Archivo de la categoría: Castellon

Feria de la Magdalena: Varea corta la única oreja con ‘victorinos’ de fiasco y Castella escuchó los tres avisos

Por Vicente Sobrino
Castellón.

El regreso de los toros de Victorino Martín, tan esperado y cantado a los cuatro vientos, fue un fiasco. Pero fiasco gordo. No se recuerda por estos pagos, donde tantas veces triunfó esta ganadería, un lote tan descaradamente descastado y sin fuerzas.

La corrida no tuvo envoltorio ni contenido. Deficiente de presentación, con toros alejados del tipo de la ganadería. Así fueron, por ejemplo, los dos últimos: cornicortos, que para nada recordaban su antecedente ‘albaserrada’. Corrida de muy poca fuerza, agravada, quizás, por el mal estado del piso por la pertinaz lluvia, y, también, a que en el primer tercio se abusó del monopuyazo. Con todo, hubo toros que gastaron las pilas del matador de turno, caso del segundo que se puso imposible de matar, o el quinto, que buscó de todo menos muleta. El sexto, que resumió corrida tan descastada, no quiso nunca pelea y marchó a tablas. De los otros tres, queda la bondad del primero de la tarde, también de muy poca fuerza, la invalidez del cuarto y el buen pitón izquierdo del tercero que, sin ser toro completo, por ese lado tuvo su partido. La ovación que recibió el ganadero antes de saltar el primero, no fue presagio de nada bueno. La gente pitó con fuerza a más de un toro en el arrastre y la decepción cundió en el tendido. Decepción, gran decepción, es la palabra que define la corrida de Victorino.

Ante tal coyuntura, ni Fandi ni Castella, acostumbrados a otro tipo de toro, aportaron nada. En el recuerdo de El Fandi, dos tercios de banderillas sobrios, sin las demostraciones de otras tardes, pero bien ejecutados los seis pares que puso. De su primero se rescata algún muletazo templado, sobre todo por el lado izquierdo. Trabajosa faena, que al final se pasó de probaturas. Larga también, para acabar tediosa. El cuarto fue un inválido, que se derrumbó en la muleta varias veces. La faena de El Fandi, obcecado en sacar partido donde no había, resultó absurda.

El segundo de la tarde, una raspa de toro muy protestado de salida, se subió a las barbas de un Castella que no supo meterle mano a la hora de matar. Corto de embestida, muy medido de fuerzas, el toro complicó su lidia en el momento que más arreciaba la lluvia. La faena fue un simple intento que pronto quedó en nada. Castella no encontró la forma de acabar con un toro que, con el estoque hundido, se puso tan defensivo que no hubo manera de descabellar. Los avisos fueron cayendo uno a uno, y el de Victorino volvió vivo a los corrales. El quinto fue el más parecido a las clásicas alimañas. Poco ofensivo, fue el único toro que acudió dos veces al caballo, manseó y no se dejó convencer por un Castella que lo intentó pero con pocas luces.

Los mejores momentos de la tarde llevaron la firma de Varea en el tercero. No importó que la lluvia arreciara, y aprovechó la bonanza del toro por el pitón izquierdo para dibujar naturales de calidad y sentimiento. No fue faena de continuidad, pero sí tuvo puntuales momentos incluso de cierto impacto por lo bien que lo llevó toreado al natural. Fue toro de izquierdas, porque por el lado derecho la cosa ya era de otro cantar. El empaque y las formas clásicas de entender el toreo fueron norma en el toreo de Varea. Calidad, en goteo, pero calidad al fin y al cabo. El sexto se lio a dar tarascadas a diestro y siniestro, buscó con descaro las tablas, y Varea, que lo intentó de entrada, acabó con el clásico macheteo por la cara de estos casos.

MARTÍN / FANDI, CASTELLA, VAREA

Toros de Victorino Martín, de muy escaso trapío. Corrida descastada y con poca fuerza.

El Fandi: pinchazo hondo que basta (división de opiniones); dos pinchazos (silencio).

Sebastián Castella: metisaca, dos pinchazos _aviso_, pinchazo, bajonazo _2º aviso_ y _3º aviso_ (pitos); pinchazo y estocada algo desprendida _aviso_ (silencio).

