Archivo de la categoría: San Fermín 2013

Presentan mañana las corridas de la FENAPO 2014.

image

De SOL y SOMBRA.

Cuatro corridas se estarían presentado en la plaza de Toros El Paseo, en el marco de la Feria Nacional Potosina 2014.

Será mañana lunes por la noche cuando la empresa de la Monumental de Universidad, dé a conocer de manera oficial los carteles que conformarán el serial taurino de la FENAPO 2014.

Sin embargo, ya se especula acerca de los cuatro carteles que se estarán dando, y de acuerdo a información que ha trascendido, se tendrán tres corridas y una de rejones.

Se especula que la primera será el viernes 15 de agosto, mientras que la segunda esta programada para el viernes 22, en la que estarán Arturo Macías el “Cejas” y el potosino Fernando Labastida, además de Sergio Flores, éste último aún en duda.

Se ha manejado también la presencia de Eulalio López “Zotoluco”, Arturo Saldívar y Joselito Adame para un tercer festejo, mientras que el cierre del serial tendría una corrida de rejones.

Finalmente, el lunes por la noche se conocerá con exactitud cada festejo y si tomarán parte o no más matadores potosinos, como en el caso de Fermín Rivera.

FERMÍN RIVERA DARÁ CLASE PÚBLICA

Por otra parte, ha trascendido que el jueves 14 de agosto los matadores de toros Fermín Rivera y José Mauricio, estarán dando una clase pública de toreo en la Plaza de Aranzazú.

Se espera la presencia de algunas de las Peñas Taurinas de la ciudad, así como de aficionados prácticos y nuevos valores de la fiesta.

Cabe señalar que no es nuevo esto de las clases públicas, sin embargo se sabe que muchos aficionados y amantes del toreo se dan cita, por lo que se espera no sea la excepción para el jueves 14.

Vía: http://www.oem.com.mx/elsoldesanluis/notas/n3482013.htm

Anuncios

Pero… ¿Alguien estuvo viendo a los Miura en San Fermín?

20130715-204813.jpg

Por José Ramón Márquez.

Y ahora, Miura. Resulta que a costa de los Miura aquí hay un galimatías de no te menees, que el que se quiera hacer una idea de la corrida por las letras de los que la vieron, sólo saca los pies fríos y la cabeza caliente.

Vamos a ver quien ata esta mosca por el rabo, porque la corrida de ayer de Miura en Pamplona aunque «era de una fachada imponente. Toros enormes y de una altura y una longitud espectaculares […] por sosos y desrazados no parecían Miuras» (Domingo Delgado), para algunos la cosa no resultó como se esperaba: «Los de Miura eran unos tontos de baba […] parados, amuermados, sin codicia», «salvo el primero, el resto no tuvo ningún poder […] además dieron un juego malísimo» (Iñaqui Echarri, El Chofre), pero otros dizque los toros fueron «bien presentados y de juego desigual. El de mejor juego fue el tercero» (Paco Mora, Aplausos); el de más allá comenta que «el lote que presentaron en San Fermín se caracterizó por su larga viga (sic). Agalgados, de frente ancha, amplios, serios y más finos de mazorca que en otras ocasiones, tuvieron luego un comportamiento desigual […] los hubo listos y de cuello ágil como el lote de Rafaelillo, y otros de viaje corto, pero sin empuje para desarrollar en malo, como segundo, quinto y sexto. Pero la golosina de la tarde fue el tercero» (Mundotoro, sin firma); hay otro, que da su visión en la misma línea «tras la muerte del tercer toro, la miurada llevaba buena nota y seguro que los miembros de los premios Feria del Toro y Carriquiri empezaron a cavilar el que, si la corrida iba a más, quizá habría que revocar los premios concedidos» (Manuel Sagüés, Burladero); hay otro que juzga que «los [Miura] de esta tarde, abiertos de cuerna, variados de pelaje, varios, agalgados (¡y pesan más de 600 kilos!) ofrecen un juego variado» (Andrés Amorós); en los antípodas de lo anterior se coloca otro cuando afirma que los Miura dieron «un espectáculo deprimente de mansedumbre, invalidez y la ausencia total de casta […] ayer en Pamplona hemos vuelto a la cruda realidad de seis moruchos, con escasa fuerza y que topaban en vez de embestir» (Carlos Ilián, Marca); otro dice del primer Miura que «a cada larga el miura se daba una vuelta al ruedo abandanto (sic)» y luego resume los seis telegráficamente así: «muy serios, de diferentes caras; el paletón y manejable 1º no humilló nunca; el serio y salinero 2º se desfondó con la cara por las nubes; el fino 3º humilló con temple y nobleza por el derecho; el 4º se paró sin pasar; el cinqueño e inmenso 5º careció de toda fuerza; el tremendo 6º tampoco tuvo ningún poder» (Zabala de la Serna, El Mundo), y otro, al fin: «la corrida fue decepcionante, porque, a excepción del noble tercero, predominó la brusquedad, la falta de fuerzas y de casta» (Antonio Lorca, El País)

