Archivo de la categoría: Monterrey

Crónica de Monterrey: Rey Midas

Por Paco Tijerina.

En tarde de clima agradable con algunas ráfagas de viento y ante poco más de media entrada, se lidiaron toros de Arroyo Zarco, bien presentados y de juego variado.

Enrique Ponce: ovación y dos orejas.

Octavio García “El Payo”: oreja y oreja.

Leo Valadez: división tras tres avisos y dos orejas.

Enrique Ponce fue atendido en la enfermería de un golpe propinado por una banderilla en el ojo izquierdo que le provocó un ligero derrame.

Cuando el ejecutante alcanza esos niveles de excelsitud y el término “maestro” empieza a parecer insuficiente, uno tiene que rendirse y aceptar que lo de Enrique Ponce ha dejado ya un plano de magisterio para convertirse en un auténtico “Rey Midas”, que todo lo que toca se convierte en oro.

Porque sin diferenciar si está en España o en México, si es la Feria de Sevilla o Monterrey, el de Chiva se entrega por igual, sin cortapisas, sin restricciones en un ejercicio personal que va más allá de la simple vocación o el cumplimiento de un compromiso, el diestro enfrenta tarde a tarde, toro a toro, un reto personal en el que no hay concesiones de ninguna especie y tiene que mejorarse a cada paso.

Hoy no fue la excepción, tenía que triunfar en Monterrey, se lo debía a su afición, pero sobre todo, se lo debía a él mismo.

Con el primero de su lote dio cátedra al mimarlo y empaparlo en la magia de su muleta, ayudándole a romper a bueno, consintiéndole, extrayendo lo mejor de su enemigo a cada instante, en un largo trasteo por ambas manos en el que con plasticidad y estética tapó las deficiencias del astado, alcanzando pases de gran calidad, sobre todo por la derecha. Al momento de tirarse a matar el estoque alcanzó una banderilla y provocó que el alfanje se desviara, cayendo el torero a la arena, pero después tras un pinchazo cobrar una estoada entera para ser premiado con una ovación en el tercio.

Espoleado por la oreja que consiguió El Payo en el segundo del festejo, Ponce salió decidido a armar un taco y lo logró al exprimir materialmente al toro de Arroyo Zarco que le correspondió en suerte. Vistoso con la capa, estético, puro y sin mácula, lanceó como ordenan los cánones y con la muleta deletreó el toreo por ambas manos con una suavidad inaudita, recreándose en cada pase, paladeando y disfrutando, alternando las tandas con adornos y remates para crear un conjunto de enorme exposición. Mató de media en todo lo alto que hizo doblar al burel y teniendo como fondo el grito consagrador de “¡Torero, torero!” le fueron concedidas las dos orejas, mismas que paseó en una emotiva vuelta al ruedo.

Octavio García “El Payo” tuvo una actuación solvente esta tarde en Monterrey. Viejo conocido de la afición a la que enamoró desde sus inicios novilleriles cuando alcanzó sonados triunfos, el público acudió a verle con interés y el queretano se mantuvo fiel a su concepto del toreo serio y sin alardes innecesarios, dando a sus enemigos la lidia que requerían.

Los dos auriculares conseguidos hoy fueron producto de dos faenas interesantes pero, principalmente, de su eficiente manejo con la toledana con la que, hay que decirlo, tiene un “cañon”.

Con su primero supo sobreponerse a la falta de fuerza y logró interesantes pasajes por ambas manos. Su segundo fue uno de los buenos toros del encierro y por alguna causa “El Payo” insistió en torearlo corto, sin alargar los trazos, recortando el viaje y quedándose cerca entre pase y pase, cuando el astado le pedía distancia; con todo y ello hubo trazos de gran calidad.

Dos orejas, una en cada enemigo, como justo premio a dos trasteos de un torero que cumple con la expectativa y se justifica ante la afición.

Leo Valadez dejó ver que cuando se lo propone es capaz de alcanzar grandes cotas. Normal en esta etapa de su carrera, aún le falta definir y definirse en cuanto a estilos y espejos, ya que cuando no encuentra eco en el tendido tiende a imitar la escuela hidrocálida que busca el aplauso fácil con las zapopinas, sin darse cuenta de que cuando corre la mano de verdad tiene más réditos.