Varea: pinchazo y media pasada (oreja); estocada y descabello (palmas).

Plaza de Castellón, 10 de marzo. Quinta de la Feria de La Magdalena. Lleno.

Publicado en El País

Anuncios

Feria de la Magdalena: El Juli y Talavante, a hombros en la gran fiesta del toreo y el toro moderno

Alejandro Talavante, al natural, ante el sexto de la tarde. Ángel Sánchez EFE.

José María Manzanares dejó detalles ante una corrida azucarada y de escasas fuerzas

Por Vicente Sobrino – Castellón.

Fue la gran fiesta del toreo moderno. Toro del siglo XXI y toreo del siglo XXI. Toros blandos, cogidos en alfileres, algunos como el tercero y el quinto. Y otros, como primero y sexto, de esos azucarados que de tanto azúcar parecen empalagosos. En varas ninguno rindió honores a la bravura, aunque el primero derribara casi sin pretender. Y alguno apuntó clara mansedumbre en varas, caso del cuarto que salió huyendo del caballo. Y los hubo hasta incómodos, como el segundo, que metió la cara como a regañadientes. Y otro, el quinto, que iba y venía con tanta docilidad como vulgaridad. En cualquier caso, toros que se apuntaron a la fiesta y que, en su mayoría, fueron correspondidos por toreros –Juli, Manzanares y Talavante- duchos y expertos en esta materia ganadera.

El Juli salió como se va a la guerra cuando se quiere ganar por la vía rápida: al ataque. Al azucarado primero lo toreó como y cuanto quiso. Toro cómodo de cara, recogido de pitones, protestado de salida porque renqueaba. Pero fue toro a más, cada cosa en su sitio, y en la muleta recuperó el resuello que de salida no parecía tener. El de Garcigrande fue todo un aliado a la ambición casi desesperada de un Juli que lo toreó a placer. La faena tuvo poso y reposo, con el toro siempre muy embebido en la muleta. Faena colorista y profunda. Inspirada también. Y larga. En resumen, se diría que el toro fue como un juguete en las manos de El Juli. Tumbó al toro sin puntilla y la gente lo celebró a lo grande.

Al manso cuarto le hizo un quite por ‘lopecinas’, con el remate de tres medias enroscándose al toro a la cintura, que enloquecieron al personal. Con la muleta, sin más preámbulos, El Juli hincó las rodillas en la arena y le dio hasta ocho muletazos seguidos de tal guisa. No contento con ello, también de hinojos tres naturales. Ya de pie, el del desprecio. Y la gente, bramando en los tendidos. Un Juli al ataque y atacado. Algo crispado también. Cuando la faena pedía más calma, el toro se volvió más remiso. Le costó ya tomar la muleta, pero la superioridad del torero continuó siendo aplastante. Forzó mucho Juli a que el toro tomara la muleta, y consiguió su objetivo con un coraje desmedido.

El segundo de la tarde fue algo incómodo y Manzanares no logró centrar la faena. Hubo muletazos sueltos de calidad. Academicismo y elegancia, pero la cosa no fue más allá. Faltó acople menos en una serie final con la derecha, la más ligada de faena con altibajos. El quinto, uno de los más serios de la corrida, pero muy justo de fuerzas. Fue y vino a la muleta sin mayores compromisos y sin gran clase. Los muletazos no llegaron en racimos, sino sueltos. Pero los hubo, sobre todo los naturales, que desprendieron indudable clase. Tampoco daba para mucho más un toro dócil, pero también de los que no plantean problemas más allá de sus escasas fuerzas. A sus dos toros Manzanares los mató, con gran seguridad, de dos formidables estocadas aunque algo pasadas.

Se agradeció la brevedad de Talavante con el tullido tercero. Un tremendo volatín del toro nada más iniciar la faena determinó su estado. Antes de tal desaguisado, Talavante lo había recibido con el capote de la forma más variada y luminosa posible: verónicas, chicuelinas, una larga…repertorio a lo grande. Pero el toro dijo basta tras la costalada y Talavante abrevió como manda la lógica en estos casos.

