Archivo de la categoría: Arroyo

Oreja para el ‘Pato’ Ochoa en Arroyo.

 Patricio Villicaña Ochoa

Por Octavio X. Lagunes.

Ante una buena entrada para el festejo de aspirantes a novilleros con el que finalizo la temporada de Arroyo, el hidalguense Víctor Gallardo abrió la tarde, pero quizas por su poco rodaje no se pudo ajustar ni acomodar a las pocas embestidas que le ofreció su novillo en suerte, y al final la espada no fue su mejor aliada.

El también debutante Patricio Villicaña Ochoa fue el triunfador, ya que desde el inicio de su faena lució con la capa, banderillas, muleta y espada. Se esmeró en un gran tercio de banderillas al compartirlo con Adame y Juan Pedro Llaguno; con la muleta se mostró resuelto y entregado, con el estoque pegó un volapié siguiendo los cánones taurinos, que fue suficiente para cortar una merecida oreja con peticion de dos.

El queretano Juan Pedro Llaguno también tuvo una buena presentación esta tarde, se le vio puesto como de costumbre y entregado ante un novillo con pocas condiciones de triunfo. Supo finalmente resolver la papeleta, aunque tuvo algunas dificultades con la espada y sólo le alcanzó para saludar en el tercio.

Al hermano menor de la dinastía hidrocálida, Alejandro Adame le tocó bailar con la más fea, su novillo presento muchas dificultades y fue aparatosamente empitonado. Lo mejor que realizo fue una serie por molinetes en la que fue muy ovacionado; quizás merecería verlo con otro novillo y más rodaje para poder apreciar su valía.

Interesante en verdad resulto todo el serial de festejos que se dieron en la Plaza Arroyo, que hoy finalmente cerró su temporada 2014. Felicidades a Pepe Arroyo por su férrea afición.

Resumen del festejo:

Segundo y último festival de aspirantes a novilleros. Erales de Rodolfo Vázquez. Víctor Gallardo: Silencio tras aviso. Patricio Villicaña: Oreja. Juan Pedro Llaguno: Ovación. Alejandro Adame: Palmas.

Anuncios

Arroyo, un Arroyo de taurinismo por El Bardo de la Taurina.

20130829-125402.jpg

Sería imposible separar el sazonado de la familia Arroyo que condimenta las tradiciones mexicanas, que aunque suene fuera de la hornilla, podrían comenzar con la Fiesta Brava ¿o acaso hay alguien que en estos tiempos siga pensando que la fiesta local tiene sus propias raíces en lo torero y desde luego en lo torístico, ligando esto con la manera con que aquí se monta y se aprecia?

Y antes de volver con el tema permítaseme engarzar algunos de los ingredientes que se cultivan, se cuidan, se promueven, se realizan y se proyectan, a partir de la tradición legendaria de heredar gustos, pasiones y entrega, que los Arroyo cocinan en Tlalpán día tras día desde los años cuarenta en algo que bien se puede considerar como el ‘Museo Viviente del Sabor a la Mexicana’ ¡y sí! esto viene como rebozo de seda a sortija de oro y es que en este feudo han florecido gemas como la gastronomía tricolor, esa que va de la afamada barbacoa de hoyo a las suculentas carnitas de cazo, en el folklor los mariachis le pelean las palmas a los de la redoba, en cuestión de arte los testimonios pictóricos que ahí se admiran van de los clásicos del maestro Pancho Flores a los contemporáneos del artista de moda Francisco Álvarez, quién además se ha convertido en el artífice que a través de su arte engalana los premios que en el ruedo se acreditan los valientes y que son plasmados por el ‘Ruiseñor de los pinceles’.

¡Ah! y si usted es amante del arte de la taxidermia pues maravíllese con las cabezas disecadas por el número uno del orbe que lo es el mexicano Genaro Hernández ‘El General’ quién con su magia ¿o será brujería? inmortaliza a los que derrocharon bravura de tal forma, que cuando uno las tiene de frente se le paran los pelos y se le arruga el valor pensando que en cualquier instante pueden embestirle.