La verdad es que produce algo de mareo todo ese vaivén, que parece que cada cual busca cosas distintas en los toros. Yo, como no la vi, me callo y me quedo con la de Valencia y con la de Sevilla, cada una en sus modos y en sus formas, para reivindicar a Miura y para congratularme de lo que Antonio Miura dijo en el Maisonave en la mañana de ayer sobre que el año próximo la A con asas estaría en Madrid, y que no entiende de modas ni de correderos, ni de fundas ni nada de eso, que a la fiesta le hace falta más bravura y menos monotonía, y que no va a los toros porque se aburre. Alguien por la parte de Miura tenía que poner la casta y, por lo visto, la que no pusieron los toros por la tarde en la Plaza, la puso el ganadero por la mañana en un hotel.

Twitter @Twittaurino

El Bardo y Páez – Sin Tapujos: De Pamplona y sus ruidos.

20130715-134010.jpg

Bardo de la Taurina:

Pa’ este chalao de capirote Pamplona es embeberse de la tinta más pamplonesa que lo fue y lo será la del ‘Monstruo’ Ernest Hemingway, personaje universal que una tarde quedó atrapado por esa su ‘Fiesta’ que el mismo escribió y que es fiestas sobre la fiesta, la que orquestan los entusiastas del santito Fermín, alegría que por estos días fue plena de torería, borrachera, lujuria, cachondearía, música, que la transforma en sitio de citas taurómacas, desmadrosas, excesivas, sudadas, extasiadas y nunca limitadas como lo deben de ser las orgias bien organizadas, y es que Pamplona es vorágine que no tiene desperdicio y por ello es la congregación tal vez más espectacular de lo que es una fiesta popular que se eleva a ritmo de chupinazos a Fiesta de Toros, lo que me lleva a pensar que la Fiesta Taurina nunca deberá de ser coto de algunos pocos ni en su actuar incluyendo toreros segregadores, ni en su manejo incluyendo a empresarios monopolistas o lo que le sigue y si en cambio debe de ser lo suficientemente abierta y atrayente como para jalar hasta su ombligo a las masas, que son las que con su presencia le dan a la Fiesta Brava ese sentido de Fiesta Popular con la que se repletan los graderíos.

Por eso entre otras cosas las festividades de la ciudad que se dice fundo Pompeyo son imán de atracción y por ello no debo dejar de soslayar que mucho de esto se debe a que el pueblo y quienes llegan a él lo hacen atraídos por la presencia del espectáculo.

Y desde luego las fiestas embriagantes de vid y torería se mantienen como tradición, porque los empresarios vierten sobre las copas y el albero lo mejor que tienen y al decir lo mejor me estoy refiriendo a vino con cuerpo, a toros con trapío y a toreros con bouquet. ¿Quién dijo Salud?

Leonardo Páez:

Un aparente desorden con profundo sentido humano y ejemplar taurinismo, es como puede definirse a la estridente Feria de San Fermín. Los tendidos de sol –unas diez mil localidades– entonan a coro por lo menos dos de las composiciones de san José Alfredo, no de Lara o Tomás Méndez, apasionados taurófilos: El Rey y Ella (Me cansé de rogarle…). Lo sacrílego para el aficionado convencional es que las miles de gargantas cantan esas y otras piezas, no entre toro y toro, como se haría en una plaza común, sino durante toda la lidia y en disparatadas combinaciones.

Ya podrá un maestro estar toreando por soberbios naturales a un geniudo toro de Fuente Ymbro, o un joven jugarse el físico ante un miura, que el espontáneo coro, acompañado por una de las muchas bandas de música que ahí alternan, se arranca con esperpénticos popurrís.