El sexto, otro de los toros más serios, fue recibido por Talavante con lances a una mano. Escena de otros tiempos, con el toro de estos tiempos. Gesto, en todo caso, que se agradece. Un buen toro, sin duda este que cerró la fiesta. Talavante se abrió de muleta de la manera más original e inspirada posible: un cóctel de derechazos en redondo en combinación con las clásicas arrucinas, con el remate de uno del desprecio. Para entonces la plaza ya volvía a ser un clamor. Con el toro muy entregado, la faena recorrió mucho ruedo pero tuvo como principal argumento el toreo al natural. Largos, muy estéticos y mandones. Para que la balanza no pesara más de un lado, sobre la derecha destacó el empaque en todas las acciones posibles. Y la gente, loca de contenta. Ya con la faena muy cumplida, el toro hizo amagos de marcharse a tablas. Para entonces ya estaba todo el pescado vendido. Una buena estocada puso el colofón a la gran fiesta del toro y toreo moderno.

GARCIGRANDE, HERNÁNDEZ / EL JULI, MANZANARES, TALAVANTE

Toros de Garcigrande, los tres primeros, y Domingo Hernández, desiguales de presentación. Blandos en líneas generales, pero muy boyantes para el último tercio.

El Juli: estocada pasada sin puntilla (dos orejas); media pasada que basta (oreja).

José María Manzanares: estocada trasera (saludos); estocada pasada (oreja).

Alejandro Talavante: dos pinchazos y estocada (silencio); estocada (dos orejas).

Plaza de Castellón, 9 de marzo. Cuarta de la Feria de La Magdalena. Prácticamente lleno.

Publicado en El País

Tarde triunfal en la Feria de la Magdalena 2018

De SOL y SOMBRA.

Tarde gloriosa en la Feria de la Magdalena de Castellón, donde hubo toros y hubo toreros. El Juli arrebató al público de tal manera, que se llevó dos orejas en el primero y a punto estuvo de conseguir lo mismo con el cuarto. Tres triunfos. Manzanares fue sensacional, menos populista solo consiguió una oreja en el quinto. Y Talavante gustó en el sexto, con una oreja de pleno derecho y otra… concedida por la afición. Dos orejas. Los toros más igualados que ayer y con mucho más juego.

Corrida de Feria de la Magdalena para los diestros: El Juli, Manzanares y Talavante con toros de las ganaderías: Garcigrande y Domingo Hernández.

La plaza: casi llena y con ganas de disfrutar. El cartel se lo merecía y el público no falló.

Los trofeos: muchos y generosos, cinco en total, en una tarde gloriosa, de principio a fin. El único ‘deslucido’ por llamarlo así, el del tercero de la tarde, después de que el toro se diera la vuelta sobre si mismo y ya no se prestara a nada.

Tres orejas para el Juli, dos en el primero y una en el tercero. Una Para Manzanares en el quinto. Y dos para Talavante en el sexto.

Los Toros: algo desiguales pero más equilibrados que ayer. Buena presentación, menos peso pero con más casta y bravura. Difíciles de fijar en algunos casos.

Presidente: José Antonio García

Lo mejor de la tarde: Prácticamente todo. Una corrida para disfrutar.

Twitter @Twittaurino

Opinión: Un abono joven

Ya huele a Pólvora:

Por Pedro Toledano.

Atrás habrán quedado, charlas, homenajes y festivales, y en menos de dos semanas, ya sonará el clarín anunciando el primer paseíllo de la Magdalena. Y todo seguido, la apertura del abono de San José. Las dos grandes justas que vendrán a marcar el devenir de la temporada. O así debería de ser. Sumando las dos ferias, el aficionado habrá tenido la oportunidad de ver en acción a la casi totalidad de espadas que llaman la atención. Para ver a Morante de la Puebla y a José Tomás, éste si tiene el capricho de complacer a sus seguidores, habrá que esperar a que el mercurio suba más grados.

Entre los hitos a recordar que tiene el abono de Fallas de este año, hay uno especialmente señalado: el 50 aniversario de la gran reforma que se llevó a cabo en el monumento diseñado por Sebastián Monleón. En aquella ocasión se achicó el ruedo y se liberó al monumento de la reja perimetral que lo protegía. Y en el plano taurino, aquel abono de la fallas de 1968, tuvo entre los hechos más destacados, el alumbramiento de tres jóvenes triunfadores: Ricardo de Fabra, Miguel Márquez y Manolo Cortés.