Ahora sí, vamos al ‘Toro que es una mona’ y es que a diferencia de lo que escribiera el maestro Roberto Cantoral en Arroyo el ‘Reloj no detiene su tiempo’ por el contrario el patriarca Don Chucho ‘nos recuerda con su tic tac’, que su plaza ‘es la estrella que alumbra’ el cielo taurino con el preámbulo de sus primeros instantes que lo son los chavalillos cuyas tiernas manecillas empezaran a caminar por el reloj de la vida torera y así será cuando el próximo sábado que según el calendario taurino de la autoría del artista Francisco Álvarez, nos marque el día 31 de este agosto en el que después de la tradicional misa de las 12 que se celebrará en pleno ruedo partirán plaza los aspirantes a la gloria taurómaca y que en esta ocasión serán precoces adolecentes que andan por debajo de las catorce primaveras, luego ya imbuidos por las festividades patrias se la rifaran los toreros juveniles que no brinquen los diecisiete años y después ante bureles con edad reglamentaria, peso real, trapío imponente y puntas puntiagudas, vendrán los novilleros que con un triunfo se catapultaran a las principales plazas del ‘Cuerno de la Taurina’ y solo esperar que los jueces le den seriedad a los festejos y no anden de ojo alegres regalando orejas como si fueran de pan de azúcar y bueno la XXIII Temporada se dará desde ¡ya! y hasta que lleguen los fríos, así que aficionados el banquete ya esta servido y ahora a degustarlo cada sábado en familia por que la fiesta es de todos.

Y quisiera poner a consideración de Pepe Arroyo una idea que yo sé que por venir de mi menda puede tomarse como una chifladura, pero ahí va en el sentido de contemplar la posibilidad de que previa a la faena eclesiástica a eso de las diez de la mañana y hasta las doce niños y jovencitos pudieran gozar cada sábado de una clase práctica de toreo y hasta se podría completar con una charlilla de inducción a este mundo apasionante que lo es, el de la Fiesta Brava, además este proyecto no representaría ningún costo económico para la empresa pues sin duda hay toreros que con gusto aportarían sus conocimientos al igual que algunos charlistas con pedigrí ¡Venga Pepe! No eches en saco roto la idea que aparte sería un atractivo más para los sábados taurinos en Arroyo.

Twitter @BardoTaurina

El 31 de Agosto comienza la temporada 2013 en Arroyo.

20130824-011709.jpg

D S y S.

La empresa de la plaza Arroyo dio a conocer su vigesimotercera temporada para este 2013, una campaña que contempla ocho festejos de oportunidad para aspirantes en dos categorías, así como novilladas con picadores.

José Arroyo anunció que dará inicio el próximo 31 de agosto en punto de la 1:00 de la tarde con un cartel de oportunidad para aspirantes a novilleros menores de 14 años Héctor Gutiérrez “El Gufi”, Emiliano Villafuerte “El Moso”, Juan Pedro Llaguno y Sebastián Ibelles enfrentarán erales de Rodolfo “Chacho” Vázquez.

El 7 de septiembre se llevará a cabo otro festejo con la misma tónica. Le siguen tres para aspirantes menores de 17 años el 21, 28 de septiembre y 5 de octubre, para cerrar con tres novilladas de luces los días 12, 19 y 26 de ese mes.

Los precios de los boletos serán de 140 pesos adultos y 80 para menores en los festejos de oportunidad, 230 pesos adultos y 110 menores para las novilladas de luces, entrada gratuita a niños menores de siete años y descuento a personas de la tercera edad y miembros de agrupaciones taurinas.

En el marco de la conferencia se llevó a cabo la premiación a lo mejor del serial 2012, donde los ejemplares Gran Pasión de Julián Hamdan, y Humo Blanco Antonio De Haro, fueron galardonados como los mejores erales de la temporada.

En lo artístico se premió a David Adame por mejor lance y Juan Pablo Herrera como triunfador en la categoría de 17 años, mientras que Héctor Gutiérrez fue la revelación y Juan Pedro Llaguno el triunfador dentro de la categoría de 14 años.

El elenco completo es el siguiente:

Los aspirantes a novilleros menores de 14 años son: Juan Pedro Llaguno, Héctor Gutiérrez, Emiliano Villafuerte, Sebastián ibelles, José María Mendoza, José Miguel Arellano, Ángel Escobedo y Juan Padilla.

Aspirantes menores de 17 años: Juan Pablo Herrera, Joel Arturo Delgado, Pepe Zavala, Isaac Fonseca, Paco Miramontes, Jesús Sotomayor, Paco Ortiz, Víctor Gallardo, Pablo Vite Héctor Gabriel, José María Pastor, Cayetano Delgado, Julio Ricaurte, José María Hermosillo y Josué Espino.