Comienzan con El Rey y, sin darle un trago al vino, las enfiestadas gargantas continúan con el tema musical de la Twenty Century Fox –tararará, tararará, tarararaaá. En seguida, sin acordarse del bocadillo o de besar a la pareja, prosiguen con… ¡La Chica Ye-Yé! Los matadores, familiarizados con este comportamiento tan bizarro, se reconcentran en lo suyo y no tienen inconveniente en que a su labor, por trascendente que sea, la acompañen frases como “No te quieres enterar, ye ye, que te quiero de verdad”…

Lo que no ha hecho el resto del mundo taurino es que desde 1959 Pamplona inició esta Feria del Toro con encierros ejemplarmente presentados y que las importantes utilidades que generan las corridas van íntegras a la Casa de Misericordia, organizadora de los festejos y asilo modelo de ancianos.

Ocho con Ocho – Los SanFermines por Luis Ramón Carazo.

20130715-114324.jpg

Las fiestas populares de Pamplona tienen origen en la época medieval como evento comercial y fiesta popular, tomando fechas de fiestas religiosas cristianas, entrelazadas con fechas festivas de orígenes anteriores, como la del paganismo vasco y latino. Como las ferias eran lugares de encuentro de mercaderes, ganaderos y aldeanos, eran también pretexto para echar relajo y comenzaron a organizarse corridas de toros como parte de la tradición.

Fueron pasando los siglos, sin grandes cambios en los sanfermines. El chupinazo, se trata del cohete que se lanza el día 6 de julio de cada año a las doce del mediodía desde el balcón del ayuntamiento de Pamplona para señalar el inicio de las fiestas de san Fermín o sanfermines. Congrega gran número de público y se retransmite en directo por televisión. Es el cohetazo más famoso del mundo. El origen de esta tradición se halla a principios del siglo XX.

Los encierros consisten en conducir a la manada de toros a lidiarse por la tarde con los cabestros a las ocho de la mañana (debido a los cambios de hora, antes se celebraban a las seis y hasta los años setenta a las siete) desde los corrales de Santo Domingo, donde han pasado la noche, hasta la plaza de toros.

El primer encierro de las fiestas es el del día 7 de julio y el último el del día 14. Me da gusto saber que una tradición tan añeja, puesta de moda a nivel mundial por los relatos de Hemingway escritor y periodista haya sido saboreada en toda su intensidad por Emilio Méndez titular de Suerte Matador corriendo unos minutos que resultan seguramente siglos, pero que le servirán para relatar a su hijo y a sus a muy largo plazo sus eventuales nietos de su atrevimiento navarro.

Los encierros de San Fermín tienen un origen medieval en la “entrada”: los pastores navarros traían a los toros de lidia desde las dehesas de La Ribera de Navarra hasta la plaza mayor, que servía de coso taurino al no existir una plaza de toros. La noche anterior a la corrida la pasaban acampados cerca de la ciudad, y al amanecer, entraban a la carrera arropados por los toros mansos (cabestros) y acompañados de personas que, a caballo o a pie, ayudaban con palos y gritos de ¡Toro, toro! A encerrarlos en los corrales. Ya en 1856 pasa a denominarse encierro (antes era entrada) y se corren por primera vez por la calle Estafeta, las crónicas que los primeros en desafiar las prohibiciones que impedían correr delante de los astados fueron los carniceros del Mercado de Santo Domingo, situado junto a la cuesta del mismo nombre.

Para Emilio y cualquiera que recorre con miles de personas la distancia entre el corral y la plaza debe ser inolvidable, de mi familia el hijo de mi hermano José Luis, Rodrigo Carazo Quiroz es el único de la familia que ya lo hizo, sobrevivió y hoy en día es un médico con ansias de convertirse en figura de una de las profesiones más nobles del mundo, pero no olvida que hace unos años vivió la vorágine de Pamplona y en especial recuerda la respiración de los toros y de multitud de personas en la espalda. Es un riesgo alto, no es juego, muchos han fallecido en el intento.

Antes de correr el encierro, los corredores piden ayuda a San Fermín mediante unos cánticos que se entonan en la cuesta de Santo Domingo (al inicio del recorrido) 5, 3 y 1 minuto antes del encierro; es decir, a las 07:55, 07:57 y 07:59. Desde el año 2009 los cánticos se interpretan tanto en castellano como en euskera.