Por otro lado, hay que decir que la empresa de la plaza de toros de Castellón, ha tenido una iniciativa que vale la pena difundir. Le ha hecho un guiño, diríamos que todo un gesto, a la gente joven. Los y las jóvenes, hasta 16 años, podrán ir gratis tanto a la novillada del domingo 4 de marzo como al festejo de rejones del lunes 5, siempre y cuando lo hagan acompañados por un adulto con entrada. Solo tendrán que identificarse en las puertas de acceso a la plaza.

Junto a esta iniciativa, la empresa del coso castellonense ha vuelto a poner a disposición de los menores de 28 años, un Abono Joven para toda la feria, en el que por tan solo 90 euros, podrán disfrutar de cuatro corridas de toros, una de rejones y la novillada picada. Estos abonos se pondrán a la venta en taquillas a partir de mañana miércoles.

Ya huele a pólvora taurina.

Castellón sin José Tomás y ¿Valencia sin El Juli?

De SOL y SOMBRA.

Castellón y Valencia. La Feria de la Magdalena y la Feria de Fallas. Los dos grandes ciclos levantinos con los que la temporada taurina española se despereza comienzan a tomar forma a escasas fechas de su presentación oficial.

Castellón será la primera en desvelarse y la primera en celebrarse. Este viernes conoceremos los carteles de la Feria de la Magdalena. Según informa para COPE Salvador Ferrer en el diario El Mundo, La Magdalena 2018 no contará con José Tomás tal y como se especuló durante días. Salvador Boix, apoderado del diestro de Galapagar, trasladó a la empresa la decisión de JT de no tener entre sus planes la actuación en el coso castellonense.

Sin embargo, en Castellón es segura la presencia de siete toreros: Enrique Ponce, Roca Rey, Alejandro Talavante, Juan Bautista, Juan José Padilla en temporada de despedida, El Fandi y José María Manzanares.

Si finalmente hay cuatro y no cinco corridas de toros, solo quedarían dos toreros por concretar sin contar el cartel de la corrida de Victorino. Castella, Ferrera, Perera, Ginés Marín, Román o Varea podrían quedar fuera si bien es cierto que Castella y Varea tienen muchas papeletas de ocupar esos puestos que restan para completar los nueve diestros que estarían en las tres corridas.

El Juli estaría cerca del acuerdo en Castellón, aún no cerrado, para lidiar la corrida de Garcigrande junto a José María Manzanares.

En cuanto al elenco ganadero, tal y como ya avanzó COPE.es, además del regreso de los toros de Victorino Martín, las corridas reseñadas para Castellón saldrán de entre los hierros de Juan Pedro Domecq, Garcigrande, Núñez del Cuvillo y García Jiménez.

Valencia, aún con muchas dudas por despejar

Más en el aire están las combinaciones de la próxima Feria de Fallas 2018. El principal escollo que está teniendo Simón Casas para dar forma al ciclo fallero tiene nombre y apellidos. Julián López El Juli. El diestro madrileño, que este año cumple 20 años de alternativa, tiene a día de hoy muy complicada su inclusión en los carteles de Valencia.

Tal y como ha confirmado Luis Manuel Lozano a nuestro compañero Salvador Ferrer, “estamos muy lejos de llegar a un acuerdo”. El Juli pretende anunciarse con la corrida de Garcigrande en un cartel en el que también estaría incluído Enrique Ponce. Algo que no entra en los planes de la empresa Simón Casas Production.

El Juli le reservan el 16 o el 19 de marzo, fecha esta última que en los últimos años ha perdido capacidad de convocatoria en los tendidos del coso de la calle de Játiva. Algo que no convence a la administración del torero madrileño.

Enrique Ponce torearía la corrida de Garcigrande el domingo 18 de marzo y José María Manzanares y Andrés Roca Rey el 17 con la corrida de Núñez del Cuvillo.

Esta semana será decisiva para la confección definitiva de la Feria de Fallas.