A su primero le enjaretó pases de gran calidad por ambos pitones, pero de pronto y cuando el cónclave empezaba a centrarse, el chaval cambiaba los procedimientos y dejaba el toreo en redondo y por bajo para ejecutar dosantinas, para luego volver a lo básico. El largo trasteo cobró factura y el enemigo se le hizo de hueso, tanto que escuchó los tres avisos, volviendo al callejón en una división de opiniones.

Mención aparte merece el deleznable detalle de la orden dada al puntillero Reyes Pérez por el juez de callejón, Pepe Lavín, de apuntillar al astado desde el callejón en una grotesca escena que fue reprobada por el público y el biombo, al percatarse del error, les lanzó un bocinazo para que dejaran de intentarlo, con tan buena suerte que el morito se echó para, ahora sí, apuntillarle con el respeto y dignidad que debe tratarse a un toro de lidia.

Si la orden es que un toro vuelva al corral así debe suceder, máxime que se encontraba justo frente a la puerta de toriles. El público no tiene culpa de que no se cuenta con una parada de mansos y no tiene por qué ver el patético espectáculo de ver a un hombre balancearse sobre su abdomen en la barrera para tratar de apuntillar a un toro… ni el público, ni la plaza, ni el toro, merecían ese trato indigno, pero como en Monterrey nunca pasa nada, el asunto quedó en eso: en nada.

Volviendo a Valadez, con el sexto la historia cambió y aunque de inicio apostó al toreo efectista postrándose de hinojos para ligar en redondo los muletazos, la acometividad y transmisión de otro buen pupilo de Arroyo Zarco le permitieron construir una faena que fue a más y que fue coronada con un estoconazo hasta las cintas que provocó que el respetable exigiese la concesión de trofeos, misma que el palco atendió al otorgar dos auriculares con los que dio la vuelta al redondel.

Al final los tres toreros salieron a hombros de los aficionados.

Publicado en Burladerodos

Anuncios

ANUNCIAN TRES FESTEJOS PARA LA MONUMENTAL MONTERREY

De SOL y SOMBRA.

Han quedado conformados de manera oficial tres grandes carteles para la temporada 2018 en la Monumental Monterrey Lorenzo Garza, las combinaciones serán
de la siguiente manera:

– Domingo 15 de abril 5:00 pm: Pablo Hermoso de Mendoza, Diego Silveti, Sergio Garza y Guillermo Hermoso de Mendoza con 4 toros de la Ganadería La Estancia y 4 de Jorge de Haro.

– Domingo 22 de abril 5:00 pm: Enrique Ponce, Octavio García “El Payo” y Leo Valadez con toros de la Ganadería Arroyo Zarco.

– Domingo 29 de abril 5:00 pm: Sebastián Castella, Juan Antonio Adame “El Bala”, uno que sustituya a Andrés Roca Rey y Sergio Flores con toros de la Ganadería Boquilla del Carmen.

La venta de abonos con descuento para los 3 festejos será del 20 de marzo al 2 de abril, la venta libre con precio regular será a partir del 3 de abril en los puntos de venta: Taquillas de la Plaza de Toros Monumental Monterrey de 10:00 am a 6:00 pm y Sistema Ticketmaster, la entrada en localidad general para los niños menores de 12 años será gratis.

Twitter @Twittaurino

Crónica de Monterrey: “¡Venga novilleros!”

En Monterrey… “Una novillada de lujo”, gritó el público.

Por Carolina Reyna.

En noche fría en la ciudad de Monterrey y ante casi tres cuartos de plaza en los tendidos de la Monumental Lorenzo Garza, se lidió un encierro de apariencia anovillado, pobre de cornamenta, manso, soso y hasta deslucidos de las ganaderías de Campo Hermoso para rejones y seis de Bernaldo de Quirós para los de a pie.

El rejoneador Jorge Hernandez Garate: Silencio.

Julián López El Juli: División y unas cuantas palmas.

Joselito Adame: Dos orejas regaladas por el incompetente juez y palmas.

Luis David Adame: Palmas y silencio tras aviso.

El Festejo:

No hay mucho que mencionar sobre el festejo de anoche, ya que como bien se lee en el titulo de esta crónica, no fue una corrida de toros lo que se presencio esta noche en Monterrey sino un extravagante festejo con ejemplares anovillados, que el irresponsable juez de plaza autorizó.

Y todo hace ver que los autorizó para quedar bien con las figuras o mejor dicho figurines que partieron plaza el día de hoy 9 de Febrero.