Novilleros: Nicolás Gutiérrez, Juan Pablo Llaguno, Arturo de Alba, Mariano Sescosse, Abraham Marín, Arturo Soto, Diego Sánchez, Antonio Mendoza, Emilio Macías, Rodrigo Sebastián, Angel Espinoza “Platerito”, Gerardo Solís, Eduardo Domínguez, Héctor de Avila, Joaquim Ribeiro, Ulises López, Santiago Ocampo, Antonio Hernández, Iván Hernández.

Las ganaderías reseñadas para la temporada son las siguientes: San Judas Tadeo, El Vergel, Rodolfo Vázquez, De Haro, San Pedro, Jorge de Haro, Huichapan, Sergio Rojas, Caparica y Zotoluca.

Twitter @Twittaurino

Nuevo Triunfo de Hermoso de Mendoza en San Luis

20120218-005638.jpg

    México, 17 feb (EFE).- El rejoneador español Pablo Hermoso de Mendoza siguió su racha triunfal y esta noche en el Domo de San Luis Potosí, cortó dos orejas y salió en hombros, en tanto que los diestros Fermín Rivera y Octavio García “El Payo” fueron ovacionados.

    Con casi media entrada en los tendidos, se lidiaron dos toros de Fernando de la Mora para rejones y cuatro de Barralva, mejores los del primer hierro que los de a pie donde hubo de todo.

    El navarro Hermoso de Mendoza, se lució con el primero de su lote pero no logró redondear su labor. Se superó en su segundo haciendo gala de maestría con sus caballos y ante el entusiasmo de los aficionados mató de un rejón de muerte y se llevó las dos orejas.

    Rivera que abrió el festejo, ha tenido una actuación seria y muy torera, con destellos muy buenos en sus dos toros, para ser ovacionado en ambos.

    “El Payo” tuvo destellos en su lote y como no estuvo fino con la espada escuchó palmas en los dos.

    En Torreón:

    Uriel Moreno “El Zapata” fue el triunfador de la corrida de esta noche en el Coliseo Centenario de Torreón, en la celebración del aniversario del coso, al cortar 3 orejas.

    Este es el resultado completo del festejo:

    Torreón, Coah. Coliseo Centenario. Buena entrada. Seis toros de Marco Garfías, buenos en términos generales.

    Rodolfo Rodríguez “El Pana“: División de opiniones en su lote

    Uriel Moreno “El Zapata”: Oreja y dos orejas.

    Antonio García “El Chihuahua”: Vuelta y oreja.

    Twitter @Twittaurino

Cierre en Arroyo, Triunfo de Huichapan y Alberto Valente.

César Morales Picando en Arroyo.

La última novillada en Arroyo cierra con el ya acostumbrado concurso de ganaderías. Otra vez Huichapan se impone y deja la mesa puesta para ver la divisa marino y oro de nuevo en las grandes citas.

Por: De SOL Y SOMBRA.

Se cierra la Temporada 2011 en Arroyo. Solo siete festejo tras la marejada laboralista y la cerrazón finalmente zanjada. Las entradas se mantuvieron en la medianía no obstante ayer levanta tremendamente.

La ganadería de Huichapan se vuelve a llevar como hace un año el concurso de ganaderías por trapío y bravura. De Monterrey llega Alberto Valente y resulta ser el triunfador de la novillada. Lo hace cortando el único trofeo de la tarde. En su única aparición en Tlalpan, el regiomontano se encuentra aHidalguense” un cárdeno obscuro y listón cómodo de cabeza que se fue para arriba conforme transcurrió su lidia. 

Valente le recibe con tres lances de hinojos en los medios y de pie, sin torear, deja pasar en chicuelinas. Dos puyazos recibe el novillo para luego banderillearle comprometidamente al cierre del tercio. Tras brindis al ganadero Adolfo Lugo Verduzco realiza el trasteo más sobresaliente donde intercalo toreo natural con rodillazos que emocionan. Tras manoletinas cerca de toriles se pinchó y dejó estocada entera que tras aviso y dos descabellos le otorgaron una oreja. La afición propinó cerrada ovación a los restos del burel.