Publicado en COPE

La savia nueva y la juventud de López Simón y Roca Rey piden paso

Por Vicente Sobrino.

Aire fresco, Savia nueva. Piden paso y con razón López Simón y Roca Rey. Dos estilos diferentes, pero unidos por un valor sincero y unas ganas tremendas de salir adelante. Un toque para tener en cuenta. López Simón es la emoción consentida y cerebral; Roca Rey es la versatilidad. Pero dos valientes. Sin trampa. De verdad.

La verdad por delante. Siempre la verdad. Y la sinceridad por bandera. Esa fue la tarjeta de presentación de un López Simón que plantó los pies en la arena sin inmutarse. No fue la cosa más allá de la discreción con la capa; un saludo correcto y, luego, tras el caballo, un quite por chicuelinas ajustadas, sin más. Pero la traca vino con la muleta. El zambombo de Juan Pedro que abrió la corrida parecía que al final iba a pagar el exceso de carnes. No fue así, Aguantó ese saco de kilos y, además, no le hicieron mella los dos tremendos volatines que se pegó antes de ir a la muleta. López Simón saludó por alto en la muleta; zapatillas hundidas en la arena. Y ya para siempre así. La faena fue de valor. De pasárselo muy de cerca. De aguantar alguna mirada desviada de la muleta. Sin mover un músculo. Mucha sinceridad, en fin. No todo salió limpio, pero sí con mucha verdad. Los alardes finales, con muletazos por la espalda, de rodillas, sin ayuda de la espalda, y un desplante a cuerpo limpio, remataron una seria faena. Lástima el bajonazo. Final indigno de una faena de emoción.

El tercero no fue toro para grandes sucesos: poca fuerza, al paso, soso…, pero López Simón echó otra vez mano del valor. Infalible argumento para que la plaza viviera con emoción otra faena de gran quietud. Sin entremeses, se lo llevó muy limpio por derechazos con las dos rodillas en tierra, en redondo. Con la rúbrica, ya de pie, de uno de pecho monumental. Sin enmendar, pisando firme terreno comprometido, la faena arrancó ovaciones de la gente. Dos tandas con la izquierda tuvieron largura, aunque el toro no estuviera por la labor. Lo que el toro no ponía, lo dejaba bien claro el torero que, valiente siempre, lo hizo pasar cómo y por dónde quería. Otro desplante, depreciando los trastos, y la gente en pie. Pero otra vez mal con la espada. Su punto negro. Nuevo bajonazo, no tan exagerado como el primero, pero bajonazo al fin y al cabo.

Insistió López Simón con el tullido quinto, que salió muy tocado del simulacro de pica recibido. Un quite de dos faroles de rodillas mitigó la protesta por un toro que ofrecía poco futuro. Pero López Simón no echó las cartas en la muleta. Todo lo contrario. Y la faena, con devolución del brindis a su colega Roca Rey, fue una sucesión de muletazos muy cercanos. No cabía otra que meterse en terreno prohibido. Pisó un campo de minas y sorteó con habilidad las embestidas poco convencidas del toro. Más alardes, de pie y de rodillas. Se vació el torero. No encontró lucimiento, pero su valor superó lo previsto por el de Juan Pedro. Esta vez la espada no se fue tan baja, pero sí desprendida.

Pero Roca Rey soltó su versatilidad nada más abrirse de capote. Un racimo de tijerillas y el remate de una larga de rodillas en el platillo. Más variedad: por galleos vistosos al caballo. Y, luego, otro cóctel de chicuelinas, tafalleras y un recorte. Para entonces el toro parecía tener aire. No fue tanto. O se le apagó pronto. Por estatuarios abrió faena Roca Rey, con un goteo intercalado de pases cambiados por la espalda ya con la muleta en la izquierda. Falto toro, quizás, porque la faena tuvo en Roca el único protagonista, que resolvió las dudas de su oponente con recursos sobre la marcha. Ya al paso, el toro se tragó las cercanías finales, incluidas unas arrucinas vistosas.