“¡Que vergüenza que te conformes con pequeñajos mansos, sosos y sin bravura!”, gritaba el público.

¡Si!…Si asistían al llamado de la muleta, era únicamente porque mostraron movilidad los pobres e indefensos animalitos que sólo provocaban ternura, como Ferdinando el de Walt Disney.

Y bueno que podemos mencionar de El Juli, que desde los tendidos escuchaba protestas del público como:

“¡Venga novillero!”.

“¡Te fuiste a España a recibir una medalla que no te mereces!”.

Sinceramente, ¿Qué es lo que esta pasando con nuestra fiesta en México?

¿Como es posible que los toreros mexicanos permitan que un español venga a imponer sus reglas y las obedezcan?

Y, cuando van a España ¿se hace lo que los nuestros piden?

Joselito, si bien en alguna ocasión declaraste que ya eras figura para poder elegir con quien torear, el día de hoy no se vio esa posición que dices detentar; ya que permites que nuestra fiesta se vaya para abajo, sea devaluada al dejar que te manipulen de esta manera y que además, el propio público te lo está haciendo notar en cada actuación.

No negamos tu lucha desde niño, lucha que respetamos y admiramos; pero al aceptar estas imposiciones irresponsables de una figura española, que tanto daño le hace a nuestra Fiesta, nos desilusionas a todos los que creíamos en ti.

¿Cuándo será el día en que se le ponga un alto a las exigencias que vienen hacer los toreros españoles que se llaman figuras en cada una de las plazas mexicanas?

¿En España El Juli te ha dado tu lugar Joselito?

¿Torea habitualmente contigo?

La afición de la Plaza México, ha dejado de asistir por lo mismo de las malas decisiones y de aceptar las chiflazones de los que se hacen llamar figura del toreo en España.

México es un país que ha demostrado que cuando quiere puede y que ha salido de muchas adversidades, entonces por que no dejar de contratar toreros Europeos y poner en carteles a nuestros toreros mexicanos, tal vez en algún momento llenen nuestras plazas como en su momento lo hicieron los mas grandes de nuestro país como: Carlos Arruza, Manolo Martinez, Eloy Cavazos, Curro Rivera, Mariano Ramos, Jorge Gutiérrez, Miguel Espinosa, David Silveti, por mencionar algunos.

“¡Qué desilusión!“, gritó el público!

“¡Eso es una novillada!”

No se puede afirmar si en la realidad lo fue, necesitaríamos los exámenes postmortem, esos que nunca mandará hacer el inepto juez de plaza, pero si el público ya supone eso, es muy grave y más grave si no se quiere entender el mensaje.

¡Dígase la verdad, aunque sea motivo de escándalo!

Foto: Francisco De P. Carral Puccio, muestra al primer animalito de El Juli.

Para más información de esta nota y de mucha más información taurina seguir al portal TOROS EN EL MUNDO

Corrida de lujo en Monterrey con El Juli y una Goyesca en León

De SOL y SOMBRA.

La empresa Espectáculos Taurinos de México ha hecho oficial el cartel para la corrida de toros internacional que se celebrará el próximo viernes 9 de febrero en el coso Monumental “Lorenzo Garza” de Monterrey y que contará con la presencia de El Juli, que regresa tras varios años.

El cartel anuncia la presentación del rejoneador potosino Jorge Hernández Gárate y, a pie, el retorno al coso regiomontano de Julián López “El Juli”, junto a los hermanos Joselito y Luis David Adame, lidiándose un toro para rejones de la ganadería de Campo Hermoso y seis de la dehesa de Bernaldo de Quirós.

GOYESCA

También ETMSA anunció para el próximo sábado 27 de enero, en el coso de La Luz, se realizará la primera corrida de toros ‘goyesca’ en León. En ésta participarán Joselito Adame, Sergio Flores y Ginés Marín, con toros de Villa Carmela, de los empresarios leoneses Arena Torres Landa.

La segunda corrida de la Feria Taurina de León será en homenaje al pintor español Francisco Goya, nacido en Zaragoza. La corrida inicia a las 5 de la tarde.

En las corridas de toros goyescas, matadores, banderilleros y picadores visten con trajes goyescos.

Twitter @Twittaurino

Monterrey: Noche Perfecta

Por Paco Tijerina.