El encierro se puede observar en los vallados de madera que se instalan a lo largo de las calles (aunque habrá que situarse en los lugares adecuados cerca de dos horas antes del comienzo), desde algún balcón privado a precios bastante caros, o bien en la propia plaza de toros, donde habrá que pagar un módico precio los días festivos y fines de semana, siendo el resto de días gratuita la entrada.

En la habitación 217 del hotel La Perla, Hemingway reseñó largos relatos acerca de lo que él consideraba la fiesta de fiestas: los sanfermines. El estallido interior de alegría que les producía a los participantes no dejaba de llamarle la atención. Hasta que él mismo quedó también atrapado. Aún hoy día son muchos los que se acercan a las fiestas siguiéndole y veneran su estatua cercana a la plaza de toros de quién fuera gran amigo del inolvidable Antonio Ordoñez con él que platiqué en 1998 sobre su amistad con el escritor y Orson Welles en su finca de Ronda. Un recuerdo a un inmenso torero y persona conmigo, afable y sencilla.

En los 850 metros ascendentes que separan la llamada cuesta de Santo Domingo de los corrales de la plaza de toros se percibe la tensión cuando a las ocho de la mañana los toros inician la carrera. Los mozos más fieles ya se han prevenido cantándole a una pequeña efigie totémica de San Fermín con sus pañuelos al viento en busca de su protección.

Con la llegada del atardecer, Pamplona despierta de nuevo. Es la corrida de toros la que marca este punto de alerta. Las peñas en los tendidos cantan y celebran una fiesta paralela a la del coso con canciones como El Rey, con merienda suculenta incluida entre el tercer y cuarto toro. Y acabada la corrida, salen en tropelía para invadir las calles con su música y su alegría.

Los relatos de las corridas los tiene puntuales en Suerte Matador, por mi parte espero el próximo año poder vivir una feria a la que siempre deseo asistir y no quedarme con las ganas de gozarla en vivo como ya lo ha hecho varias veces Emilio Méndez a quién le brindo lo escrito, por sus vivencias en la ciudad navarra y su arrojo.

10ª y última de San Fermín en Pamplona. Oreja para un valentísimo Jiménez Fortes en una pésima corrida de Miura.

20130714-192116.jpg

Por José Antonio del Moral.

Nunca me gustó el “pobre de mí” y ya expliqué hace días los por qué. Sobre todo por la tristeza que bien dice la popular canción. Desde luego que no fui a la plaza del Ayuntamiento para vivir la noche en la que se apagan las velas. Solo lo hice una vez y nunca más volví. Prefiero quedarme con el recuerdo de la Octava en la capilla del Santo y el alegrísimo desfile posterior por las calles, ayer de nuevo más que llenas de gentes de todas partes.

No son de ayer como quien dice estas fiestas. Los orígenes se remontan nada menos que a la Edad Media y estuvieron relacionadas con los actos religiosos en honor de San Fermín, las ferias comerciales y las corridas de toros documentadas desde el siglo XIV. Seguro que las había antes. De modo que ya saben los antitaurinos lo poco que pueden hacer contra estas fiestas y, más concretamente, contra los encierros y las corridas vespertinas. Si a alguien se le ocurriera prohibirlas, no le votaría nadie en las elecciones siguientes a la prohibición. Ténganlo por seguro.

El último encierro duró un suspiro y contó con una sola cornada. No suelen ser peligrosos los toros de Miura corriendo por las calles pese a su fama de serlo en la plaza durante la lidia. Aunque todo el pescado está vendido taurinamente hablando en esta feria, fuimos ilusionados a la plaza porque las reses de la mítica divisa han dado mejor juego últimamente y por la presencia en el cartel de Javier Castaño acompañado de su perfecta y bien aleccionada cuadrilla. Su triunfal actuación en San Isidro certificó el gran interés que están despertando. Dicho sea con todos los respetos y admiración para sus colegas de esta tarde, Rafaelillo, un clásico de estas heroicidades, y de Jiménez Fortes que, creo, se atreve con los toros de Miura por primera vez en su aun tierna vida profesional.