El cuarto tampoco fue toro para grandes alegrías. Se lo dejó crudo en varas Roca Rey, pero tampoco tenía mucho que rascar. Tras un simulacro de vara, vino un quite con el capote a la espalda muy ajustado. Y dos cambiados, también por la espalda, para levantar el telón de una faena brindada a su compañero de cartel. Con el toro al paso y poca entrega, Roca atacó en exceso con mano baja. Le costó al toro entrar en la función y los muletazos salían sueltos, algunos casi trompicados. Visto que la cosa no podía ser por las buenas, atacó Roca por un cuerpo a cuerpo final. No contento con lo hecho, las benardinas postreras, con revolcón incluido, pusieron más emoción. Algún rodillazo más y, al paso, dejó una entera defectuosa.

En sexto se convirtió pronto en un marmolillo. Protestón y defensivo, y también protestado por su flojera, no ayudó a la causa. Roca Rey propuso, pero el toro no quiso. Valentón, siempre ganándole terreno al toro, la faena fue una sucesión de medios muletazos. Sorteó las medias embestidas del toro en la corta distancia, pero sin sacar nada en claro.

La impresión final es que a ambos toreros les faltó corrida. Poco toro para ellos, en fin. Y otro apunte: en ninguno de los seis toros hubo competencia en quites.

DOMECQ / SIMÓN, REY, MANO A MANO

Toros de Juan Pedro Domecq, de correcta presencia, salvo el primero, con buen fondo y recorrido; el resto no tuvo entrega. Todos muy justos de fuerzas y apenas fueron picados.

López Simón: bajonazo (oreja); casi entera baja y trasera (oreja); entera desprendida _aviso_ (vuelta tras fuerte petición).

Roca Rey: media (saludos); entera al paso y desprendida (oreja); pinchazo y entera caída (palmas).

Plaza de Castellón. 5 de marzo. Quinta de abono de la Feria de la Magdalena. Tres cuartos.

Fuerzas muy justas las del segundo de la tarde.

Publicado en El País.

Talavante cierra la Feria de la Magdalena por la puerta grande

Por EM/Castellón Información.

El Fandi hubo de matar al cuarto, que presentaba trazas, cuando se rompió una pata. Cayetano, bien con el capote, mal con el estoque

La última Corrida de Feria de la Magdalena se cerró también con la puerta grande, esta vez para Talavanteque sumó dos orejas, con el segundo y el quinto de la tarde. El Fandi perdió el trofeo a la hora de matar el primero, y tuvo que matar al quinto sin torearlo cuando éste se rompió una pata. Cayetano estuvo muy bien con el capote, pero erró con el estoque. Los toros de Zalduendo, bonitos, bien presentados y con buena lidia.

EM/Castellón Información

Última Corrida de Feria de la Magdalena, con toros de la ganadería de Zalduendo para los diestros: El Fandi, Talavante y Cayetano.

Los toros de Zalduendo eran bonitos, estaban bien presentados, y tenían fuerza, en general presentaron una buena lidia.

Talavante cierra la Feria de la Magdalena 2016 de Castellón por la puerta grande
El tercero, ‘Apostado’, de 518 Kilos, negro bragado, fue para Cayetano. El diestro demostró desde el principio que tenía ganas. Tras los tercios de varas y banderillas, recibió al astado sentado junto a la barrera, lo citó y realizó pases magistrales que gustaron al público. De esta guisa, se llevó al toro al centro de la plaza y enlazó varias series. Pero todo lo que había ganado con el capote lo perdió a la hora de matar. Pinchazo, estocada y finalmente dos veces al descabello. Aplausos.

El cuarto de la tarde, ‘Atildado’, negro mulato, pesaba 552 Kilos. Era un toro grande, bonito, con fuerza. Cuando salieron los picadores se fijó a la primera en el que situaba junto a la puerta de caballos, y no hubo quien le distrajera para que no acabara entrando con tal fuerza, que caballo y picador rodaron por los suelos. Entró dos veces a varas, en uno y en el otro. Cuando el diestro pidió el cambio, el toro seguía muy entero. El Fandi puso tres pares de banderillas magistrales. Había Corrida. O eso parecía, porque en el trance, antes de entrar al capote, el toro se partió la pata trasera derecha.