Fue una noche perfecta, llena de emociones en todos los tamaños y medidas, en la que los asistentes pudieron pasar de una faena “por nota” en la técnica y el sentimiento de Juan Antonio Adame, al oficio y capacidad lidiadora de Sebastián Castella que salió a pelear su sitio y la emotividad de un chaval, Sergio Garza, que al no dejarse ganar la pelea salió al ruedo a darlo todo sin importar el precio, además de una cátedra de toreo a caballo de Pablo Hermoso.

En buena medida el resultado fue posible gracias a la colaboración del encierro que se lidió. Los de Santa Bárbara, ganadería que está cumpliendo 30 años de existencia, fueron buenos todos, si acaso un pero hay que poner al 7° le faltó un puntito de transmisión. Abantos de salida y de alguna manera inciertos en el caballo y banderillas, todo era cuestión de que el biombo ordenara el tercio final para que, como por arte de magia, los bureles se transformaran aportando emoción, recorrido, humillación y fijeza.

La faena de la noche la cuajó Juan Antonio Adame a un toro bravo y noble al que le supo encontrar la distancia precisa para hacerle romper a bueno con su muleta. El trasteo del regiomontano tuvo estructura, inteligencia, capacidad, ritmo, hondura y emotividad. ¡Más no se puede pedir! Y como mató de un estoconazo hasta las cintas, el palco le concedió las dos orejas.

Al segundo de su lote le hizo falta un puntito de transmisión, porque metía bien la cabeza y tenía recorrido, pero no decía mucho; a pesar de ello Adame estuvo solvente, depejado de ideas y muy torero.

Sebastián Castella no tuvo de otra que salir a arrear en el quinto, pues ya Hermoso y Adame se le habían ido por delante cortando dos orejas cada uno y vaya que el torero galo mostró su mejor faceta de un torero que no se deja ganar las palmas en ninguna plaza al hilvanar una faena interesante desde el punto de vista técnico pero dotada además de una enorme expresividad que llegó al tendido. Mató de espadazo y fue merecedor también de dos apéndices.

Su faena al primero fue artística y de gran sabor, pero lamentablemente la malogró al fallar con los aceros.

Pablo Hermoso suma y sigue. Por el navarro no pasan los años y como el mejor de los vinos con el paso del tiempo se reinventa y acrecienta. Impecable en la doma, conocedor de los terrenos, hace del toreo a la jineta todo un espectáculo de principio a fin, sin tiempos muertos y cada uno de sus córceles muestra una faceta distinta, siempre sorprendiendo a un público extasiado que no se cansa de verle ni aplaudirle. 

Hubiésemos querido verle con el primero de su lote, un toro de Marrón que prometía muchísimo, de gran tranco y rítmico trote al que seguro le habría cuajado un faenón de antología desde sus cabalgaduras, pero lamentablemente el astado se despitorró al rematar un burladero y fue sustituido por un reserva de Bernaldo de Quirós que también fue bueno y con el que el Estellés desplegó toda su maestría siendo merecedor de los dos auriculares. Estuvo igual de bien con su segundo, pero falló con el rejón de muerte.

Grata sorpresa ofreció el toricantano que, presentando cartas credenciales y acallando bocas de los gatosos que nunca faltan, piso el ruedo como diciendo “Me llamo Sergio y me apellido Garza”. Con el del doctorado estuvo serio, solvente, demostrando que tiene con qué y que era mucho más que merecedor de convertirse en doctor en tauromaquia. El nuevo matador de Monterrey le aprovechó al máximo el extraordinario pitón derecho a su enemigo, pero se le fue por lo menos una oreja que ya tenía en la espuerta al fallar con la toledana.

Espoleado por el triunfo de sus tres alternantes, Garza se fue a la boca de riego para plantarse de hinojos y pegar tres largas cambiadas de pura ley y engolosinado por la fuerza de los olés llamó al morito para la cuarta pero le adelantó el viaje y pagó el noviciado, siendo empitonado de fea manera, quedando inconsciente para ser llevado a la enfermería en donde tras una revisión le permitieron regresar.

Ya antes, en el 7°, Sergio había recibido un susto al librarse por milímetros de una cornada cuando el toro que iba suelto lo arrolló en el tercio de varas prensándolo contra la barrera.