En otro tenor destacó el lidiado en primer lugar, de Luis Autrique con el que Paulo Campero se esforzó incluso luciendo con el capote al inicio, tres excesivos puyazos en los que hubo un quite por gaoneras del cual Campero resultó volteado sin que a pasara a mayores. En el tercio de banderillas Valente se le va por delante. Tras brindis general, el novillo se complica y resiente los tres puyazos, Campero lo intenta pero no hay ligazón. Se confunden algunos con el juego en varas que de nada sirve si no se mantiene en la muleta. Nuevo calvario con la espada y silencio.

Un novillo de De Haro tocó a Cesar Ibélles quien consigue ligar muletazos con calidad por el lado izquierdo, incluso trincherilla pero el lado derecho era un garabato y la mala colocación de la espada dejaron todo en saludos desde el tercio.

Manso y rajado, indigno de un concurso el novillo de la Venta de Romero. Antonio Bustamante, ecutoriano que se presentaba mostró  deseos e incluso logró torear a la verónica y en el quite por alto y con el capote por delante o tafallera. Hubo una voltereta tras naturales y acabó todo en pinchazo, bajonazo y leves palmas que contrastaron con los pitos a los retos del novillo.

La última esperanza era el portugués Paco Velásquez que  enfrenta al cierra plaza de Piedras Negras, rara situación al ser la ganadería más antigua. Qué seriedad de novillo, astifino y de juego interesante y duro. Estar a la altura como lo hace el novillero lusitano no era cosa sencilla. Destaca, otra vez, César Morales destaca no obstante es derribado. Se crece el joven banderillero Tonatiuh Cruz que se saluda.

Velásquez vuelve a destacar luego de brindar a la generalidad con derechazos largos y templados. El de la corbata pasa con la cabeza a media altura pero el portugués se crece. Una pena que tarde en caer el astado después de buena estocada pues la oreja estaba en la mano.

Sera hasta el próximo junio cuando reabra Arroyo y esperemos, sabemos que así será, continúe con la misma seriedad de siempre.

Twitter: @Twittaurino.

RESUMEN DEL FESTEJO.

 Plaza de Toros Arroyo. Séptima y ultima novillada de la XXI Temporada. Concurso de Ganaderías.

5 novillos, 5 de Autrique, Bravo al caballo juego irregular con la muleta; De Haro, con buen pitón izquierdo solamente. Huichápan, con calidad y trasmisión, aplaudido y a la postre el mejor; La Venta de Romero, manso y justamente pitado; y Piedras Negras, tremendamente serio de duro y con emoción. Aplausos.

Los novilleros Paulo Campero, ovación. César Ibélles, al tercio. Alberto Valente, Oreja. José Antonio Bustamante, al tercio.  Paco Velásquez, Palmas.

Constantes y Variables – Sexta Novillada en Arroyo.

De Colombia, Juan Manuel Noreña.

Baja el nivel de resultados al que nos ha tenido últimamente acostumbrados la ganadería de la familia De Haro. No obstante ello, en una nueva jornada sabatina en Tlalpan, se renueva el interés por apreciar las virtudes y la sutil diferencia de una concepción distinta del novillo de lidia.

Por: Luis Eduardo Maya Lora

Sabado 8 de Octubre.- Seria, más aún, es la segunda mitad de la novillada que envían los hermanos De Haro González, Antonio y Vicente, a Tlalpan. Digo esto porque los dos primeros novillos son poco menos redondeados que el resto, además en maravillosa capa cárdena muy clara.

Más que cárdenos, lo hemos dicho siempre, los toros tlaxcaltecas tienen impregnado el tono de los encinos llorones que derraman el heno, algo de ello se impregna en su capa que recuerda ineludiblemente a Don Manuel de Haro Caso, el de la barba florida, mucho de su carácter se refleja hoy también en su estampa.

Tal es el caso del novillo, bautizado atinadamente “Fuerza Padilla”, que enfrenta Xavier Gallardo, el novillero hidalguense que aparece por vez tercera en el coso sureño. El novillo, no sencillo, ofrece una primera embestida buena pero a partir de la segunda recorta el viaje y Gallardo no alcanza a solventar tal dificultad a partir de ganar pasos y embarcar sin brusquedades. A cada intento el novillo se descompone hasta acabar a peor. Con razón dicen que al toro de Tlaxcala hay que hacerle todo demasiado bien. Dos avisos.