Antes de empezar a comentar esta última corrida y aunque nadie me ha dado vela en el entierro político que estamos viviendo y sufriendo en España, quiero decir que el señor Rubalcaba no tiene ningún derecho a pedir la dimisión inmediata del señor Rajoy porque hace tiempo que debería haber dimitido él por sus intervenciones directas en El Gal, en el turbio aprovechamiento del atentado de Atocha, por haber arruinado España junto al señor Zapatero, por lo del Bar Faisán y por su vergonzosa tolerancia de los Eres de Andalucía. Como también por lo mismo en esto último el señor Chaves y el señor Griñán. Primero los socialistas y después, los demás. O todos, o ninguno. Y perdonen la licencia.

No salió fácil el primer Miura y, por eso, le pegaron de lo lindo en varas aunque el animal, por manso, se fue de naja. Como es habitual en los toros de esta ganadería, también fue muy difícil banderillearlo. Esperó con las del veri una barbaridad y se revolvió raudo con aviesas intenciones. Pero dentro de lo que cabía esperar, para la muleta no fue tan malo de entrada aunque pronto se volvió imposible. Rafaelillo que no había aparecido en la escena hasta este momento, anduvo a gorrazos, muy por encima del marrajo y sin ahorrar esfuerzo ni exposición aunque pasándose de metraje. Lo mató perfecta y hábilmente.

Templados delantales de Rafaelillo en el recibo del cuarto toro que cumplió en varas pero empeoró en banderillas desparramando mucho la vista. Y si malo fue en el segundo tercio, más malo en el tercero. Rafaelillo anduvo bien y fácil aunque sin poder completar un solo muletazo. Ni siquiera robándoselos. Muy mala suerte tuvo el murciano. El peor lote. Menos mal que lo mató con un eficaz espadazo.

El precioso salinero que salió en segundo lugar salió muy suelto y Javier Castaño lo sujetó pronto, pero no pudo templarse en los lances que siguieron. Puesto de lejos, fue al caballo pero protestó mucho al sentir el hierro y se escupió. Visto lo cual, para el segundo Castaño lo puso de cerca. Decente quite de Jiménez Fortes por, ¿qué piensan ustedes?, por chicuelinas, claro. Tremenda cogida de David Adalid al clavar el primer par. Muy bueno el de Fernando Sánchez y sensacional Adelid en el tercero. Las palmas echaron humo. Exclamaciones de asombro al ver cómo Castaño empezó la faena sentado en una silla junto a las tablas por alto con la derecha y francamente templado acto seguido y también con la derecha ya en el tercio. Pese a los cabezazos que pegó el toro, no se dejó enganchar la muleta. Y lo mismo al natural, sacrificando incluso la estética en pos del temple. Este toro también fue pésimo. Pinchó Castaño en lo alto antes de enterrar una estocada trasera.

El quinto salió lastimado de las manos pero no fue devuelto. Hasta le dieron en varas y algunos pitaron. Pero la gente estaba aún merendando y no hubo protestas. Un gran par de David Adalid puso paz. Apurado el de Fernando Sánchez por doblar las manos el toro al clavar. Y otro estupendo de Adalid. Como el bálsamo de Fierabrás. Castaño brindó al cónclave y, como antes, basó en el temple su trasteo aunque el toro se cayó apenas iniciado. No era malo, pero su blandura de remos le impedía embestir. Castaño siguió empeñado sin apenas resultados hasta que el toro, ya casi parado, alargó el cuello y le alcanzó derribándole. No debió seguir y pinchó. Al pegar el segundo, rebotó el estoque y le hirió en la cara. Sangrando volvió a entrar a matar y volvió a pinchar. Qué mala pata. Terminó con un descabello.

Tremebunda cogida a Jiménez Fortes al tropezar y caerse después de cuajar un farol de rodillas a porta gayola. Por milagro de Dios no resultó herido. Sin mirarse, pegó otra larga de rodillas en el tercio y se templó en varios lances. Valentísimo y bien el malagueño que, por lo visto, salió a por todas. Bravo y con fijeza este tercer toro en varas. También fue grato en banderillas. José Antonio Carretero las puso como él sabe y puede. Fortes brindó al público y anduvo tan fácil en la faena que pareció haber toreado antes varios de Miura. Y eso que este animal tampoco fue fácil para la muleta. Mejoró en las manos del malagueño con un toreo asentado y con templanza. Hasta se permitió un pase cambiado ligado a dos estupendos de pecho y a tress derechazos de rodillas. Pero abusó tanto, que fue cogido otra vez, y siguió como si tal cosa con la derecha hasta matar de estocada de muy buena ejecución.