Garza salió de la enfermería en medio de la algarabía general luego de que su enemigo fue picado y aunque tanto Castella como Adame le recomendaban no banderillearlo, el chaval  no hizo caso y cuajó tres grandes pares, cuarteando, al violín y uno con las cortas al quiebro para hacer retumbar la Monumental Monterrey con el grito de “¡Torero, torero!” y eso que aún no tomaba la muleta.

Con la sarga el regiomontano siguió en el mismo tenor, entregado a más no poder, dispuesto a conseguir el triunfo sin importar el precio y así corrió la mano bien y sabroso por ambos pitones, imprimiendo variedad y buen gusto, ya despatarrado y cargando la suerte o bien muy vertical, sentado en los riñones y olvidándose por completo del cuerpo para disfrutar al máximo las buenas embestidas de su colaborador. Hubo tres achuchones más que hicieron que el público estuviese siempre al filo de sus asientos y de cada uno Garza volvió con más bríos. Mató de una entera que tardó en hacer efecto, escuchó un aviso y a pesar de ello el público exigió un trofeo para el diestro.

Noche perfecta, larga sí pues fueron cuatro horas de festejo, pero el resultado bien valió la pena.

FICHA DEL FESTEJO.

En noche de clima agradable y ante casi un lleno, se lidiaron toros de Marrón (1 y otro devuelto por despitorrarse al rematar en un burladero) y otro de Bernaldo de Quirós para rejones y seis de Santa Bárbara, de extraordinario juego, destacando 4° y 5° que fueron aplaudidos en el arrastre.

El rejoneador Pablo Hermoso de Mendoza: Dos orejas y palmas tras aviso.

Sebastián Castella: Palmas y dos orejas.

Juan Antonio Adame
: Dos orejas y palmas.

Sergio Garza, que recibió la alternativa: Palmas y oreja tras aviso.

Al concluir el festejo los cuatro actuantes salieron a hombros. Sergio Garza recibió el doctorado con el toro “Alfarero”, marcado con el número 28 y con 450 kilos de peso.

Se brindó un minuto de aplausos al concluir el paseíllo en memoria del rejoneador regiomontano Evaristo Zambrano, fallecido el jueves.

Se despidió como banderillero el matador de toros Mauricio Flores, tras 30 años de ejercicio profesional.

Previo al festejo se develó una placa de homenaje al matador de toros regiomontano Joel Téllez “El Silverio”.

Fuente: Burladerodos

CRÓNICA MONTERREY  / ¡LÁSTIMA “DON MARGARITO”!


Por Paco Tijerina.

Cuando se trata de novilladas uno debe acudir a la plaza con dos ideas preconcebidas: esperar que ocurra el milagro de encontrar al Mesías del Toreo y, dos, recordar que se trata de novilleros, principiantes con ganas de destacar y poco o mucho rodaje, por lo que el rasero debe ser distinto al que se aplica con los matadores.

Pero bajar el listón a los actuantes no equivale a hacer lo mismo con la presencia y juego del ganado, materia prima de la Fiesta y verdadero sinodal de los toreros.

La importancia, seriedad y categoría de una plaza se cimienta justamente en eso, en la exigencia que se tiene en la presencia y edad del ganado a lidiarse y de que los trofeos que en ella se consiguen sean de ley, de verdad.

Como en la vieja serie de TV: ¡Lástima “Don Margarito”!, -que así bautizaron al sexto del festejo, herrado con el número 106-, que el biombo haya confundido la Monumental Monterrey “Lorenzo Garza” con una plaza de trancas en un pueblo olvidado concediendo un indulto que nunca debió ser, para darle gusto a los corifeos del ganadero.

La novillada en su conjunto fue buena, salvo algunos detalles del 2° que tampoco se comía a nadie pero fue descastado. El 6° destacó por su nobleza, pero no fue ni por asomo un dechado de bravura y calidad; fue bueno y párele de contar.

El indebido, innecesario, inconsistente e inmoral indulto no le viene bien a nadie, mucho menos a su lidiador Rafael Soriano que tiene cualidades innatas, pero le falta aún mucho por aprender, por lo que este “triunfo” termina perjudicándole. ¿De quién fue la gloria, del novillo o de su torero? El indulto no le ayuda a la plaza ni al serial y no lo necesita el ganadero.