El animal, así y todo respondía a todos los envites, pero el público empezó a protestar. Pedían el cambio al presidente. El Fandi esperó órdenes. El presidente consultó. Y finalmente solo quedó una alternativa. Una vez que había empezado la lidia el torno podía volver a corrales. Tocaba matar, y matar cuanto antes, en vista de que el toro cojeaba y seguía dispuesto a plantar cara al desafío. El Fandi dio muerte a ‘Atildado’.

El quinto de la tarde, ‘Protegido’, negro, de 545 Kilos, también presentó fuerza y ganas. Entró bien a varas y se dejó lidiar, aunque el anumal desconfiaba y en algún momento estuvo a puntod e ar sustos. Talavante lo lidio bien y fue a por el estoque. Como acostumbra, ya con el estoque de matar en la mano, aprovechó para dar algunos pases más, al estilo de José Tomás, y para tantear al toro. Buena estocada, pero el toro no doblaba; aviso. Talavante esperó, y el astado espir´ño sobre el ruedo. Una oreja, y ya puerta grande.

El sexto, ‘Sordo’, negro mulato, 578 Kilos. Era grande, grande y bonito, tardó algo en darse por aludido pero luego entró dos veces a varas y no renunciaba en su empeño de atacar al caballo. Cayetano hilvanó pases, le saco partido. El diestro toreaba descalzo, y no perdía oportunidad para marcar al astado con un estilo elegante, y señorial. De nuevo el gran enemigo del torero fue su estoque. Dos pinchazos, media estocada y descabello. Aplausos.

Twitter @Twittaurino

Feria de la Magdalena: Expulsan a un antitaurino de la plaza de toros

  • JAVIER ARNA y SANDRA MORALEs. Castellón

Los antitaurinos han conseguido frenar la corrida de rejones de la Feria de Magdalena de este lunes en Castellón pero no así suspenderla. Un espontáneo con una pancarta antitaurina ha saltado al ruedo en la tarde de este lunes entre el cuarto y el quinto toro de seis que exhibía el coso castellonense en el segundo día de feria taurina, dentro de las fiestas de la Magdalena de Castellón.

El hombre, que no ha corrido ningún peligro al saltar aprovechando el intervalo para la salida del quinto toro con rejones, ha sido reducido rápidamente por responsables de la plaza, que lo han expulsado del recinto mientras aficionados taurinos le increpaban.

Al parecer, el hombre habría comprado su entrada junto a otras personas y ha preparado el salto durante la primera parte de la tarde. Sus acompañantes han jaleado la acción del antitaurino y también han sido expulsados de la plaza, en medio de los insultos. Los aficionados han perdido la paciencia con tales aplausos y han llegado a escupir y lanzar las bebidas que llevaban en las manos hacia los antitaurinos.

Y es que este domingo se encendió el primer conato antitaurino a las puertas del coso castellonense. Un grupo de jóvenes con pancartas de protestas se agolparon en las inmediaciones de la plaza, ubicada en Pérez Galdós. Los efectivos policiales se habían aumentado desde el jueves en previsión de un posible conflicto -al ser ésta la primera cita taurina del año en España- pero no se produjeron mayores altercados.

Los manifestantes han vuelto a ‘pasear’ en el entorno del coso este lunes, pero la gran manifestación se espera en la recta final de la feria, que comprende del jueves 3 al domingo 6.

La corrida de rejones ha continuado en una tarde protagonizada por los jinetes Andy Cartagena, Sergio Galán, Joao Moura (hijo), Leonardo Hernández, Manuel Manzanares y Léa Vicens, con los toros de Castillejo de Huebra y José José Manuel Sánchez.

Andy, Moura y Leonardo, oreja en una fría tarde de rejones

Castellón. Feria de la Magdalena. Segunda de abono. Lunes, 29 de febrero de 2016. Toros de Castillejo de Huebra. Andy Cartagena, oreja. Sergio Galán, silencio. Joao Moura (hijo), oreja. Leonardo Hernández, oreja. Manuel Manzanares,ovación con saludos y Lea Vicens, ovación con saludos tras dos avisos. Entrada: Media plaza

Fuente: http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2016/02/29/56d48dc322601d8c038b45c7.html