No tuvo la misma suerte con el sexto, tan blando como corto de viajes. Y después de lo mucho que le dieron en el caballo, peor. Que lo digan los banderilleros. Las pasaron moradas. Para colmo, el animal se echó en el primer intento muletero. Jiménez Fortes solo pudo estar valiente. Fue inútil insistir.

Y se acabaron las fiestas sin igual. Emocionados como siempre, nos despedimos de Navarra, Pamplona, España. ¡Viva San Fermín¡ y hasta el año que viene.

Ficha:

Plaza de toros de Pamplona. Domingo 14 de julio de 2013. Décima y última de feria. Tarde calurosa con lleno. Seis toros de Miura, bien presentados en sus tipos y capas característicos y de vario juego dentro de lo que son estas reses. Muy malo el primero. Y el segundo. Bravo y manejable el tercero. Pésimo el cuarto. Muy a peor el blando de remos quinto. Y lo mismo el sexto Rafaelillo (turquesa y oro): Estocada buena y muy habilidosa, leve petición y gran ovación con saludos desde los medios. Estocada habilidosa, silencio. Javier Castaño (lila y oro): Pinchazo y estocada muy trasera, palmas. Tres pinchazos y descabello, silencio. Pasó a la enfermería donde fue atendido de un corte en la cara producido por el estoque al rebotar en el segundo pinchazo. Jiménez Fortes (tabaco y oro): Estocada algo trasera de estupenda ejecución, oreja. Estocada caída de tardíos efectos y dos descabellos, palmas.

Twitter @Twittaurino

9ª de San Fermín: Fandiño fue como un oasis en medio de un desierto.

20130713-183631.jpg

Ivan Fandiño ha sido un oasis en estos sanfermines en medio de un desierto de mediocridad artística, sobretodo por parte de las figuras del toreo que han desfilado por la feria y del resto de los toreros anunciados. Fandiño esta como un tren bala sin freno y ademas toreando con mucha templanza, reposo y gusto.

Así no habrá quien lo pare, solo un torero en la cúspide se ve a su altura, El Juli, pero Julian parece que le da la vuelta. El resto del pelotón Talavante, Manzanares, Castella no tienen ni la mitad de la ambición y casta que tiene este torero, les seria muy difícil aguantarle el paso y seguramente acabaría con varios de ellos. Hoy a otro del grupo Elite, Perera, se le vio gris e inoperante ante lo realizado por un Fandiño en su punto.

Por El GUERRA para de SOL y SOMBRA.

La cosa amaneció torcida ya que despertamos con la tragedia en ese tapón humano a la entrada del ruedo que dejó más de veinte heridos, dos de ellos muy graves.

Fue un milagro que después de las fuertas caidas, sofocamiento y severos golpes que sufrieron durante el encierro los de Fuente Ymbro caminaran en la plaza y vaya si caminaron algunos como el lidiado en tercer lugar.

Un toro jabonero noble al que Ivan Fandiño le instrumento la faena de la feria, que verdad y que templanza derrocho Ivan con el Fuente Ymbro, al que toreo por nota. Con el capote paso inedito pero con la muleta empezó la faena con pases cambiados, muy quieto, después vinieron las tandas por el derecho de excelente factura hasta una tercera que fue magistral. Mato con el corazón en la espada y corto dos orejas de mucho peso.

Una nueva lección nos ha dado este torero del toreo autentico, cruzado, cargando la suerte y embarcando siempre a sus toros con la muleta por delante. Como Dios manda.

Ante lo realizado hoy por Fandiño no me extraña que las figuras le quieran cerrar el paso a este hombre, que en cuanto se encuentre con ellas las va a poner en su sitio y mas ahora que muchos de esos vanagloriados toreros están a la baja profesionalmente, personalmente y con la credibilidad por los suelos, como es el caso de Alejandro Talavante y Manzanares.

El sexto fue una total decepcion y debió de ser devuelto, pero el juez ni se entero. Demasiado lastimado desde su salida y descordinado, el cierra plaza arruino una tarde que tal vez hubiera sido aun mas rotunda para Fandiño, que intento extraerle algo con mucha dignidad, pero aquello era una misión imposible.

El cuarto fue un toro de bandera que será recordado por muchísimo tiempo, “Heroina” de nombre tenia en su sangre la casta, la nobleza y la calidad de un toro para vacas, vamos de indulto, todo lo anterior si hubiera caído en otra muleta y no en la del ciclón de Jerez.