Una de las frustraciones veraniegas responde al nombre de Adrián Padilla. El leonés apenas va recuperándose de la terrible lesión de clavícula y es ahora cuando reaparece casi un año después. El sitio, bien marcado hace un año parece no encontrarlo ahora, incluso, hay que consignar, que parece fuera de forma. Gilberto Ruiz Torres le cambia el tercio sin esperar al novillero cuyo cárdeno enemigo se pone áspero y acude vacilante a los devaneantes capotes sostenidos por dubitativos banderilleros.

Padilla lo intenta, se esfuerza, hay momentos donde parece recordar las antiguas sensaciones de los caminos de ayer pero su ahogo y la exigencia de un novillo que se va para arriba, impiden acople y principalmente mando. El de León se queda a veces en el rango de la mala intención del astado y de milagro sale de los remates en los que el cárdeno se queda muy por dentro. Desesperación tras pinchar al grado de aventar los trastos y mucho más trabajo por realizar en pos de recuperar el sitio, porque la clase siempre la habrá de tener.

Ilusiona el tercero, todo un novillo, tras ser recibido de capa por el colombiano Juan Manuel Noreña que va a los medios y cierra atinadamente su intervención de recibo. A veces los toros tlaxcaltecas cambian de un tiempo a otro y de momento a momento, este cárdeno obscuro y facado, lo hace antes de entrar al caballo. Crece la expectación luego del quite por tafalleras, no obstante una parte del alumbrado de la Plaza cae a un costado del novillo sin consecuencias y, por supuesto, ante la ilusión de la mayoría.

Brinda Noreña y la cosa apunta a crecer. Pero con novillos de este origen hay que tener muy en claro lo que se tiene que hacer, sin redondeces de más ni exagerados cites por la espalda ni creer que se tratan de novillo “comunes”, no. Es de notar que hay que tragar en la línea del novillo,  no estorbarle y procurar empaparlo de trapo sin brusquedad. Noreña se sorprende al notar el bajón del toro pero no alcanza a solventarle.

Pese al feo detalle de omitir el añadido y no matar atinadamente, fue sacado a saludar y por su cuenta se dio una vuelta al ruedo injustificada.

Quedaba solo esperar al portugués Paco Velásquez, nombrado igual que aquel famoso Paco Mendes, también lusitano, y que ha caído como fresco vaso de verde viño. Porque saluda preciso y andando a la verónica a un novillo con dos mazorcas por pitones, mal construido y corto de cuello. El torero, al que da la impresión de no calzarle bien la montera, quita a pies juntos, destocado, pero con calidad y deja mostrar al novillo sus pocas cualidades al acudir a los capotes.

En la muleta el toro sosea, mira por encima del palillo y un detalle que tuvo casi toda la novillada y que suelen tener algunos toros de este hierro, acabar las embestidas con la cara arriba como queriéndose escurrir. No obstante Paco hecha para adelante, sus muletazos surgen a partir, no del toque, sino del movimiento encelador de la mano al frente que hace al novillo recorrer con temple distancias que parecen inalcanzables. Velásquez se queda en el sitio pero se frena el toro y no hay ligazón. No importa para un novillero dispuesto y valiente.

Mata dilatadamente pero la vuelta, esta sí, es plena como la entrega del público que seguramente esperará la repetición del torero portugués, pues ha sido una constante repetir y dar oportunidad a los que la merecen.

Lo variable es el toro, lo inmutable, debe ser, la disposición y la entrega. Aún los de la capa, ayer gris, sean emisarios fieles de la Diosa Fortuna. Que por algo, tienen derecho a serlo.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza Antonio Velázquez – Arroyo. Sábado 8 de Octubre de 2011. Sexta Novillada de la XXI Temporada. Media entrada.

4 novillos, 4 de De Haro, uno de regalo (Divisa tabaco y oro) Disparejos de presentación, muy rematados tercero y cuarto. Débil el primero y soso. Con poder el resto pero con problemas el segundo, bueno el tercero, noble y difícil el cuarto.

Los novilleros Xavier Gallardo (Blanco y plata con remates negros) Palmas tras dos avisos. Adrián Padilla (Nazareno y oro) Silencio tras aviso. Juan Manuel Noreña (Blanco y plata) Palmas. Paco Velásquez (Grana y oro) Vuelta.