El palco, además de impartir justicia y velar por los intereses del público, tiene una labor didáctica al formar a los nuevos aficionados y esta importantísima función se tira por la borda con acciones como la registrada la noche de este viernes. Fue tanto el “cachondeo” del fuertemente protestado indulto que en el de regalo cuando Sergio Garza montó la espada hubo quienes de pitorreo al palco empezaron a pedir el perdón para el burel.

Por lo demás, el regiomontano Sergio Garza dejó claro que está más que puesto para subir el peldaño y convertirse en matador de toros. Alguna deuda debe tener Garza con el dios Eolo, pues tanto en el abreplaza como en el de regalo se dejó sentir el viento complicando su labor y a pesar de ello el chaval estuvo solvente, claro de ideas y con recursos, tanto que le concedieron la única oreja del festejo.

Con clase, técnica y buen gusto se vio también a José María Pastor. El hidrocálido no niega la cruz de su parroquia y tiene un toreo de veta y sentimiento, sustentado en una gran capacidad técnica. Lamentablemente falló con la espada y se eternizó con el descabello, escuchando dos avisos.

Juan Pablo Herrera, Érick Zúñiga y Ulises Sánchez pusieron el ingrediente que todo aquel que aspira a convertirse en torero debe tener: voluntad; les hace falta rodaje, mayor preparación, más comprensión y menos asesores en el callejón a los tres.

¡Lástima “Don Margarito”! porque un buen encierro se echó a perder gracias al club de aduladores del ganadero y al desatino del juez de plaza quien, por cierto, antes de andar concediendo indultos debería explicar en dónde diantres estaba el veterinario de plaza, quien religiosamente cobra cada quincena un sueldo en el Municipio de Monterrey, porque anoche lo buscaban afanosamente para que curara a “Don Margarito” y no aparecía por ningún lado. A ver si no se les murió por no atenderlo.

Ficha del festejo:

Segunda novillada del serial. En noche de clima agradable con ráfagas de viento fuerte y ante poco más de 2 mil personas, se lidiaron siete novillos de “D’Guadiana” (uno de regalo), bien presentados y buenos en términos generales, el mejor el 6° que fue inexplicablemente indultado.

Sergio Garza
: al tercio tras aviso y oreja en el de regalo.

Juan Pablo Herrera
: palmas.

José María Pastor
: palmas tras dos avisos.

Érick Zúñiga
: palmas tras aviso.

Ulises Sánchez
: silencio tras aviso.


Rafael A. Soriano
: vuelta con protestas tras indulto.
El picador Ricardo Gaytán fue ovacionado en el 4° tras subir un tumbo y después cuajar un buen puyazo.

Publicado en Burladerodos 

Monterrey: “Viernes de Fiesta” en la Monumental 


De SOL y SOMBRA.

Amigas y amigos aficionados a la fiesta más bella de todas las fiestas, la fiesta brava, pues ya llovió en toda la semana, todo lo que tenía que llover para que la noche de hoy podamos disfrutar una gran noche libre de lluvia en los ‘Viernes de fiesta’ de nuestra Plaza Monumental con la apertura del magnífico serial de novilladas que celebrarán a partir de hoy y hasta el último viernes del octubre.

Para esta noche se anuncia un cartel verdaderamente internacional con la presentación del madrileño Marcos Pérez, el ecuatoriano Julio Ricaute y los mexicanos Arturo de Alba de Jalisco, Patricio Ochoa de Morelia, Rafael Reynoso de Aguascaliantes y el regiomontano Guillermo Guerra, quienes lidiarán un encierro de la ganadería de Matancillas.

Según los pronósticos meteorológicos, aunque apenas tendremos un 10% de posibilidad de lluvia, si esta se presenta, será hasta antes del medio día de hoy y a partir de las cinco de la tarde, el cielo mayormente nublado del día, se despejará para disfrutar una esplendida y soleada tarde y una noche de gloria sobre el albero regiomontano, que ya lo espera a usted, a su familia y principalmente a los niños que entrarán gratis en compañía de un adulto.

Además, recuerde que en la plazoleta principal, antes y después del festejo, se vivirá el ambiente de fiesta con música, comida, bebida, y para los chiquitines se montará un ruedo portátil para que ‘sientan el cante’ y a través de diversas actividades, conozcan y disfruten más ampliamente la mágica atmósfera de la fiesta de los toros.