Fue otra tarde mas del ídolo pamplones en donde brillo la vulgaridad, la mediocridad de su toreo y de sus formas. Entre banderas piratas y el “ illa, illa, illa, Padilla maravilla” medio lanceo a “Heroina” con el capote. En banderillas se le vio mermado de facultades, siempre a merced y al borde del peligro. Inicio con molinetes de rodilla, todo esto a la velocidad de la luz.

Rodillazos y trapazos fueron una constante durante toda su faena ante posiblemente el toro de la feria. De pena ajena fue la actuación de Padilla. Mató después de un pinchazo y el presidente sólo le concedió una oreja. Pero hizo bien, ya que le había regalado otra en su primero por otro decálogo del destoreo.

Perera estuvo pero sin estar del todo. Con su primer toro se le vio desenchufado, a este le realizo una faena de muy larga duración que solo le sirvió para justificarse. Con el quinto se paso de faena y lo despacho de un feo bajonazo.

Ficha:

Plaza de toros de Pamplona. Sábado 13 de julio de 2013. Novena de feria. Siete toros de Fuente Ymbro incluido el sobrero que reemplazó al quinto. Muy bien presentados, destacaron los corridos en primero, tercero y cuarto lugar. Juan José Padilla: Oreja de verbena y petición denegada de la segunda y oreja con dos vueltas al ruedo “etílicas” en su segundo. Miguel Ángel Perera: silencio y ovación tras dos avisos. Iván Fandiño: 2 orejas y silencio. Padilla y Fandiño salieron a hombros, la primera fue una salida de ramplonería y la segunda de categoría.

Twitter: @Twittaurino

20130713-183701.jpg

#SanFermin2013: La Fiesta al Borde de la Tragedia en el Séptimo Encierro.

20130713-112110.jpg

La fiesta en San Fermín esta rebasada, las calles desde hace mas de cien años no se han hecho mas anchas, pero el numero de corredores aumenta año con año sin que el Ayuntamiento de Pamplona junto con las personas responsables de la organización de encierro y de la plaza de toros, ideen un plan para regresar la civilidad a este espectáculo que parece estar siendo superado por el tiempo, su éxito y la sobre población que vive cada año, ya que no solo la integridad de los corredores esta en peligro cada mañana, si no la misma integridad de los animales. De SOL y SOMBRA.

JAVIER DORIA – Pamplona.

El tapón que ha producido momentos dramáticos en el penúltimo encierro de san Fermín, con un balance de 23 heridos, dos de ellos graves, se produjo, en parte, por un error técnico. Una de las hojas de la puerta que dan al ruedo fue cerrada involuntariamente y estrecho el acceso al coso.

El tapón se ha formado, al menos 2 minutos antes de la llegada de los toros. Cientos de personas entraban en la plaza mucho antes de que la manada se aproximara y sin intención alguna de correr delante de los toros. Al abrirse levemente el portón izquierdo que protege el callejón circular de la bajada del callejón para que entraran dos agentes de Policía Foral, la marea humana lo ha empujado hasta estrechar la entrada y provocar la caída de los corredores que iban llegando a la plaza

Dicen muchos corredores habituales que, en muchos casos, el principal peligro del encierro de Pamplona no son los toros, sino la gran cantidad de mozos que hay en las calles. Hoy, un montón entre el ruedo y el callejón ha dejado, por ahora 23 heridos en el penúltimo encierro de San Fermín, con toros de Fuente Ymbro.

Dieciséis de las 23 personas que han sido trasladadas al Complejo Hospitalario de Navarra ya han recibido el alta, según los partes médicos publicados por el Gobierno de Navarra. Continúan ingresados siete mozos, cinco de ellos por diversos traumatismos y dos de ellos con herida por asta de toro. El herido más grave es el joven de 19 años procedente de Vitoria, J.J.M.R., que se encuentra en estado muy grave, tras quedar atrapado en el montón de la Plaza de Toros, donde se han vivido momentos de angustia. El joven se encuentra ingresado en la UCI, con sedación, y precisa de soporte ventilatorio mecánico, tras sufrir un traumatismo torácico con síndrome de asfixia.