Casos de Lidia, Casos de Juicio – Quinta Novillada en Arroyo.

Jorge Rizo al Natural. Si tan solo hubiera ligado…

La estela ganadera fuera del ruedo a veces resulta un obstáculo aún mayor para los novilleros. El ambiente taurino tan proclive al autobombo y la complacencia deja a un lado todo a fin de ensalzar alguna “cosa qué contar”. Ayer las enhorabuenas se desgranan para el ganadero casi sin importar el juego real del ganado que aquí consignamos.

Por: Luis Eduardo Maya Lora.

Se fue el mes de Tlaxcala y regresa el otro saltillo. Pero afortunadamente lo hace la parte más cercana a la bravura. El toro de cabrera vía Huichapan sigue siendo un lujo, por la finura de su presencia, lo interesante de su juego y el esmero que en ellos pone el ganadero.

El año pasado Huichapan se lleva el concurso de ganaderías con un novillo superior. Esta ocasión de los cinco lidiados ninguno raya a esa impresionante altura. Sin embargo, al menos dos de los cinco otorgan posibilidades serias de triunfo.

Al mejor trapío suele corresponder la mejor bravura. Y por ello destacan segundo y cuarto que en medio de un encierro de por sí parejos. Los dos novillos de los turnos pares, similares por hechuras entre sí, muestran ciertos bemoles en su juego y aquí el debate será el berrido del segundo y el rasgar la arena del que cierra lidia ordinaria.

Dos tópicos cuyo debate nos llevarían a recordar la conclusión “El berrido de la vaca brava es como la fiesta de los toros, hay que tolerarle antes de suprimirle” Por ello el segundo es el mejor del encierro, sin duda. Pelea fuerte con el montado, tras saludo capotero del debutante Jaime Adrián, y a pesar de que le hieren abajo y pellejeramente, crece en banderillas donde comparte el espada en turno el tercio con Paulo Campero.

Dicho tercio lo abre, no el invitado, sino Jaime Adrián que erra en el intento de violín y queda a merced del novillo cuando Campero a cuerpo limpio realiza un quitazo ante el silencio general. Luego, el de Churubusco contesta con éxito al violín y Adrián se complica con un quiebro de cortas. Delante de todo esto el novillo agarra tan necesario aire.

Es común que los novilleros peguen uno y no salgan al frente. Atención. No decimos que ataquen al burel, que es cosa distinta, sino que a la salida de cada suerte atiendan adelante la continuidad, de modo tal que sostengan el edificio del muletazo en todo momento. Jaime Adrián, con la derecha omite lo anterior, pierde un paso en lugar de quedarse en el sitio con el trapo puesto y el de Huichapan, que rebosa la embestida, se queda con media faena y aguardando los medios.

Desplante a destiempo casi arrolla al novillero que cierra a empujones y es prendido en la joselillina como resultado de cambiar el toreo bueno por el relumbrón. Mata mal y no obstante la paliza y el aplauso de la gente aguanta la autoridad con corrección y deja todo en una vuelta cariñosa así como en una cerrada ovación al novillo, que no homenaje.

La dureza parece acompañar a José Mari Macías y parece que el mismo está predispuesto a recibirle. Se encuentra con un novillo que le engancha al recibo y que tras su encuentro con el caballo comienza a desfondarse. Parece haber una tanda de esperanza con la derecha pero el de Huichapan, que dobla contrario y se queda parado, renuncia a seguir y deja todo en desilusión, pese al esfuerzo del de Huamantla. Tres tardes difíciles para el joven novillero con novillos francamente a la contra.

Espero la autoridad haya realizado el apercibimiento de rigor a Jorge Rizo. No se puede bajo ninguna circunstancia llegar tarde a la Plaza. El torero, sabemos, padeció por el terno, no pudo hacer el paseo y sale al cuarto turno con un pantalón de monosabio. Eso no obsta de nuevo para apreciar su facilidad con el capote, incluso su incipiente ligereza en los remates, la rebolera de recibo de haber culminado el giro completo habría sido de locura.

Lo mismo el quite, de nuevo como hace quince días al paso, pero esta vez en giro contrario y con el capote por delante –chicuelinas, claro. Expectación servida que se aumenta conforme Rizo utiliza su altura y sus brazos para torear largo con la derecha pues, pese a que el novillo rasga y tiene la tentación de echar para atrás, se rebosa y va largo en los viajes. Hay emoción cuando Jorge está cerca y más la habría si le pisara el terreno y le atacara.