Es importante su presencia para apoyar a los novilleros que hoy vienen con una gran ilusión a exponer su quehacer torero y respaldar a la empresa, que créame, está haciendo un gran esfuerzo por brindarnos lo mejor y celebrar a nuestra amada fiesta de toros. Excusa no hay. Esta noche no llueve, así es que si Dios no dispone otra cosa, ¡ahí nos vemos!

Por otro lado, déjeme le comento que un gran sabor de boca ha dejado el novillero regiomontano Juan Padilla por la actitud y la solvencia técnica que mostró durante su presentación el pasado domingo en La México, donde tocó en suerte lidiar a un toro muy complicado, al que con mucho valor y decoro, le porfió poder redondear el triunfo anhelado. ¡Ni hablar, pues!

Por otro lado, el también regiomontano Cayetano Delgado sigue en España y según nos informan, esta esperando confirmar para torear una novillada más en cosos españoles antes de emprender su regreso a México para presentarse en la última novillada del serial en nuestra Monumental. ¡Ojalá que haya suerte!

Ya por último, desde aquí mandamos un afectuoso saludo y felicitación al ganadero, el Ing. Óscar Domíguez Hijo, quien el pasado miércoles celebró su cumpleaños en la Madre Patria, donde se encuentra gozando de unas merecidas vacaciones. 

¡Enhorabuena! y que sigan los triunfos para una de las dehesas más importantes que le ha dado gloria a nuestra estado: Golondrinas.

Fuente: Horizonte

En Monterrey: Nos faltó mucha pasión… ¡Como fue en la inaguración!

20170830-100134.jpg

De SOL y SOMBRA

Celebrar 80 años de existencia de la Monumental Lorenzo Garza, con media entrada en sombra (muy buena asistencia, para la mala racha que ha vivido la Fiesta de Toros Regia, desde hace ya varios años) y un tendido de sol, casi vacío, es como para lamentarse.

En opinión de nuestro contertulio Pancho Villamelón, quizás fueron las prisas para organizar el festejo, que se organizo un cartel un tanto “flojo”, en términos de taquilla, al armarlo con una figura del torero, como es Sebastián Castella y dos toreros jóvenes que van camino de su consolidación como son Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, pero que tienen poco imán taquillero.

El ganado de Begoña, siempre de mucha categoría evidencio en esta ocasión su poca fuerza y casta, obligando a Castella a solicitar una “varita” al que desorejó y pasarlo con dos pares de banderillas, con la inmediata y casi obediente actitud del Biombo, a cargo de don Toño Quiroga y acompañantes.

El torero francés, en su calidad de figura del toreo, casi puede decirse que llegó a la Monumental a “entrenarse” y exhibir su sobrada y dominadora técnica, tanto con el capote como con la muleta, que le sirvió para concretar un par de faenas que movieron la modorra de la gente.

Es muy probable que sus consejeros le hayan señalado que, en Monterrey “hay que solicitar “la de aquí”, o sea, el Corrido de Monterrey, para darle más sustancia a las faenas o, como decimos en México, “ponerle más sabor al caldo”.

Su primera faena, larguísima, de muchos pases, que a veces transmitían mucho y a veces nada, la culminó con una media efectiva para llevarse una oreja tras petición mayoritaria.

En su segundo, anduvo casi por el mismo tenor, pero exhibió en algunas series de derechazos el sentimiento y las ganas de no dejarse ganar la pelea cuando siente las presiones de los toreros mexicanos que alternan con él.

Si me permite (demanda la palabra Pancho Villamelón) y para recordar a Manolete, el llorado torero cordobés, señalaba que cuando alternaba con Silverio Pérez, quien le confirmó la alternativa, “Y se arrimaba tanto,” y se le anunciaba con él, “era un momento propicio para hacer testamento…”, palabras más, palabras menos.

Fermín Rivera y Juan Pablo Sánchez, camino de la afinación de su toreo, vibraron, lucharon contra sí mismos y la figura extranjera, pero tendrán todavía que recorrer un largo camino para llegar al sitio de figuras.

Su juventud les ayudará y, desde luego, su afición y voluntad, aunado esto a una buena cantidad de festejos.

Los tres, lucieron, eso sí, ternos de lujo, recamados de oro en taleguillas y chaquetillas, acordes al festejo de aniversario que, demandaba, una plaza llena…de gente y de pasión, como sucedió en su inauguración con Don Fermín Espinosa y Don Lorenzo Garza, figuras aquí y allá, para otra ocasión será.

Por Max Tavares para Regio Sports.