El otro herido con aplastamiento torácico es un irlandés del que no se conoce aún la identidad concreta pero reviste menor gravedad que el primero. Hay además dos heridos por asta de toro. Uno de ellos presenta una cornada en el glúteo, que ha recibido en el tramo de Estafeta y la otra cornada se ha producido en el montón de la entrada de la Plaza y está siendo intervenido en la enfermería del coso taurino. Hay además 18 corredores con traumatismos varios. Muchos de ellos han sido atendidos en un primer lugar en la enfermería de la Plaza de Toros, pero ya se encuentran todos en el Complejo Hospitalario de Navarra.

La carrera de los Fuente Ymbro ha sido, hasta la llegada a la Plaza de Toros, rápido y sin momentos especialmente peligrosos. No obstante, cuando la manada ha llegado al último tramo, la bajada del callejón hacia el coso, se ha encontrado con varias decenas de corredores caídos que impedían la entrada a la arena. Se encontraban entre el propio callejón y el vallado del ruedo y los toros han intentado abrirse paso entre esa muralla humana sin hacer amago de volver hacia atrás. Durante dos minutos interminables, mozos, dobladores y servicios de emergencia han tratado de deshacer el montón, pero finalmente los toros se han abierto paso a través del callejón del ruedo, entre los burladeros y el inicio del graderío, 4 minutos y 15 segundos después de haber salido de los corrales de Santo Domingo. (Fuente http://www.elpais.com)

Twitter @Twittaurino

20130713-113913.jpg

Cuadro comatoso del toro bravo.

20130712-221011.jpg

Por Carlos Ilián.

Ni los más viejos del lugar recuerdan unos sanfermines donde haya estado más ausente la casta y la fuerza de los toros, precisamente aquí en Pamplona, donde el toro es el gran protagonista. Si nos atenemos a esta circunstancia habría que certificar el estado comatoso del toro bravo.

Vean ustedes, por ejemplo:la corrida de El Pilar ha sido otro peñazo, algunos toros rayando en la invalidez y en general la casta lució por su ausencia. Este año en Pamplona, a falta de dos tardes, se puede hablar de fracaso ganadero en toda regla. Alcurrucén, Valdefresno, Victoriano del Río, Torrestrella y ayer El Pilar completan un cuadro comatoso del que se libra, por los pelos, Dolores Aguirre. Muchos pitones, eso sí, pero un lamentable muestrario de lo que nunca debe ser el toro de lidia.

Ni Juan José Padilla, adorado aquí, pudo hacer otra cosa que rebañar las migajas de sus toros. En el cuarto, de forma anárquica, anduvo de aquí para allá, improvisando, a ver que sacaba de aquel cuadrúpedo medio inválido. Al final se sacó de la manga una faena hecha de retazos. Para su desgracia el puntillero resucitó al animalito cuando ya le pedían la orejita.

El Juli sacó petróleo de un lote infame. Estuvo muy por encima de sus toros y especialmente meritoria fue la faena al quinto. El Juli echó mano de ese sacacorchos que es su muleta para meter en el trapo a un lisiado de escaso recorrido. En el segundo de la tarde utilizó las mismas armas y en esta ocasión acertó con el acero para cortar la oreja que aquí se concede siempre a los espadazos letales.

Jiménez Fortes hizo lo más calidad de la tarde con el toro más potable, el tercero; una faena impecable en la que el temple y hasta el buen gusto no faltaron. Fortes nos enseñó pues una versión cualitativa de su toreo. Y otra, al final con imaginación, ligando de rodillas unos muletazos que le salieron bordados. Y hubo oreja, faltaría más. El sexto era un buen que cazaba moscas. No tenía un pase.

SAN FERMÍN 2013

Plaza de Pamplona. Octava corrida. Lleno. Toros de EL PILAR (4) blandos y descastados.

JUAN JOSÉ PADILLA (5), de negro y oro. Estocada corta tendida y descabello (silencio). Estocada corta tendida y dos descabellos. Un aviso (saludos).
EL JULI (6), de negro y oro. Estocada corta desprendida (una oreja). Pinchazo, media estocada trasera y tres descabellos (silencio).
JIMÉNEZ FORTES (6) , de caña y oro. Pinchazo hondo (una oreja). Pinchazo hondo trasero y dos descabellos. Un aviso (palmas).

El cartel del sábado.

Toros de Fuente Ymbro para Juan José Padilla, Miguel Ángel Perera e Iván Fandiño.

Via http://www.marca.com