Hay de pronto novillos que aun rasgando embisten y me parece esto desconcierta a Rizoque no alcanza a ver aún el sitio y que dejó al novillo el lado izquierdo casi inédito. Solo destaca un natural bueno a compás abierto que apuntó,

Campero cita al de regalo con la izquierda.

que pareció dibujar un episodio mayor que no llegó. Es el comienzo del novillero, cierto, y ayer se lleva una lección tremenda, hay y puede haber mansos que funcionan. Misteriosamente, el arrastre lento, tras no otorgarlo en el segundo resulta incomprensible en este.

Dos a uno está Huichapan a favor en este balance. Los toros que marcarán la diferencia para determinar las excelsitudes del encierro son los que lidia el capitalino Paulo Campero que vuelve tras la cornada de La México. Y regresa, como debe de ser aunque no deja de levantar comentarios, con el bello canario y azabache. Campero, con su acostumbrado sello destaca al recibo y al torear- no es exageración – a compás abierto en la gaonera. Atención a la falta de fuerza del burel.

En tercio compartido con Jaime Adrián vuelve su desigualdad banderillera. Pero con la muleta, tras breve prueba, se enreda por la derecha en suaves y largos derechazos. Con el novillo a menos, Campero gusta por su sabor pero el novillo pierde gas y la media altura bien aplicada del torero deja las cosas servidas para… la decepción del pinchazo. Así no puede ser.

Regala uno. Vemos porque no se lidia ordinariamente, desiguala del resto por serio y alto además de cárdeno. Áspero de salida, Campero solo puede dejarle en los medios. Por fortuna, César Morales, con esa dignidad torera y esa categoría impagable, deja en todo lo alto el puyazo que comienza a decantar la condición del obsequio conforme desciende la sangre. Esfuerzo sobre humano hace Gabriel Luna, al que consume el nervio y que asoma imprudentemente. Con los mansos todo exceso, incluidos los capotazos donde Christian Sánchez se hace un lío siempre tienen mella y negativa.

Campero desdeña la condición del manso en un buen inicio de faena donde destaca un impensable cambio de mano por bajo. En medio del silencio viene una serie con la derecha de alto mérito que le es coreada. El novillo es de pezuña dura y cabeza muy armada –hacía arriba.

Cuando parece venir la faena, aparece la música, a petición del novillero. Luego cierta velocidad en el procedimiento, la baja casta y alta mansedumbre del novillo que se defiende y se empeña en jugar a la contra, impiden que Campero encuentre nueva tanda. Solo queda el esfuerzo, el doblón poderoso pero la realidad es que el novillo de fondo ausente impide cualquier triunfal realización. Menos aún en la estocada. Ayer Campero mejora con las telas, empeora con las armas.

Así las cosas, los novillos acuden a la cita con la seriedad que les imprime el gentilhombre que es su ganadero. Que ayer restableció los colores de la divisa, marino y oro, no obstante algunas divisas fueron azul rey. Lo importante es que el rey en Huichapan sigue siendo el toro serio y su corona la bravura. Aunque de cinco, solo dos.

Twitter: @CaballoNegroII.

RESUMEN DEL FESTEJO.

Plaza Antonio Velázquez – Arroyo. Sábado 1 de Octubre de 2011. Quinta Novillada de la XXI Temporada. Menos de un cuarto de entrada.

5 novillos, 5 de Huichapan, uno de regalo (Divisa marino y oro) Parejos salvo el de regalo. Destacan en este orden segundo, novillo importante, y cuarto, homenajeado con el arrastre lento. Complicados en demasía tercero y quinto. El primero fue débil.

Los novilleros Paulo Campero (Canario y azabache) Palmas y silencio en el de regalo. Jaime Adrián (Obispo y oro) Vuelta tras leve petición. José Mari Macías (Celeste y oro) Palmas. Jorge Rizo (Nazareno y oro) Silencio tras aviso.

Saludó Christian Sánchez tras banderillear al tercero. César Morales espléndido al picar al de regalo.

Pelea de Gallos – Jueves con El Bardo de la Taurina.

Rizo aguarda en Arroyo y aguarda las demás Plazas. Foto Jorge Prado @HFilmsDigital.

