 million voters, as well as the Spanish Parliament.

Since then, the tensions between the politicians in Madrid and Barcelona have grown significantly. Catalonia’s regional leader, Carles Puigdemont, recently pledged to hold an independence referendum by next September, even as some other leading Catalan politicians are facing criminal lawsuits for earlier efforts to hold secessionist votes that had been declared illegal by the Spanish judiciary.

“It’s obvious the Constitutional Court never loses an opportunity to attack the legitimacy of the Parliament” of Catalonia, Lluís Salvadó, an official in the Catalan regional government, told reporters Thursday morning.

After Catalonia’s ban, Spain’s main conservative Popular Party, with the backing of the bullfighting sector, started legal action to overturn the ban. The conservative government of Prime Minister Mariano Rajoy, which held a parliamentary majority until last December, also then introduced new legislation to more clearly define bullfighting as part of Spain’s cultural heritage.

The Catalan ban added to a series of problems for the bullfighting industry, which was already struggling to cope with mounting debts, cuts in public subsidies and a sharp drop in the number of bullfighting events in Spain.

Still, the main bullfighting association acknowledged at the time that its biggest concern was not the loss of income, but whether it would set a precedent for other regions in Spain.

A century ago, Catalonia had some of Spain’s most prestigious bullfighting societies and one of the country’s most fanatic public.

After the Plaza Monumental bullring was inaugurated in 1914, Barcelona became unique among Spanish cities and towns in operating three significant bullrings. By the time the ban was approved in 2010, however, the Monumental was the only ring left in the city, and the ban forced it to shut down in 2011.

There were as few as 400 season ticket holders, compared with 19,000 in Las Ventas, the bullring in Madrid, and most of the seats in the Barcelona ring were purchased by foreign tourists.

The lawsuit against the Catalan ban claimed that it breached basic rights — both to work and to be entertained — enshrined in the Spanish Constitution.

The practical consequences of the ruling are unclear, given that one of the Barcelona bullrings has already been converted into a shopping mall and the owners of the larger Monumental ring have similar reconversion plans.

Barcelona’s mayor, Ada Colau, also pledged to keep her city free of bullfighting, “whatever the Constitutional Court says.” She told reporters that “we will work to ensure the ruling has no effects; we will do everything possible.”

Spain’s best cape-waving bullfighters in sequined suits have enjoyed a popularity in the country that has rivaled that of star soccer players. But they have also recently faced much more virulent criticism from animal rights activists, who argue that bullfighting is unworthy of a modern society.

At the same time, some animal rights activists have denounced the Catalan stance as hypocritical because regional lawmakers banned bullfighting in 2010 but made an exception for the “correbous” summer festivities held in some Catalan towns — during which bulls are also mistreated, according to animal activists, even if they are not fought to the death.

In some correbous, flares are attached to the bull’s horns, as it runs around the ring taunted by locals.

Twitter: @RaphaelMinder.

(http://www.nytimes.com/2016/10/21/world/europe/spain-bullfighting-ban-catalan.html?_r=0)

A version of this article appears in print on October 21, 2016, on page A6 of the New York edition with the headline: Bullfighting Ban Is Overturned in Spanish Court.

Polémica en Cataluña: Rull “No volverán a haber corridas de toros diga lo que diga el TC”

Los enemigos.

De S y S.

En declaraciones en los pasillos del Parlament, ha reaccionado así después de que el pleno del TC haya anulado, con el voto favorable de ocho de sus miembros, el artículo 1 de la Ley catalana que prohíbe las corridas de toros al considerar que invade la competencia del Estado, al haber sido la fiesta nacional declarada patrimonio cultural;  otros tres magistrados han votado en contra y formularán un voto particular.

Según Rull, desplegaran desde el Govern todos los mecanismos normativos para hacer prevaler “la voluntad del pueblo de Catalunya” expresada en el Parlament, y ha avisado de que disponen de capacidad reguladora para imposibilitar que se celebre de nuevo este espectáculo.

Twitter @Twittaurino 

CAT-CONSTITUCIONAL: Boix “El escenario en Barcelona es complejo, pero somos optimistas”

El apoderado del torero José Tomás, el escritor catalán Salvador Boix, ha reconocido a Efe que, tras la suspensión de la prohibición taurina en Cataluña, se presenta “un escenario de lo más complejo”, aunque, a tenor de lo dictaminado hoy por el Tribunal Constitucional, “debemos ser optimistas”.

“Lo primero y más importante es que el día de hoy ha servido para dejar claro que en 2010 el Parlament catalán se saltó a la torera la legalidad. Esto es un hecho incontestable. Se ha demostrado que nunca se debió llevar a cabo esta prohibición, que hemos vivido seis años en la ilegalidad y las únicas víctimas hemos sido los aficionados y los profesionales”, manifiesta Boix.

Para el apoderado la pelota está ahora en el tejado de la propiedad de la Monumental de Barcelona, el Grup Balañá, a la que pide “valentía” para volver a abrir la plaza al toreo y afrontar el reto de “luchar contra el que haga falta para restablecer el honor y la memoria de la tauromaquia catalana”.

No obstante, Boix se muestra cauto a la hora de valorar la posible vuelta de las corridas de toros en su tierra, ya que, en su opinión: “Los políticos de aquí, acostumbrados a saltarse las leyes a la torera, van a poner todas las trabas posibles para evitar que el espectáculo taurino retorne a la Monumental”.

“De momento 90 de 135 diputados han asegurado que los toros jamás volverán a Cataluña. El posicionamiento es claro. Ahí está ahora la otra lucha que debemos emprender ahora, la de defender la libre actividad de un espectáculo legal en un marco que atiende todas las normativas”, indica Boix.

“Hay que ver si se les conceden ahora todos los permisos administrativos necesarios para la celebración del espectáculo. La plaza de toros, según tengo entendido, está en perfecto estado, y no debería haber cortapisas en este aspecto, pero segundo las autoridades buscarán poner todas las trabas posibles y volver a burlar la legalidad. De ahí que la guerra no haya concluido”, añade.

A la pregunta si José Tomás estaría dispuesto a volver a actuar en Barcelona dentro de un marco de restablecida legalidad, Boix echa balones fuera al manifestar finalmente que “el sueño ahora es volver a ver toros en Barcelona”. 

Fuente: La Vanguardia