La aparición, por distintos motivos, de dos novilleros capitalinos el fin de semana pasado trae a De SOL Y SOMBRA la particular visión de nuestro columnista.

Jorge Rizo anda en Torero.

Cuanta mexicanidad aporto Jorge Rizo en la plaza más tricolor que es la de Tlalpan, donde el empresario José Arroyo, Pablo Martínez y Felipe Olivera sin jugar al albur, se trajeron para festejar el mes patrio al ‘Mercurio’ que en la figura de Jorge Rizo cobra aliento fresco con ese torear de aquí hasta allá, tal cual lo manda su espigada figura, que no por ello, deja de ser plena de sentimiento, pero sobre todo de torería buena.

Y es que este chaval es de los que va a venir a quitar muchos moños o más bien a ponerlos ya que su comportamiento en el ruedo es pleno de torerismo comenzando por una educación taurina inmaculada en sus formas y que oficiando está para las liturgias de alta investidura.

Por ello no sería justo encasillarlo como el heredero del toreo majestuoso con el que Alfredo Leal iluminaba los alberos y sí, en cambio, decir que cuando en los carteles aparezca el nombre de Jorge Rizo se puede ir en busca de un novillero al que no hay que regatearle el halago, porque desde que parte plaza nos brinda algo que en la fiesta hoy en día está prendido con alfileres y es la planta y el sabor a torero y aquí algo me queda muy claro, es el hecho de que “El Mercurio” vive, respira, duerme, sueña en torero y es por ello que en el ruedo expresa su mayor virtud, la autenticidad.

Que cuando en la vida torera se tiene la verdad como bandera… se tiene todo.

Campero en pie de Guerra.

“¿Quién dijo miedo si pa´morir nacimos?” Paulo Campero de canario y negro terno macho, que en hilos bordados de azabache catafalco dio pauta pa’ desafiar las supersticiones toreras. Mas para el efecto del enfundamiento, desde los aires que surca el cóndor andino, llegó el terno bien requete amarillo en seda como mango de Manila que en concordancia va con el alma de Campero que es jugosa a rabiar.

Ya en la plaza, el cogote pide a gritos un ‘curado aguamielero’ porque la garganta se ha secado, exprimida por el valor sereno con el que Paulo Campero supero el ‘madrazo’ que debió dolerle hasta la medula ¡Y cómo no! Si no hay puñalada que duela más, que la que da un manso, cornada que además estuvo a un tris de cercenarle el fémur en la tarde que la Monumental México le había esperado por nueve atardeceres.

De eso es de lo que hay que ocuparse, porque la verdad el domingo patrio Paulo Campero se ocupo de regar su valentía vernácula, que tiene son de canción como esas que previas al día grande en la casona del taurino, compositor y arquitectónico José ‘Pepe’ Gonzálezcon Magia vocal y sentimiento tricolor le dieron sabor a ‘Huapango torero’ un sello del que por estos días la Magia folklórica se imponía al son de la guitarra

Campero se dobla en La México.

moruna que es la de José D´ Santiago que también afino sabrosamente pa´ que todo saliera de rechupete.

Y hablando de sentimientos bravíos hoy con la sangre de Campero, se han escrito varias reflexiones o cuestionamientos, como el ¿Por qué si se sabía que Campero es uno de los novilleros capaz de justificarse, aún a costa de su sangre se le programó cuando ya la temporada esta feneciendo?

No importa. Aún se le vislumbra un rayo esperanzador pues gracias a las manos mágicas y el talento quirúrgico de ese figurón de blanco que lo es el Dr. Rafael Vázquez Bayod aunado a la condición física envidiable del torero y sobre todo a su espíritu de león, el novillero está listo pa’cuando las empresas lo llamen a pasar lista de presente.

Y ante lo vertido pues se impone que antes de que cante un gallo los palenqueros de la taurina les amarren las navajas a estos ‘gallitos finos’, pa´que se peguen un arrimón de polendas en sendo y formidable Mano a Mano y que con las perchas valerosas y las faenas primorosas que sin duda brindaran, reluzcan las crestas de esta pareja bravía, que por largo tiempo México ha esperado, Paulo Campero y Jorge Rizo, como es tan torero el giro como el colorado.

¡Qué ahora sí! Suene ‘La pelea de gallos’.

Twitter: @BardoTaurina.